martes, 10 de enero de 2012

El circuito paralelo ¿es posible?



En su última entrada de la Aldea del Tauro, Xavier González Fisher me atribuía la creación de esta idea y también del término, lo que le agradezco por pensar que yo pueda llegar a tanto, pero no, es un concepto copiado de Gil de O. y de Lesaqueño, el Pequeño Saltillo. Y tengo que decir que me parece una buena salida para la Fiesta y para el aficionado. Que de forma paralela se estableciera un circuito de festejos en el que en primer lugar resurgiera el toro encastado, alejándonos de la borrica de ida y vuelta. Quizás con esto sería suficiente y no habría que preocuparse de si entran en estos carteles los del G- 10, porque si así fuera, el toro ya se ocuparía de ponerles en su sitio y de otorgarle los “privilegios” que solo se ganarían en la plaza. No niego que la idea no pinta nada mal, y si tenemos en cuenta que los contratos se ganarían con el capote y la muleta, entonces volveríamos al modelo de hace más de treinta años. Pero que nadie se equivoque, esto no sería un retroceso, sería un gran avance, uno de los más importantes de la Fiesta en las últimas décadas.
Pues bien, esta idea, que siempre me ha parecido muy acertada, hace unos meses tenía la sensación de que no era demasiado viable. Y no por nada, sino porque el poder establecido no lo permitiría. Las figuras se molestarían, los ganaduros se molestarían y los empresarios lo cortarían de raíz. Pero las cosas cambian y esos mismos del G- 10, los jediez, como dice Antonio Díaz, puede que le estén poniendo esta opción en bandeja a los sufridos empresarios taurinos. Y es que no hay como querer tocarles el bolsillo. Basta con una leve insinuación, para que les dé un ataque de cordura y sensatez. Que si las figuras no van a las Fallas por la tele, que si no irán a otras por lo mismo, pues ya está, se les deja fuera y empezamos desde cero y que desde la Castellón o Valencia, los toreros puedan empezar a hacer su temporada tarde a tarde.
Ya he dicho en otro momento que la petición jediecista me parece lógica y justa, pero como estos chicos son como son, van y lo desbaratan todo por no pararse dos minutos a pensar las cosas. La fiesta está como está, que se nos va escurriendo de entre los dedos y se nos escapa por el desagüe, con ataques y vetos por todas partes, con una disminución harto preocupante en el número de festejos celebrados y con una crisis social y económica terrible, y a estos no se les ocurre otra cosa que pretender ordeñar aún más a la famélica, anémica y anciana vaca de la Fiesta de los toros.
Pero no queda ahí el desbarajuste del grupo de los Juan Palomos, que ellos se lo guisan y ellos se lo comen, sin contar con nadie más, si les va bien a ellos, le va bien a todo el mundo; pues bien, para que defienda sus intereses se han puesto en manos de una empresa que sabrá acorralar y exprimir a las empresas, pero que puede que no piensen para nada en la Fiesta. ¿Qué más les da? Sus intereses son económicos y no miran más allá. Da la sensación de que los jediez no quieren mirar atrás y les urge recaudar a toda prisa. Ahora hay que saber si es porque ven que el chollo se les acaba a ellos solamente o a que creen que a los toros les quedan dos telediarios. Pues muy bien, si alguien tenía alguna duda, ya puede ir espabilándose y dándose cuenta en manos de quien estamos.
Esperemos que como un último intento de salvarla Fiesta, funcionara el modelo del “circuito paralelo”, que podría constituirse no en el paralelo, sino como el único posible. Y como decía al principio, esto que me parecía una bella utopía, ahora puede tener su oportunidad, siempre y cuando los señores empresarios estén por la labor de seguir montando corridas. Entonces puede que los jediez caigan en que no hayan medido suficientemente bien sus fuerzas y las de sus oponentes, que son muchos, incluyendo a los que no les haya caído muy bien eso de hacerle el encargo de negociar a una empresa ajena al mundo de los toros.
Por un lado están los señores empresarios, aunque estos era inevitable no cabrearlos yendo con semejante propuesta. Y entre estos hay algún que otro apoderado que se sienta traicionado. También cabe esperar si los ganaderos también se movilizarán, o si se conformarán con que solo sean estos chicos los que llenen su saca. Está la televisión oficial, que sea cual sea la solución, puede acabar resentida después de semejante tarascada lanzada por sus queridas figuras. Ya se sabe, “Cría cuervos y… tendrás más”. Si no llegan a un acuerdo, imaginamos que el trato dejará de ser tan cariñoso y entregado; pero si al final se arreglan y se dejan televisar, igual hay quien les pasa factura y se lo hace pagar en forma de comentarios. ¿Y si de repente nos convertimos en exigentes y se nos agudiza la vista por arte de magia? Del público no hablo, porque si se les protesta en Madrid dirán que es por rencor y porque tal o cual nos cae mal, y si es en otras plazas, al segundo olé se nos habrán olvidado los malos ratos pasados.
Aunque a mi me ronda una idea que no se me va de la cabeza. Imaginemos que los jedieces se ponen brutos y no torean, que todo puede ser. Imaginemos que a los sustitutos de las figuras les empiezan a echar un toro más digno que el que seguirán matando estos. Y puestos a imaginar, ¿y si resulta que estos chavales resucitan el toreo de siempre y calan de verdad en el público? Porque asomos de esta posibilidad ya hemos visto con Alberto Aguilar en Valencia, con Fandiño en todo 2011, con David Mora que se tiene que acabar de decidir o con Urdiales, siempre esperado en Madrid y que en Bilbao volvió a demostrar lo que es poder a un toro. Esperemos lo que dicta el tiempo, pero por lo pronto, eso del “Circuito Paralelo” (sic Gil de O. y Lesaqueño) empieza a no ser ninguna locura.

