miércoles, 21 de abril de 2010

Por ese camino vamos bien


Hoy he recibido un correo de Lupimon, un asiduo de Toros Grada Seis y de todos los blogs que uno se pueda imaginar, en el que me contaba la forma tan pobre y absurda en que ABC censuraba dos comentarios suyos, contrarios a la corriente oficialista y triunfalista que maneja, o pretender manejar el toreo. Pero esto no es una excepción, buscando en la red me encuentro con una entrada en Cornadas Para Todos la reproducción de una carta de Nacho Lloret, al que también he visto que se le contesta en División de Opiniones, otro de los clásicos de la blogotauromaquia. Y este cruce de cartas se origina en la del señor Lloret, publicada en Aplausos, órgano propagandístico de la prensa del movimiento, quejándose del pesimismo militante de muchos aficionados a los toros, y señala a este pesimismo como el gran mal de la fiesta en la actualidad. Pues vaya.

Aparte de entran a considerar o no, estos ataques, censuras o como se le quiera llamar, contra esa panda de pesimistas, aunque yo más bien llamaría realistas, me demuestra que molestamos más de lo que nos pensamos y que somos como la ama de llaves que se da vueltas por el palacio de los marqueses y está a punto descubrir que en lugar de recoger la basura, uno de los empleados de la limpieza la mete debajo de la alfombra. Y justo en el momento en que este mal trabajador ve a su superioridad avanzar hacia el montículo de la alfombra y de doblar el espinazo para ver el origen de semejante montañita, éste se pone a pegar voces, saltos y a echarle en cara que lo malo de la casa es que ella, el ama de llaves, ve suciedad donde no la hay y que si se puede escribir en la mesa del salón por el grosor de la capa de polvo, es para fomentar la buena literatura y la libertad de expresión.

Pues a lo mejor a fuerza de contar lo que vemos, igual estamos consiguiendo que haya más de uno que se está pensando lo de levantar la alfombra del salón. Coincido con quien me diga que esta panda de pesimistas militantes somos pesados, repetitivos y hasta poco creativos, porque siempre le estamos dando vueltas a lo mismo, que será verdad, pero es que si ellos se inventan falacias e intentan conseguir su propio beneficio con ellas, pues los demás contamos lo que vemos, a lo mejor porque ni vivimos, ni pretendemos vivir de esta afición; más bien vivimos para ella. Y que nadie me malinterprete, no quiero decir que el beneficio sea conseguir unos duros, no, muchos son tan estúpidos que se conforman con una palmadita en la espalda y con que la figura, el plumilla o el taurino de turno le llame por su nombre. Aunque también los hay que son recompensados con una excursión a tal ganadería, con una invitación a una fiesta o cualquier cosa que no tiene importancia por el valor, pero sí por el simple hecho de vender el alma al diablo.

La verdad que no me pensaba yo que los taurinos y sus satélites me fueran a marcar el camino, pero tengo que confesar que lo están haciendo y yo lo sigo encantado; de lo que no estoy tan seguro es de que sea el camino que ellos hubieran imaginado. Somos como los niños chicos, que basta que se les diga que eso no, por ahí no, eso no lo hagas, para que acaben fumando, yéndose de botellón y corriendo detrás del guapo o la guapa del instituto, sin ver más allá del trasero del susodicho.

Pues sí que la ha hecho buena el señor Lloret y los moderadores de comentarios del ABC, ellos pensando en colgarse una medalla, queriendo cortarnos las alas y a lo mejor les cuelgan de las orejas por metepatas. Pero yo, desde mi humilde ignorancia, les pregunto a estos señores, sobre todo al señor Lloret, que no sólo no me contestará, sino que seguirá feliz por no saber de mi existencia, si él disfruta cuando un caballerete se dedica a hacer cucamonas delante de un animal que no puede casi moverse y que provoca la misma emoción que leer la guía telefónica. Lo de ABC casi lo entiendo más, tampoco van a hacer caso a todos los comentarios, aunque sean de buenos aficionados y llenos de razón, que les lleguen, ¿no? Sobre todo porque, ¿a quién interesan esos que rompen el encanto de las tardes soleadas, las mujeres con mantilla, los caballeros con su puro y su clavel y el batir de palmas acompasado de los “güenos aficionaos”? Esos “aficionaos” que van a la plaza a soltar ese “bieeeeejn” tan sonoro y que sale tan de dentro. Y eso que sólo estamos empezando.

