viernes, 6 de enero de 2012

Manzanares hijo, el artista del futuro


En multitud de ocasiones escucho estas palabras para referirse al Niño de Manzanares y lo siento, por más que me esfuerzo, mi capacidad taurina no me da para tanto. Los más sabios dicen que es un buen aficionado aquel que más toreros le caben en la cabeza. Pues bien, yo soy muy mal aficionado o mejor dicho, perdón, soy un mal aspirante a aficionado. Pocos habrá con tantas ganas como yo de querer ser agradado por un torero, sea cual sea su nombre. En su día lo intenté muchas tardes con Dámaso González o Espartaco, no lo logré, y ahora entre otros muchos, está José María.
Oigo como gente con conocimientos de sobra sobre el toro y el toreo, hablan del arte y gusto de este torero, pero yo le miro, le vuelvo a mirar y nada, que no. Pero me voy a explicar lo que me echa para atrás. Yo entiendo que el toreo es llevar al toro enganchado a la muleta, tirar de él y dirigirle el viaje con las telas y con una poderosa y frágil muñeca. Que corra y se mueva el toro y no el torero recolocándose a cada pase. Me gusta ver como se pasan el toro por la faja, mientras éste va embebido en las telas, me gusta ver como el torero se rompe al rematar el pase y siempre cargando la suerte. Y con el capote, aparte de la variedad, me emociona ver cuando plantan la pierna contraria y ésta se convierte en el eje del lance, sin haber un previo paso atrás que desluce lo más lucido. Y por favor, cuando haya un indulto, que se simule la suerte de matar con una banderilla y que así nos eviten ese horroroso, irreverente e irrespetuoso palmetazo en el morrillo.
Pues a José María Manzanares yo no le he visto hacer esto nunca, al menos en la plaza de Madrid, donde no faltan los que levantan la voz para proclamar su arte y su toreo majestuoso más propio de querubines celestiales, que de simples mortales. Y que conste que aquí no incluyo los gritos de ¡guapo, guapo! que a menudo se escuchan entre serie y serie. Seguro que mi paladar no está preparado para el arte del alicantino y donde otros ven grandeza yo me quedo en lo accesorio. ¿Y qué es lo accesorio? Pues para mi es ese toreo distante y ventajista, que empieza mal encarrilado desde el momento en que se dispone a citar. En el cite no duda en adelantar el pico de la muleta, mientras, haciendo un arco con el cuerpo, alarga el brazo y troncha la cintura. Cuando el toro inicia la arrancada no duda en meterle el pico entre los dos pitones, haciéndole pasar a gran distancia de su cuerpo, dejando espacio suficiente para que entre ambos pase el expresso de Cádiz, con vía de ida y de vuelta. El trazo del pase es en línea recta, por supuesto, y el remate se reduce a un esfuerzo más en el retorcimieno del cuerpo, pareciendo que remata atrás, algo que sería una honrosa excepción, pero que en verdad solo es vaciar la embestida delante de la cadera. Esto puede alargarse con un circular que acaba retirando la muleta del hocico del toro violentamente y nunca jugando la muñeca, o con una carrerita para recolocarse y remediar lo que no ha sido capaz de hacer con el trapo.
Habrá quien diga que esto no es tan malo como a mi me parece, que hubo una vez que remató un pase, que no lo niego, pero yo no lo he visto. Y bien que lo siento. Pero por esto le dieron una tarde dos orejas en Madrid, la que se supone que es la plaza más seria del mundo y le indultaron un toro en Sevilla, el lugar donde algunos afirman que más sensibilidad se tiene para el arte. Nunca le había dedicado una entrada exclusivamente a Manzanares, pero es que desde hace pocos días ya he escuchado en repetidas ocasiones que Manzanares es un maestro sin discusión. Que no digo yo que no. Lo que pasa es que yo no lo he visto y en los días que me cuentan que se salió del mapa, yo solo vi lo que he descrito.
No quiero entrar en otras consideraciones sobre su repentina ausencia de los carteles o su inexplicable inclusión en otros. Bastante tenemos con los nombres de las ganaderías que preceden al de José Mari Manzanares en los carteles de todas las plazas. Gracias a él, como a otras figuras del “jediez” tenemos que agradecer la presencia en plazas como la de Las Ventas, de hierros como Juan Pedro, Zalduendo, Garcigrande, Cuvillo y tantos más que pueden pasar por cualquier cosa, menos por un toro de lidia. De momento tendré que seguir esperando para ver en Manzanares hijo, al artista del futuro.

34 comentarios:

Anónimo dijo...

El éxito de Manzanares se sustenta en la cada vez menor proporción de aficionados que pueblan los tendidos de las plazas españolas, lo que propicia que se confunda “ventajismo” con arte. Las características de su tauromaquia las has descrito perfectamente, así que no haré matización alguna. Eso sí, en la suerte suprema es de lo mejorcito que hay.

Saludos
J.Carlos

fabad dijo...

Ufff, Enrique, ta van a echar del templo... ¡por decir la verdad!.

