martes, 7 de julio de 2015

Vaz Monteiro, encaste único

Un toro único, que no debe ser solo un recuerdo


Lo preocupados que andamos con la pureza de los encastes, lo que se ofenden unos porque se incluyan en las ferias esos tan desacertadamente llamados encastes minoritarios, lo mismo que otros no entienden que no estén presentes. Los antitoro se “jartan” de decir que estos hierros no embisten y que por eso los empresarios, por indicación de las figuras, optan por el borrego tonto; esos sí que embisten o como dicen los modernos, rompen pa’lante, que no es lo mismo. Estos animalejos no son de embestir, igual que los burros no lo hacen cuando persiguen una zanahoria. Desprecian al toro, pero luego se deshacen en rogativas cuando ven que el negocio se les puede ir de las manos, que si la tradición, la cultura, el arte, los puestos de trabajo, la libertad y todo eso que repiten y repiten y repiten, hasta conseguir vaciar de sentido estos argumentos. Si parece que se cortarían un brazo por defender la fiesta. Pero todo eso es mentira. Basta con que se presente una situación real de peligro para el toro, para su integridad o la variedad que siempre ha presidido este mundo, para que se vea su inoperancia, su abulia taurina y el desdén con que se manejan si no hay parné de por medio.

Nos piden unidad, eso tan socorrido de que hay que remar todos en la misma dirección, aunque lo que no dicen es que ellos marcan el rumbo y no piden parecer a los galeotes, que al fin y al cabo son los que van agarrados al leño. Se pasan la vida pidiendo el favor de la administración, pero solo si el beneficio les engorda la saca. Igual que los señores políticos se alinean como defensores a ultranza de la fiesta, sin que esto se traduzca en nada positivo para los toros. Y si quieren un ejemplo de lo que digo, bastará con enjuiciar lo hecho en la Comunidad de Madrid y Ayuntamiento de la capital en las últimas décadas. Lo que venga de aquí en adelante está por ver, pero lo pasado ya lo hemos visto. Aparte que lo que esté por venir o lo que se adivine merecerá un espacio aparte más adelante. A lo que voy es a la situación de absoluta desprotección y abandono en que se encuentra un patrimonio como es la fiesta de los toros, en especial en lo que toca al toro, al animal, a esta especie única, que mientras dure servirá de garante para la conservación de los espacios naturales en los que vive.

Pero por desgracia, este abandono no es algo exclusivo de España, nuestros vecinos portugueses no quieren ser menos y se suman a este abandono al toro de lidia. Imagínense hasta que punto llega este desdén, que puede que estén a punto de ver desaparecer la casta portuguesa y según parece, la administración lusa permanece de brazos cruzados. La ganadería de Vaz Monteiro, que empezó a sonar en esto del toro a mediados del siglo XIX, creada con reses de casta portuguesa, siendo en la actualidad el último refugio de esta sangre, puede perderse de forma definitiva si nadie lo evita. No voy a negar mi amistad con la ganadera, Rita Vaz Cabreira, de la que me siento muy agradecido y satisfecho, pero esta cuestión nada tiene que ver con las relaciones personales.


