domingo, 8 de abril de 2012

50 años es un mundo y más si es en la plaza de Madrid


Juan Belmonte García


Hoy se cumplían 50 años de la muerte de don Juan Belmonte García, el Pasmo de Triana, el revolucionario del toreo, aquel que recomendaban que se fuera a ver con urgencia, no fuera a ser que no se llegara a tiempo y que un toro se le llevara por delante. Pero no, Belmonte fue dueño del toreo, de su vida y lo fue hasta de su muerte. Es lo que tienen los genios, el poder decidir sobre lo importante. Y fue aquel 8 de abril cuando decidió la fecha que pondría fin a su biografía.

Hace cinco décadas no había AVE, ni telefonía móvil, ni Facebook, ni Internet, ni Goldman Sachs, ni euro, ni Unión Europea, ni unos especuladores sin conciencia capaces de empobrecer al mundo entero con tal de tener unos milloncejos de más en un paraíso fiscal. Pero lo que sí había era una vida un poco más sosegada, vecinos con quien tomar el fresco por la noche, Reina por un día, Casa de Fieras en Madrid, niños jugando en la calle, niños jugando al toro e incluso toros y toreros. Todo esto hace 50 años.

Qué tiempos; era cuando en la Plaza de Madrid anunciaban una corrida de toros el Domingo de Resurección, una corrida que sería lidiada y matada a estoque por unos toreros. Lo que ha cambiado esto. Hoy, 50 años después, anuncian lo mismo, pero la realidad no tiene nada que ver con el anuncio. Pero cuando digo nada, es nada. Y si les dicen lo contrario, no se lo crean. Lo que ha pasado en las Ventas este 8 de abril es otra cosa, aunque algunos se pongan cabezones en que nos creamos que allí se celebraba una corrida de toros.

Empezó el espectáculo con un minuto de silencio en memoria de don Juan Belmonte y entre tanto recogimiento alguien ha gritado ¡Viva Joselito el Gallo! No creo que fuera ni por molestar, ni que fuera un antiguo partidario del de Gelves al que se le ha removido el alma. Más me inclino que la responsabilidad del alarido debe achacarse o a la ignorancia o al Don Simón. En cualquier caso, las dos cosas hacen envalentonarse al ser humano. Corrida de don José Luis Pereda con dispar presencia. Alguno aparentaba trapío, otro lo pretendía aparentar con un exceso de kilos y otros ni por esas, parecían más el toro mexicano, con plátanos por pitones o incluso alguno parecía el adelanto de la novillada del domingo que viene.

Los de Pereda han salido flojiiitos, flojitos, necesitando algunos de ellos de andador para poder circular por el ruedo, y el más fortachón el tercero, se ha salvado de la quema gracias a su mansedumbre. Y me explico, no vaya a pensar nadie que haya que jalear a los mansos. Ha aguantado porque no se empleaba en las embestidas y con ello se ha ahorrado los esfuerzos de buscar la muleta con celo y de empujar en el caballo sin rehuir la pelea. Los demás a nada que apretara el viento se venían abajo y no sé si el más afectado por la ventolera ha podido ser el quinto. El pobre empujo con fijeza en el caballo, donde le barrenaron e hicieron la carioca. y unas veces se tambaleaba y otras buscaba el andador o un brazo amigo en el que recostarse. Pero vamos, que si van a la feria, entre los seis no consiguen hacer sonar la campanita del Putching ball.

En cuanto a los matadores, pocas tardes habrá sido más cariñosa que la de hoy. Dos confirmaciones con abrazos y carantoñas y otro tanto en la devolución de trastos. Encabezaba el cartel José Pedro Prados, El Fundi, al que muchos considseran un maestro. Allá cada cual con sus creencias. Total, eso no hace daño a nadie. Yo espero encontrarme cara a cara con los Reyes Magos todos los 6 de enero y tampoco hago daño a nadie. A su manso primero lo recibió con mucho baile con el capote y hasta con ciertas precauciones en un momento dado. Trallazos y pico con la muleta, exentos de temple, arte y torería; estiramientos, carreritas para recolocarse y banderazos de pecho para abrochar cada tanda. Tandas bien, bien cerradas, con más de uno de pecho. Al natural más de lo mismo: Faena en los medios, de las que he podido rescatar un derechazo y un natural aceptables, en los que además no sacaba el culo de fea manera. Una casi entera desprendida mientras perdía la muleta al poner en práctica esa suerte del “busca, busca, busca”. Y orejita. Bueno, ¿qué le vamos a hacer? Pues nada. Aunque solo sea como premio a la honradez, pues vale. Así ya nos consolamos del regalito presidencial. En el siguiente incluso calló esas bocas que hablan de buen lidiador, y permitió que el caos se hiciera el amo durante la lidia. Luego más pico, más trallazos, más maderazos, sin temple, un desarme y para cerrar un bajonazo tripero digno de un casquero.