Iván dijo...

Enrique no si te dije alguna vez que tengo envidia( sana por supuesto) de las personas que tienen esa facilidad a la hora de expresarse.
Vamos que yo pienso lo mismo y no tengo huevos de escribirlo como tú, ni tan claro.
Yo soy de los que también he intentado que este torero me entre, pero no hay manera.
Es más, me duele en el alma cuando oigo comentarios sobre lo de "torero de arte"
Esto no se le puede llamar a cualquiera.
Es un tío que me cae muy bien, pero su torero, no me dice realmente nada.
IMPECABLE la entrada.
Abrazos!

Anónimo dijo...

Nunca vi a ese Manzanares que aquí describes y mira que le he visto veces.

Xavier González Fisher dijo...

Para mí que más bien es "hartista"... Feliz día de Reyes y que te atragantes de roscón...

Anónimo dijo...

Don Enrique: Que a usted no le guste el niño de Manzanares, no le distingue ni como mal aficionado ni como bueno. Es una opinión muy respetada. y como tal hay que aceptarla.

Después de dar una tesis de tauromaquia sobre lo que usted entiende que es el toreo y criticar cuando haya un indulto, que no se de ese horroroso, irreverente e irrespetuoso palmetazo en el morrillo, y hacerlo preferentemente con una banderilla y así simular la suerte de matar.
Dice usted a continuación "Pues a José María Manzanares yo no le he visto hacer esto nunca, al menos en la plaza de Madrid". ¿Pero José María Manzanares a indultado en Madrid?.

Continúa usted su magistral tesis; apuntando "Donde no faltan los que levantan la voz para proclamar su arte y su toreo majestuoso más proppio de querubines celestiales, que de simples mortales", "Cuando el toro inicia la arrancada no duda en meterle el pico entre los pitones, haciéndole pasar a gran distancia de su cuerpo, dejando espacio suficiente para que entre ambos pase el expreso de Cádiz".

Yo he querido copiar esto que transcribo, y que define su autor (que desconozco) lo que es para él El Toreo: "No hay que obsesionarse sobre una técnica definida en el toreo. A veces hay que adelantar la muleta, otras citar con ella retrasada al toque, según se desplace el toro. En ocasiones es necesario cruzarse, otras torear al hilo, incluso utilizar el denostado ¡¡pico!! si el astado se revuelve enseguida (por ejemplo los toros zapatilleros). El buen toreo es una sensación de conjunto, es técnica, valor y arte a la vez, y todo en armonía. Y suele apreciarse como una buena obra aunque no sepas deslindar los materiales que ha empleado para ello".

Para ir finalizando, quiero destacar la pregunta que deja usted en el aire en el blog Y DIGO YO, dentro del post "Futuro incierto". ¿Y qué pasaría si no fueran las figuras y la feria fuera más interesante que años anteriores?.
Sin duda que la pregunta es de mejor aficionado que la respuesta, que dice "Pues creo que que nos alegraríamos a lo mejor, pero hay que reconocer que sin algunas figuras la fiesta no sería lo mismo".

Sr Martín, le deseo todo lo mejor para este 2012

Saludos cordiales

Vicente Conde

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique:
¿entro o salgo? ¿comento en bruto o con sutileza y elegancia?
Me has puesto la muleta muy plana y me has citado de largo. Tu tienes la ultima palabra.
Un saludo.

Pepe Pastor dijo...

Totalmente de acuerdo con la explicación que tan bien describes del toreo de Manzanares. Así le veo yo también y lo vengo diciendo en mi blog y en cualquier sitio donde me preguntan. Por ello me acusan de ignorante, de no saber de toros, de intransigente, purista... y demás calificativos con los que nos regalan los oídos los aficionados actuales. Porque, como tu, yo en esta fiesta del siglo XXI no llego ni a pseudoaficionado. En lo que sí considero que Manzanares es un consumado maestro es en la suerte suprema, tanto recibiendo (suerte que es muy de agradecer que haya recuperado) como al volapié, donde es un consumado intérprete; un verdadero as de espadas.

Feliz Año y un afectuoso abrazo

MARIN dijo...

Es complicada tarea Enrique. A mi Manzanares me transmite una gran cosa desde que lo vi por primera vez: El temple. Es un don que tienen muy pocos y quizás esa sea la transmisión mas pronunciada en su toreo.
Pero claro, si empezamos a juzgar cosas, como bien dices en tu entrada, quizás a algunos nos parezca un torero "imcompleto". Estoy de acuerdo con lo de no cargar la suerte y retrasar, sobre todo a partir del segundo muletazo, la pierna para atrás, lo que hace que se alarge mucho mas el muletazo que tantos olés levanta en los tendidos.
Yo lo único que le pido a Manzanares es que intente ese tipo de toreo, casi siempre fuera de cacho, con otro tipo de encastes que a ti y a mi nos gustan, a ver si consigue ligar dos muletazos seguidos. Esto no quiere decir que no les pueda, que estoy seguro de que si como figura que es, pero me gustario verlo para quedarme tranquilo con mis cosas.