26 comentarios:

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique:
Por suerte o por desgracia he podido hablar con mucha gente vinculada a este mundo y más de uno pide un circuito paralelo. La idea no es nada descabellada, simplemente es saber hacer las gestiones apropiadas y que la pelota se haga un poco más gorda.
Ahora mismo el coste más grande de una corrida de toros independientemente del cartel es el seguro, luego podemos entrar en más matices económicos dependiendo de la categoría de plaza o al grupo que pertenezca el torero.
Pero como te comenté en una ocasión, he podido disfrutar de grandes corridas de toros en valdemoro siendo plaza de tercera con toreros de grupo B y C.
Un abrazo

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique:
Queria matizar otra cosa más,y está vez sí voy a ser un poco más contundente que de costumbre.
Estamos como estamos por los empresario, el empresario quiere una figurita, pues toma figurita! Que la figurita quiere un toro comodo, pues toro comodo, claro, el ganadero desgraciadamente tiene que vender...y sí para vender tiene que renunciar a la bravura pues tendrá que renunciar a la bravura (yo también lo aria sí no me quiero quedar con los toros en la finca) el empresario traga,el ganadero traga,nosotros los paganos tragamos y nos lamentamos.
Aqui lo que está claro es que la tarta la están repartiendo entre unos pocos,y mientras unos se ponen las botas,los otros se comen los desperdicios.
Eso si,como Diego Cervera que me llamo y esto lo dejó reflejo donde haga falta,dado a que yo no vivo de esto,en mi programa no entre un G como no pueda ver una feria de Fallas o de Abril por sus derechos de imagen,porque sí yo no los veo,ojos que no ven,corazón que no siente,y para mi quedan borrados de mi memoria taurina.
Un abrazo.

Enrique Martín dijo...

diego:
Por una vez no voy a echarle toda la culpa a los empresarios. Yo creo que esto es aquello de "Entre todos la mataron y ella sola se murió. Los ganaderos No han podido hacer fuerza, porque otros pierden el culo para que las figuritas toreen sus monas, el empresario deja que se acomoden porque se asegura un buen número de corridas y la tele ve como le llenan una programación a costa de repetir mil veces la misma basura. Y los jedieces, pues unos mimados que solo piensan en ellos mismos y a corto plazo.
Un saludo

Anónimo dijo...

