miércoles, 29 de junio de 2011

Gracias a todos, gracias a Manuel, a Alejandro, Miguel Ángel, José Antonio, David, José María, Enrique, Julián, Cayetano y a todo el mundo del toro











Esto nunca se puede llamra arte







¡Ahíii vaaaa!






El julipie y la cumbre del mando y del dominio










No creo que se vaya a manchar el traje, será por si hay foto de indulto







Malamente saldremos así del bache ¿no?



Uno va, se plantea más en serio que nunca el parar, lo anuncia para que se entere todo el mundo, recibe el calor de muy buenos aficionados, se queda todos los buenos deseos que le han hecho llegar a través de Toros Grada Seis y a las primeras de cambio, imitando de mala forma a grandes maestros del toreo, sin su grandeza, sin su forma de hacer y lo que es más importante, sin haber aportado nada al toreo, al contrario que los Rafael el Gallo, Domingo Ortega, Manolo Vázquez, Antoñete, Camino y tantos otros que se cortaron la coleta, pero que se dejaron el pasador preparado para por si acaso.

Pues este es mi por si acaso, aunque seguiré con mis intenciones de calma y sosiego. Esta panda que está poniendo todo su empeño en hundir el toreo no ve límites a sus desmanes. El indulto de León no ha sido nada más que la espoleta que me ha hecho explotar. ¿Cuándo se estarán quietecitos de una santa vez estas figuras del toreo que llevan años mendigando el reconocimiento de la afición, de esa gente que vive por el toro sin sacar provecho de él, de esos que nada esperan y nada pueden recibir a costa de un perverso halago? Tenéis a los cautivos en vuestra mano, pero no tenéis a los que más deseáis. Os consideráis dioses, héroes de la antigüedad, pero nunca las figuras de la tauromaquia fueron tan cuestionadas como lo sois vosotros. Nunca supuso tan poco un triunfo en Madrid, esa plaza que no os entiende, que os tiene manía y que no sabe de vuestras glorias toreras, esa de la que no salís a hombros, os sacan a cuestas como pesados fardos. No voláis sobre los hombros de una afición entregada. La misma que no hace mucho veneraba a César Rincón por su verdad, que se entregó dos tardes a José Tomás mientras todavía tenía el corazón encogido, la que respeta y se esfuerza en hacer eterno a Frascuelo, la que cuando hay un toro en el ruedo rebaja sus exigencias y cae rendida a quien se le enfrenta y le vence. Pero por decreto no señores, aquí no se obliga a nadie a que le impongan gustos de baratillo, aquí hay que ganárselo. Y puede que llegue el momento en que todo esto pegue un vuelco tal que no lo conozca ni la madre que lo parió, y que volvamos al toro, que es el único importante; sin él ninguno de vosotros vale un duro. Y si ahora solo tenéis torería para el medio toro, pues igual como mucho valéis diez reales, que no es ni un céntimo de euro. ¡Menuda cotización!

En León un pegapases que desconoce cualquier asomo de la lidia, indulta un toro; en Granada se condena a los espectadores a una pasarela Cibeles de borregos desmochados; en Alicante se os cuela un paria del toreo y os pega un repaso de arriba abajo, mientras las figuritas se miran los alamares; en Málaga se echa a patadas de su casa a un joven torero que quiere ser algo; y mientras hay toreros que se van dejando los muslos en los pitones de los toros, aunque sin ese glamour y esas excentricidades de estas figuras de opereta.

Todo es maravilloso, grandioso, histórico y no se cuantos adjetivos más vaciados de significado, pero ya no interesáis, no llenáis las plazas ni juntándoos a todos en una misma tarde. En los carteles estáis vosotros, los borreguitos de turno y Portland, Holcim o Cemex. ¿En que se traduce el tirón que debería tener vuestra maestría y majestuosidad? En plazas con el cemento al aire, como vuestras vergüenzas.

