jueves, 27 de septiembre de 2012

De las corridas concurso


El caballo, fundamental en las concurso

El domingo se cierra en Madrid el ciclo que Taurodelta denominó de “Encastes Minoritarios”, como si el aficionado, además de ir a disfrutar de la tarde de toros de cada domingo, visitara un “Parque Jurásico Taurino”. La única diferencia sería que en lugar de crear el tiranosaurio  a partir de un bichito apresado en una gota de ámbar, en un tiempo habrá que envolver a un veragua en un barreño de ámbar, a ver si en un futuro se consigue devolver a la vida a este encaste, aunque seguro que antes arreglan lo de Walt Disney para sacarle del congelador. Pero bueno, esto ya son cosas habladas en otros momentos, ahora quería centrarme en la novillada concurso. Como idea, me parece estupenda, a ver quién es el valiente que critica que se organice un festejo en el que el protagonista es el toro, en el que se va a poder contemplar el comportamiento de reses de diferente procedencia y donde demostrarán su valía fundamentalmente en el primer tercio. Es como cuando te llaman por teléfono unos señores y te dicen que si quieres pagar menos en la factura de teléfono, con Internet, llamadas interprovinciales, a móviles y además tendrás beneficios en el consumo eléctrico, en el gas y en la cuota mensual en el gimnasio. Esto es la bomba, qué chollazo. Pero claro, después te pones a pensar y te das cuenta que tienes que llamar en horario de madrugada, que hay límite de 15 megas en Internet, que tienes placas solares en el tejado que te costaron una pasta y que te abastecen todas tus necesidades y que el gimnasio de marras está en la provincia de Soria, pues entonces empiezas a pensar que si te han visto cara de bobo.

Vayamos por partes (sic Jack el Destripador), uno de los fundamentos de las concursos es la lidia, el conocimiento del toro y los terrenos y lucirlo especialmente en el caballo. Esto si uno no se pegado un golpe en la cabeza que le haga ver cosas que no son. Y además, se hace necesario tener una mínima base sobre el comportamiento de cada ganadería y cada encaste, aunque esto es algo nuevo. Antes quizás no se le daba tanto valor al encaste y que no se me entienda mal. Es que cuando había más variedad de hierros de uno y otro encaste, cada ganadería tenía su propia personalidad, aunque sí que se la podía encuadrar dentro de una misma familia, pero la variedad llegaba a tal punto, que dos de Albaserrada podían ser diferentes, simplemente por el criador que los llevaba a la plaza. Uno que ya tiene unos años, recuerda los Victorinos de verdad, aquellos de los que salía uno bueno y seis alimañas, pero que si buscaba lo mismo en los del señor Marqués de Albaserrada, aparte de la lámina, tenía pocas cosas en común con los del de Galapagar. Es más, si compramos los Victorinos de Cáceres con los criados en la sierra madrileña, la diferencia es más que notable, incluso hasta de presentación.

Igual con tanto embrollo lo que he conseguido es confundir a todo el mundo; pues bien, ahora traslademos este batiburrillo a la cabeza de los novilleros anunciados en la concurso. Con el agravante de que estos vienen a cortar orejas a base de pegar pases y más pases, y si cae raspando una orejita y otra más, salir por la Puerta Grande, aunque sea a cuestas y aupado por el paisanaje antes de que salga el autobús de vuelta al pueblo. Durante todo el verano hemos podido comprobar como chavales del mismo tipo que los que lidiarán la concurso, no han sabido fijar a ningún novillo, hiciera calor o lloviera a cántaros. No han tenido el tino de poner correctamente el toro al caballo ni una vez. Eso sí, como el penco tiene patas, dejaban el negrillo donde fuera, que ya se ponía el otro donde le dijeran. Es como si el señor pianista arrimara el piano a la silla, en lugar de la silla al piano. Vale que este tiene ruedas, pero hombre, no lo veo yo muy lógico.