Vaya por delante que estaría encantado con la idea de otro circuito con otro tipo de ganado pero, seamos realistas, lo veo inviable.

No nos engañemos, los aficionados más o menos exigentes somos tan solo un pequeño puñado en comparación a los que van a las plazas. En Madrid, fuera de ferias, hemos tenido alguna corrida concurso y alguna comparecencia de ganaderías que han dado espectáculos interesantes como dos novilladas de Moreno Silva, otras dos de Partido de Resina, Rehuelga, etc. ¿El resultado? Pues que en las gradas hemos ido los mismos de siempre con alguna incorporación de alguno de los que ha dejado de ir por culpa de los festejos programados por Taurobodrio. Muchos abonados de más de 30 años en Las Ventas no habían oído hablar de la ganadería de Moreno Silva antes de su comparecencia en San Isidro del 2010.

La Fiesta, para su futura viabilidad, tendrá que pasar por el filtro de la crisis y habrá que buscar el modo de hacerla viable económicamente porque de otro modo estará abocada a su desaparición. Tenemos que mentalizarnos de que la cultura de la subvención se va a ir acabando más pronto que tarde porque estamos endeudados hasta límites insospechados y lógicamente están antes la Sanidad, Educación o la ley de Dependencia que todo lo que tenga que ver con Cultura. No es viable que, por ejemplo en una plaza de segunda, vayan “figuras” del G10 y cobren más dinero del que son capaces de generar. Por otra parte tampoco creo que una corrida de las duras toreada por matadores de ese segundo circuito fuera a llevar más gente o la gente suficiente como para hacer viable económicamente este tipo de eventos.

Entretanto, lo único que podemos hacer es reivindicar nuestros gustos en blogs como el tuyo y otros que siguen la misma línea, protestar en la plaza los abusos cometidos por la empresa y adyacentes, etc. Por mi parte, sigo en mis trece de no firmar la ILP taurina. Esta Fiesta que nos quieren imponer no se va a sustentar con mi firma.

Saludos
J.Carlos

Iván dijo...

Estoy al 100% de acuerdo con el comentario de J. Carlos.
Es más y ojalá me equivoque.
Tendremos la respuesta en las corridas toristas de Castellón.
Logicamente OJALÁ las figuras no acudiesen a estas ferias.
Voy a aprender a rezar para pedir que se cumpla.
Saludos!

fabad dijo...

El circuito paralelo existe. Vic y Céret, dan sus ferias en mayo y julio, respectivamente. Allí no van las figuras y si van TOREROS, no figuras. Nadie echa de menos a los G y vemos Escolar, Prieto de la Cal, Cuadri, Moreno Silva y otras ganaderias de las que nos gustan. En las novilladas hacen algún experimento, pero sin que sea perfecto, las corridas son serias...

I. J. del Pino dijo...

Comparto opinión con anónimo J. Carlos, si bien matizo que a mí me gustaría ver un circuito paralelo con todo tipo de toros incluídos los que matan los hombres G. La razón es muy simple, veríamos quienes son capaces de llevar a mandamiento un cuadri y quienes pueden lucir con un "carretón" y de entre ellos, a quienes por el hecho de tener capacidad para todo, a quienes son los verdaderamente "poderosos" e importantes. Ahora eso si, fracasos de taquilla asegurados.
Saludos D. Enrique.

Óscar dijo...

Yo si veo posible un circuito paralelo. Todo producto, y éste sería el ejemplo, debe regirse por la ley de oferta y demanda.
La oferta la hay, claro que la hay: todas las ganaderías que los aficionados sí queremos ver. La demanda: todos los aficionados que queremos ver esas ganaderías. Coincido con Juan Carlos en que esta demanda somos los menos, pero nadie habla de llenar Las Ventas. Te digo yo que 4.000 aficionados sacas, seguro, eso sí:lo comido por lo servido. Beneficio nulo, cubrirías gastos y punto.Resumiendo, autogestión.
Pero luego hay un efecto secundario, que yo sí estoy seguro que sucedería pero no puedo demostrarlo, y es la confirmación a todo el que no quiere un fiesta íntegra de que los aficionados no somos gilipollas, y que no hace falta de arte ni cultura para ver una corrida de toros (ya no digo ni buena ni mala, sino una corrida).

