martes, 20 de agosto de 2013

Taurodelta, sus ciclos, don Tomás y otros daños colaterales

Esto no es una trampa


Dirán, ¿qué tiene que ver todo esto entre si? Pues yo creo que mucho y a continuación pasaré a dar mis explicaciones, que expongo a juicio ante el que se quiera tomar el trabajo de leerlas y meditarlas. Empezando por Taurodelta, diremos que es una peste que afecta a la plaza de Madrid desde hace años, que la Comunidad de Madrid, primero con doña Esperanza y ahora con don Ignacio, no sólo no han querido erradicar el mal y acabar con esta plaga, sino que los han apoyado por encima de sospechas, posibles pucherazos, implicación de alguno de sus socios en oscuros negocios y por encima de todo, por si esto fuera poco, una nefasta gestión, que parece más bien dirigida a liquidar los Toros, que no a promocionarlos. Porque uno no llega a comprender que pueda haber tanto despropósito si no es adrede y con unas intenciones y un fin claro, acabar con la afición de Madrid y con la temporada de toros en Las Ventas; que dicho sea de paso, en ambas tareas avanzan con paso firme y certero.

Los señores de Taurodelta más bien parecen los malos estudiantes que se pegan un atracón para salvar el tipo, en lugar de ir aprobando por el trabajo diario. Todo indica que ellos serían felices dando una feria de más de 60 festejos y a otra cosa, a partir de ahí echarían el cierre a los corrales de la plaza y a organizar conciertos, motos, circos, y lo que a la Warner o a quien fuera se le ocurriera. Parece que son de los que entienden esto del toro como un acto social en el que lo importante es el envoltorio y no el contenido. Con la acumulación de festejos sale  rentable lo de la taberna de carretera que se monta en la carpa del Arte y la Cultura, con su sala Vip incluida, porque hay que dejar bien claro que estos señores no se juntan con cualquiera y mucho menos con individuos decentes y honrados que pagan su entrada religiosamente. Pero como esta feria de mil y una corrida no es posible y lo que quieren es ventilarse el inmueble de la calle de Alcalá de un plumazo, pues deciden crear varias ferias diferidas (qué ganas tenía de usar la palabrita); o lo que es lo mismo, “ciclos”, así como para darle más enjundia al asunto, aunque la basura, sea en bolsa azul o amarilla, siempre huele mal y si se pone al sol, mucho peor. Se montan un mes o dos o quince de festejos infumables, les ponen un título y adelante. Y de novilladas, sin una corrida de toros que echarnos a la boca, pero claro, los novilleros dan poca guerra, porque si son chavales que el año anterior torearon una o dos novilladas, esto en el mejor de los casos, encima no van a poner peros, porque si no, ya saben que igual no se vuelven a vestir de toreros ni para una foto. En cuanto al ganado, pues se hartan de traer Domecq y más Domecq, para que así piensen muchos de los que se metieron anteayer a ganaderos, que pueden vender sus “productos”. Que esto no quita para que de cuando en cuando salga un encierro con picante, para acto seguido borrar ad aeternum a ese hierro de la lista de los “Ciclos”. Luego viene la feria de Otoño, que como San Isidro, la Beneficencia o la feria del candil, se montan con meses de antelación, sin esperar si surge algo de interés en otras plazas del mundo, porque desengañémonos, estos señores no quieren dar calidad pensando en el aficionado, estos señores se limitan a cumplir un trámite, a cumplir un pliego, que por mi parte bien se podrían introducir por un sitio en el que todos estamos pensando ahora mismo.

Y seguimos avanzando; resulta que un buen o mal día, tuvieron la ocurrencia de crear a bombo y platillo eso de los Encastes Minoritarios. Tócate los c… Y la gente tan feliz, hacen de la necesidad virtud, les sirve como coartada para aparentar que apoyan con una mano lo que dinamitan con la otra y así le dan motivo a las radios buenistas y a la tele más buenista aún, a que se pongan a soltar una sarta de melonadas con cara de buenos. Pero claro, como aquí el que no corre vuela, llega un año, el presente, y se rumorea que en eso de los Encastes Minoritarios va a anunciarse una de don Aurelio Hernando, que como tiene jaboneros, se da por supuesto que es puro Veragua. Algo que a uno realmente no le preocupa demasiado. Es más, si me aseguran que es encaste “Vaca lechera” y en el ruedo dan emoción, sacan a relucir la casta y se acercan a la bravura, directamente pongo un “Me gusta” o un “Soy fan”, donde haya que ponerlo, como si es en el escote de la vaca Paca. Pero esto no se puede tolerar, anda que iba a tardar don Tomás en saltar como un cohete, urdiendo lo posible y lo imposible para exigir el puesto de los Veragua para una ganadería que fuera de sangre azul, que tuviera más de ese 50 % que como mucho le suponen a lo de don Aurelio. Que eso sí, le mandan a que acredite el ADN de sus vacas a la Complutense. Parecía que todo había quedado más o menos tranquilo, pero vuelve la UCTL a sacar otro comunicado en el que explican que no quieren que el señor Hernando no lidie en Madrid, faltaría más, pero claro, si se trata de un “Ciclo de Encastes Minoritarios”, pues algo habrá que hacer. Vamos, que los señores que vayan a la plaza al dichoso ciclo, que no piensen que van a ver un festejo taurino, que se hagan a la idea de que irán a una pasarela de fósiles vivientes, a una lección magistral de genética impartida por don Tomás Prieto de la Cal, que seguro que lo sabrá hacer muy bien.