La cuestión es que por cuestiones de familia, por diferencia de pareceres entre unos y otros, el hierro y la casa de estas reses ha acabado en los tribunales, cuestiones de herencias, de derechos que unos deciden reclamar al cabo de los años y que la ganadera actual, quién lleva años queriendo mantener esto a flote, quiere defender a toda costa. Estas historias siempre son muy delicadas, tanto que es un juez el que debe poner orden, la mayoría de las veces sin dejar a nadie contento, pero claro, mientras los juzgados llevan su ritmo, mientras se estudian concienzudamente los legajos y expedientes, mientras se toman medidas cautelares o no, las vacas y toros  portugueses no están en las condiciones más idóneas y la ganadera no puede hacer otra cosa que ir parcheando e intentando salvar su sueño, sus “meninos”, como ellas llama a sus toros y a sus vacas. Busca fincas donde realojarlos, con el único objetivo de poder conseguir que sigan comiendo y bebiendo a diario. No parece una gran aspiración, qué menos, pero en casos de emergencia alcanzar la supervivencia ya es toda una hazaña. Y mientras, ¿qué hace la administración portuguesa? ¿Qué hacen los demás ganaderos, tanto los de la parte de allá de la raya como los de acá? Pues absolutamente nada. Quizá estén haciendo acopio de excusas para el momento de la defunción definitiva, ensayando palabras de consuelo y de apoyo a la ganadera; a lo mejor hasta organizan un homenaje a la sangre echada a perder. Que eso está muy bien, es justo valorarlo, pero, ¿no se podría hacer un poquito más de lo que se está haciendo ahora que todavía se puede? Aunque sea una medida de urgencia, como podría ser que el Estado o una comisión de ganaderos se hiciera cargo de estas cabezas de ganado, supervisando la situación la autoridad, más que nada por evitar posibles manipulaciones con el ganado que pudieran perjudicar los intereses de los propietarios que en su momento decida el juez. Pero esto no se puede dejar de la mano de unos funcionarios que no saben de la cría del toro de lidia, ni tienen por qué saberlo, pero estas cosas hay que tenerlas en cuenta. De poco o nada serviría ningún veredicto si ya no hay propiedad que defender, si no hay toros que mantener, ni casta portuguesa que mantener. Que los jueces decidan lo que sea conveniente y justo, pero el proceso en si mismo no puede constituirse en un descalabro monumental. Eso sí, los que tienen capacidad de aportar alguna solución, los que podrían ayudar a salvar este encaste único, seguirán pidiendo para ellos, aunque no para la fiesta. En caso contrario aquí tienen una oportunidad de oro para que siga siendo una realidad eso de Vaz Monteiro, encaste único.

13 comentarios:

MARIN dijo...

Ya sabes que ando perdido Enrique, pero al leer esto se me han caido los palos del sombrajo. Por Dios!! que alguien que pueda y le competa haga algo. Esta ganadera no se merece esto. Ojalá tengamos buenas noticas pronto.

Un abrazo para todos pero en especial para Rita Vaz Cabreira.

Luisa Mtc dijo...

Señor Enrique hay que ser muy patán para decirle a una señora en público que usted tiene una relación personal con ella de la que se siente muy agradecido y satisfecho...pero que broma es esta??
Personalmente veo un abuso de su supuesta posición dominante, una falta de tacto así como un muy mal gusto en el trato para con esta señora especialmente en estas circunstancias personales por las que en este momento atraviesa.
Hagaselo mirar, señor Enrique.

Enrique Martín dijo...

Marín:
Ya sabemos cómo funciona esto, en que el toro como animal, como especie, es el último de la fila. Y si además miramos los que dicen que lo que no embiste no sirve, pues para qué más.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Luisa Mtc:
¿Qué me está contando? Se ofende por confesar una amistad con una señora, que desde luego Rita Vaz Cabreira lo es, porque no hablo de relación, hablo de amistad, que son cosas muy, muy diferentes, no tienen nada que ver. De esto segundo no sería yo el único implicado y debería guardar silencio, pero no es el caso. Yo ya me estoy tratando lo mío, pero si usted ve ofensas, falta de respeto o algo más allá en las palabras que hablan de amistad... ¡Ufff! No quiero decir nada, pero... Aunque ya le digo, soy amigo de Rita Vaz Cabreira y me siento orgulloso de ello, de que ella me tenga entre sus amigos y sobre todo en momentos como los que está pasando ahora mismo. Lo que más me preocupa es esta moda del comentario anónimo, porque Luisa Mtc. poco dice, aunque si pusiera Jacinto Berrueco Roldán tampoco serviría de mucho.Pero allá cada cual en su derecho de preservar el anonimato, aunque eso de acusar escondido, permítame, me recuerda a otras épocas a aquellas de los delatores ocultos. Pero esto también es cosa mía, será algo que también tendré que hacerme mirar. ¿Verdad que sí? Señora Luisa

franmmartin dijo...