No lo veo tan onírico, difícil es, pero montas un circuito paralelo y ya verías la de desertores que habría.

Gran post, Enrique, como siempre.

Abrazos pa tós.

Enrique Martín dijo...

J. Carlos:
Es que resulta increíble que algo que se dice "tan nuestro", "tradicional" y no sé cuantas cosas más, se hunda en el momento en que los ayuntamientos no ponen dinero. Eso es de locos. Primero las plazas tendrían que asumir su papel, no todas pueden pretender ser Las Ventas y ver todos los años a las figuras. SI en lugar de una corrida organizan tres novilladas y a precios más baratos, además de dejar placearse a los jóvenes, se podría fomentar la afición.
Lo del circuito paralelo es muy complicado, por supuesto, pero yo ahora mismo no lo veo tan imposible y el que siga siendo viable o no, depende en gran parte de la solución de las televisiones. Seguiremos esperando.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Iván:
Tiempo al tiempo. Y mira si al final le coges afición y te vas todas las tardes al rosario con las viejecitas, jejeje.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Fabad:
Es que tenemos unas figuras tan grandiosas, que si no están, no se les echa de menos, a veces hasta supone un alivio, pues todos sabemos las consecuencias y lo que acarrea el que estén en un cartel. De Francia al final vamos a tener que aprender muchas, muchas cosas.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

I.J. del Pino:
Al final lo que pides es que se instaure una fiesta como debe ser y no este sucedáneo esperpéntico con caballeretes danzarines. Lo de las taquillas no sé cuánto duraría, porque si unas figuras no llenan, habrá que cambiarlas por otras.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Óscar:
Das en el clavo en lo de la oferta y la demanda, pero claro, si esto se rige por tener clientes cautivos, por unos precios altos y un producto nefasto, siempre igual y sin visos de ser mejorable, pues la consecuencia es lo que tenemos ahora mismo.
Un saludo

MARIN dijo...

Enrique, tu entrada no hace mas que confirmarme las preguntas que el otro dia dejaba en mi entrada.
¿Seria un sueño el circuito paralelo? Si. ¿Seria factible? No. De hecho en Pamplona se hace así: Primero contratan ganaderias y luego las rellenan con toreros. Si quieres venir vienes y si no ya vendrá otro. Pero si le quitas a Pamplona los tendidos de sol, no llenas ni media Plaza. Y habrá que preguntarse si esto interesa a los empresarios, que al fin y al cabo a ellos les da igual la afición, solo miran por su negocio.

En resumen me quedo con el comentario que te ha hecho Diego: el empresario traga, la mayoria de los ganaderos (no todos) tragan y NOSOTROS LOS PAGAMOS Y NOS LAMENTAMOS.

¿Que estan en su legitimo derecho de pedir los derechos (valga la redundancia) de televisión) ROTUNDAMENTE SI. Pero yo solo voy a hablar de lo que vea en televisión, mas que nada porque no me gusta hablar de lo que no veo. Y mi bolsillo, hoy en dia, solo me permite pagarme una corrida en la Feria de Abril (que será seguro la de Cuadri) y otra en Colombinas. Yo no puedo ver (desgraciadamente) todo el abono de las Ventas, ni de Sevilla al completo, ni Bilbao, ni Pamplona, ni Nimes.... como no sea por la Televisión.

Así que si es posible encontrar a empresarios que sean capaz de hacer un circuito paralelo, para que dentro de mis posibilidades pueda verlo, fenomenal. Que no, pues que estos se cargen mi afición y al carajo. Hablaré en mi blog de la cucaracha de la patagonia, sembraré mi lechugitas en el campo y cuando encuentre mi trabajo... el tio mas feliz del mundo.