De los confirmantes, se echó por delante Víctor Barrio, esperando recoger el cetro del toreo de Victoriano de la Serna o Andrés Hernando, pero de momento parece que no tiene sitio en casa para ponerlo ni encima de la tele. Soso, aburrido, sin mando, dejando que el toro se fuera adueñando de la situación y el matador solo se dio cuenta de ello cuando ya estaba colgado de un pitón del de Pereda. Se cruzaba en el primer pase, pues era la única manera de que el castaño se arrancar, pero a partir del segundo pase ya escondía la pierna de salida y se ponía perfilero hasta la desesperación. Quiso echar mano del repertorio favorito de doña vulgaridad que en ocasiones surte efecto en otras plazas de talanqueras, pero hoy no ha sido así en la de Madrid. Para contar su labor en el sexto, podría repetir lo dicho como si fuera el estribillo de una sevillana, pero poniendo que acabó de bajonazo casi envainado y destacando el tercio de banderillas protagonizado por Miguel Martín y Miguel Zayas.

El último en esta amable tarde de abrazos y parabienes ha sido Jonathan “Juan del Álamo”, otro aspirante a cargar con la púrpura del toreo salmantino. Qué cosas, hace cincuenta años El Viti exigía este derecho y lo ganaba de forma indiscutible y unas décadas después no se lo cree ni el propio del Álamo. Lo más destacable pueden ser las verónicas de recibo, sosas, con paso atrás, pero ganando terreno hacia los medios; algo es algo ¿no? Luego trapazos con la muleta abusando del pico, carreras para recolocarse y trallazos mientras se recorría el ruedo a voluntad del toro. Muy vulgar, con recursos más efectivos en otros ruedos que no en el de Madrid, mitin con la espada incluido, apuntando siempre en los bajos. En el cuarto se permitió el lujo de gustarse, pero sin caer en la cuenta de que era el único al le satisfacía su labor. Muletazos acompañando y sin mandar mientras tiraba del toro con el pico. Retorcimientos haciendo que remataba los pases sin rematarlos, más bien echando al toro para afuera. Otro show para honrar a la diosa vulgaridad y bajonazo infame y traicionero.

¡Hay el tiempo! Lo que dan de si 50 años. Aquel 8 de abril en el que Juan Belmonte decidió ir al encuentro de su querido José, en la novillada de Las Ventas se anunciaban los toros de Flores Albarrán, para Luis Alviz, El Espontáneo y Antonio Medina. ¿Y qué recordamos de aquel festejo? Pues a lo mejor lo mismo que recordarán de este en el primer centenario del fallecimiento del Pasmo de Triana.

16 comentarios:

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique:
¿Que te dije por teléfono? estoy aquí porque es lo que me toca, trabajo de curso.

Un servidor prefiere ver los toros desde casa ¿para que ir a la plaza? coche, gasolina, aparcar, esperar, tragarme esta infumable corrida, donde lo único destacable a sido la actuación del Fundi, donde para mi si a estado bien y con oficio en su primer toro. Luego toca la ida a Valdemoro, aparcar etc...

En fin, la plaza no esta echa para mi excepto cuando voy a ir a una corrida o novillada que me despierte interés...y con esto no quiero decir que esta corrida no me interesase, pero ni los de pereda ni el que se doctoraba ni el confirmante eran de mi agrado, eso si,siempre desde el respeto al que se pone delante de la cara del toro.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Diego de lo de El Fundi ya has visto mi opinión. Para mí, si hubiera tenido oficio habría dominado mejor al manso y no habría tenido que correr tanto, ni hubieran sido necesarios tantos trallazos, tanto toreo eléctrico y tanto banderazo. Lo ha toreado como si fuera una alimaña y era un mansurrón de Pereda: Pero vamos, que no lo he visto ni mejor, ni peor, que otras muchas veces.
Un abrazo

Emilio Roldán Hernández dijo...

