jueves, 7 de junio de 2012

Fraude, pantomima, mentira, engaño, pamema, bazofia, basura, vergüenza, ruina, Tauromaquia 2.0


Había una vez toros con poder en el caballo


Empieza a resultar demasiado frecuente el tener que contemplar como unos necios vejan y prostituyen la plaza de Madrid. Pueden ser tres, cuatro o miles, cada uno en la medida en que puede. Y también empieza a ser preocupante escuchar cada vez más como aficionados de siempre, aficionados cabales, de esos que van a los toros los domingos, esos que viven para el toro y que no conciben su existencia sin el toro, meditan su abandono definitivo de este carnaval de máscaras. Incluso hasta pensarían en una posible abolición a la que apoyarían decididamente. ¡Qué barbaridad! Pensarán algunos; pero si lo pensamos un momento, no lo es tanto, es hasta lógico. Este minoritario grupo, al que ahora llaman idiota, reventador, ignorante y no se cuantas lindezas más, se aficionó hace tiempo a lo que se llamaba Fiesta de los Toros, o simplemente a los Toros, y ahora se encuentra que en el mismo lugar donde se celebraban aquellas corridas de toros, sale un animal que dista mucho de poderse llamar toro de lidia, salen unos señores vestidos como lo hacían los toreros, aunque estos no lo sean y no lo sientan así, y hacen algo que aunque lejanamente, tiene cierto parecido con aquello, que hasta puede haber desaparecido definitivamente, sin que nadie haya firmado su acta de defunción.

Esto que vivimos ahora está manejado por unos soberbios y avariciosos señores que lo manejan todo, que mandan hasta en los gustos del aficionado, al que no dudan en vejar y maltratar cuando pretende llevarles la contraria; véase sino dos ejemplos, el del señor Corbacho en la corrida de la Beneficiencia y el de Monsieur Casás con su estimulante corte de manga. Ni que decir tiene que a esto hay que añadir a los señores de la tele, campeones mundiales de la manipulación, a los toreros comentaristas, que pasarán a la historia de la vergüenza como auspiciadores de la mentira a cambio de una saca de monedas. También a los señores toreros y ganaderos que han hecho del  truco, la trampa, la bobona desmochada, el motivo de vestirse como lo hacían los antiguos matadores de toros. El público, quien confunde el toreo con pegar pases y posturas raras ante un moribundo.

Cartel postinero de los que enloquecen a los claveleros y de los que hacen desconfiar y mucho al aficionado. Según las normas modernas, el espectador debe acudir completamente desinhibido y sin prejuicios. Pero resulta difícil todo esto, si nos planteamos que para juntar una corrida de seis toros han tenido que examinar más de veinte, cerca de treinta, de los que solo pasaron cuatro; y eso un año tras otro, sin que nadie impida que vuelvan estos de Núñez del Cuvillo a Madrid. Luego encima tenemos que aguantar que él tenía otra corrida preparada, la canción de siempre. Pero el señor ganadero con su carita de bueno y emocionado cuando le indultan una breva, no tiene la dignidad de ganadero de retirar la corrida entera, prefiere tragar con eso de traer toros y más toros desde su factoría de monas de allí abajo. A este señor no le sonroja que sus toros no puedan ser picados, como no lo fue ninguno, incluidos los parches de Victoriano del Río, a los seis se les simuló la suerte, queriendo que nos tragáramos la mentira de que el picador apretaba. Los seis tenían bastante menos presencia que muchas novilladas de las que se ven por aquí, manteniéndose en ese límite en que parece un toro, pero no lo es. Siempre navegando en torno al fraude. Se dolieron en banderillas, en el primer tercio ya estaban con la boca abierta y en la muleta iban y venían, siempre que no se les bajara la mano, porque si no se comían la arena. Esta es la ganadería “más importante” del momento, la que más indultos acumula, la que más vende y la que más vergüenza y más daño está ocasionando a la Fiesta de los Toros.

