miércoles, 22 de julio de 2015

Señor Perera, no podemos con su triunfalismo

¿Les parece elegante y torero? Pues entonces no es Perera


Don Miguel Ángel Perera, desde hace mucho tiempo a algunos nos parece que está usted empeñado en conseguir unas estadísticas de leyenda, de eso de ocho mil rabos, cuatro mil indultos y millón y medio de orejas. Pero lo malo es que por las vías habituales no parece que vaya a alcanzar las cifras a las que aspira, ni en cien vidas que viviera atormentando y perpetrando su vulgaridad contra el buen gusto torero. No podemos con tanto muermo, ni podemos con tanta soberbia, ni podemos con ese castigo que usted mismo nos impone de su propio toreo. Qué curioso, nunca pensé que un torero que se supone que quiere deleitar con su toreo, acabe utilizándolo como castigo. ¿Tan malo, dañino e insoportable lo considera usted? Usted cree que los aficionados no podemos protestarle su monotonía taurina, que no podemos pedirle que pase a los toros con verdad y poder, no podemos pedirle que no tire de bajonazo para asegurar los despojos y cuando pinta en bastos, usted le echa la culpa a Podemos. Hombre, no seré yo quién les presente como candidatos a ser patrón de los toreros, pero antes de echarle cuenta a su ignorancia taurina, apelo a la suya, o perdón, que me he explicado mal, quiero decir que apelo a que usted sabrá entender lo que el aficionado le pide, porque como no sea así, entonces sí que “Podemos” y vámonos.

¿Cree usted que podemos con más triunfalismo, con la única causa de engordar sus gloriosas estadísticas y su desmedido ego? Pues vaya que no ha habido suficiente triunfalismo en los últimos tiempos en las Ventas, tanto, que ni Plaza de Madrid se le puede llamar, con eso no podemos. El año anterior se erigió en triunfador, no sin triunfalismos, como a usted le gusta, de la feria del santo y este, un año de extremado triunfalismo, ha pasado desapercibido. Pues ya es mala pata que en medio de esa locura verbenera no haya sido capaz de impresionar ni a los isidros que con tanta benevolencia visitaban el coso de la calle de Alcalá. No me diga que aún necesita más triunfalismo, porque dudo que se pueda ir más allá, no podemos. “Jínchese” usted a recoger despojos por el mundo, incluso hasta podemos organizarle juergas privadas para que los triunfos de le apelotonen. Anda que no tiene usted incondicionales triunfalistas que le jalean hasta esos desplantes soberbios al respetable, que ya puede tirarse veinte minutos pegando trapazos sin sustancia, que aún después de un bajonazo, sacan los moqueros a pasear para darle gusto a su ego, al de usted.


