miércoles, 13 de octubre de 2010

Los siete bucaneros toman el mando


El grupo de ineptos malintencionados ya ha conseguido su propósito, despreciando cualquier código ético, demostrando con toda nitidez que a ellos sólo les mueven los suculentos motines, que desprecian a sus compañeros y que eso del toreo, la tauromaquia o como se le quiera llamar, les importa un pito.

Con sus patas de palo, sus parches y sus garfios ocuparon el baluarte del Ministerio del Interior y una vez allí perpetraron su fechoría: señor Ministro, en nombre de toda la piratería y ciscándonos en cualquier incómoda tradición no queremos seguir dependiendo de usted, así que por el bien de todos, olvídese de nosotros y déjenos que nos las apañemos nosotros solos, que ya somos mayorcitos y si alguien se nos desmanda lo sabemos meter en cintura, y si no, lo pasamos por la quilla.

Seguro que cuentan con el apoyo de todos los profesionales y si no es así, el profesional díscolo se tendrá que atener a las consecuencias, aunque que nadie se inquiete, todo se hará con tacto y buen gusto y se hará que parezca un accidente. Ya se habrán cuidado de ir ganando adeptos uno a uno, argumentando sus buenas razones y haciéndoles una oferta que “no podrán rechazar”. Esta es la democracia oligárquica de siete cabecillas que ostentan la fuerza que les otorga la casa a la que pertenecen, esa casta que se puede permitir el lujo de decidir si uno u otro se merecen alternar con ellos o si tal o cual hierro va a verse anunciado en los carteles por delante de ellos; sólo faltan las palabras “SE BUSCA”.

Si algo hay que reconocer a este contubernio es que nos eviten largos debates en los que cada estamento del mundo de los toros exprese su parecer, en el que por supuesto se incluiría al aficionado, así como que la decisión final, el contenido de la petición que se elevaría a la autoridad competente naciera de un proceso limpio, libre y democrático.

¿Alguien es capaz de imaginarse a un torero que pelea los contratos con uñas y dientes, rodeado por sus convincentes compañeros, mientras estos le “descubren” las bondades de su plan? Pues yo sí. De lo que no estoy tan seguro es de su capacidad de previsión a medio y largo plazo, aunque esto tampoco creo que les importe demasiado. Y que a nadie se le ocurra escuchar a esos vejestorios carcamales que ya chochean, como es don Luis Francisco Esplá, como lo es cada vez que habla don Andrés Vázquez Mazariegos, como lo es cada vez que habla de toros don Pepe Luis Vázquez y otros muchos a los que conviene no hacer mucho caso, por bien del tinglado que han montado.

Este grupo de señoritos no sólo son el colectivo más inútil, mentiroso y tramposo de la historia del toreo, sino que además deciden tomar una de las decisiones más importantes desde que Pedro Romero manejaba estoque y muleta. Nunca el toro fue tan poco toro, incluidos los años de los utreros, de la escasez de animales, pero aún siendo pequeños, eran toros. En nuestros días la mayoría del ganado que se lidia en nuestras plazas y casi la totalidad de lo que torean estos siete magníficos, podrá ser grande, chico o mediano, pero su comportamiento dista un mundo de lo que siempre ha sido el toro de lidia. Nunca antes se había institucionalizado la mentira, el fraude y la trampa en el toreo, tal y como lo ejecutan estos autoproclamados campeones del toreo, con la inestimable complicidad de la prensa oficial, de la que se libran cuatro idealistas que aún creen en su fiesta.

Pero seamos generosos y concedamos a cada uno la responsabilidad que tiene en este reparto del botín. No olvidemos la condescendencia y permisividad del gobierno de la nación, quien con tal de no oír berrear a unos niños mal criados, es capaz de dejarles hartarse a pasteles, chuches, pasarse el día jugando con la consola y acostarse a altas horas de la madrugada después de ver Buenafuente hasta el final. Todo con tal de que no hagan ruido.

