lunes, 27 de julio de 2009

El indulto como condena

Ya hemos vuelto de vacaciones y después de unos escasos contactos con la actualidad taurina, veo que todo sigue igual o peor. Veo la irrefrenable ascensión de un vulgar Curro Luque, las continuas reivindicaciones en favor de la precipitación de El Fandi, la consideración de maestro que se le concede a El Fundi, que Ponce sigue a lo suyo en ese planeta propio que se podría llamar Poncepturno y que las gentes de por ahí siguen perdiendo la cabeza indultando toros. Y es que se ha traspasado la línea de considerar el indulto como un triunfo del ganadero, para pasar a ser considerado un mérito extra del matador. Y siendo esto una barbaridad, si las cosas se hicieran como se debe, podría hasta tener su mínimo punto de aceptación, aunque no deja de ser discutible. Pero tal y como nuestros jóvenes maestros conciben la lidia, el resultado es un contrasentido. Si el indulto debe ser la consecuencia primero de una presencia del toro, de ajustarse a las características zootécnicas del ejemplar en cuestión, después debe demostrar sus condiciones de toro bravo a lo largo de toda su lidia. Y tal indulto debe cimentarse de una forma definitiva en la suerte de varas. Definitiva, porque si aquí el toro no responde a lo que se espera de un toro bravo, ¿para qué seguir? Si aquí no da el do de pecho, es como si rompiera el jarrón de la abuela y con ello tirara por tierra todos los méritos para llevarle al parque de atracciones.

Pero la tauromaquia actual no sólo no tiene en cuenta este trámite, sino que lo desprecia. ¿Quién no ha oído eso de “es que si lo pican se cae”? Ya se da por supuesto que con que le señalen la primera vara, ya es suficiente. Y nos olvidamos de que hay que picar a los toros y si estos no aguantan el castigo, igual es porque no vale, y si no lo aguantan todos los toros de una ganadería, igual es porque esa ganadería no vale y si son varias las ganaderías que no aguantan el que se pique a sus toros, esas ganaderías tienen un problema, pero si éstas son mayoría, entonces quienes tenemos un problema somos todos los aficionados, en conclusión, la fiesta tiene un problema.

No se puede hacer oídos sordos y concluir en que la suerte de varas se ha convertido en la utopía de cuatro chalados, entre los que me incluyo, en las que torear a caballo, dar los pechos del caballo o parar el toro con la vara, están condenados a la extinción. El indulto, un hecho que debería ser extraordinario y del que todos nos deberíamos felicitar, ha quedado devaluado, se le ha vaciado de su contenido original y ha quedado desvirtuado hasta el punto de que se ha convertido en una condena de la fiesta.

1 comentario:

laaldeadetauro dijo...

En efecto amigo. El indulto ha entrado en "barata de liquidación". En cuanto un "diestro" calcula que "por culpa de la espada" se le pueden ir los trofeos, comienza a mover las aguas para subirse al carro de "la apoteosis del indulto" y sin pasar por el engorroso y riesgoso trámite de lo que ayer fuera "la suerte suprema".

Ya lo he comentado en otros foros. Quizás a Ustedes les resulte lo que acá en México se hizo: Prohibir los "trofeos simbólicos" a las faenas de indulto. Al no poder pasear los toreros los trofeos de utilería, se redujo de forma drástica la "epidemia de indultitis" y es que así ya no redituaba ni números estadísticos, ni titulares de periódicos.

Quizás valga la pena impulsar una reforma en ese sentido, para que se recuerde, que el indulto es un reconocimiento para el toro y su criador y nunca para el torero.

Saludos desde Aguascalientes, México.

Xavier González Fisher