Pero no se equivoque, que aunque alcance esos números supersónicos a los que aspira, eso no le garantiza el pasar a la historia, ni mucho menos el convertirse en leyenda. Hace unos días un grandísimo aficionado de Linares, del que no doy el nombre por no saber si su modestia, la de mi amigo, le haría sentirse a gusto, me decía algo lleno de sentido que desmantela cualquier teoría triunfalista. Este sabio del toreo me decía que los toreros pasan  a convertirse en leyenda y a ser parte de la historia porque los aficionados les mantienen vivos años y años después de su retirada e incluso mucho después de haberse cortado la coleta en esta vida. No voy a enumerar a tantos y tantos matadores de toros que todavía se mantienen en activo en la mente de los aficionados, sin que nadie recuerde ya ni Puertas Grandes, ni orejas, ni triunfos; el aficionado simplemente recuerda el toreo, el puro, ese que enamora a los que usted llama puristas y que ya pueden caer rayos del cielo, que no conseguirá que se les borre de la memoria el día en que vieron torear a fulanito o menganito. Dese cuenta de la diferencia, la feria de Madrid paso hace un par de meses y de lo que usted hizo solo recuerdo sus retorcimientos, esa forma descarada de esconder la pierna de salida, su toreo ventajista abusando del pico y su cara de pocos amigos, porque el triunfalismo no llegaba a las cotas que usted necesitaba para poder cortar un despojo. ¿De todo esto tiene la culpa “Podemos”? Le veo muy preocupado con este partido, del que me reservo la opinión, pues no viene al caso, y, como buen taurino, se desentiende de lo pasa en el ruedo. Es más, si ve como un novillo sangra por los pitones mientras su compañero López Escobar pone caras y posturas, seguro que se derrite de gusto. ¿No se ha parado a pensar que la mejor forma de contraatacar contra las tesis de Podemos es hacer que aparezca el toro? Que por otro lado, más parece que le preocupa su negocio, que no la Fiesta de los toros, pues Podemos es solo una parte de las huestes antitaurinas que están emboscadas esperando el momento para hincar el diente a este espectáculo. Pero no, a usted, como a mucho manipulador interesado, solo le preocupan los violetas. Que si quiere tarea, tiene de sobra, empezando por partidos con más recorrido, como son IU, que se empeña en mantener esa falsa postura progresista que les obliga a denostar los Toros; decídase a ver si logra espabilar de una vez al PSOE, que está entre ser progresista, querer agradar a todo el mundo, no molestar a nadie y decidirse por algo concreto aunque solo sea una vez; pero no se crea que ya descansaría, que al PP le podría exigir medidas reales, no poses ineficaces, ni declaraciones que no van a ningún sitio, hasta podría pedirle explicaciones por haber permitido la degradación que ha sufrido la Plaza de las ventas de Madrid. Aunque no creo que usted vaya a censurar su gestión, pues tanto usted, como muchos como usted, son los directamente beneficiados con tanto desbarajuste, triunfalismo, poca exigencia y la incesante expulsión de la afición de Madrid, los puristas. Seguro que no llegará a entender jamás los argumentos de los que ya se han marchado, pero ya le digo yo a usted que tal y como va esto, no podemos con su triunfalismo.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Sr Martín, acertadísimo artículo el suyo.

Cuando Miguel Ángel Perera, dice: “A mí como torero no me va a venir nadie de la calle a decirme lo que es amar a un animal”. Yo tengo que decirle al señor Perera, que a mí como aficionado no me va a venir ningún torero “por muy emparentado a una dinastía taurina, y por mucho que tenga como seguidora a una nieta de Franco, lo que es amar la pureza de la fiesta de los toros”.

Recientemente por encontrarme disfrutando de unos días de vacaciones por la maravillosa y encantadora ciudad de Almería, me acerque a Roquetas de Mar, y presencie in situ lo que allí aconteció. NADA tiene que ver con ciertos titulares como han quedado escritos con la firma de ilustres (así lo piensa ellos) de la crítica taurina, como decir “En Roquetas de Mar: Magisterio de Ponce y resurrección del mejor Perera” o “La tarde de ayer de Perera en Roquetas fue quizá la mejor con mucho de las que lleva sumadas esta temporada”. ¿Pero y de los toros de Alcurrucén quien habla?...

El señor Perera, refiriéndose a cómo está el mundo del toro ahora mismo, dice: “Soy optimista. Hemos pasado años complicados que nos ha pasado factura a todos, pero veo otro aire, otra alegría. El mundo del toro no es un oasis en medio del desierto en todos estos años de dificultad que ha pasado nuestro país. Pero este año, los escasos meses que aún llevamos de temporada, he notado otro tono. Por eso pienso que mientras haya gente interesada en la fiesta, haya toreros y ganaderos, seguirá vivo todo esto”.

