lunes, 17 de septiembre de 2012

Pater, me confieso tomasista

Aún queremos creer en José Tomás, como aquel 5 de junio en la plaza de Madrid



Dicen que esto es solo una afición, pero ¡caramba! Ha sido ver algunas imágenes, escasas, de lo de José Tomás en Nimes, algo que se oía por allí, algo que se desprendía por allá, total, que uno tiene grandes deseos de serle infiel al de Galapagar. Y esto es algo de una gravedad extrema, un adulterio taurino en toda regla. Años de idilio con un torero y basta con verlo delante de un novillote para empezar a pensar que no era tan guapo, que tampoco era tan buen partido, que ni las tierras de la familia, ni las herencias, pueden contentar mi corazón. Me dicen que llegó a hacer el toreo perfecto, y me lo creo, pero otras opiniones me hacen bajarme de la nube. ¿Qué es el toreo perfecto si no ha existido la lidia? Ya sé que me pongo pesado con esto, pero no sé dónde está la perfección cuando no ha habido tercio de varas, ni tan siquiera en el toro indultado.

Siempre me he considerado tomasista, he sacado la cara por él, le he entregado mi alma taurina de forma incondicional, pero no sé como tragarme este sapo, ni quiero parecer más papista que el Papa. No sé si todo esto será la consagración de la Tauromaquia 2.0, esa fiesta en que definitivamente se prescinde de la suerte de varas y del toro, toro, o una reivindicación del toreo de siempre, pero… sin primer tercio y sin toro.

Hay que reconocer que José Tomás se enfrenta al mismo tipo de toro que cualquiera de los geses, en las mismas plazas en las que estos triunfan, aunque es justo destacar que hay una sustancial diferencia entre los terrenos que pisan unos y el otro y la distancia a que se pasan el toro los artistas y el fenómeno de Galapagar. En esto poco hay que censurar al madrileño, al contrario que al resto. ¿Y esto debe se suficiente? Pues allá cada uno, para mí sería muy fácil ponerme digno y severo, pero como no estuve en Nimes, creo que no debo opinar. A priori digo que con esto no me basta, pero repito, sin haber estado allí, mejor callar. Es como el que hace caso a las habladurías del patio de vecinos, que dice que la del cuarto es una chica de costumbres libertinas. Todo el portal pensando que cada noche era acompañada por un caballero diferente, con el que se pasaba un buen rato de carantoñas, que escandalizaban a las señoras, los señores y dibujaban una sonrisa a los adolescentes. Luego se descubrió todo, el novio de la vecinita del cuarto trabajaba en una alquiler de coches; así que mejor hablar de algo de primera mano y no por el “me han dicho”.

Parece ser que ha quedado suficientemente clara la distancia que existe entre José Tomás y los demás, incluidos Ponce, Juli, Manzanares o Talavante, es muy, muy grande, todo un Camino de Santiago taurino, pero ¿no va siendo ya hora de comprobar todo esto en la plaza? ¿No es momento de que comience una competencia real en las plazas? Siempre he pensado que a nadie se le podía exigir que asumiera más responsabilidad de la que esté dispuesto a tomar, pero el deterioro al que se ha llegado demanda que se tomen medidas que de verdad relancen todo esto, que la competencia sea competencia, que el toro también lo sea y que cada cuál aguante su vela.

Don José Tomás Román Martín, permítame que le diga lo que pienso, equivocado o no, posible o no, pero es lo que me ronda desde ya tiempo. ¿Por qué no coge el cetro del toreo y lo pone en juego en las plazas de mayor responsabilidad? ¿Por qué no se decide a retar a los demás coletudos con toros de verdad, y que cada uno aguante lo que pueda? Pensemos más a largo plazo y pongamos las miras más allá del ombligo de cada uno. Dejemos de intentar hacer comparaciones entre todos, pero desde la lejanía, porque puede que a esto le queden diez minutos mal contados. Igual así todos volveríamos a creer ciegamente en nuestro ídolo y no nos dolerían prendas al afirmar que somos practicantes de la religión o de la fe de José Tomás, El Juli, Manzanares o El Espartero, sin tener que mirar con recelo la magnificencia de su toreo ante un medio toro con la lengua fuera. Don José Tomás, ¿podremos seguir siendo tomasistas sin miedo a ser traicionados? 