Y explíquenle ustedes a los jóvenes valores que al segundo picotazo no se puede pedir el cambio, díganles que hay que medir el castigo, pidan a los de arriba que no tapen la salida y que si el toro se derrumba, habrá que picar igual, que no vale eso de hacer que se hace. Demasiadas cosas a tener en cuenta para un solo día. Quizás para conseguir que esto cale en el personal habría que darle un toque de competición deportiva. Bastaría con que el toro hubiera que colocarlo en un pasillo no demasiado ancho, que fuera de la puerta de toriles al otro extremo del ruedo. Entonces se trataría de dejar al toro entre esas dos paralelas, lo más lejos posible y para certificarlo saldría un señor con una cinta métrica que midiera desde la pezuña más adelantada, hasta el estribo derecho del picador. Ya, ya me he dado cuenta de que el novillo igual no se deja tocar la pezuña ¿no? Bueno, pues se hace a ojo, como toda la vida, o mejor, se contrata al del Plus, al que te dice en el fútbol que la barrera, la de los defensas tapándose su virilidad, a 9 m. 12 cm y 3 mm.; esto aparecería en un marcador electrónico, para regocijo del respetable. No me dirán que no aporto soluciones o que al menos no pongo de mi parte.

Para la muleta hay varias posibilidades; una es que el público fuera coreando los pases, uuuuuuno, dooooos, tres, cuaaaaatro… Y si el pase ha sido de mentira, no le cuenta se corearía el número anterior. Puede ser una opción, pero me da que íbamos a pasarnos la tarde cantando ¡Uuuuuuuno, uuuuuuno, uuuuuno, uuuuuno! y acabar en ¡Ninguuuuuuno! Con lo fácil que parecía lo de la muleta y puede que sea lo más frustrante de la tarde. Pero claro, hay otra cosa peor y es cuando se anuncie el novillo ganador. ¿Cómo se le da el premio? Lo bonito sería que subieran a un podio, como en los Juegos Olímpicos, con un cajón de alfalfa de diferentes tamaños, dependiendo de la clasificación; pero esto no se puede hacer, cuando los señores miembros y “miembras” del jurado deliberen, los novillos ya estarán preparados para ser acompañados por unas patatitas y salsa de roquefort. Eso habría que arreglarlo de alguna forma. ¡Ya está! Se invita a la familia y se le hace entrega del cheque alfalfa a la madre y al padre, aunque si el hijo no se dejaba tocar la pezuña para medir las distancias, no creo que estos se dejen tocar la moral para recibir el premio. Con lo bonita que quedaría una foto todos sonrientes, la vaca, el padre, el mayoral, el ganadero, los vaqueros y los terneros menores de la misma familia, todos alrededor del cheque. Eso sí que sería una foto para el recuerdo, ya lo creo. Y durante un mes, o más, se colocaría la foto del novillero triunfador a la entrada de la plaza, a modo de “El Empleado del Mes”.

Pero creo que nada de esto será posible, a no ser que el señor empresario/ productor/ creador/ artista/ emprendedor taurino don Simón tome cartas en el asunto. Si así fuera, lo mismo hacía resucitar a los novillos premiados para recibir el premio. Será una novillada llena de ilusión y esperanzas, en la que el aficionado añejo esperará ver lo que vio un día en esta misma plaza, el más joven deseará contemplar lo que le han contado y es muy fácil que todos nos volvamos a casa con la cabeza fría y los pies calientes y pensando que esto no tiene solución posible, al menos a la vista. Ojalá me equivoque, pero mucho. Aunque una cosa nada más, ¿se imaginan que los señores picadores hicieran la suerte como se debe? Esos mismos que habitualmente pican en medio del lomo o más atrás, que dejan cojos a los animales de un marronazo en la paletilla y que hacen la carioca como si bailaran un chotis muy “apretao”. Solo nos queda esperar, porque para desesperar… siempre habrá tiempo.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno Enrique...a ver si hay suerte...por cierto lo has puesto duplicado
Un abrazo
Pgmacias

Xavier González Fisher dijo...