El triunfalismo de Miguel Ángel Perera, es tan parecido al del PP, con los datos que saldrá este jueves de la Encuesta de Población Activa (EPA), y que seguro que hablará de bajada del paro.
Pero toda la lacra del tipo de empleo precario que se está creando “se va a mantener”, tal y como se está manteniendo la precariedad en el mundo del toro, desde mucho antes de llegar PODEMOS, y es que si pudiéramos quitar de un plumazo a toda la corte celestial de “vividores sin escrúpulos” como las figuritas actuales del escalafón, que salvo en rarísimas excepciones están toreando toritos de chichinabo.

Hay un TORERO que si no copia los “abusos” los aficionados pondrá su nombre con mayúscula, que es ALBERTO LÓPEZ SIMÓN.

Daniel Cuesta





Anónimo dijo...

Buenas tardes señor MArtin. mire usted que a mi el triunfalismo de Perera me da igual. Yo, con lo que no puedo, es con su ortopedico destoreo, y aunque sufriera de falta de sicomotricidad de niño, igual me da. Al margen, de que me parce un payaso arrogante y un perfecto gilipollas. Yo como no se lo que es el rollo ese pogre que tanto oigo a los de la capital, soy bastante arcaico y me gusta el G-Funk, lo tiraria al pilon, al Perera, al ortopedico destoreador.
un saludo.
Kaparra

Anónimo dijo...

Sr Martín, acertadísimo artículo el suyo.

Cuando Miguel Ángel Perera, dice: “A mí como torero no me va a venir nadie de la calle a decirme lo que es amar a un animal”. Yo tengo que decirle al señor Perera, que a mí como aficionado no me va a venir ningún torero “por muy emparentado a una dinastía taurina, y por mucho que tenga como seguidora a una nieta de Franco, lo que es amar la pureza de la fiesta de los toros”.

Recientemente por encontrarme disfrutando de unos días de vacaciones por la maravillosa y encantadora ciudad de Almería, me acerque a Roquetas de Mar, y presencie in situ lo que allí aconteció. NADA tiene que ver con ciertos titulares como han quedado escritos con la firma de ilustres (así lo piensa ellos) de la crítica taurina, como decir “En Roquetas de Mar: Magisterio de Ponce y resurrección del mejor Perera” o “La tarde de ayer de Perera en Roquetas fue quizá la mejor con mucho de las que lleva sumadas esta temporada”. ¿Pero y de los toros de Alcurrucén quien habla?...

El señor Perera, refiriéndose a cómo está el mundo del toro ahora mismo, dice: “Soy optimista. Hemos pasado años complicados que nos ha pasado factura a todos, pero veo otro aire, otra alegría. El mundo del toro no es un oasis en medio del desierto en todos estos años de dificultad que ha pasado nuestro país. Pero este año, los escasos meses que aún llevamos de temporada, he notado otro tono. Por eso pienso que mientras haya gente interesada en la fiesta, haya toreros y ganaderos, seguirá vivo todo esto”.

El triunfalismo de Miguel Ángel Perera, es tan parecido al del PP, con los datos que saldrá este jueves de la Encuesta de Población Activa (EPA), y que seguro que hablará de bajada del paro.
Pero toda la lacra del tipo de empleo precario que se está creando “se va a mantener”, tal y como se está manteniendo la precariedad en el mundo del toro, desde mucho antes de llegar PODEMOS, y es que si pudiéramos quitar de un plumazo a toda la corte celestial de “vividores sin escrúpulos” como las figuritas actuales del escalafón, que salvo en rarísimas excepciones están toreando toritos de chichinabo.

Hay un TORERO que si no copia los “abusos” los aficionados pondrá su nombre con mayúscula, que es ALBERTO LÓPEZ SIMÓN.

Daniel Cuesta





Isa Molina dijo...

La fiesta ya no aguanta ni un ápice más de triunfalismo. Lo que hace falta en la fiesta de los toros es más vergüenza torera, pero yo no la espero de estas figuras. Yo respeto a todo aquel que se viste de luces, pero de eso a tener que aplaudir la vulgaridad, faenas de doscientos pases ante un toro colaborador hay un mundo.