Es difícil hacer tanto daño a algo tan bello y tan extraordinario como es la fiesta de los toros, el rito de la tauromaquia, las corridas de toros, el toreo o simplemente los toros, que cada uno tome el término con el que más se identifica. Estamos provocando la extinción del toro de lidia, sustituyéndolo por un animal que según las manifestaciones de estos sabios del toreo, no lleva dentro el instinto de embestir, ni la acometividad sobre la que nace el toreo. Hay que hacerles que embistan, no dirigir las embestidas. Por selección hay que inocularles la toreabilidad. Valiente sandez. Se están eliminando todos los indicios de toreo verdadero que pudiera servir de espejo a los toreros de mañana. Los chavales ya no quieren imitar la forma de torear de este o aquel, no admiran el poderío, el arte, el mando, el ser buen lidiador o el conocedor de gran número de suertes del toreo, ahora solo quieren tener su dinero y su capacidad para mangonear, quitar y poner y decidir que nombres le acompañaran en los carteles. Esto es lo que hay.

Mientras seguiremos aguantando esta sarta de vulgaridades, fraudes y pantomimas, y seremos testigos de cómo las fotocopiadoras echan humo repitiendo carteles y repitiendo crónicas, titulares y triunfos. Seguiremos pensando que ese torero solo tiene un bache, que dura siglos y mientras el camino escogido es el del lado oscuro del toreo; a otro se le consiente porque ya ha vuelto como clon de JT y se le jalea lo que a otros no se les tiene en cuenta; también está el que vive de lo que pudo ser y nunca llegó a alcanzar y que despacha a los públicos no afines con una mirada de perdona vidas; luego el que paraba los relojes, pero que desde hace tiempo ni adelantan ni atrasan, mientras podemos contemplar cómo el matador está completamente fuera de tipo; el correcaminos, que pone mucha voluntad, pero para ser velocista; el maestro indultador que sale por la Puerta de Madrid casi a hurtadillas mientras no sale de su asombro; el magnánimo maestro que definitivamente se ha instalado en su burbuja y que mientras contempla los resultados de su obra se esfuerza en seguir estirando su carrera por carreteras comarcales; el incomprendido dios del toreo, rey de los trucos y alivios ante el medio toro; el figurín que ahora indulta un toro y que no es capaz de seguir la lidia ni con apuntador; todos esos que se agruparon para presionar al Sumsum Corda hasta conseguir su último capricho, las mesas hechas astillas que solo pretendían obtener más privilegios y los corifeos de los medios que parece que solo quieren alcanzar la edad de jubilación sin importarles un pepino lo que quede detrás.

Como si fuera el imperio romano o el español, galopamos hacia la decadencia con paso firme y seguro. Ojalá que alguien abra los ojos y le dé tiempo a pegar un volantazo y cambiar el rumbo. Yo me vuelvo a mi retiro y prometo que el día en que decida seguir regularmente lo haré con bastante menos amargura, entregándome a todo aquello que un día me hizo caer hechizado en los brazos de algo muy grande. Pido disculpas por esta vuelta repentina, pero creo que una cosa es decir que uno se lo va a tomar con más calma y otra quedarse callado, haciendo el Tancredo, y abandonar esto que para algunos de nosotros es muy importante. Tan importante como que en muchos casos es la herencia más valiosa que nos dejaron nuestros mayores, a los que no les fue posible legarnos tierras, empresas o una finca en Salamanca.




PD: No están todos los referidos en las fotos, aunque creo que éstas ya son suficientemente elocuentes. Fotos que debo agradecer a un buen aficionado que ha tenido la gentileza de prestármelas. J. Carlos, va por ti.

34 comentarios:

Pepe Pastor dijo...

¡Cumbre! Me permito con tu permiso publicarlo en mi blog.
Saludos
Pepe

Enrique Martín dijo...

Pepe:
Me parece mortificar un poco al personal, pero si ese es su deseo, aquí tiene la entrada. Para mi será un orgullo
Un saludo

Xavier González Fisher dijo...

Enrique: Creo que hay que "hacer partes" aquí.

Los que: "no hace mucho veneraba a César Rincón por su verdad, que se entregó dos tardes a José Tomás mientras todavía tenía el corazón encogido, la que respeta y se esfuerza en hacer eterno a Frascuelo..." no pueden en justicia, ir "en el mismo saco" que todos los demás, porque seguramente esos no estarán de acuerdo ni con el indulto en ninguna de sus oportunidades, ni con la mayoría de los paripés que ahora se proclaman como "grandes triunfos de la fiesta".

Como decía Juncal, separemos "taurinos" de aficionados y aunque creo que los últimos serán (y seremos minoría y perdón por la inmodestia), no debemos quedarnos callados, porque si cedemos el espacio a los primeros, esto se acaba y se acaba...