De los matadores, pues qué decir, que Morante va con una dignidad de maestro muy bien impostada, que se evapora cuando no se avergüenza de salir a matar semejante ganado. ¿Qué podemos hacer, sacar el bisturí y tomar una verónica, un derechazo? Pues no, No colocó a sus toros en el caballo, estuvo descolocado toda la tarde, incluso dejando desamparados a los banderilleros, aquello que tanto nos indignó cuando lo hizo Julio Aparicio. Metió el pico de la muleta con todo el descaro del mundo y si hay que rescatar algo, no serán unas verónicas neobarrocas en las que se apartó descaradamente, quizás unos ayudados por alto al inicio de la faena del cuarto, que acabó con un trallazo muy jaleado, que pretendía ser un pase del desprecio; del desprecio fue, pero al temple, al mando y al arte del toreo. Eso sí, los morantistas seguirán clamando su hegemonía artística, sin admitir dudas, ni censuras, porque de otra manera no se podría soportar esta pasión.

José María Manzanares, ese gran torero que deleita allá por donde va, estoy seguro que llegará mucho más lejos, bastaría con que aprendiera a manejar el capote con cierta gracia. A puntito estuvo de enloquecer a las masas cuando empezó con su sinfonía de pico, toreo de lejanías, banderazos y pases empalmados. Con la izquierda la cosa hasta fue a peor, que ya tiene mérito, pero siempre, siempre, dando los pases para afuera. En su segundo tampoco fue posible el triunfo, pues esos malotes reventadores no lo permitieron. Y es que cómo son, sale una sardina y les parece mal, no se coloca un toro en el caballo y protestan, no se les pica y lo mismo, se le pegan trapazos destormando y pitan, y no solo con Manzanares, con todos por igual. Menos mal que está ahí el señor Corbacho para poner las cosas en su sitio y si hace falta, les insulta, porque parece que estos señores se creen con algún derecho por el simple hecho de que les paguen a Corbacho, Vázquez, Matilla y los Choperas, hasta ahí podíamos llegar. Pues iba a hablar del segundo de Manzanares, ese en el que Juan José Trujillo tuvo que saludar entre el clamor de la gente, después de dos grandiosos pares a toro pasado, pero como se retorció mucho… El maestro nos dedicó una faena eterna, con muchas carreras para recolocarse, ya que era incapaz de hacerlo con el toro y con la muleta. Un épico canto a la vulgaridad y al adocenamiento taurino que tanto gusta y se aplaude por las masas que ya no llenan las plazas, pero que van los días que salen los de la tele, aunque esto solo sea en Madrid, pues por ahí, ni juntando a todo el G-10 llenan una plaza de provincias.

Y el gran triunfador de la tarde, uno de los toreros que con más energía se retuerce con el toro, Alejandro Talavante, el abandonado, abandonado por esos tontos que en su día le aplaudieron de lo lindo; sería porque le pagaba don Corbacho para hacer feliz a su matador. Con el capote mantiene el mismo grado de sinsentido que con la muleta, pegando pases sin contar con las condiciones del toro. Eso son naderías despreciables. En el primero de su lote puso en práctica ese toreo basto y de lejanías, con pico y fuera de cacho y siempre sin rematar. Mucho medio pase acabado en latigazo, que no en remate, mucha pierna retrasada, carreras y más carreras y cambios de mano que enardecen al público, pero que no tienen otro fin que evitar que el matador se vea forzado en ningún momento. Estocada más allá del rincón y se araña la primera orejita. Que bien ya empezamos a encarrilar esto. Con la última cabra de la tarde el extremeño se reservó para la faena de muleta, no fuera a ser que con el capote se rompiera una uña y no pudiera salir a cuestas de los profesionales. Telonazos para empezar, carreras intercaladas de trallazos destemplados con la izquierda, más cambios de mano, más pierna escondida y más toreo populachero, en el que el pico es el auténtico pilar de esta tauromaquia. Otro bajonazo y otra oreja. Ya tenemos ídolo, orejas y salida a hombros con que darle en los morros al torista del bar de por las mañanas. Será estúpido, ¿Cuándo se ha visto sacar a hombros a un toro? Qué “ijjjnorantes”.