Ponlo más fácil. Que a la ganadería triunfadora en la "corrida concurso" ("haiga sido como haiga sido"), la anuncien en la Beneficencia, ahora en una "concurso" con seis "geses". ¿Qué te parece? ¿No "equilibraría los cartones"?

Un saludo desde el nuboso panorama que causan las pildoritas verdes...

Anónimo dijo...

No te has dejado ni un solo detalle en el tintero. Una corrida concurso requiere del gran compromiso por parte de los novilleros de dar el papel principal al toro y ello significa enseñarlo al público aún a costa de que su juego sea deslucido en la muleta, lo que iría en contra de la labor del novillero respecto a aquello de sumar pases. El ejemplo más claro lo tuvimos con aquel segundo novillo, y algún otro, de Escobar que pudo haber entrado varias veces al caballo y que el novillero de turno saldó con dos entradas de duro castigo. Tampoco podemos olvidar que, salvo algunas excepciones, el ciclo de encastes minoritarios no ha dado el resultado apetecible que todos hubiéramos deseado.

Saludos
J.Carlos

MARIN dijo...

Se me ha adelantao Xavier... mecachis!!! Aunque creo que ahora que me he aficionao a las pastillitas estas de marras, no estamos muy bien que digamos de la azotea.

Un abrazo.

Enrique Martín dijo...

Pgmacías:
Mucha gracias por avisarme. Pues mira, uno tiene ilusión, a pesar de todo, pero la cosa no está quizá lo bien planteada que debería.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Xavier:
Deja ya esas pildoritas que te están machacando, ya hasta llegas a tener pensamientos llenos de lógica y eso hoy en día no parece muy recomendable.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

J. Carlos:
Pues yo esperaba este ciclo aún peor, porque no me esperaba yo esa de Escobar, ni mucho menos. Luego pasó lo que pasó, tal y como dices; los toros hablaban en castellano y los novilleros en chino. A ver si en la concurso todos hablan lo mismo, portugués, chino, ruso o castellano.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Marín:
Pues te digo lo mismo, que si ves que empiezas a pensar cosas lógicas y normales, déjalas, eso es que te están haciendo efecto y eso no se puede permitir.
Un abrazo

Alberto Ariza Moreno dijo...

Me gusta mucho el toque "humorístico" que le das a la entrada para decir las cosas como hay que decirlas. Yo también tendría en cuenta los novillos que se traen. ¿Alguien sabe en que momento están las ganaderías que vienen? ¿Sabe el empresario si esos novillos tienen posibilidades de salir buenos?

Bajo mi humilde opinión ese sería uno de los puntos clave a mirar antes de organizar una novillada concurso, porque que los novilleros realicen bien las suertes es de sobra conocido que no será así, que los picadores piquen como deben también sabemos que no será así, pero el principal elemento para no aburrirse en este tipo de corridas es que veamos bravura en los animales, y si no se selecciona bien lo que se trae es algo complicado.

Sobre esto mismo, basándome en el desastre de la corrida concurso de Logroño redacté algo en mi blog. Puedes leerlo si te interesa en el siguiente enlace: www.elsecretodelabravura.blogspot.com

Enrique Martín dijo...

Alberto:
Tu comentario está lleno de lógica. Ya se pueden poner flores y bandas de música, que como el toro falle, nada vale a partir de ese momento. Pero quizás el error de todo esto está en el origen, en este regalo que Taurodelta nos ha hecho, pero regalo envenenado, con pocos elementos para que el experimento salga bien y así poder cargarse de razón para decir que estos hierros no valen, que solo lo de Domecq es "toreable".Pero se han ido más a nombres conocidos por todos, que a ganaderías que estén en buen momento de otros encastes que no sean los de siempre.
Un saludo

I. J. del Pino dijo...

A toro pasao..., caray con el concursito...