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Usted, lo que se confiesa es un poco delmoralista y obtuso. Además, obedezca sus propios consejos, si no estuvo ahí, mejor calladito.
Respetuosamente, el Moro Muza.

fabad dijo...

Enrique, he enviado a Juan Medina un comentario al respecto.
Da prueba de mis dudas, que reconozco escribirlas desde la mas vil de las envidias. ¡Yo quiero tener oportunidad de ver a josé Tomás!. Lo intenté en Barcelona, pero no conseguí entrada y desde entonces me dije que hasta que no toree en todas las plazas, no volvería a intentarlo. Eso de torear con cuentagotas y que para conseguir una entrada has de ser, periodista ("de fuste") o amigo de Casas o taurino... pues que no.
Le decía a Juan: "por lo que leo me he perdido el acontecimiento del siglo (y del anterior). Ni que decir tiene la envidia que me dan los que lo han podido ver.
Me faltan datos, sobre la presentación del ganado, quienes eran los sobresalientes y si los invitó a participar. Quienes formaban las cuadrillas de a pie. Tampoco se si le hicieron falta los picadores.
Todo esto lo digo en "voz alta" dese mi sentimiento de profunda envidia y para desahogarme.
Como siempre oportuno y acertado en tu intervención. Por cierto los comentarios de Midi Libre merecen ser leidos".
Creo, Enrique, que tenemos algunas dudas en común.
Un abrazo.
Paco.

Enrique Martín dijo...

Moro Muza:
Perdone que no entienda eso de "delmoralista", ya lo ve y por ende, ignorante. A uno le pilla todo y nada bueno. Gracias por darme la razón en lo de estar calladito, estoy completamente de acuerdo con usted y como podrá comprobar, me he abstenido de hacer un relato de todo aquello, pues solo puedo hablar de lo que opinan otros y de lo poco que se ha podido ver, pero lo que no es muy discutible, se esté o no, es la presentación del ganado. Y lo que tampoco se me puede prohibir es manifestar mis dudas y opinar sobre hechos que sobre los que nada tiene que ver el haber asistido a una plaza o no. Así que estaré calladito sobre lo que no pueda hablar, pero no sobre el resto. Le agradezco su indicación en la que me insta a callar, pero entenderá que no le haga el más mínimo caso, sobre todo porque quienes ordenan callar no me despiertan demasiada confianza y mucho menos simpatía, pero nada, siempre que usted quiera mandar callar a alguien, pues se pasa por aquí. Nos ordena silencio y los demás, muy respetuosamente también, haremos lo que nos dé la gana, pero no vea usted desprecio, ni menoscabo, es que cada uno es cada uno y cada seis, media docena.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Paco:
Ya veo que al final se va a llenar el manicomio de locos y dementes como nosotros, Xavier, Marín y otros cuantos que seguro que querrán apuntarse cuando vean lo bien que lo pasamos. A mí también me corroe la envidia y esto hace que me plantee cuál habría sido mi reacción de haber estado en la plaza, pero por el momento tengo igualmente muchas dudas, partiendo de inicio de mi tomasismo militante y convencido. Quizás esa filia es la que me hace desear que el torero no baje ni un escalón de su pedestal y menos por un choto arriba o choto abajo. Habrá que verlo en Madrid, pero igual vemos antes ganar a España Eurovisión.
Un abrazo

MARIN dijo...

Enrique, yo tampoco me voy a callar por mucho que quiera el Moro. Soy tomasista confeso, pienso que no se puede torear mejor que lo hace José Tomás y que volveran a pasar años y años en que salga un torero como el de Galapagar. Pero tiene agallas y toreria suficiente como para mandar al paro a los geses de esta epoca y las quince venideras, lo que le hace falta es demostrarlo en todos los sitios y con todo con lo que los otros no son capaces.

