viernes, 27 de mayo de 2011

Hasta coceaban los mulos

Seguro que Urdiales hubiera cambiado a ciegas el mulo por la vaca encastada de Victorino



Otra gran tarde de toros que parece poner a prueba la afición de todo el mundo, de los asistentes a la corrida, de los toreros, de los caballos de picar, de los vendedores de la plaza, de los almohadilleros, de las taquilleras del metro, de las vendedoras de claveles, pero no de empresarios y ganaderos, que sacaron su buen beneficio con la corrida y con los toros, que nos cobraron como si valieran. Una mansada descastada de El Cortijillo apta para cualquier cosa, menos para ser lidiada, picada, banderilleada y muerta a estoque. Es demasiada ofensa para el toro de lidia. Ninguno disimuló su mala condición en el caballo, se iban sueltos, no querían entrar al peto, buscaban refugio en las tablas, cabeceaban sin pudor, se iban con descaro a los caballos cuando salían al ruedo buscando escapar y si se les mostraba el capote para evitarlo, soltaban una coz; casta y bravura.

Y dicho esto, ahora nos ponemos a exigir gollerías a los de luces. El primero y al que se esperaba, era Diego Urdiales, pero este torero está muy limitado, él solo sabe torear toros, le pones un mulo y no sabe qué hacer. ¿Cómo va a saber si él se ha curtido con el toro, toro? Contratamos a Plácido Domingo para cantar en el Real y le ponemos a vender gallinejas en un puesto de la feria. Y todavía le exigiremos profesionalidad. Y que se me entienda eso de que Urdiales está muy limitado. Empezó con su primero tratándolo como si fuera un toro, por alto, para evitar que su flojera le hiciera rodar por los suelos, como ocurrió a las primeras de cambio. En su segundo quiso justificar su presencia allí y a lo mejor se hizo pesado, que sí, pero es que la frustración debe ser tremenda. Se le niega entrar en las ferias del triunfalismo y como humano que es, quiso demostrar la equivocación de esos empresarios. Intentó pasarlo allá por el dos y no iba, el toro buscaba las tablas, le dejó irse a su terreno, a toriles y tampoco, por naturales exponiendo la pierna, nada, pidiéndoselo por favor, tampoco, y además el viento, ese permanente vecino de esta plaza. Le seguiremos esperando y con el deseo de que en la próxima no le hayan “escogido” el ganado con tanto mimo.

Morenito de Aranda era el segundo sufridor de los mulos de El Cortijillo. Además fue el único que pudo mostrar algo de lo que lleva dentro. Fue con su primer manso, al que logró pegar algún muletazo que otro. Se ajustó en dos tandas de derechazos, quizás demasiado retorcido, pero adelantando la pierna y aguantando los arreones del manso que embestía más defendiéndose que atacando. Otra de naturales, pero a los que les faltaba el temple que el mulo no permitía. Un estoconazo yéndose detrás de la espada muy derechito, pero al que le falto muerte. Con el quinto, que según comentaba una fiel de la grada, parecía la vaca de Milka, todo quedó en el intentó, no daba para más.

El tercero, Miguel Tendero, no iba a ser menos y tampoco pudo lucirse, lo único es que cada uno se estrella a su manera y la manera del albaceteño es más propia de otras plazas que de la de Madrid. En varias ocasiones he expresado mi disconformidad con su toreo, con sus formas y con su concepción del toreo. Quizás aquel afán de muchos de convertirle en figura del toreo fue su principal handicap, lo que le apartó de la dura realidad que es ser matador de toros. Es el mismo mal que afecta a muchos jóvenes a los que se les engaña, se les hace creer lo que todavía no son y después si tienen suerte logran aguantar un poco más de la mano de algún empresario potente, y después lo tiran a la papelera. Ojalá que Miguel Tendero haga caso a alguien que le aprecie de verdad, que le haga pararse unos minutos a reflexionar y que canalice sus facultades por el camino de la torería de verdad, no la de opereta y que abandone definitivamente esos modos de plaza de pueblo que tanto daño le hacen, Yo lo espero sinceramente. Y un saludo muy cordial a los criadores de estos animales que podrían pasar por toros, aunque sea con dificultad, pero que enseguida se descubren cuando se les oye relinchar.