Los paganos sólo tendremos la opción de abonar nuestra entrada y callar, aunque que piensen que los advenedizos que se han subido recientemente al carro se bajarán con la misma facilidad cuando éste se pase de moda y que el aficionado de verdad, el fetén, igual que deja de ir a la plaza fuera del abono, igual que abandona y cierra blogs, lo mismo que se deja inundar por la molicie y desgana que le anestesia la afición, también puede dejar tirado su abonado conservado durante años y decirles a estos siete filibusteros y a sus pérfidas huestes: “Que os den”.

PD: En estos días estaba pensando cesar mi actividad en el blog durante algún tiempo, pero después de este puyazo no he podido por menos que crecerme al castigo y decirles que el que quiera que venga, que le espero en la boca de riego, dispuesto a la pelea. Y me gustaría tener un recuerdo para Juan Carlos Arteche, el defensa que llegó a ser un estandarte en el Manzanares.

22 comentarios:

Xavier González Fisher dijo...

Pues que me da gusto leer el último párrafo, en el sentido de que sigues tirando pa'lante.

Me daría mucha tristeza el saber que otro compañero de ruta se retira del camino, pero veo que por ahora, decides seguir en la brega.

Así que en la boca de riego te veremos aguantar las embestidas, descompuestas o francas que las situaciones de este complicado mundo te vayan dando.

¡A seguir adelante!

David Campos dijo...

Enrique:

Me sumo a tu recuerdo para un Atlético de pro como Arteche. Descanse en Paz.

De lo otro... que quieres que te diga que tú no sepas. Cada vez que se nos antoje algún capricho, nos reunimos de siete en siete, hablamos con Rubalcaba y... ¡¡conseguido!!

Esto es la puntilla. Al frágil gobierno le viene cojonudamente. Saben de sobra que esto se acaba y es una manera muy diplomática de quitarse el muerto de encima.

Un saludo!

MARIN dijo...

Bueno Enrique, estoy de acuerdo con bastante de lo que dices, quizas en casi todo. Empezando con que los aficionados, los verdaderos "locos" de esto somos los que pagamos las consecuencias... como casi siempre. Ya lo comentaba hace poco en el Retoñal, que ni en interior ni en cultura van a remediar que vuelvan Bastonito, Clavellino o Poleo. Pero ante la prohibición de Cataluña Enrique, y los movimientos antis a los que por parte del gobierno se les ha dado alas, tambien hacia falta que alguien pusiera algo de cordura, y que por lo menos, a los profesionales, se les considere como son, artistas. Y creeme que a lo mejor no estoy hablando de cualquiera de los siete que han ido a los ministerios (que los hay que me gustan), sino de manera general. ¿Acaso no es artista Juan Mora? ¿Acaso no es artista Rafaelillo?. Por lo menos Enrique, lo que para nosotros era desde hace siglos todo un arte, oficialmente pasará a ser Cultura para generaciones venideras. Algo es algo.
Ojalá que como tu bien dices, muchos de estos que lo han pedido oficialmente, consigan enganchar a esas generaciones venideras pero no en los ministerios, sino en la plaza, como esta mandao.
Un saludo Enrique.

Enrique Martín dijo...

Xavier:
Como siempre, gracias por los ánimos, aunque tengo que reconocer que en ese párrafo he sido quizás demasiado pretencioso y me veía más como toro, que como torero. A lo mejor debería haber sido más humilde y conformarme con ser el torero.
Un saludo y seguiremos, pero con muy buena compañía

Enrique Martín dijo...

David:
La cosa es tan sencilla como dices, se confabulan los siete abusones del patio y quien debería poner orden hace mutis. Así nos va. Alguien podría pensar que es una solución, pero que no se equivoquen, no es lo mismo quitarse un problema de encima, que dar una solución.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Marín:
Estoy completamente de acuerdo contigo en que lo que se desarrolla en la plaza es un arte, lo cual no quiere decir que su regulación deba ser ejecutada por el Ministerio del Interior, el de Sanidad, Agricultura, Medio Ambiente hasta el de Cultura, pues es un mundo tan amplio que necesita la intervención de varias disciplinas. Cultura podría intervenir como promoción y defensa de la fiesta, pero para combatir el fraude esta Interior. Un cuadro de Picasso es una obra de arte, pero evitar que sea robado o protegerlo de un ataque vandálico corresponde a las Fuerzas de Seguridad, no a una comisión de especialistas en historia del arte. Creo que ahí está el quiz de la cuestión.
Un saludo y gracias por tus acertadas colaboraciones.