Es el único (quizás junto a el Juli, pero solo quizás) capaz de devolverle a la fiesta la verdad de todo este tinglado. Ojalá algún dia nos devuelva la fe plena, que algunos todavia no la hemos perdido del todo en el.

NO HA SIDO LA CORRIDA DEL SIGLO POR MUCHO INDULTO QUE SE HAYA DADO, PARA ESO HACE FALTA QUE EXISTAN TODOS LOS TERCIOS EN PLENITUD, PERO QUE NO LE QUEPA DUDA A NADIE QUE HA SIDO UNA TARDE GLORIOSA DE Y PARA JOSÉ TOMÁS.

No estuve allí, pero no me calla ni el Tato. El mandar a callar es de DICTADORES.

Un abrazo y perdona por el sermón. Si me muerdo la lengua me eveneno.

Xavier González Fisher dijo...

¿Y ahora nos mandan callar? Nada más eso faltaba... pues que sigan mandando, ya verán si les hacemos caso... Y eso de ser "delmoralista"... yo creo que nadie debe andar ofendiendo a los demás aquí, que nosotros, los del cotolengo, no lo hacemos con nadie... ¿o sí?

Saludos desde la sala de electrochoques (vulgo "toques")...

POCHO PACCINI BUSTOS dijo...

"El primer mandamiento de la ley de las corridas de toros, es : el TORO. El segundo mandamiento , es : el torero.
El torero es el hombre valeroso que torea al TORO. Si no hay TORO, el hombre valeroso no tiene valeroso quehacer"

Obviamente, huelgan comentarios cuando lo que rueda por las plazas de Dios son sucedáneos de TOROS.

Saludos,

POCHO

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique;
Perdón por la ausencia fiel a tu blog en estos días de desconexión casi total de todo.
Ser Tomasista, Fandiñista, y todo lo que termine en "ista" bajo mi punto de vista lo veo un poco absurdo, porque un espada hoy esta arriba, y mañana esta abajo. Yo vivo el momento porque nada dura eterno o para siempre....
Un abrazo

Cincinato dijo...

¿Delmoralista? Manda güevos. Si hay un aficionado en internet que esté en las antípodas de Del Moral, creo que ese es Enrique.

Pero claro: aún confesando su admiración por Tomás se atreve a poner algún pero. Y esa secta fanática en la que para desgracia de la Fiesta ha devenido el tomasismo le condena a la hoguera por hereje.

Pues tienes razón Enrique. Yo admiro lo admirable que hay en Tomás. Y abomino esa lacra, a medias entre el marketing y la psicología de masas, que es el tomasismo.

No estuve en Nimes pero me niego a callarme. Me niego a no opinar porque ese es el juego de Boix: tres corridas al año y sin TV para que nadie pueda ver ni juzgar al mito. Solo los fanáticos capaces de ir a donde sea y pagar lo que sea. Así que se hace la ola antes del paseillo y lo que haga falta.

¿Que se indulta un toro sin tercio de varas? No importa: así se le da un rabo simbólico al fenómeno y se redondea la estadística para la casquería.

¿Qué en cualquier plaza un aficionado cabal hubiera protestado la presentación? Tampoco importa.

Hasta las narices.

Basta ya de circuito alternativo. José Tomás es el mejor en el sentido en el que lo eran los Globetrotters de Harlem: partidos no de competición contra un sparring preparado para el lucimiento de los de Harlem y ante un público que solo iba a verles a ellos. Y a verles ganar.

Pero eso no era la NBA. Siempre que veía a los Globetrotters me quedaba una duda: si son tan buenos ¿por qué no juegan en la NBA? Pues porque no era baloncesto de competición sino una exhibición paralela.

Si Tomás quiere que me lo tome en serio como figura, que vaya a la NBA y que les pegue un repaso a los Lakers (Ponce), los Celtics (El Juli) ... Estoy convencido de que puede hacerlo. Igual no siempre (y eso valoraría al torero pero depreciaría al mito mediático) pero puede hacerlo.

