jueves, 27 de febrero de 2014

Julián Tour 2014. Un futuro con demasiadas certezas

¿Imaginan a Diego Urdiales con 60 contratos ya firmados a estas alturas y presentando su gira estilo Hollywood?


La certeza de lo que se nos viene, de que tal día de tal mes nos embolsaremos un pastizal, cinco días después otro tanto, nueve días de reposo y venga a sumar, tres días de trabajo en una semana, dos de promoción de un trabajo que va a ser exitoso, viaje en avión con billete cerrado para volver a los tres días en el vuelo de las 16:35, puede resultar para unos la tranquilidad de saber lo que se les viene encima, para otros la angustia de tener todo medido al segundo, pero para un torero debería ser algo inverosímil, un imposible, un sueño utópico que el toro tendría que aceptar y los compañeros permitir. Pero y si decimos que estamos hablando de Julián López o alguno de sus compañeros de Grupo de Presión, a excepción de Manzanares, igual la cosa ya se entiende un poco mejor.

Lo que nos quedaba por ver, ahora va y se pone de moda el que los maestros presenten su temporada, lo que quiere decir que o se ven muy seguros de si mismos, de su poder en los despachos o que son unos perfectos ignorantes que quieren dejar en evidencia su falta de respeto, torería, afición y amor por esto que se llama Fiesta de los Toros. Finales de febrero, la temporada gateando aún, que ni tan siquiera andando y estos próceres del taurinismo, los que exigen respeto hasta al Papa, los que se desmadejan la sesera para poner los Toros en el sitio que ellos creen que debe estar, ya tienen su calendario confeccionado de aquí a octubre, en la Feria del Pilar. Estos son unos fenómenos, unos acaparadores y unos oficinistas del Toreo, lo que se viene llamando unos stajanovistas, unos profesionales que diría aquel. No sólo me hacen rememorar aquellos tiempos en los que un torero, una verdadera figura, empezaba en Castellón o Valencia y a partir de ahí iba ganando contratos, se iba haciendo sitio en las ferias que se iban sucediendo, cobrando en cada momento a razón de lo hecho en la arena. Ni que decir tiene el ánimo con el que salían cada tarde, pegando dentelladas, porque de allí  saldrían más actuaciones y mayores dineros, si la cosa se daba.

Si es que ya no deben ni firmar los contratos, deben rubricar al final de una lista de plazas y andando. Incluso pueden hacerse el calendario a modo para aprovechar los viajes y no tener que atravesar España tres veces en dos días. Ya pueden planear lo que será la “Julián Tour 2014”, por poner un ejemplo, o la “Miguel Ángel Tour”, para que nadie se sienta discriminado. Pero qué puede pensar un torero que se quiere abrir camino y quiere hacerse con un nombre en el Toreo. Que como no se disloque un pie uno de los fenómenos, lo más cerca que van a estar de un toro va a ser en Guisando, y eso no les cuenta como festejo toreado. Da igual que cojan una sustitución un día, que rompan con la pana, que parezcan Belmonte, Joselito y el Espartero todo en uno, que no hay sitio, y esto lo saben ya desde el mes de febrero. Y dicen que los plantes, las extorsiones y las negociaciones son para favorecer a los toreros modestos. Pues casi mejor que no les ayuden, porque una ayudita más y me les veo en el paro de por vida.

Pero se les da mejor el copar todos los puestos posibles hasta en plazas de talanqueras, el quitar de los carteles a quién pueda resultar molesto y como a alguno se le ocurra torear una corrida al año por menos de lo estipulado, les ponen de hoja perejil y les tildan de tuneleros. Eso sí, ni se les ocurre hacer intento de sacarle los colores al ruin empresario que ofrece cuatro duros a un hombre por jugarse la vida de verdad, con verdadero riesgo, aprovechando la circunstancia de que este es capaz de lo que sea por vestirse de torero y por llevar algo de dinero a su casa.

