domingo, 22 de febrero de 2015

Sevilla, Valencia, Cuadri y la lógica que todo lo puede



Los parientes de Revisor no aparecerán este año por Valencia
Me gustaría que alguien, mejor si es uno de esos devotos de la Tauromaquia 2.0, me explicaran el motivo de sus ofuscaciones con todo lo que está pasando en torno a los carteles de Sevilla para este año y con la exclusión de Valencia de los triunfadores de la pasada temporada, en especial la de los pupilos de la familia Cuadri. ¿Qué esperaban? Todo esto está lleno de lógica, rebosa, y además lo que está pasando era más que predecible, así que menos echarse las manos a la cabeza y a tragar, que es lo que toca. ¿Qué esperan que después de atender los caprichos y perretas de las figuras, de repente se nos hubieran hecho mayores y asumieran su responsabilidad con la plaza de Sevilla? ¿Esperaban si acaso que tras permitir al señor Casas ciscarse en la plaza de Valencia, en sus abonados y en el público en general, ahora le diera un ataque de cordura y se le disiparan las ideas de productor despótico? Hombre, seamos serios y consecuentes, no pidamos peras al olmo.

La plaza de Sevilla es propiedad de unos señores que llevan años y años practicando el “aquí mando yo y tú te aguantas”, Pues no pensemos en que nos van a permitir opinar sobre la decoración de su casa, ni sobre los horarios de comidas, cenas y meriendas. Y si a esto le sumamos lo de las figuritas que necesitarían una “Súper Nanny taurina” que les pusiera los puntos sobre las íes, tenemos como resultado el pitote que tienen ambas partes entre manos en estos días de frío y ventarrones. ¡Qué es la Maestranza! ¿Y qué? En ese caos presente los toreros ya no necesitan de plazas como Sevilla o Madrid, ni tan siquiera depende el número de contratos de sus actuaciones en esas y otras plazas. Son puro trámite, que a veces, ni merece la pena pasar. Aquellas exigencias pretéritas, aquello de que para ser alguien en el toro había que triunfar en El Baratillo y en el ruedo del foro, aquello ya es cosa pasada. Existe un grupo de toreros, entre los que por supuesto se encuentran las figuras, que tienen asegurada su presencia en todas las ferias, si les apetece, pero si no van o no triunfan, no pasa absolutamente nada. Qué digo triunfar, ni tan siquiera se les exige que se justifiquen. Que con que un torero se enfrente un día a una ganadería seria, ya nos quedamos satisfechos. Que El Juli, Talavante, Manzanares, Castella, el mismo Cid, Morante de la Puebla, Daniel Luque, Juan José Padilla y otros que no se me vienen ahora a la cabeza llevan años, pero años, sin tan siquiera hacer eso, justificarse. Que me pueden salir con lo de las orejas y las puertas grandes, pero bien sabemos lo que significan los despojos en estos momentos. Si el mismo Manzanares se sorprendió de que el presidente de la plaza de Madrid le diera una oreja. Y podría extenderme en los demás nombres que he citado, pero eso solo lo haré si a alguien le interesa. Pero ellos seguirán acudiendo año tras año, si no deciden otra cosa. Como así han decidido no ir a Sevilla, porque si se escabullen no pasa nada, no les afectará a sus carreras, pues el número de contratos depende casi exclusivamente de la casa que les lleve y no de lo hecho en el ruedo.

Lo mismo ocurre con las ganaderías, fracasan un año y repiten el siguiente, repiten el fracaso y las empresas les compran dos corridas, como el sangrante caso de Núñez del Cuvillo, aunque no es el único. Que ya se aplaude el que un toro no se desmorone y siga las telas, porque de lo del tercio de varas ya ni hablamos. Pero feria tras feria las empresas, incluidas las de Madrid y Sevilla, y Valencia, Castellón, Albacete, Valladolid, Salamanca, Alicante, Pamplona, Bilbao y las de todas las plazas de España, siguen dándole a la fotocopia y repiten los fracasos pretéritos. Ya puede triunfar quien sea, que como no pertenezca a la familia taurina, van dados. ¿Por qué? Porque el público sigue tragando como un bendito. La asistencia cada vez es menor, hasta de forma alarmante diría yo, pero bueno, ¿qué más da? Si de lo que se trata es de estrujar la teta hasta que salga la última gota de leche. Luego, el que venga detrás, que arree. Pero no hay quien levante la voz en el sitio en el que hay que levantarla, en las plazas. Será porque no se puede estar a la vez al cubata, al bocata, al móvil, a la chuti cachas de su derecha, al colega, a mandar que se callen a los que protestan, a las orejas, a los indultos y a cualquier cosa, menos a lo fundamental, al toro y a la lidia, aunque esto ya hace tiempo que dejó de ser fundamental.