Pedazo de artículo Enrique. Saludos.

Anónimo dijo...

Si no hay comentarios despues de tres días es porque lo dicho en esta ocasión por Enrique Martín no interesa.

Víctor Idígoras

Enrique Martín dijo...

Daniel Cuesta:
Ni un punto quito, ni pongo. A medida que leía su comentario me iba encampanando, imagino que igual que usted lo hacía al escribirlo, porque es leer o escuchar lo que dicen estos taurinos vividores sin ecrúpulos de esto, como tan ecertadademente califica, que uno se pone del revés. Leía esa visión optimista de la situación y e ha dado la respuesta en el párrafo siguiente. Estaba leyendo las directrices del partido que manda o las palabras de un torero. Pero siempre viene bien tener a Podemos, a los antis o al Summsum Corda, para echarle la culpa.
Muchas gracias por esta aporación tan edida, acertada e interesante. Pero de verdad, sin lugar a bormas. Muchas gracias, un saludo

Enrique Martín dijo...

Kaparra:
No puedo estar de acuerdo con lo del pilón, pero no será que no lo pide el cuerpo. Que después de todo, encima haya que aguantar estas ocurrencias interesadas de este señor que no hace ningún bien a la Fiesta y que encia parece exigirnos colaboración en eso de enterrarla y muy hondo.
Un abrazo y por lo de arcaico, casi mejor que las finezas cínicas e interesadas de estos superficiales aprovechados. A ver si vamos a ser más los arcáicos de lo que nos pensamos.

Enrique Martín dijo...

Daniel:
Quizá al ni ver publicado su comentario pensó que había un error. No es más que las vacaciones, que no siempre se encuentra la vía de poder atenender a los que tanto ayudan con su opinión. Muchas gracias por su interés. Si se hubiera perdido su comentario, habríamos perdido una opinión muy interesante.
Gracias de nuevo

Enrique Martín dijo...

ISa:
Va a resultar que la monotonía es lo "gueno", que la vulgaridad lo mejor y que estos juntapases son figuras del toreo. Pues que sigan pensando olo que quieran,pero a nisotros que nos dejen opinar lo que nos dé la gana.
Un beso y gracias por la visita

Enrique Martín dijo...

Señor Idígoras:
No voy a discutir sobre el interés de lo escrito por Enrique Martín en esta ocasión, pero a veces hay otras circunstancias que impeden estar al tanto. Eso sí, muchas gracias por estar tan al tanto de lo que ocurre en este espacio y de llevar los tiempos de ausencias y presencias, así como los comentarios o falta de ellos.

Antonio Fernandez Box dijo...

Enrique, suscribo totalmente tu comentario y añadiría que los toreros tienen que hablar en la plaza (com dijo José Tomás) y dejarse de tantas entrevistas y politiqueo barato, pues todo esto lo podía haber dejado solucionado el PP con la tramitación de la ILP que se presentó, declarando los Toros Bien cultural con caracter Estatal, pero como los politicos solo piensan en los votos, se sirven de estos temas para agitar los fantasmas y prometer cosas que de4spués no cumplen.
Saludos y buenas vacaciones.

Anónimo dijo...

Con el respeto que me merece todo comentario, tengo que criticar “en parte” el escrito por Kaparra. Entre personas educadas y con un poquito de SABER ESTAR, sobra lo de payaso y gilipollas.
Una vez dicho esto, entro en el meollo de la cuestión para subrayar que la Peña Cultural Taurina de Roquetas de Mar, ha determinado en votación entre sus socios conceder el premio a la mejor faena de la Feria de Santa Ana 2015 al diestro Sebastián Castella.
Esto deja bastante al descubierto al señor Perera y su triunfalismo.