No siempre fue así. En el pasado yo le he visto alternar con esos toreros en Bilbao y en Haro. Unas veces (las más) quedó peor porque no es tan buen lidiador, y si el toro tiene problemas los otros pueden más. Y una vez, con un toro noble, hizo una exhibición de toreo con la que les ganó la partida.

Eso es lo que hay que ver. Y no solo tres tardes al año.

Y mientas tanto la fiesta a languidecer porque las figuras están acomodadas y el único capaz de sacudir esto y ponerlo de otra manera se conforma con un itinerario que, como dijo una vez citando a un conocido suyo nuestro común amigo El Toro de la Jota, se parece más a la gira de verano de las Vulpes que a la temporada de una figura del toreo.

Pues lo siento pero yo no me conformo. La Fiesta necesita lo que JT puede aportar torenado en Sevilla, Madrid, Bilbao ... con carteles menos preparados e incluyendo, al menos de vez en cuando, a otros toros. No digo que mate lo de Escolar, pero tampoco pasaría nada si toreara algo menos "escogido".

Enrique Martín dijo...

MArín:
Ya sabes mi opinión y mi ofrecimiento sobre tus sermones, como tú dices.
Yo ahora querría que este torero asumiera su papel y la fuerza que tiene para impulsar la fiesta y eso pasa por ponerse con todos en las plazas importantes, diciendo por cuánto torearía y con quien querría, con todos los hierros posibles. Con esa transparencia, igual dejaba a alguno con las vergüenzas al aire.
Pero bueno, esto puede ser una utopía, un espejismo o un efecto secundario de las pastillitas.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Xavier.
Mira tú como un día nos callemos y nos vallamos. Qué bonito espectáculo, las plazas llenas de piedras limpias. Esto demuestra que hay entregados en cualquier bando, pero creo que a José Tomás no le hacen falta esos incondicionales, que él solito con capote y muleta es capaz de conquistar el mundo, pero con toros, por favor.
Un abrazo y que los toques no sean severos.

Enrique Martín dijo...

Pocho:
Efectivamente, el toro es lo primero, completamente de acuerdo contigo y como decía el Guerra, se podría aplicar eso de primero el toro, luego el toro, después "naide" y después los toros encastados.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Diego:
Faltaría más, el regañarte por no aparecer por aquí, con todo el apoyo que me brindas constantemente. Yo sí que soy tomasista y de cualquiera que lo haga, pero lo primero que creo que hay que ser es amante de la Fiesta y ser honesto y sincero con ella. Es la única que si está abajo hay que apoyar para que suba, lo demás, efectivamente, es efímero.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Cincinato:
Te agradezco mucho la estima en que me tienes. A José Tomás yo le he visto torear como los ángeles, no Lakers. Le creo con capacidad para enfrentarse a cualquiera y con muchos tipos de toro. Y quizás eso es lo que ahora le pedimos. Igual me habrás oído, leído, que yo no me atrevía a pedirle que asumiera el cetro del toreo y se enfrascara en relanzar esto. Pero ahora sí. Creo que tal y como va la cosa, se hace necesario que en plazas importantes se anuncie con toros y con todos los geses y toreros en ascenso de cada momento. Ganaríamos todos y a lo mejor él más que ninguno. Que se tome un año de transparencia extrema y que diga con quién y qué toros quiere torear en cada sitio y lo que pide por ello. Incluso aceptando las ofertas de los empresarios negociantes, pero que todo el mundo lo sepa. Que todo el mundo sepa por qué cantidad no viene a Madrid, o a cualquier sitio. Así algunos quedarían retratados y se tendrían que comer su excusas estúpidas. Pero esto es más un deseo utópico, que una posible realidad, ¿no? Y si se tiene que anunciar con una de Escolar, pues oye, igual nos sorprendía.
Un abrazo

Anónimo dijo...