Pero no quiero olvidarme del público de la plaza de Madrid, aquella que decían que era la primera del mundo, ¡qué tiempos! Ahora es una más, ahora ya ha importado todas las costumbres de las plazas del Levante, Castilla – La Mancha, Andalucía y todas las demás comunidades donde aún se dan corridas de toros. Enloquecen con los retorcimientos, con las demostraciones atléticas en banderillas, con que el torero grite mucho mientras pasa la borrica; y se molestan cuando alguien protesta la ausencia del toro, que ellos aprueban con su silencio y sus palmas. Exigen silencio cuando no coincide con sus opiniones, insultan cuando las discrepancias persisten y cuando consiguen que se corte una oreja parece que lo hacen más en contra de otros, que por méritos de los espadas. Pero así está este espectáculo, que poco o nada tiene que ver con la Fiesta de los Toros y que si en este momento hubiera un referéndum, yo votaría por su prohibición. Pero a ver si no se me malinterpreta ¡SÍ A LOS TOROS! ¡ABOLICIÓN TAUROMAQUIA 2.0 YA!

26 comentarios:

franmmartin dijo...

Mediada la Feria, la abandoné sin pena ninguna y decidí darme un garbeo por esos mundos para desintoxicarme de tanta mentira,de tan poca verguenza y de tanta ignorancia alrededor de ésta Fiesta.
Más como todo se acaba (lo bueno y lo malo) una vez regresado,recaí y vi por televisión (sin voz) la de Beneficencia ,a la que antes me parece que los toreros iban gratis y no sé ahora.
No tengo que añadir ni una coma a tu excelente crónica,solamente unirme a la propuesta de que "ésto" debe ser prohibido de inmediato, por más que nos duela."Esto" al aficionado le duele más que una prohibición.
El mal trato a animales indefensos está penado por Ley.
De los tres saltalindes actuantes ayer ,mejor olvidarlo.El Gordito de la Puebla es uno de los pocos tíos que haciendo bien el 0,1% de su trabajo no solo no lo echan del oficio ,sino que hay legión de papanatas que lo jalean.Imaginemos lo que pasaría en cualquier otro oficio.
El de Alicante podía compaginar su trabajo de torero con el Ballet Nacional de España,o con la pasarela Cibeles.Y el de la Tierra de Conquistadores....pués eso.
Y si eso es lo que saben hacer con cabras adelantadas,se comprende que no quieran oler un Toro ni en las ajadas páginas de La Lidia.
Espero que cuando acabe ésta pesadilla, te puedas tomar unos dias de relax,que la salud es lo primero.

Xavier González Fisher dijo...

Van dos "puertas grandes" (h)abiertas con ganzúa (que empieza con "G", como el grupito ese que conforma la "fiera del jarte y la costura"), abiertas como lo hacen los ladrones, subrepticiamente, sin derecho y sin mérito... porque lo que se lidió ayer... novillos mejor presentados se han visto en Las Ventas... y el señor Núñez Benjumea alardea "de tener más"... ¿por qué no lo llevó a la plaza?...

En fin, que mejor que el año que entra, Curro Vázquez y su panda se hagan cargo de la empresa de Las Ventas, "ellos saben cómo hacerlo"...

Enrique Martín dijo...

Franmartín:
Esto no tiene ni pies ni cabeza. Ahora solo me falta que alguien lea esto de la prohibición y que tenga que leer esa perorata de la libertad, del toro, la tradición, el arte y todas esas cosas que usan para mantener esto, son excusas sin más, porque si sale el toro a la plaza, no hace falta decir nada para legitimar la fiesta de los toros. Pero estos necesitan de todo esto para seguir ahí.
Y me dirás que soy un estúpido, pro te quieres creer que uno ya está pensando en la novillada del 24. No tenemos remedio.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Xavier:
Ya ves, cuando se repite mucho algo, igual llegas a no creértelo. Y este señor, resulta que siempre tiene cosas mejores que lo que manda. Pues vaya, a ver si organiza mejor la ganadería, porque luego salen al ruedo las monas que salen. Me gustaría también hablar un día con el señor Vázquez, a ver si es capaz de explicarme su idea de todo esto y la del toreo.
Un saludo

Gloria. Murcia dijo...

Enrique, hablar con el Sr. Vazquez, es una pérdida de tiempo. Para este individúo (lo de señor, es utilizar un superlativo que no merece), ustedes son el verdadero peligro para la mal llamada Fiesta, peor si le unimos lo de "Nacional"...

Las descalificaciones interesadas hacia el grupo de "alborotadores", e "imbéciles" que "impiden el disfrute" haciendo que la más importante plaza del mundo se convierta en "una jaula de grillos", no han de dejarse caer en saco roto.