No es que el pasado fuera mejor, pero quizá resulte más atractivo eso de hacer la temporada tarde a tarde. Esto exigía dar la cara muy a menudo, el demostrar la valía con el toro bueno, con el malo, con el regular, con el duro y el pastueño y por eso lo de torear de todos los encastes habidos y por haber. Que no era sólo el orgullo de sentirse matador de toros y salir triunfante en cada envite, sino que esa variedad también les permitía a unos y a otros llevarse a los demás coletudos a su terreno. Así, si uno se gustaba con lo de Santa Coloma y se le daba especialmente bien este toro, era lógico pensar que en las tardes de compromiso prefiriera este ganado, igual que aunque no le fuera tan bien con lo de Núñez, no podría quitarse de en medio, porque su competidor le dejaría en mal lugar en el ruedo. Eso del hoy por ti, mañana por mí, pero llevado al terreno de la competencia, esa palabra que un día significó algo en los Toros y que ahora parece vacía de significado. Unos toreros destacaban por la lidia, otros por su arte, por la variedad, por el poder, por dominar todas las suertes, por saber ver al toro, y apretaban a un a costa del riesgo cierto que suponía la enfermería. Pero en estas fechas que merodeamos, tal y como declaró un día en Madrid el señor Finito de Córdoba, ¿para qué se van a arriesgar? ¿Para perder 20 o 30 contratos? Eso es dinero, mucho dinero y una empresa no se puede permitir un bajón en la producción, simplemente por arrimarse un poco más una tarde. Por eso pueden permitirse el lujo de a estas alturas hacer una presentación de lo que va a ser la temporada. Habrá percances, por supuesto, pero igual no los hay y si se deja de cumplir algún compromiso, igual es porque el maestro está cansado y decide cortar la temporada. Que me dirán que el Juli no toreó los Miuras en Sevilla por aquel cornalón, pero también tendrán que admitir que esto suele ser la excepción.


Así se creen con derecho a pedir comprensión al que paga, porque si dan ese paso adelante que a veces exige el toro, pueden ver comprometidos contratos posteriores, y esta comprensión se compensa con una gesta, que puede ser encerrarse con seis borregos de diferente ganaderías, que siempre son las mismas, o ya rizando el rizo, con unos Victorinos de Domecq o unos Miura, aunque de momento este caso no se ha dado. Da lo mismo, la cuestión es que alguien se plantee hacer una temporada seria, construyendo una feria sobre otra y la siguiente a partir de las anteriores, pero claro, esto ahora es algo utópico, pues ya se ve que los figurones tienen todo atado y bien atado, como muestra ya tenemos bastante con el “Julián Tour 2014. Un futuro con demasiadas certezas”.

8 comentarios:

MARIN dijo...

Enrique:
Que un torero de hoy en día, hablando de figuras y como esta la cosa, que planee su temporada, es lo más lógico, lo que no me parece lógico es que monte este tipo de show para hacerlo público. Creo que esas cosas no tienen mayor transcendencia que lo que se haga en el ruedo realmente.

A mi si que me gustaría mas el que se ganasen en el ruedo tarde tras tarde los contratos. Que demostrasen lo figuras que son matando todo tipo de encastes, y que se ganasen ese privilegio dando sitio a toreros modestos y emergentes y no cerrasen los carteles y las ferias ahora en febrero. Pero claro, si se apuntan a gestas con otro tipo de toros al que suelen matar, lo mismo les pasa como a Talavante en Madrid el año pasado, que se quedan con sus vergüenzas al aire.

Pero la desidia de muchos al mirar la temporada es que toda la temporada se basa en lo mismo. Mismos toreros en todas las ferias y mismos toros. Si había algún bastión en la península donde salía el toro, caso de Castellón, pues hala, nos lo cargamos y punto. También tendríamos que mirar el porqué todo esto es así. Porqué simplemente, ya sabemos que con este tipo de carteles, las colombinas de 2014 en agosto (por poner un ejemplo), ya van a tener casi todo el papel vendido. Ese es el verdadero mal Enrique, y no los cinco de arriba, el público que asiste a las plazas que son capaces de tragarse a seis monas moribundas por tal de ver a los toreros de la prensa rosa.

A los demás solo nos queda mirar a Francia. Es triste, pero es así. Por lo menos tenemos la ventaja también de saber que trenes tenemos que coger de ida y vuelta y las fechas correspondientes.

Un abrazo.

Oscar dijo...

Enrique, como siempre brillante.

A mi lo que más me descorazona de todo esto, lo que más pena me da, es que estas "figuras" se apuntan, como bien dices, hasta a las plazas de talanqueras. Y así tenemos matadores que no torean ni un día en toda la temporada. Un oligopolio (igual que sucede con las ganaderías)con todos los males que ello conlleva.

Y esto es también consecuencia de la falta de toro (no sé como, pero al final acabo siempre en el toro). Lo decía Esplá en una entrevista:

El toro de antes no permitía ni un descuido, a la mínima falta de concentración ibas a la enfermería. Y claro, uno no puede torear todos los días sin que el cansancio mental (sobre todo con la exigencia del toro-toro) acabe por sacarte de los ruedos de una cornada.