No me considero “ista” de nadie. Bueno, si acaso de Moreno Silva. Creo que todos coincidimos en que, cuando hay emoción en el ruedo, se te ponen los pelos como escarpias y das mayor importancia a lo que está ocurriendo abajo.

La emoción puede ponerla el toro (la mayoría de las veces) y en algunas ocasiones las pone el torero. ¿Por qué José Tomás emociona más que otros? Pues precisamente porque su forma de torear entraña mayor riesgo que la de la mayoría, aún toreando a la tonta del bote. Claro que, como a todos, me gustaría verle con otros encastes pero no nos engañemos, el tipo de toreo que él pone en práctica es inviable con toros broncos. Probablemente se vería desbordado si intentase imponer su estilo a miuras, albaserradas, saltillos, etc.

Respecto a lo de Nimes, repito lo que hablé con otros compañeros en la plaza: “no doy importancia a casi nada de lo que ocurre fuera de Madrid” porque es que ya no se la doy tampoco a lo que ocurre en mi plaza porque el nivel ha bajado tantísimo que cada vez nos conformamos con menos. Opinaré del Maestro cuando le vea en Las Ventas, toreando a su estilo, con esa verdad que le caracteriza y ante esos toros que torean las otras figuras pero no con la misma verdad que el de Galapagar.

Ahora bien, basta ya de culpabilizar a José Tomás de no venir a Madrid o Sevilla. Miremos más arriba y que nos diga la empresa qué cantidad no le ha querido pagar por venir a torear a Madrid (o a El Juli, o el año pasado a Aparicio, etc, etc, etc). Este año se han ahorrado en concepto de canon casi tres millones de euros, en la mayoría de los festejos del ciclo ferial sacan unos beneficios enormes porque pagan los toros a precio de saldo y no digamos a los toreros que no son del grupo de cabeza. Según me comentaron el otro día, en San Isidro la empresa saca un beneficio por corrida de 90 millones de pesetas, incluidos derechos de televisión y otros conceptos. Estoy completamente convencido que si Taurodelta hace el “esfuerzo” (de ganar menos dinero) José Tomás estaría en Madrid y no una, sino dos tardes. En 2008 fue posible y también fue posible que estuvieran presentes todas las figuras pero entonces les apretaron las clavijas y ahora parece que no.

Saludos
J.Carlos

Isa Molina dijo...

"¿Por qué no coge el cetro del toreo y lo pone en juego en las plazas de mayor responsabilidad?"

Yo me pregunto lo mismo. Un gran artículo Enrique.

Un saludo.



Enrique Martín dijo...

J. Carlos:
Yo ya sabes que soy ista, no de muchos, de algunos un tiempo y de muy pocos para siempre, que además son venerables veteranos desde hace mucho. Pero sea quien sea el torero, todo lo valoro dependiendo del negrillo. Porque para hacer ballet, como Nureyev, ninguno. Dices que no le ves con esas ganaderías duras, pero ¿por qué no? Yo no le veo de primeras dándole pases, pero me gustaría ver como se desenvuelve.
Lo de venir a Madrid no se lo censuro, porque ya sabemos el motivo de no venir y el que hace años nos dejó verlo. Pero ahora quizás es él el que tendría que hacer el sacrificio y con mucha transparencia, para que todo el mundo sepa dónde está cada uno y que los empresarios son grandes culpables de todo esto que sufrimos. Creo que es una situación de mergencia y él es quizás el único que puede revitalizar esto desde los ruedos. Esperemos a ver qué pasa.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Isa:
Muchas gracias por la visita, que ya sabes que siempre me alegra mucho.
Un saludo

Anónimo dijo...