9 comentarios:

Xavier González Fisher dijo...

Enrique: Pareciera que esa es la "linea editorial" de "Aplausos". No entiendo mucho de eso de la "prensa del movimiento", pero supongo que "doña censura" es su fuente de inspiración. Al leer tu entrada, se me vinieron a la memoria un par de asuntos en torno a lo que hacemos "en el lado oscuro" y para no crear aquí un fárrago, remito a dos comentarios que sobre los que hace el gomoso Ruiz Villasuso acerca de este asunto, publica Víctor en su bitácora "A los Toros" y dejo las ligas:

http://alostoros.blogsome.com/2008/04/27/carlos-ruiz-villasuso/

http://alostoros.blogsome.com/2009/12/05/tome-usted-nota-senor-don-carlos-ruiz-villasuso/

Luego, recuerdo un artículo de Álvaro Acevedo publicado en "6 Toros 6" en octubre de 2009, en el que anima a cada quien a contar su versión y pondera lo que aquí tratamos de hacer, aunque después (o antes, no estoy seguro), su patrón Arévalo, también nos haya tundido "por fundamentalistas". Un sumario de ese artículo, aquí:

http://www.6toros6.es/contenido.php?id_articulos=1487

La realidad es que, ahora, no se nos puede tapar la boca cerrándonos el paso a los canales de expresión pública, porque los hay "a libre demanda" y eso, eso les duele, porque su "propiedad" sobre lo que se puede y no se puede decir, ¡se acabó!.

Saludos desde Aguascalientes, México.

Paco MC dijo...

Nos siguen y molestamos más de lo que parece, no hay que desistir, "la verdad nos hace libres".
Un saludo

Antonio Díaz dijo...

Yo lo miro por el lado positivo, cuando se molestan en censurar y enterrarnos, y desde un estrado, sea ABC, Aplausos, da igual, se permiten el lujo de cargar contra nosotros será por algo. ¿qué temen? ¿porque dedicar y perder el tiempo de un periódico o revista de tirada nacional en cuatro integristas sádicos como nosotros? Temen un `rearme´de ese tipo de aficionado, exigente y molesto, que tan mal le va a su negocio.


Saludos

Enrique Martín dijo...

Paco, Antonio:
Siempre le agrada a uno que los buenos aficionados refuercen su opinión con un comentario de apoyo; entre tanta hostilidad se agradece un poco de comprensión, pero en este caso me satisface especialmente porque supone un empujón para mucha gente que estáis picando piedra, como dice Xavier, y que no se deja amilanar tan fácil. Igual gracias a estos intercambios de opinión hay más de uno que por lo menos se lo piense. Saludos de uno de esos sádicos integristas, aunque empiezo a pensar que ya somos más de cuatro. ¿no?

Enrique Martín dijo...

No quiero que nadie crea que he despreciado el tan acertado comentario de Xavier, pero debido a cuestiones personales, en este caso he preferido responderle en privado. Eso sí, recomiendo que se tengan en cuenta los enlaces que ha compartido con todos. Se ve que esta molestia viene de lejos. Ahora ya en públic, Xavier, un saludo desde España.

Anónimo dijo...

Esto que está sucediendo me entristece, pero a la vez resulta positivo.
A mí me motiva mucho, muchísimo.
Me entristece porque quieren acallar las palabras de los aficionados que creen contrarios a su “línea”; y eso, desgraciadamente, es otro intento de emular a aquella España oscura que, aunque algunos no la vivimos, ellos añoran y desean repetir con afligido honor para que la conozcamos.
Pero la parte positiva, como ya apunta Antonio Díaz, me gusta.
Me gusta que los nuevos recreadores de la época de la censura más descarada de este país, nos digan que se tambalean sus bajas poltronas; me gusta se sientan molestos con nuestras formas de analizar la fiesta, con las voces críticas y las argumentaciones, que siempre son el resultado de las evidencias que sustentan los hechos acontecidos en la plaza, más la mirada LIBRE de cada aficionado.
Esto me hace sentir bien porque demuestra que -aunque sea a través del insulto- os leen con lupa y nos dicen que el mensaje llega; y ahora también saben, que nos seguiremos expresando con total libertad, y que ya somos más de cuatro...