Iván dijo...

Enrique comprendo perfectamente cuando dices que querías "descansar" un tiempo, ya sabes que yo estuve en la misma situación, pero gracias a tí y a otras personas, decidí que no valía la pena y que si esto sirve de algo, es de que como un buen santacoloma, te creces ante el castigo y yo veo que tú lo has hecho a la perfección.
Con mucha bravura, pero como siempre, con mucha VERDAD.
Cuando te leo siempre me surge la misma cuestión.
Si los toreros toreasen con la verdad que escribe Enrique, otro gallo cantaría.
IMPECABLE la entrada.
Saludos y ánimos para que nunca dejes de escribir y si lo haces, aunque sea a mi, me mandas emails...por lo menos.

eltorodelajota dijo...

Enrique, ni se te ocurra pensar en un posible abandono de esta GRada del Seis, siempre que no sea por causa de fuerza mayor.

Esta causa de retiro nunca puede venir de los hechos, que por si mismos, siempre han sido una de las razones por las que muchos, entre ellos tú y yo, abrimos este espacio en la red. En ese caso, las tropleias o fraudes que magistralmente denuncias día a día, habrán ganado la partida.

El paso a Cultura a mi me crea indiferencia total. Después de la Feria del Pilar que estamos padeciendo estoy como para pensar en qué Ministerio vamos a ir a parar. si fuese ese la solución de todos los males?

un saludo y ánimo, tenemos que seguir en la lucha.

Enrique Martín dijo...

Iván:Muchas gracias por tus ánimos, pero lo de los correos de momento no puede ser, porque no tengo tu mail, pero en cuanto me lo pases no tendré inconveniente en escribirte. Además ya sabes que un "fan" tuyo me ha hecho sentir una tremenda curiosidad por saber donde escribes tus opiniones. Y es que cuando no hay nada que decir, siempre hay que buscar excusas para dar la lata. O a lo mejor esl susodicho es vendedor de sillones. Habrá que enterarse.

Enrique Martín dijo...

David:
Yo no sé si Interior es la solución o no, lo que sí me da en la nariz es de que el paso a Cultura es abrir la puerta a oficilizar el fraude. Los toros son cultura, pero su regulación no tiene, ni debe serlo.
Un saludo

franmmartin dijo...

Enrique,como le decía el otro día a fabad en su cuaderno:¡No nos cambies Enrique!.
En tiempos difíciles es cuando hay que dar testimonio.
Cuéntame entre la "tropa" de seguidores incondicionales.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Enrique, sinceramente no sé qué pensar sobre el cambio de uno a otro Ministerio. Si el cambio es para bien, bienvenido sea. Si mi “intuición masculina” no me falla, me temo que el cambio no va a contribuir a mejorar los verdaderos problemas de la Fiesta.

¿Acaso se va a torear mejor? ¿Acaso las empresas van a confeccionar carteles del gusto de la afición? ¿Acaso la cabaña brava va a dar un cambio espectacular? Me parece que la respuesta a ésta y otras muchas preguntas es un NO rotundo. El problema subyacente de toda esta polémica es que los espectáculos taurinos no tienen el tirón suficiente como para hacer que los políticos consideren a la Fiesta Nacional como “intocable” al no tener suficiente respaldo popular.

Partiendo de esta base, el taurineo en particular tendrá que ponerse a pensar qué es lo que ha hecho que disminuya la afluencia de público a las plazas y, ésta vez sí, poner a los “siete magníficos” a trabajar a fondo para resolver el problema. De sobra sabemos que no lo van a hacer.