Termino con una anécdota que ocurrió cuando después de preguntarle a una persona sobre sus gustos personales, a este no le gustaba lo que habitualmente suele ser preferencia de la mayoría, como el fútbol, los toros o algún deporte determinado. Al final confiesa lo que más le divierte, y afirma que es el “circo”. Sorprendido el preguntador, le reincide a preguntarle si es por los “pollazos”, y responde, “dirá usted los payasos”, NO me refiero a los pollazos que le ponen en la cola mientras saca la entrada.
Perdone la espontaneidad de la segunda parte del comentario, pero me vino a leer la palabra “payaso”.

Atentamente
Simón Castellanos

eltentadero.es dijo...

Buenas tardes Enrique,

Como te puedes imaginar no me hace mucha gracia darte la razón, por ya saber mi humilde opinión.... pero como esto siga así no tendré otra opción que dártela de manera indefinida y antes de leerte.

Un abrazo y espero pases un buen verano.

Enrique Martín dijo...

Antonio:
La política es buena y necesaria, pero como todo, aplicada cómo y dónde se debe, algo que no es lo habitual y que si se da, es lo excepcional. Eso sí, es el arma perfecta para que unos y otros mareen la perdiz, que si blanco, que si negro, que sí, que no, que caiga un chaparrón. Y la conclusión es que desconfiamos de los políticos, que a todo lo más que llegan es a hacer declaraciones rimbombantes, pero medidas eficaces, cero. Y no tienen ninguno nada que echarse en cara. El PSOE en su momento abrió la puerta de la degradación más desastrosa, el PP, pone caras, quiere convencernos de su defensa a ultranza de la Fiesta, pero no duda en dinamitar la plaza de Madrid y lo que nadie ve ahora, es que si nos hubiesen dado los Juegos Olímpicos, igual ya no habría toros en Madrid, o al menos no en las circunstancias actuales, aparte de haber pasado un mínimo de dos años sin toros. ¿Y cuál es peor? Pues ponen tanto empeño en ser la negación, que se hace difícil elegir. Si quisieran defender esto de verdad, quizá haciendo política se habrá planteado la cosa de otra forma.
Un saludo y gracias por la visita y tus buenos deseos

Enrique Martín dijo...

Simón Castellanos:
El señor Perera anda a lo suyo desde hace mucho tiempo, centrado en su ombligo, mientras hasta en eso de la vulgaridad le pasan por la derecha y la izquierda. Puede tener muchas virtudes, cosa que no niego, pero entre ellas parece que no está el espíritu de superación, ni el luchar contra las adversidades. Él se sienta en el suelo y se pone a llorar como un bebé exigiendo que le den todos los caprichos, sin tan siquiera pensar en ponerse en pie para coger él mismo el biberón.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

El Tentadero:
Pues eso es lo malo y lo que menos deseo, el tener razón en situaciones como estas. De verdad que me encantaría quitarme esa razón a mi mismo, pero...
Un abrazo y gracias por tus deseos

Anónimo dijo...

Madrid 6 de junio de 2004: “PERERA, EN SON DE FIGURA” Por Alfonso Santiago.
Casi para poner broche a su carrera como novillero, Miguel Ángel Perera se anunció en Madrid unos días antes de tomar la alternativa. En este debut, previsto en un principio para el día 24 de mayo, pero aplazado por lluvia para este 6 de junio, obtiene un gran éxito al cortar tres orejas a un encierro de El Ventorrillo. Este triunfo le pone en primer plano de la actualidad. Actúa con Morenito de Aranda e Ismael López.

Valladolid 6 de septiembre de 2005: “LA VERDAD DE PERERA” Por Alfonso Santiago.

Murcia 15 de septiembre de 2005: “EL MEJOR ESPECTÁCULO DEL MUNDO” Por Manolo Guillén.

Madrid 8 de octubre de 2005: “TARDE DE HÉROES” Por José Luis Ramón.

Valencia 18 de marzo de 2006: “DUELO DE TITANES” Por José Luis Ramón.