Uff, me he desahogado Enrique. Perdona por la absurda parrafada y un abrazo a todos.

Óscar dijo...

Si montas una feria para aficionados-aficionados no habría clientes cautivos porque sólo iríamos los que verdaderamente sabemos lo que nos vamos a encontar , no habría unos precios altos porque no habría figuras que pagar y no habría un producto nefasto porque hay 500 ganaderías artesanas dispuestas a ofrecer sus toros en sitios donde sí haya aficionados de verdad.

Ya veríamos, cuando el niño gritase que el Rey va desnudo, a ver quién tiene bemoles de volver a Las Ventas a ver a Cayetano.

Enrique Martín dijo...

Marín:
De absurda nada. Todos los caminos nos llevan al absurdo sobre el que está montada la Fiesta, los precios el interés de los carteles, no tener en cuenta al que paga y la constante de la falta de toro y la vulgaridad. Y ahí seguimos, agarrándonos a cualquier clavo ardiendo que pueda acabar con esta situación.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Óscar:
Si las cosas fueran como dices, dejaríamos de ser cautivos, porque para el gran público a lo mejor dejaría de ser un acto social y el aficionado podría renunciar a renovar el abono si la oferta no llenara sus expectativas. Y es que la situación actual no tiene ni pies, ni cabeza.
Un saludo

Óscar dijo...

Estoy convencidísimo de la independencia y autonomía de este circuito paralelo, la cautividad "abonera" se acabaría en el momento en el que todos fuésemos a lo mismo, toros íntegros y toreros valientes. Luego ya el que quiera actos sociales y mamoneo tendría que ir al plató de "Sálvame" o a las rebajas de Versace.

Enrique Martín dijo...

Óscar:
De esa forma, igual tenían que ir regalando abonos, pero estoy también seguro que a larga habría más afición y por supuesto mejor. Mira que incluso es probable que hubiera quien desertara de la tauromaquia 2.0 para volver a la clásica.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

José Olid me ha solicitado la publicación de este artículo como comentario a mi entrada. El motivo de usar esta fórmula de colgarlo yo mismo, es debido a que el autor deseaba que antes lo revisara y decidiera si lo publicaba o no. Realmente no creo que haya ningún motivo para negarme y sí para acceder. Por su extensión, aparecerá dividido.
Llevo algún tiempo, creo que como todos, pensando cual podría ser la solución; puesto que la hay. Recuerdo y tomo como ejemplo la organización de un deporte, El Tenis: Cuarenta años atrás, existía un circuito profesional el conocido Circuito Kramer (Cuadra Kramer), algo así como para el organigrama del taurineo actual supone el Cinturón de Acero (G-10 y Empresas), concebido y cerrado para una supuesta élite, solo para elegidos respectivamente, del tenis o el escalafón taurino profesionales. Inaccesible para el resto. La profesionalidad era la tapadera que hacía el bloqueo en el tenis; en el Toreo, con desverguenza, mentira y fraude, encubiertos en superficialidad y oropel, se intenta justificar la espeluznante violación de los Fundamentos y Bases de la Fiesta.

Surgió, avanzados los 70, un circuito “amateurs” con fuerza desde las distintas federaciones con intención de que fuere admitido en las Olimpiadas y entrar en la Competición de la Copa Davis. Sucede que tanto cerraron el Circuito Kramer en el Tenis, -Cinturón de Acero en el Toreo- que inevitablemente se genera otra organización que muy pronto resultaría más potente, más real, más competitiva, y menos acomodaticia al no existir en ella las componendas pues las diferencias había que dirimirlas en la pista, como en la Fiesta debe ser ante el Toro y con mayúscula. A las cosas, ya se les comenzó a llamar por su nombre en el Tenis.