Menudo escándalo que se ha montado con lo de Cuadri en Valencia, todo el mundo está indignado, todos clamamos ante tal injusticia, como la de Rafaelillo, que se ganó su derecho a volver a fuerza de pelear con el toro, toro, pero esperemos a ver qué pasa el primer día de Fallas. Ojalá me equivoque, no hay nada que me gustase más, pero como mucho refunfuñarán entre dientes los que asistan a la calle Xátiva; bastará una tanda de trapazos de cualquiera que vista medias rosas, para que se celebre el evento con un trago de la bota y a otra cosa. Total, ¿qué más da? Los Cuadri solo interesan a cuatro chalados y si el respetable le reconoce su éxito en la misma plaza cuando hay un toro de su hierro en el ruedo, pues ya se le pasará. Qué tiempos aquellos en los que el público contaba para algo, cuando los empresarios se afanaban en contratar a los toreros y ganaderías que interesaban gracias a los méritos contraídos, cuando de un festejo salían tres contratos y luego ocho y así sucesivamente; y si el triunfo era en plazas como Sevilla o Madrid, el criador ya podía dar por vendida la camada del año siguiente por unos buenos duros y el coletudo ya tenía que andar reservando hoteles para todas las ferias importantes de esa temporada. Así que no nos echemos ahora las manos a la cabeza al contemplar este disloque insultante, porque esto que sufrimos no es otra cosa que una consecuencia de lo que se viene sembrando diariamente, no es otra cosa que la imposición de la lógica. Si se crían ganaderos, toreros y hasta empresarios caprichosos, habrá que aguantar sus arbitrariedades, pero que nadie piense que esta lógica se frenará aquí, como apisonadora imparable seguirá avanzando y puede que lo siguiente, a más o menos años vista, sea el abandono definitivo de los aficionados de los tendidos, un debilitamiento aún más extremo de la Fiesta de los Toros y que unos políticos oportunistas la elijan como víctima propiciatoria y acaben con ella con tal de obtener un puñado de votos y poder sacar pecho como salvadores de la moral ciudadana. ¿Catastrofista? Puede ser, no lo voy a negar, pero, ¿por qué no se puede repetir lo de Cataluña? 

14 comentarios:

Manuel Alonso dijo...

Y digo yo: ¿no se podría organizar una especie de huelga, durante la feria de San Isidro? Los días de farolillos, cuando vengan los Morantes, Julis, Manzanares y demás, acompañados de sus respectivos borregos, justo cuando comience el paseíllo, nos levantamos todos y nos vamos. Total, tampoco nos vamos a perder nada, aparte del dinero de la entrada. Y podría ser una forma de protesta que tenga un poco de eco, tanto en los tendidos como en los distintos medios y foros taurinos. Seguramente no servirá para mucho, pero por lo menos haríamos patente el descontento con estos (lamentablemente) mandamases de la "cosa". Porque, al fin y al cabo, los llenos en Las Ventas año tras año cuando nos visitan las figuras de cartón piedra, de alguna manera los justifican y los jalean.
Un saludo, señor Martín, y gracias por su blog.

Desde el tendido 7.

Enrique Martín dijo...