comparar a jose tomas con ponce es de falta de entendimiento.Ponce te guste mas o menos a sido figura maxima del toreao durante 20 años!a dado toda la vida la cara en todas las plazas importantes y la TECNICA DE PONCE jose tomas tendria que nacer 200 veces para llegarle a la suela de los zapatos en cuanto a tecnica.
Jose tomas en un fenomeno mediatico populista ya que su forma de torear solo se basa en la quitud y si en dar pases largos ¿y que?acaso torea jose tomas con el capote como los maximos artistas de la historia del toreo¿?¿acaso torea jose tomas con la profundidad de la mano inzquierda de antoñete??
NO CONFUNDAMOS QUIETUD Y MAS QUIETUD CON CLASE,GUSTO,ARTE,EMPAQUE,ARTE,TORERIA.NATURALIDAD,PELLIZCO...
Y TAMPOCO LO CONFUNDAMOS CON TECNICA DE LA QUE TAMBIEN POR CIERTO CARECE..
QUE PENA QUE HOY DIA NO EXISTAN CRITICOS COMO ALFONSO NAVALON PARA PONER LAS COSAS CLARAS Y ENSEÑAR A LOS NUEVOS "AFICIONADOS"LOS QUE ES TOREAR...

Enrique Martín dijo...

Anónimo:
Pues es fácil que tenga usted razón y que yo no sepa valorar el toreo de Ponce; y eso que en su día fui poncista, cuando quería torear de verdad. Pero desde hace casi esos 20 años uno se pregunta si en realidad quiere torear. Una técnica magistral, que ante la disconformidad de una plaza como la de Madrid, que seguro que está ciega y además le tiene manía, no se le ocurre otra cosa que decir eso, que le tienen manía, como los malos estudiantes o no volver por aquí. Quizás no se acuerda de como se le esperaba cuando toreaba de arriba abajo y de fuera a dentro, y no a esas distancias en que entre él y el toro cabe todo el Real de la Feria de Abril. Peo claro, eso ahora es técnica. Un toreo con tanto poder y sabiduría, que no sale de sota caballo y rey, que busca y exige una mona sin fuerzas. Quizás sepan explicarlo mejor estos el ganadero de Sepúlveda o Samuel Flores. Habla del arte de José Tomás, ¿Es que nos quiere convencer que ese arte lo tiene Ponce? Pues difícil tarea se ha impuesto usted. Quizás José Tomás si sea un torero populista, seguro, justo lo contrario de Ponce, que se ha convertido en el torero del poder y de los medios de comunicación, no sé por qué interés. Y me gustaría, y mucho, que me explicara cual es esa naturalidad que dice que posee Ponce. ¿Usted va por la calle retorciéndose de esa forma? ¿Empaque? Explíquemelo por favor, ¿Arte, Gusto, Clase? Un nuevo aficionado, que digo aficionado, aspirante a ello, no llego a más, estaría encantado en que le explicara esos conceptos que usted maneja con tanta soltura. ¿Alfonso Navalón? Pobre, déjelo donde está, porque desgraciadamente no podemos contar con él, pero no sé, tengo la intuición de que le dedicaría más de una crónica a Ponce. De lo que no estoy tan seguro es de que estas fueran en el sentido que usted espera, pero tampoco lo puedo afirmar, porque ya le digo que soy un simple aspirante. Además, los nuevos tenemos que escuchar a los que tienen una larga andadura como usted. Ya me gustaría que me hablara de otros toreros como Manolo Vázquez, Curro, El Viti, Camino, El Inclusero, Curro Vázquez, Julio Robles, el Manzanares de novillero, Pepín Jiménez, Roberto Domínguez en su primera época, no en la comercial, Pepe Luis Vázquez hijo, José Fuentes, Bernadó, Manolo Cortés, Macareno, Marismeño, José Ignacio Sánchez, Juan José, Sánchez Bejarano, Sánchez Puerto, Galloso y alguno más que olvido. Eso sí, se puede ahorrar todo lo referente a los Espartaco, Paquirri, Ojeda, Dámaso González y todos los herederos de estos. Tampoco quiero que pierda el tiempo con toreros que no me interesan lo más mínimo. Y mucho menos de El Cordobés, eso sí que no lo podría superar; para bobadas, casi prefiero al Platanito. Y a ver si así ya entiendo eso de torear.