14 comentarios:

Scotty dijo...

Los estaba esperando como agua de mayo!!nunca mejor dicho!!

vaya mierda de toros, tienes un ojo, que ya le gustaria al ganadero, que elige muy bien con las figuras y alcurrucen, sin embargo se despeña con modestos y el cortijillo ese...!!

Urdiales se puso pesado pero lo entiendo, debe estar ambriento..

Moreno mira que me gusta, pero sus jaleados pases no me llegaron, un tanto despegado supongo que por el viento...habia que tomar precauciones.

Tendero va a ser un banderillero magnifico, de aqui a poco...

Enrique a ver si me puedes explicar una cosilla:

porque tanto ayer como hoy todos los toros tenian exactamente el mismo comportamiento(abanto,manso) y luego unos rompen a mierda total y otros a buenos.

Un saludo, y el 7 volveremos con la misma ilusion

Pepe Pastor dijo...

Amén, Enrique. Lo que estoy intentando analizar, es el por qué, la razón última, de que andemos defendiendo esto, en la red, en los tendidos, en tertulias, etc, llevándones más de una coz y alarido. La verdad que cuesta entenderlo. Genética, añoranza de la niñez, romanticismo, resistencia ante lo light, la mentira... Porque esperenza en recuperar la Fiesta ya no puede habe....

Saludos

Enrique Martín dijo...

Scotty:
No te creas que tengo ojo, como digo a muchos, saber nop sé, pero me fijo y son cosas que ya he visto antes y no hay nada que me haga pensar lo contrario. Y Urdiales claro que se puso pesado, pero con la diferencia de intentar cosas diferentes con el toro. Primero lo intentó de una manera, luego dejó que fuera a toriles y después de echarle de las ferias como le han echado, yo loentiendo. No es como esos que nos encasquetan lo mismo año tras año. Sobre tu pregunta, yo no tengo respuesta. Ya me gustaría, a mi me maravilla ver como muchos mulos mansos, luego van a la muleta, generalmente sin dar problemas, y es para lo que los crían. Los malos, pues puede ser porque se está en ese filo de la navaja, que igual va para un lado que para otro. Además luego también influyen las malas lidias, el empeño en torear siempre igual, el que no les den la distancia, el no darle su terreno, son tantas cosas.
Un saludo y sigamos esperando

Enrique Martín dijo...

Pepe:
Tú lo has dicho, muchos van a la plaza con la esperanza de volver a ver aquello que vimos un día y que no s emocionó y nos enganchó a esto. La nueva fiesta que nos están haciendo tragar es cruel, desequilibrada y aburrida. Esto es ponérselo en suerte a los antitaurinos. Con la mentira suya y de la fiesta ganan, pero con la verdad del toro y del toreo, su mentira no aguanta.
Un saludo

Diego Cervera Garcia dijo...

el comportamiento de ciertos toros es debido segun el encaste o procedencia, muchos toros que son mansos en el caballo, luego pueden romper a bueno, tambien depende de la lidia que se les de, un toro cuanto mas toque los engaños, mas tiene tendencia a querer cabecear o cojerlos feamente, por eso una lidia bien ordenada es la preparación a la muleta.
Algunos matadores hoy en dia, son los que llevan el peso de la lidia, y todo a favor del toro.
Referente a la corrida de ayer, pues nada que añadir a lo comentado por el Sr Enrique Martín, que una vez mas, hace constancia de su buen conocimiento en este terreno.
Por desgracia, y una vez mas, nos quedamos sin paladear el toreo de Diego Urdiales, que marca una clada diferencia entre el verbo ser y estar o pegar pases y torear.

Enrique Martín dijo...