La emoción ha desaparecido de la mayoría de espectáculos taurinos. La emoción la puede poner el matador por su forma de torear o la puede poner el toro. Si va de la mano de ambos ya es el súmmum.

Me temo que los que un día se fueron de las plazas, no van a volver jamás porque les han aburrido y tampoco están haciendo nada por interesar a las nuevas generaciones. Da pena ver cómo la plaza de Las Ventas presenta unas entradas irrisorias y no se hace algún tipo de promoción para la gente joven. Aunque sea que regalen entradas en colegios e institutos, cualquier cosa mejor que ver los tendidos vacíos. Fíjate qué curiosidad, el Martes 12, día de los gracilianos, ví en la plaza más toreros de los que he visto últimamente fuera de ferias desde hace muchísimo tiempo y eso que apenas me moví. Fue sólo llegar a la plaza y sentarme en mi sitio. Prueba es que también a los profesionales les gustan este tipo de toros pero claro, una cosa es que te guste verlos y otra cosa es que te guste ponerte delante de ellos. De hecho, mucho se rumoreó sobre nombres de toreros a los cuáles se les ofreció torear esta ganadería y dieron la negativa por respuesta. Precisamente no me estoy refiriendo a los que ocupan los lugares más altos del escalafón, me refiero a gente que torea poquísimo y que bien podrían haber venido a dar un puñetazo encima de la mesa. Pero no, es más bonito dejar que los “galácticos” vayan a entrevistarse con Rubalcaba a ver si solucionan esto.

Que sigan aburriendo al personal, que no van a hacer falta antitaurinos para que esto se acabe.

Saludos, J.Carlos.

Enrique Martín dijo...

Franmartin:
Esto no se hace, después de tus palabras o una de dos o me pongo a llorar de emoción por las esquinas o me pongo orondo como un balón y con una sobervia que no haya quien me aguante. Ya en serio, muchas gracias y porque sé que algunos os ponéis a leer las cosas que se me ocurren, por eso sigo y sigo y sigo, pero ¿a que a veces dan ganas de exiliarse a Mozambique?
Un saludo

Enrique Martín dijo...

J. Carlos:
Así en tres palabras dejas desnudo a más de uno. Yo tampoco creo que con el cambio se vaya a arreglar esto, pero ellos sí que creen que se les vaya a hacer más cómoda la vida. Y dices de regalar entradas. Mira yo a mi torerita pequeña la empecé llevando a tres toros, luego a cuatro, luego aguantaba la corrida entera y ahora se lleva para pintar, para leer y para todo, pero lo que hace es coger el programa y ver el nombre, peso y todo eso de los toros, quiere saber quienes son los toreros y no se pierde detalle de la corrida y el mayor, hasta lee los blogs de toros. Y eso es porque si se les va mostrando poco a poco y sin agobiar y además entienden porque es tu pasión, pues acaban enganchándose. Así de fácil
Sobre lo del día 12 yo estoy convencido que si fuera un espectáculo que se publicitara corresctamente que si el departamento de prensa de las Ventas o los Asuntos Taurinos aparecieran en los medios y explicaran que es lo que se va a ver, probablementela gente se sentiría atraída, pero como tampoco les interesa demasiado, pues no hacen nada. Yo estoy convencido de que cogemos una tarde cualquiera de San Isidro y preguntamos sobre los gracilianos, más del 80% pensarían que es un colegio de curas, unos misioneros del Congo o un grupo folflórico de la Pampa. Y es que los mismos que van a los toros tampoco están a veces demasiado enterados de lo que van a ver. Muchas gracias por tus comentarios que me permiten poder charlar con alguien con sentido común, en lo taurino, en el resto ya veo que no, porque si lo tuviéramos hace años que habríamos desertado.
Un saludo

Antonio Díaz dijo...

