viernes, 4 de noviembre de 2011

Fandiño la has “cagao”, pero muchas gracias



Señores, en cuanto tengan ocasión, vayan a ver a Iván Fandiño, que no es que haya anunciado ni su retirada, ni que se vaya a inmolar realizando la suerte suprema. Pero leyendo sus declaraciones que me permito rescatar desde “El Retoñal”, se podría afirmar que está muy cerca de un sacrificio profesional dentro de los despachos. Si no era suficientemente molesto para los mandones el tener tirándoles de la gabardina a un tío que se enfrenta al toro de verdad, que basa su toreo en la verdad, en cruzarse, en cargar la suerte, en no dar ni un paso atrás y en la pureza y decisión al entrar a matar, ahora va y dice lo que todo el mundo está pensando. Tales palabras han sido las que siguen:

“Creo que al final todo camina en torno a los intereses personales. Cada sector, cada colectivo, busca lo mejor para si mismo, busca lo que mejor le puede convenir, y en definitiva nos estamos olvidando de lo verdaderamente importante, de hacia dónde camina la Fiesta, hacia dónde camina esta profesión. Más allá de reuniones y uniones de unos y de otros, creo que lo que hay que plantear es una Unión de Aficionados que se pregunte cómo plantearse la Fiesta y que la beneficie y ayude en estos momentos tan complicados”.
Y como corresponde a un torero, solo le falto decir “ahí queda eso. Pues sí señor, sí señor Fandiño, en unas líneas ha plasmado con toda claridad cual es el principal mal de la Fiesta, que cada uno va a lo suyo y lo fundamental les importa un pito. Una vez más se ha cruzado, ha adelantado la muleta y ha cargado la suerte, pero que tenga cuidado, porque este toro es bastante menos claro, más peligroso y con un peligro sordo que le puede costar muy caro. Detrás de unas sonrisas y manifestaciones de que “todos somos compañeros”, se puede esconder un marrajo “pregonao” y traicionero.

Si las cosas fueran como deben, después de estas manifestaciones de Iván Fandiño solo cabrían dos reacciones lógicas. Una, que los taurinos le exigieran explicaciones públicas y que le permitieran darlas cara a cara, por si fuera necesario aclarar algún detalle; o en su defecto, que más de uno, de dos, de tres o de una docena de taurinos se marcharan con las orejas gachas, dejando paso a otros que vengan para trabajar a favor de la Fiesta. Pero me temo que la lógica saltará por los aires y que Fandiño recibirá como pago el desprecio y aislamiento por parte de los que manejan todo esto. Lo mismo la temporada que viene hay que hacer una colecta para comprar unos toros y ver juntos al vasco y a Diego Urdiales. Si el primero ya molestaba por su forma de entender el toreo, ahora puede que algunos lo hayan convertido en enemigo.

Como decía la canción, no es que sea dura la verdad, lo que pasa es que no tiene remedio. Una realidad grosera y malencarada en la que lo que prima son los intereses particulares antes que el bien común. ¿Qué nos importa que la Fiesta se acabe desintegrando o reduciéndose a una atracción turística para japoneses con inquietudes antropológicas? Esto se ha convertido en un coge el dinero y corre.


Lo que no se puede hacer ahora es dejar a Fandiño solo ante esos ogros llenos de poder que son los que dicen “tú si, tú no”. Hacía mucho que nadie del mundo del toro se manifestaba a favor del aficionado, teniéndolo en cuenta como parte de la solución y no como el problema, que es lo habitual. Al fin un torero cree que hay que tener en cuenta lo que piensa aquel que paga, el que mantiene todo esto. Por eso hay que decirle al bueno de Iván Fandiño que la ha “cacao”, aunque se lo agradecemos en el alma y que todos sus “deslices” sigan en esta buena dirección. Ahora sí que me creo yo eso de que se torea como se es y el vasco torea, antes que nada, con la verdad por delante.

10 comentarios:

MARIN dijo...

Pues dime donde hay que ingresar el dinero de la colecta para ver a Fandiño y Urdiales juntos, que voy a ser el primero en ingresar mis euros.

¿A cuantas figuras del toreo hemos oido hablar de su preocupación por la opinión del aficionado? Excepto al vasco... a ninguno. Les habremos oido hablar de su preocupación por la fiesta, SU FIESTA. Y creeme Enrique que hablar así me cuesta una barbaridad, es como pegarle ostias a tu mejor amigo, pero es así. A ninguno les interesa lo que pueda quedar de esto dentro de veinte años.

Yo me sigo quedando con la minoria Enrique, aquellos a los que sus padres les llevaban de pequeños a los toros, los que exigen toros con atributos de toros, tios que se juegan la vida mas de verdad que otros cada tarde, los que van con la muleta adelantada y la pata pa´lante como bien dices. ¿que somos minoria? pues si, pero bendita seas.