Don Enrique, yo, como aficionada "talibán, sádica e integrista", y como asidua lectora y humilde colaboradora de su blog y de los compañeros que han intervenido en esta entrada, no sólo apoyo vuestros comentarios, sino que me enorgullece mucho leerlos.

Gloria

Enrique Martín dijo...

Gloria:
Muchas veces nos pensamos que hay cosas en las que no podemos hacer nada, pero está claro que no es verdad y si no, aquí puede que tengamos la prueba, Pero no sólo se trata de un blog, también y de forma muy especial el buen aficionado, como tú según veo, sois los que podéis seguir moviendo la silla a esos apoltronados. Y además, como ya se está perdiendo ese miedo a hacer el ridículo, o que un oficilista te lo haga creer, hace que cada uno exprese lo que siente y esto es en gran medida sentimiento.
Muchas gracias por declararte lectora asidua de Toros Grada Seis. En estos casos me entran unas ganas tremendas de conoceros a todos y daros las gracias. Palabras como la tuya me hacen tener más y más ganas para seguir y para que todos podáis decir lo que sentís.
Un saludo

Anónimo dijo...

Los taurinos crearon la “Plataforma para la Promoción y Difusión de la Fiesta” y lo único que hicieron fue montar aquel tristemente famoso, por lo vergonzante, festejo de Ávila; ahora se inventan la “Mesa del Toro” con la que alguien (comentarista de una TV para el que todo está bien) ganará una pasta sólo por poner su nombre; al año que viene, se sacarán de la manga cualquier otra charranada para que saque pecho el gurrumino de turno. Y ellos a seguir exprimiendo la teta a base de mantener este fraude que ha llegado a unas dimensiones intolerables.
Y resulta que los que nos manifestamos en los blogs -profesionales de pasar por taquilla, tarde a tarde, subvencionando montajes indecentes- “SOMOS EL PESIMISMO MILITANTE, EL GRAN MAL DE LA FIESTA Y ESTAMOS MÁS CERCANOS AL TALIBANISMO QUE A LA CRÍTICA RAZONADA Y RAZONABLE”. Por eso nuestras críticas, “POBRES DE ARGUMENTACIÓN, NO HACEN PUPA, LA QUE LO HACE ES LA QUE TE DESNUDA CON LA VERDAD”.
En los toros -no me gusta llamarle Fiesta- no hay más que una verdad: un toro-toro y un torero-torero y los días que se da esto en la plaza -pocos, pero alguno- estos talibanes son los primeros en loar la grandeza del toreo.
La ética y la categoría del aficionado no se mide por poner a todos los taurinos bajo permanente sospecha, de acuerdo, pero la ética y la categoría del taurino, sí se mide por lo que ocurre en el ruedo y, la del cronista (en este caso no crítico), por lo que cuenta al día siguiente en el periódico.
Que cada palo aguante su vela y estos aficionados de protagonismo basado en el negativismo radical obsesivo, dejarán de tocar los cataplines.
Lupimon

Enrique Martín dijo...

Lupimon:
Amén. Y aunque no te lo creas, yo sólo hablo de fiesta cuando escribo, y hasta ahora no lo había hecho nunca. Pero creo que lo llamemos como lo llamemeos, todos, o casi todos, sabemos de que hablamos. Aunque como en todo, parece que cada uno tenemos una idea en la cabeza y luego nos vamos juntando según sea ésta. Unos son de la tribu de los "grandiosos", otros de los del "olé olé" y hasta los "talibanes pesimistas". Y como decía el Gallo "Es que hay gente pa' to?