Enrique ten paciencia, y aguanta abierto el blog por lo menos hasta que te lo cierren los GEOS. Todos los que nos estamos metiendo con los borregos que se lidian en plazas, con los artistas del Pronto y con la farándula de escribas taurinos tenemos los días contados. Cualquier día los chicos de Rubalcaba, a partir de ahora apoderado del g-7, nos derriban la puerta, a lo Corcuera, y nos meten en chirona, en la misma celda donde estaba De Juana Chaos, por expoliadores de obras de arte y por la destrucción de Monumentos públicos.

Así que aguanta un poco, como haremos todos, y cuando nos lleven pa'lante además de compartir afición podremos compartir celda. Es un buen futuro, que cuando salgamos de la trena nos dan seis meses de paro, a casi mil euros, que nos van a venir de perlas para ir a los Toros a protestar y comprarnos otro ordenador para abrir otro blog y seguir denunciando el fraude...

Y así, hasta que palmen ellos o la guiñemos nosotros... No nos queda otra, no hay que rendirse..


Saludos

Enrique Martín dijo...

Antonio:
¿Tú te imaginas una tertulia taurina en el Puerto 2 o en Soto del Real y que vinieran a hacernos una visitacalquiera de estos siete? ¿Y cuando no s preguntaran en plan colegueo que qué es lo que hemos hecho dijéramos que penar por los toros? ¡Qué estampa! Todavía estoy por llamar a Rubalcaba y declararme culpable de lo que fuera para que me entrullaran.
Y no es que ahora pensara en echar el cierre, pero si en descansar, más que nada porque tenía la sensación de estar siempre repitiendo lo mismo, pero ahora la cosa ha cambiado. AHí estaremos.
Un saludo

Juan Medina dijo...

Enrique, he estado unos días ocupado y esta tarde me estoy poniendo al día en los blogs amigos del traspaso a Cultura (¿o será Kultura?). Quisiera ser optimista y que la noticia me ilusionase. En parte sí, porque indudablemente los toros son cultura. Pero a mí me mosquean las prisas de Rubalcaba en quitarse de enmedio las competencias y, desde luego, el peligro que se avecina de autonomizar la Fiesta.
Esto promete y, aunque sólo sea por las novedades futuras, nos darán motivos para seguir escribiendo en nuestros blogs y empuñar la espada "de verdad", como el maestro Juan Mora.
Un abrazo.

Enrique Martín dijo...

Juan:
Lo de la "espá de verdá" es más literal de lo que parece y como el otro día le comentaba a una persona en privado, da gusto ver como has empuñado la espada desde hace un tiempo y con la finura que la manejas, dejando siempre las estocadas en todo lo alto y dejándote ver mucho al ajecutar la suerte.
Un saludo

Juan Medina dijo...

Enrique:
Aunque he mantenido toda la temporada "las cuentas" del escalafón (se acaban el lunes!), lo que más me removía este año a escribir en el blog eran los ataques al toreo, desde fuera y dentro del sector. Más de una vez, de tanto atracarme de toro, me habrá quedao contraria la estocá...

Ahora, no sabes lo que me ha gustado el elogio taurino que me has hecho. Un abrazo.

Enrique Martín dijo...

Juan:
No dejes las cuentas y no es un elogio, es lo que veo, así de simple ¿no?
Un saludo

I. J. del Pino dijo...

Don Enrique, sepa usted que no me regodeo de estar atisbando los postreros días de ésta nuestra pasión, pero si que me va a dar gustirrinín verle la carita a más de uno cuando la gallina de los huevos de oro adquiera las libideces mortuorias propias de los difuntos.
Si todos cobrasen la cuarta parte de lo que cobran (excluídos los modestos que bastante tienen ya), esto duraría como mínimo cincuenta añitos más.

Enrique Martín dijo...

I.J. del Pino:
Ese bataczo es loque están buscando estos capitostes del toreo, aunque ellos no lo saben, y al final se han empeñado tanto, que llegará. Yo estoy convencido de uqe si se vuelve a las esencias de la fiesta, con más omenos esfurzos, volvería a resurgir, de lo que no estoy tan optimista es de pensar que vuelvan a esas esencias. Y más en estos tiempos de falsa delicadeza y falso sentido humanitario.
Un saludo