Enhorabuena por volver por aquí. Pensé que te tardarías algo más.

Enrique Martín dijo...

Xavier:
Yo también pensaba tardar más, aunque me lo voy a tomar con más clama, esto ha sido un arranque ante todo lo que se está viendo. La referencia de la que me jablas, Rincón, José Tomás y Frascuelo está puesta adrede, precisamente porque aplauden esto igual que lo otro y como muy bien dices, nada tiene que ver lo uno con lo otro. Pero a estos sí que se apuntan. Es el barniz de buen aficionado que se quieren dar. Y ya ves, nos gustan a tí y a mí, que de buenos aficionados no tenemos nada ¿no? Perdona la broma. Yo a tí te considero un aficionado y un amante de esto, que sabe de lo que se habla.
Un saludo

Anónimo dijo...

TREMENDA la entrada que te has marcado Enrique, para sacarte a hombros, esto si que es para salir por la puerta grande y no lo que hizo el niño manzanares...en las fotos se ve la "verdad" del toreo de estos figuritas, asi de claro....si cuando yo digo que las entradas de andanada no estan pagadas....es por algo, ahí si que se ven todas las trampas, y a las pruebas me remito.

Una venteña

MARIN dijo...

Ya te echaba de menos Enrique. Y cuando has vuelto, has vuelto igual que Emilio Muñoz en su dia, para salir por la puerta del principe (y eso que en Madrid esperasteis a el de Triana una eternidad y nunca llegó).
Las fotos son mas que elocuentes. No se les puede poner ni un punto ni una coma tanto a las fotos como a tu cronica. Pero aun asi, creo que algunos de ahí son capaces. Creo que el Julí tiene mando y poderio de sobra, pero... aparece la pregunta de siempre ¿cuando me lo va a demostrar con el TORO?.
No se si te acordarás del comentario que hice el otro dia en el Paseillo cuando dijo Pepe el comentario de la escasa presentación del los toros en las ultimas ferias... "TOROS en el campo hay". De sobra. Ahí estan las fotos de J. Porcar en Toro, Torero y afición. Pero ahi se los van a comer las moscas, en el campo.
Siempre me quedaré con la faena que a mi mas me a llenado de afición y admiración a esto, y que proximamente pondré en el Retoñal: Cesar Rincon y Bastonito. Una faena que vale por todas las de estos que se acomodan, pero que gracias a ella todavia se habla de un torerazo como Cesar Rincon y de un toro bravo como Bastonito. Esta si que es la grandeza del toreo y no la que dan indultos de saldo.
Como bien dices caminamos con paso firme y seguro hacia la extinción de esto. Una pena, la verdad, pero eso de "apretarse los machos" quedo atrás hace mucho tiempo (con todo el respeto que me merecen los que se visten de luces).
Un abrazo y enhorabuena Enrique.

Anónimo dijo...

Me llevé una desilusión tremenda con tu anterior entrada, pero respetando la decisión que habías tomado de tomarte lo del blog con más calma.

El lunes te estuve escuchando en Radio Hispanidad y cuál ha sido mi sorpresa al ver que habías vuelto a escribir y, encima, ¡con este pedazo de entrada!, de la que se han hecho eco en varios sitios.

Bien es cierto que viendo lo que estamos viendo (tú has puesto varias muestras) es normal que estemos un tanto asqueados con esta tauromaquia de hoy día, pero, como bien dices, no podemos renunciar a lo que nos enseñaron de pequeños.

Como siempre, Enrique, un placer leerte.


Un saludo desde Zaragoza
RAMÓN

Enrique Martín dijo...