Manuel:
No sé la edad que usted tendrá, pero en Madrid, en la feria, no era nada raro que antes del paseíllo ya se montara la bronca por cambio de toros o por lo que fuera. Y sí que surtía efecto, pues la empresa tenía en cuenta al aficionado, no había una tele oficial que satanizara las protestas. Una plaza que se llenaba todas las tardes y ahora, si acaso, se llena una o dos, tres a lo sumo. Esas tardes que usted llama de farolillos, que otros llamamos claveleras y los hay que hasta las llaman de vergüenza, pero da igual, todos sabemos lo que nos referimos.

Muchas gracias a usted por visitar la grada, por el trabajo de saltar la valla que separa el 6 del 7. Para mí es muy de agradecer el esfuerzo. Un saludo

MARIN dijo...

Enrique:
Sinceramente es de las entradas en las que no sé que comentarte, aparte de felicitarte por decir las cosas tal y como son, de no callarte, de luchar por el toro y por la fiesta, de mirar por lo que para muchos es nuestra vida. Pero no sé que decirte mas. Es tal la impotencia que realmente me deja sin poder decir ni hacer nada. No os asusteis si cualquier día me veis en una manifestación para que todo esto se acabe de una puta vez.

La opinión de Manuel Alonso me parece genial, el de irse al principio del festejo, aunque sea solo en un toro. Pero ¿quien nos iriamos a protestar?, cuatro, cinco, diez a los sumo. Los demás pegarían dos tragos al copazo, dos caladas al puro y nos tomarían por gilipollas.

No puedo hablar de el cachondeo que le tienen estos a una plaza como la de Sevilla, que aunque muchos no lo crean, es pilar fundamental de la temporada y la tauromaquia en España. Y no puedo ni debo hablar del ninguneo que le hacen estos desgraciaos a una familia ganadera como la de Cuadri, a mis amigos, a mis sénecas en esto del toro, pero sobre todo, a unos señores y criadores de TOROS BRAVOS. No puedo hablar no por nada, sino porque tanta impotencia me haría perder la educación que un día me dieron mis padres.

Un abrazo Enrique, y perdona por no decir nada.

Anónimo dijo...

otra vez com es costumbre, en el punto...un abrazo
Pgmacias

Anónimo dijo...

Me parece muy buena idea la de la protesta de irse de la plaza al salir el primer toro, lamentablemente los que tendriamos los cojones de hacerlo son los que el señor (?)Casas llama integristas y que nos quieren echar de las plazas, somos unos 30 o 40, ya que el resto son claveleros, pero igualmente me parece una buena idea, si necesitan matracas lasesde Lima
Rolando Tapia
Peña Taurina Tendido 10 de Acho

Ismael Martin Hevia dijo...

Este año hay que montar bronca a los figuras que pasan de Sevilla, una pitada general, algo que demuestre que los aficionados seguimos sentando nos en las gradas de las ventas. Y habría que unirse y crear una asociacione que gane fuerza en la toma de decisiones de la empresa. Suena todo muy bonito... Pero habrá que empezar por el principio.

Alberto Ariza Moreno dijo...

D.Enrique:

Excelente entrada como siempre, dando donde hay que dar con ese toque tan personal.

Sinceramente cada día me quitan más las ganas y me da mas asco el mundo del toro. Hay veces que cuando estoy en el campo me doy cuenta de lo ignorante que es el toro. Vive allí a su aire y detrás de un animal tan bonito y misterioso hay una auténtica mafia. Que pena.

Solo nos quedan algunos sitios de Francia y poco más. Es una pena que esto sea así. Ya el aficionado no cuenta para nada, los empresarios y los toreros van a lo suyo y a correr con los bolsillos llenos.

En fin, amigo Enrique, no extiendo más mi indignación con este mundo del toro tan corrupto. Un abrazo y enhorabuena por decir las cosas como son.

Enrique Martín dijo...