Cuidado!, porque así, como el que no quiere la cosa, el Sr. Corbacho, se ha convertido en portavoz de una panda de mercaderes agoreros que, como buitres, no esperan el trágico final, sino que, deseperadamente, luchan por repartirse la carroña...
Y, entonces, querido Enrique, ese sí será el final, por esto:

Pido, Ruego al aficionado conspicuo, que continúe en lucha, que siga haciéndose oír, que saque pancartas, que denuncie desde los blogs, que grite, que se manifieste en suma. Es por esto que si abandonan ustedes, ya no quedará nada!.

Que los ecos de vuestra indignación, que son también los míos sean tan fuertes que lleguen hasta esta tierra, donde muchos hemos abandonado... y sin ILP Taurina que haga falta.

Un abrazo y Ánimo!.

Anónimo dijo...

Las Ventas están de rebajas!

Enésimo petardo de Morante, y ya no sé cuántos van. Todo ello a pesar de tener el público a su favor, dispuestos a jalear cosas que a cualquier otro hubieran pasado por alto.

Manzanares en su línea, toreando con un mando a distancia que en otras plazas le sirve para abrir puertas grandes e indultar toros pero esto es otra cosa (afortunadamente). No obstante reprocho el comportamiento de ciertos aficionados. No se puede estar reventando la faena a casi cada muletazo. Una cosa es protestar y otra muy distinta es pasarse de la raya. Lo de hacer desmonterar a Trujillo da idea del público que había ayer en la plaza.

Los mejores muletazos vinieron de las manos de Talavante en el tercero de la tarde. Ofreciendo al toro unas pausas que necesitaba como agua de Mayo porque sus fuerzas no permitían una faena de alta intensidad. El hecho de que, entre algunos muletazos estimables, surgieran otros deslavazados y sucios no hace merecedor de premio gordo. Lo del sexto aún tiene más delito puesto que no había nada a lo que poder, tras los estatuarios iniciales vino una caída del toro que presagiaba una labor enfermeril para que el animal se tragase muletazos sin forzarle mucho porque se venía abajo. Puerta grande barata.

En estas estuve polemizando con una “aficionada” de beneficencias y fiestas de postín sobre el merecimiento de la oreja en el sexto. Me decía la tan manida frase de que “se ha inventado la faena”, a lo que respondí que no hay merecimiento alguno cuando no hay nada a lo que poder. Y no me refiero precisamente al picante o a la casta sino a un toro que tenga fuerza suficiente para aguantar muletazos de mano baja y motor para aguantar cuatro o cinco tandas decentes. También dije a la susodicha que, si empezábamos a premiar faenas por mantener en pie a los inválidos entonces estábamos propiciando la existencia de ese tipo de toro en la Fiesta. Algo que a mi juicio no tendría que tener cabida y lo primero que debe hacerse es no premiar faenas a toros moribundos que además se quedaron inéditos en el caballo porque no hubieran aguantado ni un muletazo. Hay que exigir picar a los toros y, si no lo aguantan, que los cambien por otros.

Y sí, yo también soy uno de esos que están en contra del maltrato animal. Si la Fiesta sigue por estos derroteros yo prefiero que desaparezca.

Saludos
J.Carlos

I. J. del Pino dijo...

Supongo que estarás al corriente de mis disputas con el escultor sobre lo de ayer. No discrepo en cuanto a tu primera parte de lo escrito. Nos hacen falta TOROS, hasta ahí nada que objetar.
Tampoco discrepo en el tema Manzanares, pero sí en cuanto a Morante y a Talavante. Me explico:
Cada torero no es igual y no podemos esperar de unos lo que podemos de otros y viceversa. Cuando torea Morante yo no busco los "neobarroquismos" (buena definición) sino el toreo como él lo siente que es algo similar a como lo siento yo, y ayer no lo consiguió en un primero que se vino abajo porque el viento le impidió sacarlo de la raya del tercio y en cuanto a su segundo, era un zopenco sin clase alguna embistiendo, con lo cual el toreo particular de Morante no se llevó a cabo. "Particular" no es antónimo de mano baja ni de colocación. Creo sincersamente que ambas cosas las ejerce. Con Cuvillos y similares?, cierto y nada que objetar a tu crítica.
Tema Talavante, para gustos colores. A mí no me disgustó y no le ví tantos defectos como tú (y como Gonzalo), será que me estoy haciendo mayor...
Hoy le he protestado a nuestro común amigo por el del "silbidito" del siete o del nueve o de donde sea, que se deja los pulmones en cada muletado. Así no se construye nada. Sabes como se construye? con opiniones, no con silbiditos, con argumentos como haces tú, con explicaciones y opiniones que podremos compartir o no, pero que ilustran. Por eso me gusta leerte y por eso no siempre vamos de la mano en esas opiniones.
Un saludo de un disentidor puntual.