Venteña:
Me quedo con eso de que esto es la "verdad" del toreo, de este toreo 2.0 que nos quieren encasquetar. Esto es lo que se empeñan en querer convencernos que es bueno. Pues para ellos la perra gorda, pero a mi no me gusta. Pero eso es por mi falta de afición... a esto.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Marín:
Me apunté esa expresión tuya de que "hay toros en el campo". Además en ese momento creo que la dijiste con toda la intención del mundo, yo lo entendí así.
Sobre estos señores yo coincido en que seguramente serían capaces de torear como Dios manda, aunque el amaneramiento al que han llegado igual les frene, porque algunos se han esforzado tanto en las triquiñuelas, que no sé si sabrían encontrar el camino de vuelta. Y cada vez que te oigo y te leo el respeto a todo aquel que se viste de luces, te entiendo que no lo sabes bien. Pero de la misma forma resulta muy ilustrativo que una persona que sabe lo que se pasa ahí, que no entienda, ni comparta lo que están haciendo estos señores hoy en día.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Ramón:
Te agradezco mucho tu fidelidad y me ratifico en lo de la calma, que no será otra cosa que escribir cuando tenga algo que decir y no plantearme esto como una obligación. Que si son dos días, pues dos días y si son quince, pues dos semanas. Lo que creo que no haré será abandonar esto, a no ser que las circunstancias obliguen, pero de moemnto la crisis me deja escribir y hasta cantar fados si me apeteciera.
Un saludo

En Barrera dijo...

Se te echaba de menos.
Un gran artículo que pone las vergüenzas de las figuras del toreo al descubierto.

Un saludo Maestro.

Paco Montesinos dijo...

Me descubro ante usted, nunca se pudo decir más claro ni más conciso. Suscribo todas y cada una de sus palabras.¡Bravo!

Enrique Martín dijo...

Isa:
Mucas gracias por pasarte por aquí y echar un ratito. Habrá que decir lo que se piensa, por si a alguno le quedara duda de lo que no queremos.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Paco:
Muchas gracias. Cada uno ponemos un poquito de nuestra parte, unos desde Madrid y otros, con muy buen tino, desde Valencia; el caso es que entre todos consigamos hacernos oír.
Un saludo

Gloria. Murcia. dijo...

Gracias a Ud., maestro, por dar forma a nuestras desilusiones...por usar tan bien el lenguaje y usar la verdad como arma, por hacer que algunos no nos sintamos tan solos. Un abrazo y a continuar en la lucha!!!.

Enrique Martín dijo...

Gloria:
No puedo decirle nada, solo que muchas gracias y que sigamos todos a una.
Un abrazo

Revisor dijo...

Enrique has escrito un manifiesto reindicativo del aficionado indignado,movimiento taurino de aficionados que se alejan de los cosos cuando llegan las figuras a las ferias.
El antitaurinismo , la destaurinizacio social es el fruto de tanto engaño.
Gracias por volver

Scotty dijo...

AMEN!!!que grande eres tio!!

Enrique Martín dijo...

Revisor:
Solo deseo que los aficionados vuelvan a las plazas y que se vayana esos taurinos antitaurinos. Muchas gracias por pasarte por aquí.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Scotty:
¿Y qué te respondo a tí ahora? Pues muchas gracias.
Un saludo

Anónimo dijo...

Enrique, me he quedado sin palabras cuando he leído tu entrada. Soy extremeño y suscribo plenamente tus palabras porque en cualquier plaza mi tierra nos engañan con el toro de 'garrafón' que demandan las figuritas. De verdad que esta tauromaquia de hoy da pena.

Continua escribiendo porque sólo con la verdad se arreglan las cosas.

Un abrazo. Feli.

Enrique Martín dijo...

Feli:
Esta tauromaquia podrida se extiende por todas las plazas del mundo y donde se libran un poco de esta situación es en aquellos sitios y aquellos días en los que no aparecen las figuras o los aspirantes a ellas. COmo bien dices, habrá que seguir luchando contra esto.
Un saludo

eltorodelajota dijo...

Enrique,

enhorabuena por el post y por el debate creado. No hay mejor recompensa para un bloguero que sus post sean el germen de comentarios y opiniones. Por ello,mis felicitaciones.

Respecto al post, entiendo tu desasosiego y desánimo, incluso lo comparto. Sin embargo, quería hacer dos considertacines al rspecto. Ya conoces mi opinión sobre hacer crítica taurina en base a fotos. Creo que instantáneas como las del post se podían hacer, solo hace falta elegir el instante adecuado, a todos los toreros del escalafón, es más, yo creo que a todos los toreros de la historia.

Cierto es, que a unos es más fácil cogerles así por su manía en repetir esa serie de trucos en su tauromaquia diaria. Sin embargo, a otros no. Por poner un ejemplo. A Morante se le pueden reprochar mil y una cosas. Su desidia, los toros que mata, su comodidad... pero no creo que pasárselos lejos sea una de sus características más notorias, como reflejan las fotos.

