lunes, 27 de febrero de 2017

Los toros y España, menudo carnaval


A veces lo aparente esconde algo fundamental





Son días de reírnos hasta de nuestra sombra, si se pone a tiro, aunque el primer impulso sea el del llanto largo, profundo, sentío y muy, muy encab… encabezado por un no sé qué que nos hace tirar más por el optimismo que por lo otro… el pasotismo. Decía don José, el filósofo, porque ya saben ustedes que hay gente pa’ to, que el que quiera entender la historia de España, o a España misma, tenía que saberse la historia del toreo de pe a pa. Pues visto lo visto, ya podría empezar la ruptura, aunque la cosa no pinta que vaya a darse el caso de una disgregación de caminos. Que ya es casualidad que en la misma semana nos enteremos que a la empresa Pagés no le piden la cárcel previo pago de una fianza y que encima, para evitarse tener que aguantar al personal inquieto, se van a pasar una temporada a Suiza con su yerno y la suegra. ¡Vaya mezcla! Como dice el Selu, verán los Pages y Cía cuándo la suegra les empiece con lo de compran ganado malamente, contratan toreros malamente, suben los precios malamente, pero que no consiente que nadie les critique, que para eso ya esta ella, la suegra, y el pobre yerno a poner cara de circunstancia.



Se esperaba por Madrid a don Simón enrolado en alguna chirigota, pero parece que nadie le ha querido y que aún colea aquello de que no le dejaran entrar por la puerta grande en los “Juancohone” y que despechado puso los cimientos para la de “Hago lo que me sale de los…”; don Simón y su chispa, que cómo la Comunidad de Madrid no ande viva, en nada, con tanta chispa nos quema Las Ventas. Que ya tiene medio trabajo avanzado, con el aficionado de Madrid más quemado que el bigote de un comefuegos. Que ya se acerca el comienzo de la temporada madrileña y empezamos a dudar si las promesas mesiánicas de don Simón pueden tener algo, un poquito, de verosimilitud o si estaba tanteando al personal con las letras de su particular y exigua chirigota de los coj… Que lo que tampoco espero es que al señor casas le investiguen por los carteles black, que él te dice de salida que te va a montar un cartel de máxima calidad y te cuela a Cayetano, El Fandi y los hermanos Cordobés I y Cordobés II. Pero tampoco hay que echarle toda las culpas al señor productor, porque seguro que en esa operación de los carteles black hay implicado más de un taurino en esa trama. Estarán los cómplices necesarios de la prensa que se habrán jartado de decir que es el mejor cartel de al historia, que es un cartel bueno y caro, como parece ser que se ha escuchado clamar por Sev… por Suiza en los últimos días.



Que no les voy a decir yo a ustedes que no me guste esto del carnaval, no, pero me cuestan estos días de sobresalto y de no a saber si lo que me cuentan es verdad, mentira o todo lo contrario. Tengo unos problemas de discernimiento que me hacen perder la razón, sin encontrar a nadie que me la dé, aunque sea como a los locos, que algo es algo. No me dirán que no es para ponerse a darles vueltas al caletre, ahora que uno se entera que el señor Molés es un gran profesional y que no va a dar un paso atrás en la información taurina. ¡Vaya! Y a uno que aún le quedaba cierta esperanza, pero nada, que seguirá en esa línea de hacer y deshacer, encumbrar y descabalgar a todo quisque dependiendo de lo que cada uno ponga por delante o lo que se deje por detrás. Eso sí al menos el personal no tendrá que verse obligado a soportarle tarde tras tarde por la tele. Anda que no hemos mejorado con don Fernando y don Vicente. El señor Apaolaza debe estar rogando al santo con aquello de a San Fermín pedimos nos libre en la tele de salir de Málaga y meternos en Malagón. Que puede que tenga que correr apretando el paso más que si transitara por Mercaderes rumbo a la Estafeta. Nosotros elevemos nuestras oraciones a don carnal y que lo que el aficionado televisivo espera que no sea otra “Chirigota con clase”, no se convierta en “Los de ahí abajo” y que los tiernos infantes, que los colegiales con su babi y todo no se transformen en burlones demonios con más cuernos que los que nunca imaginarían en las borregas bobonas, más resabiados que una machorra. Que esperan que el rey con méritos en Madrid, el señor Esplá, no se les cruce de acera y se ponga a decir barbaridades que saquen a los espectadores de sus casillas y los pongan como leones enjaulados. Pero ya digo que no acabo de saber si con los toros se entenderá mejor a este país o si con los toros se entenderá mejor a este nuestro bendito país, solo pido que al final no acabemos con esa idea de los toros y España, menudo carnaval.





Enlace programa Tendido de Sol del 26 de febrero de 2017: