lunes, 6 de junio de 2016

¡Familia! He vuelto

Pues eran de Miura, pero...


Soy yo, he vuelto, ya estoy aquí, ya no me volveré a marchar, salvo los domingos y el próximo mes de mayo, aparte de la Feria de Otoño, los domingos que haya fútbol, los días entre semana que haya liga, Copa o Champions, cuando me junte con los amigos a hablar de toros, cuando vaya a tertulias taurinas, lo de la radio, las escapadas al campo, el... pero, ¡He vueltooo! Que pena no tener perro, con lo contentos que se ponen cuando vuelves a casa. Vaya estirón que han pegado los niños, anda al final la obra de la cocina ha quedado muy bien, al final acabaron las obras de la calle y aquí han abierto una tienda de los chinos nueva... Cómo cambia la vida en un mes de toros, treinta días que a veces parecían una eternidad, las penalidades de tener que soportar el fraude, el medio toro, las figuritas de porcelana, los transeúntes devoradores de pipas y yintonises, los jaleadores profesionales sacudidores de pañuelos y esas proclamas insultantes de los francotiradores de los micrófonos, que tiran sin compasión a todo lo que no les origine un beneficio o a lo que pueda descubrir esta trama antitaurina desde dentro.

Tarde de Miuras, que salieron cómo salieron pero que dan valor a todo lo que se hace ante ellos. Valor tuvo lo de Rafaelillo, de quién hace unos días decía de su afán de malear los toros para convertirlos en malajes, para tirar después de arrimón, sesión vespertina de Gladiator y a arrancar aplausos generosos, pero tengo que confesar que desde el principio pareció querer intentar otra cosa. ¡Muchas gracias y enhorabuena! No quiere decir que lograra hacer el toreo, pero las intenciones fueron otras. Por ser devuelto su primero, que perdía las manos una y otra vez, corrió el turno e hizo salir de primeras al que iba a ser el cuarto. Empezó dándole un puñado de capotazos, pero en seguida se dio la vuelta y fue cediendo terreno hacia los medios. Mi pregunta es la de siempre: ¿no puede hacer eso mismo un peón? El animal apretaba y le respondía con trapazos. Bien puesto en suerte, empujó con fijeza, pero con más ganas por el pitón izquierdo. Repitió en la segunda vara, mientas le tapaban la salida, picándole trasero. Mucho capotazo, apretaba por ese mismo pitón izquierdo, pero aún mostraba más peligro por el derecho, haciendo hilo con los banderilleros, de los cuales José Mora se salvó de una cornada fea, cuando quedó en tierra de nadie, a mitad de camino entre dos burladeros, haciendo por él el Miura y empalándolo contra las tablas. Toda la faena la basó el murciano por el menos malo lado izquierdo, con naturales bastos, pero aguantando la embestida, en línea recta, y teniendo que corregir terrenos a cada muletazo, lo que no conseguía con la muleta, tenía que hacerlo con las piernas. El toro exigía una atención absoluta, pues al menor fallo podía ser complicado. Le costó mucho cuadrar al toro, al que había que entrar a matar por el dificilísimo pitón derecho. Al menos Rafaelillo quiso estar, aguantó sin malear al animal y quizá eso fuera parte de la fórmula para haber podido salir con bien del envite. Su segundo fue un sobrero de Valdefresno, de seis años en noviembre, con aspecto de buey y muy basto. Le costaba moverse a tal ejemplar, que tenía que arrastrar demasiados kilos. Peleo medianamente regular en el primer puyazo, para derrumbarse en el segundo. En la muleta empezó con un molesto calamocheo, el matador no paraba quieto y aunque por momentos, si le corría la mano, el animal parecía ir, la verdad es que tampoco tenía demasiado que ofrecer.

Javier Castaño fue recibido por el público de Madrid con mucho cariño tras haber superado el matador las dificultades de todos conocidas. Salió el segundo de la tarde estampándose contra las tablas, muy corretón por todo el ruedo, ya en el caballo se retuvo al notar el palo, para continuar soltando derrotes desaforadamente. En la segunda se defendió también mucho, no siendo casi picado. En los comienzos del trasteo permitió Castaño que le tocara demasiado las telas, lo que no ayudaba a mitigar el molesto calamocheo. El toro empezó muy pronto a defenderse, a quedarse a medio pase y a echar la cara arriba. Por el pitón izquierdo hasta parecía que iba más largo, pero también encerraba mayor peligro por ese lado. concluyendo con un mitin con los aceros por parte del salmantino. Al segundo, que salió un tanto pegajoso, le veroniqueó de forma arrebatada. Poco castigo en el caballo, derrumbándose debajo del peto. En banderillas Fernando Sánchezle aguantó mucho, pero clavó malo, demasiado a toro pasado, aunque le hizo saludar el respetable. Mientras el Miura se retorcía al sentir los palos. Enganchones y mano levantada, lo que complicaba aún más las cosas para estar ahí. Sin fuerzas, se fue quedando y precisamente por esta circunstancia, se iba tornando peligroso. Arrimón sin venir a cuento y punto.