Algo así puede salvar la situación de la Fiesta. Tenemos varios paradigmas como son Bilbao y Pamplona; algo así como la Davis y Roland Garrós lo fueron en su momento en el tenis, que pueden servir de referencia; pero lo auténticamente ejemplar, es Francia, comparable paralelamente a Las Olimpiadas, con sus Comisiones de Gestión, equiparables al llamado espíritu Barón de Coubertin. La Fiesta no debe perder ese “espíritu” que emana del Toro, y que puntualmente conserva Francia. No olvidemos otros pueblos del panorama taurino, en esa línea.

Enrique Martín dijo...

(part II Comentario José Olid)
Pero si no arrancan por delante las plazas que deben romper, al ser rentables y máximas referencias mundiales, como son Madrid y Sevilla, me temo que ello no será posible. Este puede ser el camino. La decadencia de los Fundamentos y Valores de la Fiesta, y el momento Crítico Socioeconómico, me obligan a hacer un llamamiento personal (todavía puede dejarse en suspenso el Concurso de las Ventas) a Doña Esperanza Aguirre; y continuación a la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Lo que hoy puede ser utopía, mañana puede ser la realidad. No es una falacia, es cuestión de proponérselo.

Las Empresas taurinas jamás, jamás responderán a las necesidades de la Fiesta. Ellas ponen por delante sus intereses, dentro de su derecho, son empresas comercializadoras. Pero no son los protagonistas; no son los creadores del Toreo, con sus emociones, sus renuncias, su gloria y la muerte tantas veces presente.

El Arte del Toreo cultiva valores que va perdiendo la sociedad. El sentido del honor, la honradez y todo lo que la sociedad tiene en crisis, el Toreo siempre ha tenido capacidad para realzarlo, para sobreelevarlo, dentro de un Rito, dentro de una Liturgia, dentro de la lucha por superar la dimensión humana que se desenvuelve entre la Tragedia -no escénica, no farándula- y el Triunfo. Esto es un punto interconexo que acerca el Toreo al hombre para aumentar su estima ante el sentido de la vida; y el hecho de acercarse a ello, aunque parezca una contradicción, lo reafirma. Hay que continuar con capacidad para presentar el drama de la vida y la muerte sin deformarlo, como se está haciendo por las pseudofiguras y el ganadero servil. Y de ahí, en rebelión sublime, reside el fundamento de los porqués de querer conservar la Integridad del Toreo en todas sus componentes.

Pregunto en el mundo de la Cultura y no encuentro explicaciones suficientes. No les cabe que pese a la inmolación del Toro, el mejor de los Varones de la Dehesa, en la que su Ceremonial y Rito, envuelto en Arte, también contempla la Muerte incluída la del hombre, nos motive hasta alcanzar sentimientos de alborozo, gloria y Fiesta, dentro de su Liturgia y Creatividad Artística.

Las mentes retorcidas odian la Fiesta, odian al ser humano, odian la paz, envileciendo al ser humano entre sí, que es lo rentable desde siglos ha, amparándose bajo palios de muerte; buscando sacar tajada de cualquier corriente a favor, entre ellas y como ejemplo la fiesta -en minúscula- deformada, fraudulenta y mezquina en la que se burla a un animal enfermizo, y degenerado -adrede- genéticamente, qué nos están vendiendo, y que nosotros denigramos.

Mientras Madrid no tire del carro no habrá nada que hacer. Si le sigue Sevilla, sería lo ideal. Lo que se hace en Francia, en la plaza de mi pueblo y en algún otro sitio no es referencia suficiente. Sin embargo ahí puede estar la clave.

Los propietarios de las plazas de toros están demostrando ser unos irresponsables, comenzando por las Instituciones propietarias, continuando por las Maestranzas y terminando con las Sociedades de gestión mixta y los propios propietarios privados; como verán se quedan muy pocos fuera del circulo de obligados.

No justifico a ningún ente por el hecho de ser arrendador, ni crea que las responsabilidades le corresponden exclusiva y subsidiariamente a sus arrendatarios. Los pliegos no es el tema a discutir. Sencillamente con lo que tenemos encima, no deben ni existir, por lo que su discusión está fuera de lugar. Madrid debe suspender el Concurso.