Pepe Pastor dijo...

Eres un talibán, un intransigente, no respetas a las figuras. No tienes ni puñetera idea de que va esto. Eres un idiota (Corbacho dixit). No tienes sensibilidad. No entiendes de arte, de belleza de estética. Eres una antigualla taurina, que no entiendes la excelsa tauromaquia moderna del "musho arte que no ze pue aguantá".

Eso y más piropos son los que taurinos y pseudoaficionados postmodernos defecan por sus boquitas, a los que como tu eres un gran y cabal aficionado.

Pido, una vez más, la eutanasia para esta Fiesta 2.0, para esta pantomima, para esta triste farsa.
Saludos y enhorabuena, una vez más, por tu artículo.

cárdeno dijo...

es todo tan complejo,el mundo de los toros está mutando,es el momento de hacerlo girar a su sitio adecuado,si hay que reducir ferias,se hace,si hay que reglamentar de nuevo,se hace,pero, que se hace con los de siempre,los de arriba,los de sombra,los del puro caro,los del taco y sobrecito de comisión?cada vez son mas arepartir menos beneficios y luego aparecen toros de saldo mas baratos que los de mi pueblo, seriedad o esto se va a la porra, MAS SERIEDAD,MENOS BENEFICIOS,MAS VERDAD,ARTE,VALOR,EMOCION, "engañar al astado sin engañar al publico"

Anónimo dijo...

Como bien dices amigo Enrique la FIESTA DE LOS TOROS se justifica por si misma este esperpento del 2.0, el G 10, los "ganaduros" (cuvillito y similares, empresarios y apoderados), los plumillas palmeros y público clavelero es una mera carnicería de borregos por matarifes sin valor ni ética que no tiene sentido y encima tienen la desvergüenza y la osadía de insultarnos a quienes exigimos la regeneración y defendemos lo poco que queda...gracias por esa postura clara y sin ambajes
Un abrazo
Pgmacias

lesaqueño dijo...

Lo has bordao. Tenías que ver a mis compis de tele bastante isidros ellos, como han acabado pidiendo toro. Todo el mundo en el bar diciendo que esto es llegar demasiado lejos.
Al final hasta los mansos de libro lo sienten en sus carnes de aficionados artistas. A algun morantista le ha dolido, como no, reconocer que su idolo anda fuera de bolos. Encima para mas inri, tener que "soportar" reportajes del plus antes de la corrida de paula o de curro.
Parar, templar, mandar y cargar con los dedos de la mano se contaría para la centena larga de toros "lidiados".
Palabra demasiado seria como para no echar una carcajada al leerla en este contexto tan poco ortodoxo.
La que nos espera para lo que queda de temporada por ahí, no quiero ni pensarlo.
Salu2

pedrito dijo...

Si un dia la lidia llega a ser respetable, no sera necesario a los ladrones que matan a la fiesta brava que se disimulan detràs de "arte y cultura", palabras para ilusionar a los tontos.
La sola LIDIA, ùnicamente la lidia, podra protegir la corrida de su desapariciòn.
El maltrato a animales indefensos... .....De acuerdo total con el señor Franmartin Eso es la pura verdad, y yo soy determinado a abandonar mi aficiòn si la mafia nos presenta que perritoros para la fiesta circo condenada.
Saludos

Enrique Martín dijo...