Diego:
Son tantos los motivos que pueden influir en el comportamiento del toro y de los cambios que se dan a lo largo de la lidia. Precisamente el otro día me chocó en un comentarista que achacara como defecto del toro el que hubiera cambiado. Y es que todo lo que no sea cuadriculado ya les descoloca, y de que manera. De momento tendremos que seguir esperando a Urdiales, que es uno de los pocos bocados de verdad y toreo del de siempre que nos queda.
Un saludo

Juanito dijo...

A lo mejor es que la selección de los sementales se hace sin prestar mucha atención al tercio de varas, "vez la entrada, la distancia, si humilla, si mete los riñones y empuja con fuerza", a lo mejor solo importa el comporta miento en la muleta y que no tenga demasiado celo a la misma, o a lo mejor es que yo me estoy volviendo viejo y tengo en el recuerdo todo lo que hoy practica mente ha desaparecido.
Anteayer en Córdoba salieron dos toros con la misma romana con los mismos años y uno parecía un novillo y el otro era un TORO encastado,bravo y con un trapío adecuado.

Anónimo dijo...

digas lo que digas Urdiales Y LO RESPETO estuvo como la Chata, lan vez que más espeso lo he visto en Madrid.

El Morenito lo mismo, otro pegapases se le fué un toro de orejas y el que menos me desfraudó fue el de Albace pues estovo como es.

Mal Urdiales, y muy mal Morenito, teniendo pendiente de la sustitución de C.Diaz...
es que no quieren se toreros!!!


AFICIONADO VENTEÑO

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique eso es, les sacas de lo cuadrado y se descolocan, el cambio de comportamiento del toro no es un defecto, es eso mismo, comportamiento cambiante y variante, y es la condición que tiene el toro.
Eso si, tiene que haber un torero en la plaza que sepa ver al toro y saberle dar la lidia que precisa.

Enrique Martín dijo...

Juanito:
Solo tienes que ver como el público pierde la cabeza al ver a un toro que va a la muleta como una babosa, sin importarle si fue al caballo y como fue, si empujó, si le taparon, si se fue suelto y todas esas cosas en las que otros sí que se fijan, o si se dolió de las banderillas o no y hasta son capaces de pedir el indulto. Y esto ocurrió en Sevilla, pero podía y puede suceder también en Madrid. Ninguno estamos libre de este mal. Y das en el clavo con los toros, el peso y el trapío. Los novillos del lunes en Madrid, tuvieron más trapío que los mulos de ayer.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Aficionado Venteño:
Gracais por pasarte por aquí y por dar tu opinión. Para mi estuvieron mal los tres, porque no se podía estar bien, era imposible. Urdiales hizo lo que le permitieron esos dos mulos y Morenito de Aranda, lo mismo, porque ese segundo toro no era ni bravo, ni bueno, entraba a oleadas, no quiso ni ver el caballo y se paró en banderillas. Sacó algún pase que otro, acelerado y casi con la única virtud de su colocación, algo que yo aprecio bastante.
En cuantoa tendero, estar como es él tampoco es una gran virtud, y no puedo decir que sea santo de mi devoción, pero con lo de ayer tampoco hay que ensañarse. Los toros eran todavía más vulgares y de plaza de tercera que su toreo.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Diego:
Lo que comentas sobre los cambios antes era una virtud muy apreciada en los matadores que sabían ir viendo la evolución del toro. Hoy solo esperan "que rompa hacia adelante" y liarse a pegar pases.
Un saludo

MARIN dijo...

O sea Enrique, que por lo visto y comentado, que tambien acerté ayer yendo al campo a tentar. No me perdí gran cosa ¿no?.
Oye, que lo que me gusta cada dia mas es esa capacidad para el dibujo macho. Si es que lo clavas. Quien tuviera ese toque de arte joder.
Un saludo.

Enrique Martín dijo...

Marín:
Tu sí que aprovechaste la tarde, no como otros. Gracias por lo de los dibujos, aunque ahora tengo que tirar mucho de cosas antiguas. Es que la mano no me da para más.
Un abrazo