Por otro lado, el otro día, leyendo un libro que no viene al caso, di con una crónica de principios del siglo XIX, y curiosamente, el mensaje que lanzaba el crónista tenía un enfoque pesimista y agorero para con la Fiesta simillar al que desprende el tuyo. El argumentario era muy similar al tuyo. 200 años de diferencia y seguimos hablando de las mismas cosas. Eso me hizo pensar aunque no fui capaz de llegar a ninguna conclusión irrefutable.

Como te digo una cosa, te digo la otra. Ver el otro día (vía corrida televisada) la actitud de César Rincón en su despedida de Sevilla, me hizo pensar mucho en la actual casta de toreros y su manera de afrontar la profesión.

Lo dicho, enhorabuena por el texto y por la manera de contarlo.

Saludos

Enrique Martín dijo...

David:
Lo de las fotos no tiene discusión, coincido contigo, pero aquí añado otra cosa y es que este tipo de actuación se repite ya con demasida continuidad: Ya ves que incluyo a El Cid y Morante, toreros que a mí me han dado tardes que aún me retumban en la cabeza, pero es que ya parecen instalados definitivamente en ek truco. Decíamos que El Cid no se encontraba cómodo engañando, pero parece que ya se ha hecho su sitio. Y Morante aparte de abúlico, ya practicala misma tauromaquia que muchos, aunque siempre le diferenciará su gusto y clase.
Es verdad que la fiesta está en crisis desde hace décadas, pero no nos debemos cegar con eso y no ver que ahora está peor que nunca, que ha llegado a unos límites muy complicados y que además está apartada de la sociedad y lo que ésta muestra del toreo es lo peor, lo más chusco.
Un saludo y ya sabes lo que me gusta cambiar opiniones contigo. ¡Ah! y la verdad más grande que has dicho es que lo mejor de esto es la gente que se pasa por aquí, de lo que me siento muy feliz, y las opiniones que nos regaláis, de lo que me enorgullezco. Y tu comentario es una prueba de todo esto que digo.
Un saludo

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique,buenas tardes, creo que no tengo nada que añadir a tus comentarios (siempre tan correctos y sabios) y tampoco nada que añadir a los comentarios igualmente sabios y correctos de los demas compañeros escritores de este gran blog.
Menos mas que ibas a tardar en reaparecer ehhh!!! a sido un adios con una pronta reaparición a tu reudo virtual.
Un fortisimo abrazo.

Por cierto bloggeros, Marin, Isa, Pepe Pastor, Xavier Gonzalez, Scotty, he tenido el placer de conocer a Enrique en persona, y el mismo gusto que da leer lo que escribe, mejor es en persona y en el trato. Saludos.

Enrique Martín dijo...

Diego:
No puedo decir nada. Solo muchas gracias. Todo de más sobraría.
Un saludo

Anónimo dijo...

SI NO SE TRATA DE QUIEN SE ARRIMA MAS O MENOS O QUIEN SE ECHA EL TORO PARA LEJOS.HOY DIA SE TOREA CON MAS VALOR QUE EN NINGUN OTRO TIEMPO.SI ALGO ES CARACTERISTICA DE LOS TOREROS DE HOY ES SU VALOR!!!
EL GRAN PROBLEMA ES QUE NO SABEN TOREAR!!!NO SABEN TEMPLAR,GUSTARSE Y MUCHO MENOS ACTUAR CON TORERIA EN LA PLAZA!!A MAYORES TODOS TOREAN CON EL GRAN DEFECTO DE DEJAR LA PIERNA RETRASADA!!!PARA MI ESTO ES ANTITOREO!!!ES UNA VERGUANZA VER A MANZANARES ENTRE OTROS SIEMPRE CON LA PIERNA RETRASADA!!ESO NO ES TOREAR!!Y NO SOLO EL!LO HACEN TODOS!!!HASTA MORANTE QUE ES LO MAS PURO QUE HAY LO HACE!!DE VERGUENZA!!!
LUEGO YA EMPIEZA A APESTAR EL MONOPOLIO QUE SE TIENEN CASTELLA,CID,TALAVANTE,PERERA,JULI!!HASTA CUANDO VAMOS A TENERLOS??YA VALE!!!SIEMPRE LOS MISMOS!!!YA ESTOY DE VER AL CID HASTA LAS PELOTAS.QUIERO VER CLASE,TORERIA,GUSTO,EMPAQUE,SABOR!!EN FIN!!!ESTOY DE ARRIMONES,PODERIOS Y LECHES HASTA LAS TRANCAS!!!