Gloria:
Hoy me siento con más fuerzas que ayer, primero al saber de todos los ecos que la tarde tuvo entre los taurinos, molestos con esos "imbéciles" y "alborotadores" que ayer no estábamos de acuerdo. Ladran luego molestamos. Habrá que seguir y seguir hasta conseguir que se imponga la verdad del toreo.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

J. Carlos:
Pero que se entere la gente, torear a un toro no es maltrato, el maltrato es querer torear a esos animalillos fofos. Y yo no me quedaría en lo de no premiar las faenas a esos mochuelos moribundos, yo creo que no hay ni que entrar a valorarlo, pues como tú dices, de esa manera legitimamos el fraude.
sALUDOS

Enrique Martín dijo...

I.J. del Pino:
Más que disentidor puntual, yo diría disentidor argumental, porque así se puede establecer el diálogo y el intercambio de opiniones y ya me gustaría que este se produjera cara a cara, porque se puede disentir más rápido y más veces.
Yo ahora mismo soy de la opinión de que nada debe ser valorado en el momento en que no hay un toro. Lo que hace Morante ahora lo llegó a hacer hace tiempo con toros y entonces todo tenía mucho más valor, creo que nos ponía a todos de acuerdo e incluso creíamos que era capaz de poder a muchos toros con esa forma de torear, pero en lugar de dar el paso adelante, dio tres para atrás y ahí se me acabó mi Morante y empezó el currovazqueado. Y tiene eso que dices, su personalidad, aunque a veces ha parecido que quería esculpirla tomando de muchos modelos.
Lo de Talavante, a mí en la plaza me pareció con demasiado truco, inhibido de la lidia y pendiente de las orejas, por lo que al final nos obsequió con pases detrás de más pases, para seguir con pases y pases, sin ningún criterio firme. Ahora por el momento nos queda la esperanza de que a un torero le salga un toro bueno y otro regular, pero siempre encastado y para poderle, y así demostrar todo lo que puede dar de si.
Un saludo disentidor, aunque al final creo que tampoco es tanta la diferencia.

Enrique Martín dijo...

Pepe:
Ya te estaba yo mandando a mis padrinos. No, ni mucho menos, ya sabía la fuente de esas lindezas, que no hacen otra cosa que animarme a seguir diciendo lo que veo, que no quiere decir que sea la verdad, ni mucho menos, es mi verdad y lo que creo y lo más probable es que esté equivocado, como muchos que cojean del mismo pie que yo, pero al menos creo que somos honestos y que entramos a la pelea en varas sin pretender sacar ningún beneficio. Tenemos que seguir apoyándonos y dándonos fuerzas.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Cárdeno:
Solo puedo decir amén a todo. La diferencia es que unos vivimos para la fiesta y otros pretenden vivir de ella y además muy bien.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Pgmacías:
Te agradezco como a todos estas palabras, tanto cuando se está de acuerdo, como cuando se es discordante puntual, porque a todos nos une una cosa y es el querer devolver a esto la dignidad que esta gente le quita todos los días del año. Si la fiesta íntegra solo hay que enseñarla, no hace falta más, pero estos necesitan muchos adjetivos y muchas excusas para que alguien pique.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Lesaqueño:
Ahora se les exige que se coloquen, que toreen de verdad y todas esas cosas, pero si saliera ese toro que piden tus compañeros de tele, o lo hacen como debe ser o se tienen que marchar o aguantar entrar en la enfermería cada tarde por no saber defenderse del toro con poder y encastado, sea bravo, manso o mediopensionista. ¿Te imaginas una fiesta con el toro de verdad?
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Pedrito:
Algo muy grave tiene que estar pasando para que tantos buenos aficionados estén dispuestos a apartarse de esta afición. Quizás se quieran apartar porque tienen una afición tan fuerte que no les permite tomarse en serio esta pantomima. Y que verdad más grande el que la LIDIA es lo único que puede salvar esto.
Un saludo

MARIN dijo...

No sé si recordarás Enrique, una entrada que dejé hace unos dias en mi blog en la que decia que "si alguien me asegura que el toro bravo va a seguir en las dehesas, ahora mismo retiro mi firma de la ILP". Pues lo sigo manteniendo.

Muchas veces te he dicho personalmente que esto hace tiempo que se acabó. Lo de ayer fue realmente penoso, incluso diciendote que a Talavante no lo vi del todo tan mal con la izquierda, mas que nada porque tiene menos pico que con la derecha.

Solo apoyar tus palabras Enrique una vez mas.

Un abrazo.