Encomiable tu labor, Enrique.
Ya me estoy hartando de leer tanto artículo donde dibujan los columnistas su tarde soñada en las manos de El Fundi. Que barato está todo, joder. Eso sí, creo que el primero y el cuarto de la tarde tenían su ( remarco el posesivo) faena en otras manos más doctas. Si te das cuenta, hoy en la plaza se aplaudían todas las tandas y pasos que daba El Fundi en una tarde donde lo poco aprovechable en mi opinión de aprendiz, han sido las verónicas cargando la suerte (¡que raro se hace verlas así muy de vez en cuando...!)de del Álamo -aunque soltando al toro y regalándole sitio y poder-, algún natural suelto de El Fundi - se repartió pico a granel- y el minuto de silencio liturgicamente torero -a pesar de algún exabrupto gallista- y poco más. Las lidias, bregas y quites; completamente espasmódicos. De qué cojones -y perdónenme las formas- sirve el director de lidia en el Plaza de Madrid. Se aplaude bochornosamente la rectificación en la colocación de la vara efectuando ya la suerte, los varilargueros intentan "picar" en los medios", ningún torillo es colocado para ser picado con algo de corrección y aquí se aplaude hasta el erróneo cambio de instrumentos en la alternativa. Otra tarde más para salir de la plaza pensando que estás perdiendo el tiempo esperando algún momento, aunque sea breve,que valga las penas de tarde tras tarde. Lo poco que me ha comentado mi abuelo de la tarde ha sido que antes los toreros no se dejaban aplaudir tan facilmente y que Belmonte se hacía con los toros, no al revés como ahora. Yo sólo le he visto en monografias y algo que pusieron ayer en Tendido Cero. No dejaré opinión del homenajeado, aunque suelo tomar como cierto, las palabras de los que llevan más tiempo en la plaza que el reloj
¡Has visto lo de Castaño en Arles?, está el video en Burladero. Por lo que he visto, muy por encima de unos miuras con poca chicha y muy deslucidos.
PD: La fidelidad es debida al buen contenido y didactismo que tienen tus letras para los aprendices en tauromaquia. Mi novia estudia en la UAM conmigo Literatura española y no siendo aficionada asidua a plazas, se está enganchando a leerte.Tenlo en cuenta.
Un saludo.

Emilio Roldán Hernández dijo...

Por cierto, ya sabrás que soy partidario de Julio Aparicio, qué opinión tienes de la faena de su puerta grande en el 94. ¿Y de la de Juan Mora hace dos otoños?. Gracias. Un saludo.

franmmartin dijo...

Tengamos en cuenta que El Fundí está ya en la ESTACION Termini de su carrera y que su trayectoria es respetable.Es verdad que ha usado el pico en más ocasiones de las debidas,aunque al entrar a matar no pierde la muleta,se la arranca de las manos el toro ,con un cabezazo después de clavar .Es lo poco bueno que tiene el televisor de Moles que permite ver las cosas con detalle.
Lo más preocupante,aparte de la nefasta corrida cuyos pitones se abrían al menor roce,!qué cosas pasan!,para mi ha sido la híbrida actuación de los revalidados. En una tarde así,al principio de Temporada y en Madrid hay que ir pegando bocaos si se quiere ser alguien en ésto.Futuro poco claro para ambos.
Esperemos mejores cosas,aunque tengo mis dudas.

Xavier González Fisher dijo...

Pues pude ver tres toros de la corrida en Madrid y salvo el cariño que la afición de allí le tiene a El Fundi, no vi nada más digno de relatar. Aquí vi otros diez por la tarde nuestra (dos devueltos) y la verdad es que fue "más de lo mismo".

Lo único digno de rememorar, es efectivamente el cincuentenario del óbito del Pasmo, porque "de lo otro", ná de ná... ¿o serán las pildoritas verdes?

Enrique Martín dijo...