Hoy torean (y es un decir lo de torear) animales que no precisan casi lidia, torean de memoria, y los toros perdonan más. Ni tienen el desgaste mental de antes y si por lo que sea no sales concentrado un día el toro te lo perdona. Así pueden apuntarse a todo y sacar de los ruedos a los más modestos.

Alberto Ariza Moreno dijo...

Enrique:

Esto que hacen las "figuras" actuales es de vergüenza. En Marzo y ya diciendo que va el tío a Zaragoza ¡Ole sus h...! ¿Y si se le van 4 toros vivos como a Morante? ¡Pues da igual! ¿Y si rompe algún torero de los "poco conocidos"? Pues... eso no va a pasar porque estos no dejan hueco a nadie. Son cinco o seis amigos que no dejan entrar a nadie en su pandilla. Así es imposible que esto avance.

Luego encima van de que apoyan a los toreros emergentes. Se excusan en que llevan a tal o cual chaval a un tentadero o que han ido a la escuela de tal sitio ¿Y cuando ese chaval crece, os hace enfrentaros a todo tipo de encastes y os hace exprimiros al máximo? De eso ya no dicen nada estos señores tan listos.

Esto es una vergüenza. Con lo bonito que sería eso de ganarse contratos tarde a tarde. Que bonita era esa rivalidad en el patio de cuadrillas, esas miradas de hombres, esos quites arriesgados para quedar por encima del otro... ¡Ay Enrique, si es que no sabemos de esto! Ahora se llevan los besitos en el callejón, los guiños y sonrisas en el ruedo y los "superactos" "ultramodernos" para presentar la temporada.

Enrique ojalá no te dejes llevar nunca por la modernidad y las cursiladas. Por favor sigue aferrado al toreo del pasado, ese toreo que tiene que volver. Gracias por escribir y ver el toreo de esta forma. Hacen falta muchos más como tu y sobran muchos de esos que van a los actos en los que siempre el torero está "cumbre".

Un abrazo y ¡enhorabuena amigo Enrique!

Enrique Martín dijo...

Marín:
Lo de la presentación puede hasta dar lo mismo, pero lo que encierra, según mi punto de vista, es lo que tu apuntas, que nada cambiará y que todo va a seguir igual. Continuamos en el inmovilismo habitual, salvo excepciones, que en si mismo indican que es algo anómalo y que circunstancialmente se salen de la regla. Pero ahí seguimos, de momento felices porque se venden entradas una o dos tardes, pero ya sabemos que ni este, ni ninguno de los habituales llenan las plazas.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Óscar:
Bendito seas, claro que acabas siempre en el toro, porque es el único fin posible y tu concepción de esto no tiene otro eje que el toro. Él es el único que puede arrglar esto, el que pondría y quitaría nombres de los carteles, pero claro con las exigencias que tiene, las que tú has señalado, lo más fácil para los poderosos es eso, mantener una monotonía que les renta beneficios y al aficionado y al toro-toro, que le den. Ay el toro, si apareciera unas cuantas veces de imprevisto, lo que iban a correr muchos de las medias rosas.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Alberto:
Tú me quieres matar, jejejeje. Pues es difícil que cambie, ni que tan siquiera tenga oportunidad de hacerlo, pues nadie pensará en que sería bueno para alguien que lo hiciera. Además tengo una persona que aunque ya no esté aquí, seguro que vendría de donde esté para decirme "¿Qué haces bobo? ¿Eso es lo que yo te enseñé?" Y eso ya sería suficiente.
Además me resulta más cómodo seguir por estos caminos y si tengo dudas, te leo estos comentarios que clavan la realidad y que describen a la perfección un ideal que muchos tenemos en la cabeza y que coincide mucho en lo que esto fue, cuando gozaba de mayor apogeo. Luego ya han venido las excusas, las coartadas de los caraduras, eso de los gustos de la gente, lo que pide el público, la sensibilidad de la sociedad y todas esas pamemas que pretenden tapar a unos incapaces que sólo quieren llevarse los cuartos cuanto más cómodamente mejor.
Sólo espero y deseo una cosa, abusando de esa consideración de amigo, y es que si ves que el rumbo se me tuerce, que por favor me lo digas. Creo que habría alguno más dispuesto, uno de por allá, por Trigueros, pero nunca está de más tener buenos amigos que te digan la verdad de las cosas.
Un abrazo y muchas gracias por todo esto.

MARIN dijo...

Sabes que el de Trigueros, como te tuerzas, te planta en la puerta de tu casa, con una blusa del Madrid, y te repito "Me gusta Manzanares" una y otra vez hasta que te arrepientas. Así que mas te vale.

Enrique Martín dijo...

Marín:
Mira que veo difícil ciertas cosas. Casi imposibles.
Un abrazo