Enrique Martín dijo...

Anónimo:
Yo realmente dudo lo del valor, porque aunque es una valoración subjetiva, todos los indicios me hacen pensar que tantas precauciones son debidas a esa ausencia de valor, aunque también se puede ser buen torero sin valor.
Esos males o vicios que describe, ahora lo cubren todo. En esta lista hay toreros que un día torearon de verdad, pero que ya parece que se han definido muy claramente. El caso de Morante es uno de ellos, aunque más bien parece que los pocos años que enamoró fueron una excepción en un camino no demasiado contundente. Tuvo un renacer después de la reaparición, nos regalo muy buenos momentos de toreo, pero los temores que asomaban incluso en esas tardes gloriosas se han hecho realidad. Compone la figura como si se tratara del mismísimo Lagartijo ante un toro del XIX, pero al final su toreo se está quedando en nada. Él con un aspecto cada día más parecido al de un tonel y basando su torería en la pañoleta y el fajín reventones, en el café y el puro en el callejón,, en sus patillas remarcadas y casi nada en el toreo de verdad que todos esperamos.
Un saludo

MARIN dijo...

Me he permitido el lujo de volver a comentar Enrique despues de leer los comentarios anteriores.
Quizás este de acuerdo con David del torodelajota, en que estamos juzgando fotos en momentos determinados. Esto para nada cambia mi opinión anterior. Pero si es para tener en cuenta.
Pero con respecto a lo que comentaba el anónimo anterior sobre el valor...Pues mira, creo humildemente desde mi posición, que si no se tiene un mínimo de valor no se está ahí delante. Lo tengo super claro. Eso si, ahi algunos que les sobra y otros que estan muy justitos. Pero en el segundo caso, si tienes afición y toreando mucho, complementas lo que te falta de valor.
Lo que no se puede aguantar es el acomodamiento y las ganas de "trincar" como sea por parte de muchos del G-10 o el G-20, como le quieras llamar.
No se si escuchaste en el programa de ayer a Enrique Romero hablar sobre el tema de las corridas televisadas y el hecho de CREAR AFICIÓN. Pues fue para quitarse el sombrero. Y mira que le hemos criticado a este tio. Pues dijo verdades como puños y dejo al descubierto a mas de una figura.
Un abrazo Enrique.

Enrique Martín dijo...

Marín:
Estaba empezando a oírlo y se me fue la conexión, pero te confieso que al principio dudé si era él. Lo que demuestra que TODOS tienen su corazoncito de aficionado.
Y has tocado en el botón exacto, la afición. Para mi este es uno, quizás el único elemento que te hace poder con todo, con el miedo, la responsabilidad, las cornadas y sus recuperaciones, el aprender el oficio, el conocer al toro. Para mi esto es todo y ahora puede que una de las causas de estar como estamos es la afición. Y seguro que tú sabes mejor que nadie de lo que hablo y me podrías dar clases. Esa afición que te empuja a seguir viviendo el toro como sea. Unos nos tenemos que conformar con intentar torear con los lápices y pinceles. Es lo bueno que tioene, que te ofrece muchos caminos. De los del "G" igual sacamos uno o dos con verdadera afición, ¿no crees?
Un abrazo

Iván dijo...

Estas fotografías deberían estar en TODAS las aulas de tauromáquia para que los chavales sepan lo que NO se debe hacer, aunque claro, si haciendo esto, se indultan toros y se les llama figura, los chavales ¿qué van a hacer?
Saludos!

Enrique Martín dijo...

Iván:
Volvemos a una de nuestras cantinelas de siempre y es que falta afición. Con afición, muchas de estas fotos serían censuradas por muchas más personas, incluidos los profesionales.
Un saludo

Anónimo dijo...

Me parece vergonzoso aficionarse a semejante tortura. ''Seres'', que para mi han perdido la humanidad, son los únicos capaces de soportar atrocidades como estas.

Enrique Martín dijo...

Anónimo:
No sé si habremos perdido la humanidad, pero creo que usted ha perdido la identidad o no se siente demasiado orgulloso o identificado con ella.
Un saludo y cuando sepa a quién me dirijo, si quiere le doy mis argumentos.
Un saludo