Un abrazo.

Enrique Martín dijo...

Marín:
Para mí esta es la visión de alguien con afición y que, como bien dices, ve mucho más allá de quince o veinte años. Eso sí, para pensar en el gusto del aficionado, con las exigencias propias de éste, hay que tener dos narices. Sobretodo con lo fácil que es ahora ponerse en la parte cómoda. Y será una minoría, pero al final es la que mantendrá esto por más tiempo.
Un saludo

lesaqueño dijo...

por eso se hace muy necesario,
UN SEGUNDO CIRCUITO YA!!!!!cada uno es muy libre de hacer lo que quiera, pero siempre respetando las tradiciones y la cultura.
MAXIME cuando se trata de nuestra mayor manifestacion cultural, LA TAUROMAQUIA.
no me quiero extenter. pero bueno, lo dicho tantas veces, CARGARNOS LA CABAÑA BRAVA Y LA AUTENTICIDAD DE LOS RITOS Y LAS SUERTES DEL TOREO POR UN PUÑADO DE "MANDONES" DEL TOREO,
DESDE LUEGO QUE NO TIENE UN PASE.

si quieren torear lo que quieran que lo hagan, si su deseo es torear novillos que lo hagan, si no son en puntas, que lo hagan.
PERO NO EN UNA PLAZA DE TOROS COBRANDO ENTRADAS Y VESTIDOS DE LUCES, Y SI LO HACEN QUE LO PONGAN EN LOS CARTELES.
NO HAY PORQUE ESTAR ENGAÑANDO CONSTANTEMENTE A LA GENTE POR NORMA. YA ESTA BIEN.
esto lo haria extensivo tambien para EL IBERICO Y PARA LA CAZA.
NOS LO ESTAMOS CARGANDO MISERABLEMENTE.

REPITO, SEGUNDO CIRCUITO YA.

Y QUE CADA CUAL QUE VAYA A DONDE LE VENGA EN GANA. PERO NO CONFUNDAMOS.

salu2 del saltillo pequeño.

una cosa, lo de fandiño.
ES ESTE PAIS YA SE ES UN RARO PORQUE A ALGUIEN LE GUSTA HACER BIEN SU PROFESION Y SATISFACER A SUS CLIENTES PRINCIPALES,
EN ESTE CASO LOS DEL TENDIDO, sin especificar tipos, no procede.

Enrique Martín dijo...

Lesaqueño:
Lo de Fandiño creo que nos daremos cuenta de las consecuencias según vaya pasando el tiempo.
Según iba escribiendo la entrada, a cada renglón se me hacía más evidente ese segundo sircuito y que el que se quiera dejar engañar, pues que se deje, pero que no nos quieran hacer comulgar a los demás con ruedas de molino.
Un saludo y gracias por la visita.

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique:
Fandiño…. Ese gran desconocido en la feria de Bilbao, Aste Nagusia 2.007, que en su segundo toro se tiró a matar sin muleta…ese Fandiño que me hizo volver a creer en el toreo puro, sin estilismos, sin concesiones, sin aspavientos de cara a la galería….
Pues Enrique, soy de los que piensa que Fandiño ha vuelto a dar un paso adelante a favor de la fiesta, y soy de los que cree ciegamente que Fandiño va a marcar una línea entre lo “torero” y el triunfalismo.
Soy de los que piensa que sus declaraciones van a venir bien a la fiesta y le pueden aportar algo positivo
De las pocas veces que he tenido la oportunidad de hablar con Iván, él me ha comentado que tiene claro lo que quiere, donde va, y cuál es su propósito.
Un abrazo.

Juanito dijo...

Enrique creo que Fandiño es un TORERO integro y valiente en todos los sentidos, "SER O NO SER"......

Enrique Martín dijo...

Diego:
Yo solo espero que no le dejen solo y que no se lo quieran hacer pagar de mala manera. Sería injusto que le castigaran por decir la verdad y por ser tan coherente con la Fiesta
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Juanito:
Pues yo creo que es mucho más valiente fuera que en el ruedo, que ya es decir. En el ruedo se juega la cornada y la vida y fuera que se la amarguen. Un olé muy grande para él.
Un saludo

Iván dijo...

FANDIÑO es TORERO
FANDIÑO es AFICIONADO
Así en mayúscula!
Creo que está todo dicho.
EXCELENTE entrada Enrique!!!
Un abrazo!

Enrique Martín dijo...

Iván:
Es que una de las mayores diferencias es esa, que es aficionado, no solo un "profesional". Que bueno el que aún queden aficionados ¿verdad?
Un saludo