Enrique Martín dijo...

Marín:
Estamos tan necesitados de torería, que ya rebuscamos y rebuscamos para ver si encontramos un gramo de ella. Ayer estaba bastante bajo, muy bajo, pero hoy hasta me planteo que se puede ganar esta pelea. Si te das cuenta, estas apoteosis cada vez son más contestadas y son más los que se oponen a ellas.
Un abrazo

Cincinato dijo...

Enrique: en muchas cosas estoy de acuerdo; en otras considero que tal vez, teniendo razón en el fondo, exageras en las formas; y en otras discrepo.

En vez de ir punto por punto sobre lo que dices, te expreso mi opinión sobre la corrida de la Beneficencia.

Fracaso de Manzanares. Absoluto. No soy de los más críticos con su tauromaquia, pero lo de anteayer no tiene defensa posible . No me vale la excusa de tener una parte del público a la contra desde el principio. Injustificable el exagerado despego y el exceso de precauciones que tuvo con la gatada que le tocó en suerte. No se puede ir así a la Beneficencia. No se puede ir así a Madrid. No se puede ir así a ninguna plaza si vas con el marchamo de figura. De máxima figura, nada menos, en opinión de alguna crítica.

Mal Morante. Hubo detalles sueltos, pero hay que exigirle más. No le acompañó la suerte con el viento, es cierto. Pero podría ser un torero de época y va a terminar siendo una anécdota. Morante: cambia de actitud ... y de apoderado.

Apoderado con el que no es fácil completar una corrida para Madrid, ni para El Puerto, ni para ... Es vergonzoso en qué ha acabado este individuo, que como torero mereció todos mis respetos.

Cuvillo va por mal camino: el que siguieron otros antes que él y se terminaron estrellando. Por dar gusto a sus clientes (las figuras) rebaja y rebaja la casta buscando cada vez más docilidad. Al final se le puede ir la mano y como además es más difícil recuperar la casta perdida que rebajarla, corre el riesgo de que la ganadería entre en barrena, no sirva ni para lo que llamas la Tauromaquia 2.0 y acabe siendo repudiada hasta por sus actuales valedores. Ya le pasó a Sepúlveda. Espero que no le pase a él. Pero debe reflexionar.

Y de la presentación mejor no hablamos. Se queja de algunos toros que no le admitieron. No puedo opinar sobre los rechazados porque no los vi. Pero sí vi lo que salió de los chiqueros, y aunque por TV uno se puede engañar, me pareció absolutamente impropio para Madrid. Una tomadura de pelo. Y no es la primera vez. Claro que con Curro de por medio ...

Talavante me gustó. Dentro de un orden, pero me gustó. Improvisó, sorprendió y quiso triunfar. Fue el único que puso ganas de verdad. Sí: la sensación es que la Puerta Grande fue algo barata, pero es lo que tiene el reglamento de Madrid, que 1+1 vale aunque a las dos, siendo tal vez justificables por separado, les falte rotundidad como suma.

Viendo como está el percal, si no queremos que la Puerta Grande de Madrid se convierta en algo banal, tal vez habría que modificar el reglamento madrileño para que sea en eso como el vasco, por poner un ejemplo (como sabéis, se exigen dos orejas en el mismo toro)

Aún así para mí Talavante sale reforzado. Y no seré yo quien le discuta que ayer triunfó. Con recompensa probablemente exagerada, pero triunfó.

Enrique Martín dijo...

Cincinato:
Siempre es un placer tenerte por aquí. Yo salí de la corrida bastante tocado y me ha costado reponerme, aunque ahora pienso que entre todos podemos hacer saber lo que queremos. Y creo que nos tenemos que apartar de los golfos y de las medias tintas que ni aceptan ni repudian esta situación.
Un saludo

Anónimo dijo...

Que se acabe la siesta mansa y descarada YAAAA!!!!!

Anónimo dijo...

queridos señores de madrid esto se nos va yo soi provinziano y si en la villa y corte se lidian chotos en las provizias cabritos ya no son los del g10 son todos las plazas cada vez mas vacias los ayuntamientos sin un real y la quadrlla(ganaderos toreros enpresarios y mas de cuatro periodistas)prostitullendo la tauromaquia ..RIP. sienpre nos que dara la hemeroteca