Palencia 30 de agosto de 2006: “TARDE HISTÓRICA EN LOS CAMPOS GÓTICOS” Por Julio Cayón.

Madrid 7 de octubre de 2006: “PERERA O LA COLUMNA DE HIELO” Por Alfonso de Santiago.

Quito 4 de diciembre de 2006: “LA ROTUNDA RESPUESTA DE PERERA” Por Paco Aguado.

Albacete 11 de septiembre de 2007: “PERERA, UN TORERAZO” Por Luis Miguel Parrado.

Nímes 15 de septiembre de 2007: “PERERA, EN FIGURÓN” Por Antonio Arévalo.

Aguascalientes 2 de mayo 2008: “PERERA CUAJA UNA FAENA HISTÓRICA” Por José Carlos Arévalo.

Pamplona 9 de julio de 2008: “PERERA CRUJE PAMPLONA” Por Alberto Ruiz.

Bilbao 18 de agosto de 2008: “PERERA PEGA PRIMERO” Por Paco Aguado.

Cuenca 24 de agosto de 2008: “UNA TARDE PARA RECORDAR” Por José Carlos Arévalo.
En esta tarde de agosto Miguel Ángel Perera toreó por primera vez en su carrera con José Tomás. Un duelo ansiado por los aficionados, que levantó una tremenda expectación y que llenó hasta la bandera la plaza de Cuenca. El extremeño prosiguió con su marcha triunfal cortando cuatro orejas. Tres paseó el de Galapagar, que resulto herido, y otras tres Finito de Córdoba, que abrió cartel.

Madrid 3 de octubre de 2008: “LECCIÓN DE HOMBRÍA Y TOREO DE PERERA” Por José Luis Ramón.
Corrida histórica. Por el gesto de permanecer en el ruedo herido de mucha gravedad, pero también por el toreo que fue capaz de hacer a los cinco toros que lidió en una tarde de máxima responsabilidad, en la que asumió sin necesidad de ello el reto de enfrentarse a seis toros en solitario. El frío y el viento fueron malos aliados en la corrida de mayor compromiso de su carrera. Tarde épica, memorable.

México 25 de enero de 2009: “CLAMOROSA CONFIRMACIÓN DE PERERA” Por Marisol Fragoso.
Después de varios meses de inactividad a consecuencia de la grave cornada de Madrid, que le obligó a suspender la primera parte de su temporada americana, Perera confirmó su alternativa en la Plaza México de manera muy exitosa. Tanto, que le cortó el rabo a un toro de Xajay que pidió de regalo. Antes había paseado una oreja, compartiendo cartel con Manolo Mejía y José Mauricio.

Escribiendo todas estas cosas de un torero se le puede llamar payaso, gilipollas o ponerse en pie para coger el biberón.

Mariano Carracido

Enrique Martín dijo...

Mariano:
Lo que no me negará es que la historia ha cambiado de un extremo al otro. Incluso la actitud del mismo Perera. Hace ya mucho de todo esto y de aquel torero voluntarioso y lleno de pundonor que hacía llegar el miedo a los tendidos, ahora estamos en el que se encara con el público por cometer el imperdonable pecado de aburrirse soberanamente con sus mojigangas ante borregos insultantes. No, no se le puede llamar gilipollas, pero la sensación es esa, que si no le dan el triunfo, aunque no lo haya ganado, se pone a llorar como el bebé que pide el biberón, así es. Que en todos estos años lo más destacable fue el que se pusiera delante de una de Adolfo, que no estuvo mal, pero desde luego que no hizo nada, pero nada sobresaliente. QUizá demasiado poco no solo para una "figura" sino también para un torero.
Un saludo

Anónimo dijo...

Con el máximo respeto que usted me merece tendré que decirle que usted es mucho mejor aficionado que lo que está demostrando en este artículo o post titulado “Señor Perera, no podemos con su triunfalismo”.