Emilio:
Se han perdido tantas cosas, no se tienen en cuenta tantos detalles, que para qué. A mí me parece de muy mal gusto cuando después de intercambiar los trastos el confirmante se va a la barrera y cambia la espada. Que poco orgullo de torero. Estos toreros que salen a ver que pasa, pero siempre buscando el aplauso fácil. Hazle mucho más caso a tu abuelo que a nadie en el mundo, por muy sabio que creas que es, porque lo que ha visto tu abuelo ni está en los libros, ni en vídeos ni nada, exprímele toda su experiencia hasta el límite, que además él seguro que está encantado. No he visto lo de Castaño, pero lo veré. Y sobre lo de tu novia, pues ¿qué te voy a decir? Que menuda responsabilidad, jejeje; no he podido evitar el soltar un ¡puff! para descargar tensión, aunque por supuesto que lo agradezco muchísimo.
Sobre Julito aquel día, pues fue la locura. Tiene arte, duende, pellizco y como le pasa a los artistas torea con verdad. Y además se permitió el lujo de dejar ver al toro. Y lo de Mora, pues una lección de toreo clásico. Aquel día sí que pude expresar mi alegría y emoción en el blog. Fue algo muy grande en medio de tanta vulgaridad.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Franmartín:
Me apunto el detalle. Eso es lo que tiene ver como otros lo utilizan de truco, que al final todo te hace sospechar.
De los dos chicos, pues qué vamos a decir. Yo esperaba a ver si después de parecer tan sobrados con el novillo, si les iría mejor con el toro, pero no; incluso a veces dan cierta sensación de soberbia. En lugar de preocuparse de hacer el toreo, parecen más ocupados en agradar al paisanaje. Cuánta frialdad, cuánta desgana. Y como bien dices, en lugar de salir a hacerse la temporada, salieron a pasar el trámite y punto. Si es que parece que salen obligados. Yo prefiero que se tropiecen con el capote a esa apatía y lejanía. Yo no sé ni si tan siquiera les veo de plata. No les veo carácter.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Xavier:
Pues seguro que son las pildoritas. Yo que esperaba emociones fuertes me tomé tres y mira el resultado. Sobre El Fundi ya he hablado mucho, pero me sigue sorprendiendo ese cariño, no sé, me he debido perder algo gordo. Debió ser una tarde de esas en las que te quedas dormido o embobado con las turistas, que viendo algunas turistas de 200 kg. a la canal, también es para hacérselo mirar.
Un saludo

Anónimo dijo...

Creo que la mejor forma de haber honrado la memoria del Pasmo de Triana es haber echado un ganado aunque sea tan sólo la mitad de encastado de lo que toreaba Belmonte. Los de Pereda, que jamás debieron volver a esta plaza porque siempre nos traen más de lo mismo, no fueron dignos de pisar la plaza.

“12 caídas 12” fueron las que conté durante la corrida y seguro hubo alguna más porque el aburrimiento hace que te pierdas detalles de lo acontecido. Entre las caídas un derrumbe en toda regla, muy feo, feísimo. Entre los aficionados se escuchaban comentarios del tipo de “qué habrá pasado en los corrales” o si los de Pereda eran o no “descendientes del Barbero de Utrera” (entiéndaseme la ironía, jeje).

No es que El Fundi hubiera destacado especialmente, amén de la gran estocada, pero con los antecedentes de los compañeros de terna, cualquier cosita sabía a melocotón en almíbar. ¡Qué extraño que un hombre que está de retirada salga con más pundonor que dos jóvenes que pretenden abrirse camino en el mundo del toro! Eso sí, por debajo de un quinto al que quiso hacerle pasar por más malo de lo que realmente era. Al entrar a matar una sombra de lo que fue en el tercero, asestándole un bajonazo de juzgado de guardia saliendo descaradamente de la suerte.
El paso de Barrio por esta plaza desde su primera actuación ha sido de más a menos. Ya conocemos el toreo moderno de un Del Álamo que basa su concepto en el temple, en pasárselos lo más lejos posible y en torear fuera de cacho. Ya no hablamos de la suerte suprema, en la cual siempre apunta a los bajos y… acierta.

Hablas de lo que se anunciaba hace 50 años, no llego tan lejos, me quedo tres años antes, en el 65 (que le estoy estudiando en profundidad). Se daban a la vez dos carteles cada Domingo: corrida en Las Ventas (lleno) y novilladas en Vistalegre (tres cuartos de entrada). Sólo hubo una figura en Las Ventas el día de Guardiola, Joaquín Bernadó, pero fíjate qué carteles se daban en Madrid:

Domingo de Ramos:
Las Ventas: corrida de toros (Isaías y Tulio Vázquez), aún sin ser tan fieros como los de antaño mandaron a un matador y dos banderilleros a la enfermería.
Vistalegre: dura novillada de los herederos de Bernaldo de Quirós, por entonces de origen santacolomeño.

Domingo de Resurrección.
Las Ventas: toros de Salvador Guardiola que tomaron un total de 16 varas (algo menos de la media de aquella época) y Luguillano visitó la enfermería.
Vistalegre: novillada del Marqués de Albaserrada, otra dura novillada en la que Miguel Oropesa reeditó el salto de la garrocha ¡Increible!