Lo que son las cosas, cría cuervos y… tendrás un montón. Siempre había valorado el trabajo de este ganadero, aunque desde hace años, muuuchos años, los resultados no le acompañaban y cada festejo se convertía en un verdadero vía crucis. Incluso cuando muchos fieles se rasgaban las vestiduras con un nuevo fracaso, uno repartía culpas y señalaba a los de luces que eran incapaces de darles una lidia apropiada. Creía que era lo justo y lo sigo creyendo. Hasta tenía la creencia de que a don Tomás Prieto de la Cal lo que más le importaba era el aficionado. Bastaba con oírle hablar, siempre rodeado de gente que sabe lo que es el toro y que lo exige contra viento y marea. Pero no sé si esto es una pose o no, y lo único que pretende es vender sus corridas y punto. Que no le voy a negar el trabajo, pero igual se tendría que plantear algo después de tanto fracaso continuado. Igual necesita aprender de la humildad, afición y rigor de otros ganaderos que pueden tener los mismos problemas de consanguinidad, pero que aplican otros métodos más efectivos y manteniendo un número de vacas limitado. A lo mejor hasta lo tiene muy cerca. Pero puede que hasta eso sea lo de menos y lo que realmente importa es la actitud, más que la aptitud. Ha cantado la gallina.


Y en esto que los aficionados, tan sensibles como están ahora a eso del “Encastismo Integrista”, piden que se hagan las pruebas de ADN y que se descubran a los tramposos. Pero, ¿tramposos por qué? tramposos son los que nos quieren colar monas por toros, los que nos quieren confundir haciéndonos creer que la bobonería es bravura y la mansedumbre casta. Que la mojiganga es arte y la trampa poderío, que las cabras embisten mejor que el toro y que esto ya lo habían advertido allá por el s XVII, como si el arcángel San Gabriel les anunciara la venida de los mesías Ponce, Juli, Morante, Castella, Perera, Talavante o Manzanares. Eso sí que es de tramposos. Claro que a uno le gusta saber lo que está viendo, si es de este o aquel encaste, por supuesto, pero eso no es lo más relevante. Que pretenden guardar las sangres como un tesoro, que algunas lo son, como si se fuera la fórmula de la Coca Cola. Señores, que sí, conservemos esa materia prima, esa herencia que nos han dejado desde hace años, pero también aprendamos de los ganaderos que buscaban la bravura y que cruzaron toros y vacas esperando encontrarla. ¿Qué podemos decir de los padres de los Contreras, Saltillo, Vega- Villar, Galache, Núñez, Osborne, Juan Pedro, Parladé, Santa Coloma, Coquilla, Buendía, Urcola, Gamero Cívico y todos los que a partir de las Castas Fundacionales nos regalaron esa variedad que tanto demandamos y que nos quieren robar? ¿Eran unos tramposos? ¿Deberían presentar análisis de ADN antes de volver a lidiar en cualquier plaza? Por favor, acabemos con estas pamemas de los Encastes Minoritarios, que debería avergonzar a la UCTL por ser un reconocimiento público a su fracaso como unión, como ganaderos y como aficionados, acabemos con esta engañifa de los ciclos anunciados con meses de antelación, privándonos de poder ver lo que más interesa en cada momento revitalizando lo que debe ser una temporada taurina y por supuesto, que se acabe la tiranía de Taurodelta, que como empresarios y aficionados son lo más nefasto que ha pasado por Madrid, y que demuestran día a día que sólo se interesan por el negocio, el de los toros, las vacas de carne, los conciertos o el de los paños y pasamanería traídos de Oriente. Y a don Tomás, pues mucho ánimo y fuerzas para sacar su ganadería adelante y que no se enrede en estas fiestas, porque al final acabará bailando con la más fea.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

que mania tienen ustedes, que TOMAS no va a venir,y el Aurelio que saque su ADN, pero no quiere porque casi no tiene Veragua.
Y escobar, no tiene animales este año, PESAOS, INFORMENSE DE UNA PUTA VEZ.

Piti

Enrique Martín dijo...