Coño Enrique! esta Sra.Luisa apunta cualidades de por lo menos Ministra,porque como detective,juez o como mínimo perceptora de la realidad y la proporción (vulgo sentido común) tendrá que presentarse en Setiembre.¡Manda cojinetes!.
Estas calores es lo que tienen,que nos ponen más inútiles que un cenicero en una moto,para valorar la realidad.

PD. ¿Existirá el femenino de patán? .Si es así , adjudicado a Doña Luisa.

MARIN dijo...

Vaya tela, cuanto colgao suelto por el mundo y cuanto aburrido/da. ¡Mira que acusar la palabra "relación" con otro tipo de cosas!. La que tendría que hacerselo mirar muy seriamente es usted "Luisa". Si la señora Rita Vaz tuvise todas las "relaciones" que muchos tenemos con ella tal y como usted dice...no iba a dar a basto!!!. Hagame caso "Luisa", un tarrito de las pastillitas verdes, una cada ocho horas, no le vendría nada de mal...

Lo dicho Enrique, al manso tablas. Mare mía, donde hemos llegao.

Un abrazo abusón!!!!

Anónimo dijo...

Señor Enrique Martin, reciba usted un cordial saludo. Quisiera si me lo permite hacer alguna puntualización respecto de los "que se escudan en el anonimato"; En primer lugar, le diré que usted se reserva el derecho de permitir cual mensaje se publica y cual no, así es que en su mano está.
Por otro lado, hace días anduvo por aquí un tal de Almeria que hizo varios corta y pega de frases del Quijote y usted le invitó a identificarse...el susodicho se identificó publicando nombre, profesión, provincia de residencia y hasta colocó su e.mail que es mucho más de lo que mayoría han mostrado por aquí; Pues bien, a pesar de que usted se lo agradeció en un principio no cesaron las puyas y los reproches jaleados por usted y por miembros de su cuadrilla, de lo cual extraemos que de nada sirvió dejar el anonimato.
Quizás podríamos convenir que es anónimo todo aquel que incomoda, puesto que si es para echar parabienes y flores no nos andamos con miramientos...
Por ultimo, en el colmo del desatino para despedir con más escarnio al andaluz le endosó usted este párrafo de su puño y letra:
"... o cosas tan poco acertadas y de tanta falta de tacto, como el decirle en público a una señora que ya nos encontraremos en... dónde sea, abusando usted de una posición presuntamente dominante, porque la afectada ni le conoce, ni sabe de usted. Pero ahí deja usted la píldora. Que cada uno puede interpretar como mejor quiera..."
No señor Enrique, para que cada cual pueda interpretar como mejor quiera es mejor no entregar un prejuicio con sentencia firme, no trate usted al publico como a borregos, que para eso ya está la empresa que regenta el destino de Las Ventas de Madrid, la dignidad de las personas no se debería manosear y este comentario creo que fue una demasía, por no decir una impertinencia.
Usted pintó al pardillo almeriense como declarado acosador y abusador ¿¿¿....??? y todo por corresponder a un simple saludo enviado por una señora de Murcia con un guiño a la famosa y conocida Feria del Arroz de Calasparra,(población murciana, vecina de Almeria) un simple comentario que le dio a usted ocasión para volver por Ella y rescatarla con su hermoso caballo blanco, siendo notorio que la aludida no mostró públicamente señales de estar ofendida ( ni motivos tenia ). y siendo así mismo notorio que Ella puede y sabe defenderse por sí misma.
Señor Enrique Martin, no vea usted animadversión en este comentario, simplemente me llamó la atención la inquina con que algunos aquí tratan al que incomoda. ¿ Le suena?

Por cierto y sin que sirva de precedente, permítame felicitarle a usted por el articulo de la ultima entrada, respecto de ser de izquierdas, antitaurino, vegetariano...y aburrido. Me ha parecido muy acertado, redondo y muy pertinente dado la que está cayendo, es solo una opinión.

Fdo. Jacinto Berrueco Roldán (bis)

Enrique Martín dijo...