Saludos
J.Carlos

eltorodelajota dijo...

Enrique,

dos cosas. Dos felicitaciones concretas.

Una, el artículo está entre el top ten de esta Grada del Seis, que ya es decir. La blogosfera tiene que ser algo parecido, versión siglo XXI, de esas reuniones de intelectuales donde Juan Belmonte sentaba cátedra. Bueno, igual me he pasado un poco con el paralelismo.

Dos, de buen aficionado es ir contracorriente, a pesar de correr el peligro de ser tachado de loco, y criticar este año a El Fundi tiene algo de imprudente. Yo no pude ver la corrida, lo confieso. Pero me encanta la honestidad de tus crónicas.

Enhorabuena. El comienzo del post, genial.

Saludos!!

Enrique Martín dijo...

David:
¿Y qué te digo yo ahora? Pues aparte de darte las gracias, poco más. Y que en lo que puede que tengas más razón es en lo de la locura, vamos, que la tienes toda. Podría traicionar muchas cosas, pero traicionarme a mí mismo es absurdo. Yo lo vi así y además no sabes las sensaciones que me produce el ver el respeto de la gente que aún estado completamente en desacuerdo a lo que pienso, me lo respetan. De nuevo muchas gracias, sobre todo si estas palabras vienen de aficionados como tú.
Un abrazo

MARIN dijo...

Enrique, hablando con Diego justo antes de la corrida de toros, le dije que no le tenia nada de confianza a la de Pereda. Hace mucho tiempo que no le veo una corrida de toros con algo de interés. Bueno, miento, la del año pasado de Frascuelo tuvo algo, pero eso en 20 años es poca cosa. No te voy a comentar nada porque ni la vi por televisión.

En Sevilla, petardazo de Juan Pedro. Otro mas, pero tranquilos, que tanto Pereda como Juan Pedro volverán a Madrid y Sevilla. Lo que si tengo por seguro es que cada dia voy menos a los toros y veo menos en televisión.

Eso si, fecha memorable para alguien que sentó las bases del toreo actual: Don Juan Belmonte, que junto con Joselito el Gallo escribieron las paginas mas importantes de la historia del toreo. Estos no se cortaban a la hora de matar Veraguas, Miuras etc... A estos nadie les ganaba la partida en el ruedo, entre otras cosas porque no se dejaban y porque no daban lugar a ningun "pero". Pero claro, como bien dices, esto era hace sesenta o setenta años.

Un saludo.

Enrique Martín dijo...

Marín:
Bastante has dicho con eso de que cada vez vas menos y ves menos. Que eso lo diga un clavelero, pues nada, será porque les coincide con la partida de squash o con la puesta de largo de Pitita Monte Verde del Correjón, pero dicho por un aficionado, es mucho decir. Porque la afición no mengua, lo que mengua son los ánimos, al ver que cualquier parecido de lo que uno quiere ver con la realidad, es pura utopía.
Ya no nos queda ni Belmonte, ni Joselito que echarnos a la cara, pero siempre hay quien demuestra su ilimitada ignorancia al arrobarse los méritos de ser los herederos legítimos de aquellos dos fenómenos o quien incluso se los adjudican sin ponerse colorados.
Un abrazo

I. J. del Pino dijo...

Qué ganas tengo de leerte un día y descubrir que uno de estos jóvenes "valores" (el Fundi al fin y al cabo se retira ya)te ha dejado con ganas de volverlo a ver, porque la verdad es que, supongo que como a tí, me da mucha pena ver que estos chicos no saben qué hacer con un toro ó similar.
Un saludo, enhorabuena, y viva Joselito el Gallo!

Enrique Martín dijo...

I.J. del Pino:
No me extraña que tengas ganas de eso, seguro que tantas como yo, pero ya ves el panorama. Luego además hay una prisa desbocada con los jóvenes. A J. Fortes con unas verónicas le subieron al cielo, a Conchi Ríos con unos naturales y así con tantos y si bajan, ya les están echando, cuando lo lógico a esas edades es que parezcan toboganes. Y vale que los niños tengan prisa, que a veces son los que menos, pero los que saben de esto deberían acordarse de que es un oficio duro, difícil y lento de aprender. Vamos que algunos no acaban de aprender.
Muchas gracias y que Viva Joselito.