Sr Martín, soy algo aficionado y no he sido ni soy simpatizante de ningún torero, simple y llanamente soy y he sido de aquel torero que me a emocionado valorando su toreo dependiendo del toro que tenga delante, es por eso que tengo que estar de acuerdo con usted cuado dice en la réplica de mi comentario “público por cometer el imperdonable pecado de aburrirse soberanamente con sus mojigangas ante borregos insultantes”. Dicho esto, creo que si tan buen aficionado es usted, también estará de acuerdo conmigo en pensar que “sus mojigangas ante borregos insultantes” son los que torean Enrique Ponce, Morante de la Puebla, El Juli, José María Manzanare y compañía. Y no digamos nada del José Tomás desde su reaparición en Barcelona en junio de 2007.

Si tan comedido se pone usted con el llanto ante el biberón, no diga “se pone a llorar como el bebé que pide el biberón”, un bebe nunca pide el biberón porque a esa edad no saben hablar.

Atentamente le saluda
Mariano Carracido

Enrique Martín dijo...

Mariano:
Estábamos hablando de Perera y no de los demás, del resto creo que ya he opinado en muchas ocasiones y cuando se tercie, lo volveré a hacer, no le quepa duda. Eso sí, nunca me he considerado tan buen aficionado, ni se me pasa por la cabeza. Es más, los que así se autocalifican me despiertan bastante desconfianza, pero eso da lo mismo. Lo que yo me considere o deje de considerar, aquí no aporta demasiado. ¿No cree? Y si se va a enredar con lo del biberón, lo apartamos y santas pascuas, que tampoco quiero yo provocar disloques en el personal. Que ya son ganas de sacar punta si se dice así o de la otra manera.
Un saludo

Antonio Fernandez Box dijo...

Buenas tardes, queria reaponder al al comentario del Sr. Mariano Carracido, en el sentido de que para mí en la vida en general y en el Toreo en particular las comparaciones son odiosas.
Al igual que Enrique solo soy un aspirante aficionado, pues como él desconfio de los que se autocalifican buenos aficionados,y sobre todo me gusta echar la pata palante en cuanto a mis preferencias, no ya de un Torero en concreto sino de un concepto del Toreo. Mi concepto es el que ejecuta el toreo con verdad(sin ventajas), naturalidad(sin retorcimientos, ni aspavientos al público), pero sobre todo con entrega, que es lo que dá la emoción a lo que acontece en el ruedo.
Dicho todo esto, le diré que no es justo(según mi punto de vista),comparar a Perera con Jose Tomás, pues en el tema del ganado al que Vd. se refiere,nunca ha toreado en plazas de terecera en las que los borregos insultantes pasan directamente a ser cabras con cuernos, aparte de quitarle a los que empiezan oportunidad de torear, no considero lógica esta actitud de una figura del toreo.
Por otra parte, y bajo el tema que nos ocupa, nunca he visto a Jose Tomás quejarse de que no le hayan dado una oreja, entre otras cosas porque no hace declaraciones (él es partidario de hablar en la plaza y no fuera).
Por todos estos motivos creo injusta su comparativa, aunque no me creo con la razón porque como verá en mi comentario soy muy subjetivo.
Saludos.

Enrique Martín dijo...

Antonio:
No es que no sea partidario de las comparaciones, aunque siempre hay que tener mucho cuidado con ellas, es muy fácil caer en los errores que usted apunta y en poner en el mismo plano situaciones muy diferentes. Y precisamente en este caso, creo que todavía tiene menos lugar cualquier referencia a otros toreros, pues cuando el señor Perera manifestó lo que manifestó, no lo hacía ni respondiendo, ni haciendo referencia a ningún otro compañero, él solito se metió en este berenjemal.
Un saludo y enhorabuena por considerarse un simple aspirante, siempre hay que aspirar a más y no conformarse mirándose el ombligo. Lo dicho, enhorabuena