Franmartín y Marín:
Vamos a dejar a esta señora o a su primo de Almería en paz, porque lo que no quiere es hablar de toros, busca otra cosa, lo cuál es más que evidente y desviar la gresca a otros campos, así que le voy a negar ese capricho. ¿no os parece' Eso sí, la Providencia me impone la penitencia de sacar todo lo que mande, pues luego cacarean que hay censura en este espacio, así que bueno, esperemos nuevas entregas, que esto se anima.
Un abrazo a los dos

Enrique Martín dijo...

Doña Luisa o don Jacintobis:
Tengo la costumbre de contestar a todo aquel que amablemente se pasa por esta grada. Pues bien, contestada/o está.

Gloria cantero martinez dijo...

Enrique:

Callé por respeto a este rincón tan apreciado por aficionados, dónde se puede libremente expresar opiniones, juicios, desafectos, anhelos y demás emociones en torno a esta pasión que tanto nos une incluso hasta la discusión. Nadie aquí se puede sentir censurado cuando de vez en cuando, aparece alguien anónimo pero quizá no tanto o incluso padeciendo esa patología tan conocida últimamente por estos lares y catalogada como "desdoblamiento de personalidad" que hasta se permite indicaciones de tratamiento incluido. Manda... Eso!!.

Y por aquí rondó, arrancándose con frases literarias, ataques infundados y más tarde, sin medir el castigo, pues es bien sabido que quién ofende por primera vez pudiera ser por ignorancia más si persiste en tan ruin empresa es más bien villanía. Y así sucedió que al sentir la puya de la equitativa defensa, salió por pies y aculándose en tablas, lanzó derrotes hasta el aire que pasara por allí.
Dicho esto y en justa correspondencia al trocito de memoria que la ahora tal Luisa Mtc. o Jacinto nosequé Roldán (bis) o el sursuncorda con entretelas, rescata precisamente aprovechando esta entrada tan dolorosa como sentida pues muchos conocemos el mal momento por el que está atravesando nuestra amiga Rita Vaz; te ruego me permitas dar respuesta de nuevo a esas alusiones que vuelven a retomarse, y así:

Decirle al señor de Almería o a la señora de origen desconocido que, en primer lugar, mi silencio no supuso falta de incomodidad con su comentario, es más, efectivamente fue molesto e inapropiado pues desde siempre me enseñaron a no saludar a desconocidos menos aún cuando puedo llegar a sentirme en desigualad de condiciones ante quién sí puede identificarme y sin embargo, oculta su identidad y esto, oiga, aún, que yo sepa, es cosa de dos y dos han de querer. Por cierto, desde luego, no necesito salvadores menos aún cabalgando a lomos de corceles blancos ni de color alguno, prefiero los del Apocalipsis, me son mucho más simpáticos y hasta menos trasnochados que esa tan casposa "redención" que Ud. refiere.
Reciba pues, mi más sentida contrariedad.
A ver ahora con qué letanía se deja Ud. caer o con qué identidad de esas múltiples que gasta tan "ingeniosamente".

¿Hasta más ver o de nuevo y puesto que ya conoce la salida, no nos concederá su tan original y jovial visita?.
Al tiempo pediré tiempo...

Enrique Martín dijo...

Gloria:
Y yo que ya me veía subido en un penco blanco, no cabalgando, sino intentando mantenerme a cuestas a horcajadas, es lo que hay. Ya me veía yo en épicos poemas, pero casi lo prefiero así, que no me manejo yo en eso de la cursilería y blandenguez caballeresca. Creo que ya está todo dicho para quién corresponda, que como dices, bien puede ser un señor de Almería, que una señora que sale en su defensa como si fuera ella misma, pero con unos argumentos que no acabo de pillar. Ya nos enteraremos. Eso sí, no pensé jamás en que por esta gradas se paseara un espectro amenazador.
Un beso

Rita Vaz Cabreira dijo...

Vaya Diós... uno ya no es libre de decir nada. Mil gracias amigo Enrique y mil besos

Rita Vaz Cabreira dijo...

Vaya Diós. Uno ya no sabe por donde que salen unos a ofender opiniones y amistades. Mil gracias Enrique y mil besos