Marín:
Pues yo leo muchas cosas en lo que dices, leo que estos echan de la Fiesta hasta a aquellos que tenían el límite del aguante más lejos, que todo esto es una locura para favorecer a los amiguetes y no a los más competentes. También leo que han llevado este circo al extremo opuesto de lo que debe ser el toreo y que los enamorados del toro, los que viven esta pasión con verdad están dispuestos a pedir que desaparezca esta pantomima, que por lo menos no se emborrone más el nombre de los Toros. Mira todo lo que veo en ese no decir nada. Y lo que es peor, que te entiendo perfectamente y que a lo mejor me tienes que guardar un sitio a tu lado en esa manifestación. Pero de momento hagámosle saber a esta gente que no nos van a callar y que no nos gusta el show que nos ofrecen. Cómo estarán las cosas para tener que recordar que la plaza de Sevilla es la plaza de Sevilla y no el circo de Manolita Chen. Pero es que hasta esto hay que recordárselo a esta banda de traficantes de influencias y despropósitos.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Pgmacias:
Muchas gracias, un abrazo muy fuerte.

Enrique Martín dijo...

Rolando:
No sería al salir el toro, si las cosas ya vienen mal, hasta antes de iniciars el paseíllo, pero que sepan que aunque paguemos y acudamos a las plazas, no nos dejamos engañar. Quizá acabarían hartándose de la situación y o bien se reconducirían o darían paso a otros.
Un abrazo para usted y toda su peña de Acho.

Enrique Martín dijo...

Ismael:
b asta con protestar lo que pasa cada tarde, para no poder parar en la protesta. Ya habrá motivos cuando se anuncien con ganaderías de borregos, cuando haya baile de corrales por la mañana, cuando salgan al ruedo esos mojicones desmochados, cuando no puedan ni acercarles el palo, cuando declinen la lidia, cuando... Son tantos "cuandos".
Antes Madrid tenía una afición estructurada y con un gusto propio, hoy el público está adoctrinado por la televisión y muchas asociaciones parece que en lugar de hablar de toros con rigor, se limitan a invitar a toreros, ganaderos o vaya a saber usted quienes a los que pedir autógrafos y con quienes hacerse una foto.
Un abrazo y nos veremos en Las Ventas luchando contra esos "cuandos"

Enrique Martín dijo...

Alberto:
Qué alegría recibirte por aquí. Te entiendo perfectamente. Cada día se hace esto más cuesta arriba, se pierde la ilusión, porque te la quitan. Ya habrás notado que aparezco poco o nada por la red, es complicado y de momento, solo de momento, mantengo esta ventana abierta, aunque son muchas las tentaciones para cerrarla, aunque de momento hay una razón poderosa por la que sigue corriendo el aire a través de ella y es el hacer saber que esto no nos gusta a los que tanto se obcecan en que nos traguemos sapo tras sapo, con el único fin de llenarles los bolsillos.
Un abrazo

Antonio Fernandez Box dijo...

Enrique, te felicito por tu entrada como siempre fenomenal, pero Yo quisiera añadir un tercero en discordia aparte de la Empresa y las Figuras, los Maestrantes, es que no tienen nada que decir en este lío?, no son los beneficiarios finales y los que deberían abrir este monopolio que tienen Pagés y Canorrea allí tantos años con sus figuras amigas (Ponce...) y a los demás mandandolos a torear a Senegal con esa prepotencia que los caracteriza, no digo Yo que los que vinieran lo iban a hacer mejor,pero por lo menos al ver peligrar su negocio anual, se lo tomarian un poco más en serio.
Hablé hace tiempo con Isa Molina sobre este tema y las impresiones de los aficionados que conocía por allí, estaban muy quemados por lo del año pasado, no ya por que no viniesen las Figuras, sino porque era una oportunidad para haber apostado fuerte por buenos Toros y haber dejado de lado el saldo de corridas que dan todos los años, todo ello me lleva a la conclusión de compartir con Vosotros la desilusión de ver que cada vez el Aficionado cuenta menos en el mundo del Toro..
Un Abrazo.

Enrique Martín dijo...

Antonio:
La verdad es que ellos mismos acrecientan el problema, pues como bien dices, ese cerrar el espectro hace que la feria resultante sea un bodrio, que no se creen carteles pensando en el aficionado y que lo que podría ser una oportunidad se quede en un fiasco. Si es que el problema principal de toda esta gente es la falta de afición y las pocas, escasísimas, ganas de quebrarse la cabeza.
Un abrazo y otro para Isa Molina, un ejemplo de aficionada.