Las Ventas tiene que vibrar desde sus cimientos en señal de protesta. Los políticos reciben el mandato del pueblo y son los obligados. De forma que no tienen capacidad para administrar Las Ventas, y sí para toda la Comunidad de Madrid. Luce más y satisface aún más la vanidad, el presidir un Acto que responsabilizarse de él. A no ser que no tengan capacidad para nada, por qué la rueda anda sola; mal, pero anda. Claro, a su aire y mientras lo paga el pueblo.

Enrique Martín dijo...

José:
Muchas gracias por su participación en este blog y por su consideración para publicar este artículo. Creo que aquí queda claramente expuesto el por qué, el origen y el modo en que el Circuito Paralelo puede convertirse en una realidad y dejar de ser una utopía. Ahora hace falta que haya quien se haga eco de este estado de opinión y que podamos evolucionar hacia mejor y no esa "evolución" que nos quieren hacer tragar los taurinos para preservar sus intereses y acomodar el toreo a sus caprichos.
Un saludo

Xavier González Fisher dijo...

Primero, mi disculpa a Gil de O y a Lesaqueño, pero he de aclarar que al primero que recuerdo haber leído lo del "paralelo", fue a Vuecencia, así que por eso lo consigné así.

Después. Tal parece que eso del "circuito paralelo" pudiera armarse, porque ya algunos interesados hablan de hacer "ferias con corridas duras", porque la cera que arde es la que hay, aunque algunos otros, del bando contrario, siguen lamentándose de la "explotación" a la que han sido sometidos los "pobrecitos hombres G" al salir tanto en la tele y no percibir más que tres perras gordas por ello.

Eso me da la idea que ni entre ellos hay verdadera unión, que lo que hicieron los que contrataron "gestor" al margen de sus apoderados para pedir más dinero, fue en su exclusivo beneficio, e insisto, con un pésimo sentido de la oportunidad, lo que con mucho, les puede dejar en las plazas de tercera y en las portátiles al menos esta temporada, mientras los escenarios más grandes se quedan precisamente para los "paralelos".

Quizás el año que viene el escenario sea otro, porque el estira y afloja continuará, pero también, una vez que el aficionado (no el clavelero), vea lo que quiere ver, quién sabe qué harán los dueños del chiringuito.

Saludos.

Enrique Martín dijo...

Xavier:
Con la que han liado, aunque quieran presentarse como los autoinmolados de la causa, lo que han dejado claro es que no se les puede confiar nada y mucho menos el futuro de la Fiesta. Igual esto debe ser bienvenido, porque se han quitado las caretas de todo el mundo. Y verás cuando tengan que ser enjuiciados por los comentaristas del movimiento en una mala tarde de toros.
Un saludo

Cincinato dijo...

Me temo que el circuito paralelo no generaría dinero ni para pagar los toros.

Los que llamáis el circuito paralelo es algo que debería ofecerse de oficio en las plazas más importantes: No digo que todos los días, pero sí al menos en un cupo razonable.

Y luchar, haciendo pedagogía, para que a largo plazo fuera rentable. Pero para eso habría que vencer una contradicción que yo veo en algunos aficionados que conozco y que en teoría parece que serían "clientes" potenciales de ese circuito: que con la boca demandan el toro complicado y las faenas clásicas ... pero que por la vía de los hechos ningunean las faenas de menos de 40 pases y califican de "malos" a los toros que no se dejan torear como si estuvieran amaestrados.

No digo que sea al caso de los asiduos de este blog, pero creo que eso pasa: añorar el toreo antiguo y no valorarlo cuando se nos pone delante de las narices.

Enrique Martín dijo...

Cincinato:
No sabes lo de acuerdo que estoy contigo, o que cuando empieza un torero con la muleta por abajo, le empiezan a pitar y que creen que solo se torea con derechazos o naturales. Pero bueno, todo poquito a poco. Ójala hubiera oportunidad para que se pudiera dar ese aspecto docente. Entonces todos descubriríamos los múltiples matices del toreo y aprenderíamos tanto que nos queda por saber.
Un saludo