Allá aparecía Pérez Mota, al que no le debieron encontrar otra corrida más cómoda. Mucho mantazo y carreras de salida, un primer puyazo que se dejó sin más el de Miura, un segundo arrancándose de muy mala forma, señalada. Reservón en la muleta, esperaba y tiraba el derrote, realmente no tenía un pase, era para aviarlo y a otra cosa, enganchones y el toro haciendo hilo constantemente y gazapeando, muy incómodo, pero tampoco era para el bajonazo peor que infame. El sexto acudió, por una vez y sin que sirva de precedente, tres veces al caballo, arrancándose con alegría, tardeando demasiado en la tercera vara, cada vez a mayor distancia. Pelea más que discreta en el primer encuentro, para recibir un picotazo en los otros dos. El picador movió el caballo bien, pero lo de clavar fue un calvario, no atinó ni una. Comenzó galopando en busca de la muleta, le acortó Pérez Mota el viaje, que daba muestras de no poder con el toro, que aún no siendo un marrajo, tenía bastante que torear y no acabó de entregarse en ningún momento. Y así se terminaba la feria del Santo por este año. Los habrá muy felices, pero no nos engañemos, dejando de lado los despojos, esto va de mal en peor y lo que debería ser lo habitual, ha pasado a ser lo extraordinario y si seguimos por este camino, al final se va a ovacionar y dar trofeos, porque el matador de turno se vista de luces. Y lo que me recuerda a mí esta deriva a la que en su momento tomó el toreo a caballo. Pero como todo tiene su parte buena, ya terminado todo, ya puedo volver con los míos a pasar las tardes en el calor del hogar y vale que no tengo perro, pero a uno también le gusta que le esperen y decir eso de: ¡Familia! He vuelto.

Enlace Tendido de Sol del 6 de junio de 2016:

8 comentarios:

Anónimo dijo...

No me resultó aburrida la corrida de Miura. Como bien dices, hay que dar importancia a lo que allí estaba sucediendo. Esta vez eché de menos la épica que Rafaelillo tuvo con la alimaña de Adolfo Martín. Es meritoria su actuación pero no apostó todo lo que debía. A Castaño le vi buena disposición y aguantó bastante. Apostó, pero la espada le privó de un posible triunfo. Eché de menos a Tito Sandoval y a Angel Otero en su cuadrilla, con la predisposición que tenía la gente, hubieran armado un buen taco. Pérez Mota intentó corregir en el sexto la mala actuación del tercero pero creo que no estaba preparado para una corrida de estas características. Agradezco que nos dejara ver tres varas en el sexto.

Mis felicitaciones por tu arduo trabajo durante toda la feria.

Un abrazo
J.Carlos

Luis Cordon Albala dijo...

Enrique, si ya te decía yo antes de entrar a la miurada que, con el subidón que te pegó con algunas cosillas, ibas a acabar aplaudiendo a Rafaelillo y todo, jajajaja.
Un abrazo Jefe

Anónimo dijo...

Enrique, he seguido con atención sus comentarios a lo largo de la Feria de San Isidro. He estado de acuerdo con los mismos en su mayoría, con algún matiz, como es lógico. Yo, posiblemente no sea tan buen aficionado como Vd., ya que tengo mi debilidad en Morante, aunque últimamente disienta con sus actuaciones y mi estima haya bajado un tanto. Mis gustos van por los Urdiales, Ureña, Adame etc., toreros de ese corte. Ahora, pendiente de las Fiestas de mi Pamplona. Feria que a mi parecer, ha dejado fuera toreros como, Morenito, D. Mora... y han dado cabida a otros con mucho menos interés, aunque creo que mas baratos. Ya sé que mi Plaza es difícil, por el bombo, el toro (aunque a mi parecer, este ha bajado mucho en los últimos tiempos), cosa que creo aprovechan mucho ciertas figuras para aliviarse en demasía. Echo mucho en falta un tendido o una grada 6 y un blog como el suyo, para comentar las corridas. Intenté localizarle en la grada 6 el día de Cuadri y no pude. Otra vez será. Un abrazo. Rigores.

Enrique Martín dijo...

J. Carlos:
muchas gracias a ti por tu presencia, por tus acertados comentarios, que desde hace ya mucho, creo que desde el principio, casi, te han convertido en un clásico en este blog. Y eso es un orgullo para mí, por lo que aportas y por sentir esta grada como tu espacio.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Luis:
Subidón, subidón. Pues si Rafaelillo lo hace, se le aplaude y con entusiasmo, faltaría más
Un abrazo, chaval.

Enrique Martín dijo...

Rigores:
¿Quién no ha tenido debilidad por Morante? Pero como bien dice, últimaente... Ya me apuntaba yo a ver la feria del toro in situ. A ciegas, pero eso, para cuando caiga la primitiva de varios ceros.
No me diga que ha estado por aquí. En esos casos, lo mejor es intentar concertar una cita, un café y a charlar de toros.
Un abrazo y muchas gracias por la compañía que nos ha hecho en estos días.

albaserrada dijo...

Me gustan bastante sus crónicas, puedo decir que aprendo bastante de ellas y aunque las haya empezado a leer desde el último día de feria (ya que antes desconocía donde se publicaban, se lo pregunté a usted saliendo del metro) me han servido para analizar y entender muchas cosas a posteriori y en algunos casos pensar -"como pude aplaudir aquello..." la verdad es que se agradece que haya crónicas así, como las de usted, las de Antonio Lorca, las de Rafael Cabrera (al que por cierto ultimamente no encuentro en ninguna página y si alguien sabe donde escribe agradeceria que me lo dijera) porque si solo miras mundotoro, o escuchas a los del plus, etc. no te enteras absolutamente de nada. Leyendo esto si se aprende de verdad. Saludos.

Enrique Martín dijo...

Albaserrada;
Felicidades por el nombre, lo primero. Me da vértigo que me compare con esos dos maestros, ya me gustaría. Me agrada el que le gusten mis escrito y una cosa solo, aplaude lo que sientas, no te cortes, apláudelo sin rubor, que con el tiempo ya irás puliendo, si es que lo pretendes. Pero no te reprimas por si a alguien no le parece bien o mal. Primero lo que te guste y luego... Luego ya se verá.
Un abrazo y muchas gracias