Piti:
Creo que o no ha entendido nada o no lo quiere entender. La cuestión real no es el dichoso ADN, el problema es que nos quieren quitar a una ganadería que tiene cierto interés, en virtud de un invento que es esto de los encastes minoritarios, que ya me parece una denominación poco afortunada. Así no se defiende la variedad que aportan estos encastes, esta se revalorizaría si a los niñatos que sólo torean un puñado de hierros se les obligara a torear de todo y que se dejaran de la mandanga del toro idóneo para expresar lo que llevan dentro. Que puede que prieto de la Cal no venga a Madrid, casi mejor que descanse, pero la que se ha montado no tiene justificación alguna, sólo por esa pretendida exclusividad que él reclama. E igual Escobar no tiene ganado para este año, pero, ¿tampoco tiene Moreno Silva o Flor de Jara? Que "pesaos" somos y bastante, pero a lo mejor no se trata de informarnos de una "puta vez" y si de remover las entendederas y darse cuenta por donde nos la están colando. Que algunos se sentirán muy satisfechos con este dominio de los encastes, haciendo compartimentos estanco de unas y otras ganaderías, pero señor, la cuestión del toro no está en los libros, lo importante y definitivo está en lo que sucede en el ruedo y no liarnos en que si son galgos o podencos. Así que a ver si usted abre la mente y acaba de entender lo que en este blog se quiere decir, de una... buena vez.
Un saludo

Anónimo dijo...

Por mí que no venga Tomás, para lo que hizo el año pasado mejor que se quede en su casa. Prefiero que venga Aurelio Hernando, tenga el ADN que tenga, porque ha demostrado aquí más que Prieto de la Cal. Y me da igual que tenga o no veragua, lo que importa es que cumplan en la plaza. Sin ir más lejos, dos ganaderías de procedencia domecq: Buenavista y los sobreros que ha lidiado el Montecillo en las dos últimas novilladas merecen repetir.

Tienes razón Enrique, Moreno Silva o Flor de Jara están lidiando en otras plazas pero aquí tampoco vienen. ¡Qué casualidad!

Saludos
J.Carlos

Enrique Martín dijo...

J. Carlos:
Estoy contigo, lo del ADN para saber de donde se viene, pero no para excluir a nadie. Lo que excluye o ensalza es lo del ruedo. Ahí estoy contigo.
Un abrazo

Alberto Ariza Moreno dijo...

Enrique:

Comparto completamente su opinión. Actualmente en el mundo del toro se están dedicando a poner etiquetas a todo y olvidan lo importante, que es lo que pasa en el ruedo.

Estoy harto de que siempre digan lo mismo. Totalmente de acuerdo en que hay que proteger los encastes, pero ¿no sería mejor proteger a las ganaderías que todavía tienen bravura y casta? De nada me sirve ir a ver una corrida de Prieto de la Cal para solo ver el pelo jabonero y, por desgracia, verlos derrumbarse por el ruedo. Y que conste que me encantaría que sacasen bravura y casta y apoyo al ganadero en todo, pero las cosas son así. No podemos permitir que hagan con las ganaderías lo mismo que con los toreros, que el que más enchufe tiene es el que torea. Con respecto al toro tenemos que exigir lo mismo que a los toreros: el que cumpla las expectativas de presentación y comportamiento que vuelva, el que no las cumpla que descanse. Así es la forma de proteger al toro bravo y encastado.

Poniendo etiquetas de "esto es tal o esto sale así" nos cargamos el toro. Un ejemplo: Fuente Ymbro salía encastado pues a lidiar en todas las plazas. Ya no sale encastado, pues fuera de esas plazas. Sea Domecq, Santa Coloma o lo que sea. Es así de simple. Hay que promover la bravura en el toro y el toreo de verdad en el torero. Mientras sigamos con las etiquetas, los enchufes, los favores y el cambio de cromos tanto en toreros como en ganaderías mal futuro nos espera.

Un saludo Enrique y enhorabuena.

Anónimo dijo...

Aurelio es un mentiroso y su amistad con Zúñiga la utiliza para ir contra los demás y hacer daño a la empresa con sus mentiras. La verdad saldrá como ha salido su engaño.
Tendido 5

Enrique Martín dijo...

Alberto:
Admiro esa facilidad que tienes para decir las cosas con tanta claridad. Y es que no hay más vueltas que darle, se complica uno la vida con bobadas que sólo interfieren el objeto de todo esto.
Un abrazo.

Enrique Martín dijo...

Tendido 5:
Vuelta la burra al trigo. Que Aurelio puede tener casta charolesa si quiere, pero en el ruedo su resultado está más cerca de lo que busca el aficionado que muchas ganaderías. Que igual que Aurelio Hernando están todas las ganaderías de la UCTL, pero sus cruces los realizaron hace muuuuchos, muuuchos años. Que la bravura se ha buscado a lo largo de la historia con cruces, y no nos enredemos más, que nos dejamos liar por cuestiones de si ese es amigo o enemigo, si este es más guapo o no. Que eso son discusiones bizantinas que interesan a los taurinos para darse un barniz de conocimiento. Miremos lo que pasa en la arena y luego veamos el ADN, que al final aporta muy poco.
Un saludo