Bueno, pues despues de la parrafada, un abrazo como siempre.

Enrique Martín dijo...

J.Carlos:
Así es como yo lo veo, y como tú también pareces percibirlo, así que nuestra ignorancia, ceguera o lo que sea camina en paralelo. Según parece, si le vemos como hasta ahora en la plaza de Madrid, seremos dos los que no nos levantaremos del asiento.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Fabad:
Pero que no sea un día con lluvia, que no me gusta mojarme. Aunque creo que seríamos varios los candidatos a la expulsión ¿no?
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Iván:
Como digo siempre, es mi forma de verlo y mi opinión, lo que creo, que no quiere decir que sea la verdad. También puede ser que yo no me esté enterando de la fiesta, que todo puede ser.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Anónimo:
Yo lo he visto veces, quizás no tantas como usted, pues Manzanares en varias ocasiones ha tenido problemas para venir a Madrid, lo que ha restado actuaciones en Las Ventas. De momento a mi me ocurre lo contrario, que no he visto al gran Manzanares del que hablan. Y aquí en Madrid le he visto siempre que ha actuado, incluido el día de las dos orejas que le sorprendieron hasta a él mismo.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Xavier:
Me alegra verte por aquí el último día de la Guadalupe- Reyes. Eso quiere decir que has resistido. Creo que el genial término "hartista" nos va a perseguir en muchas más ocasiones.
Lo del roscón no va mal, sin prisas, pero sin pausa.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Vicente Conde:
Por supuesto que Mnazanares nunca ha indultado un toro en Madrid. A lo que me refiero es a que nunca le visto hacer ese toreo que enloquece, en la plaza de Madrid. Incluso ni aquel día en Sevilla, donde sí indultó.
sobre el párrafo que cita y que parece que ninguno de los dos conocemos al autor, estoy completamente de acuerdo. Por supuesto que hay que meter el pico según los casos, pero metiendo al tor en la muleta y sometiéndolo, no usando la muleta como una zanahoria. La diferencia es que ese toreo ventajista lo practican con todo tipo de toros y precisamente Manzanares no es de los que se distinguen por enfrentarse a un ganado duro, correoso, tobillero o que coja sentido con rapidez. Es que ese toreo se lo aplica a los Cuvillitos, Garcigrandes o a los toros de los fotógrafos.
Sobre lo de las figuras en las ferias habría que hablar mucho y dependiendo como se planteara, podría ser un éxito o un fracaso tremendo. Dependería de muchos factores, siendo el primero el toro que saliera al ruedo. A partir de ahí ya puede imaginar la cantidad de variables que entrarían en juego.
Muchas gracias por su respuesta y por entrar en quites de la forma que lo ha hecho.
Un cordial saludo también para usted.

Enrique Martín dijo...

Diego:
Esta es tu casa y lo que hagas será bien aceptado. Digas lo que digas, estoy seguro que serás sincero, educado, documentado y honesto con la Fiesta. Espero que todo te vaya bien y que se vayan arreglando las cosas.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Pepe:
Seguramente que los dos estemos equivocados, pero no hoy, siempre, pero lo que no nos puede quitar nadie de la cabeza son las ideas y lo que aprendimos en su día. Igual ahí radica nuestro error. Y mira si seremos ignorantes, que persistimos en nuestro error. Aunque tú, como yo, creo que nos fijamos en modelos muy parecidos y que quizás nos entusiasmaron mucho más que cualquier cosas que pueda haber ahora. ¿No crees? Perdona por lo de ignorante, pero estoy seguro que sabes leer mis palabras y sacar el verdadero significado de éstas.
Un abrazo y Feliz Año también para ti.

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique:
Manzanares, hombre que se viste de luces…y digo yo,¿ vestirse de luces es ser torero?
Estoy prácticamente de acuerdo en todo lo que dices, pero lo que si es digno de destacar es que con el acero anda muy seguro y da gusto verle matar recibiendo.
Por lo demás, me reservo la opinión de su forma de torear, ser y estar…
Eso si, no me niegues que el jodio es un rato guapo y enamora a la cámara y a las aficionadas.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Marín:
Coincido contigo en todo, hasta en lo del temple, aunque a mi no llegue tanto. Ese segundo pase del que hablas es la madre del cordero. Como se te nota que sabes de lo que hablas. A lo del hierro encastado me apunto ahora mismo y además me daría igual el que fuera. Quizás veríamos otro espectáculo muy diferente. No sé si saldría con bien o no, pero de lo que no tengo duda es que ahí veríamos realmente de lo que es capaz.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Diego:
Por supuesto que quien se viste de luces y se pone delante de un toro, es torero, pero en este grupo entran los que engrandecen este arte o los que quieren hacer creer que lo engrandecen, sin lograrlo. Guapo es un rato, solo tienes que pegar la oreja un día en que toree él.
Un abrazo

Amparo Gomar dijo...

Ay Enrique que yo también soy una aprendiz de aficionada que no llegará a serlo nunca porque tampoco le veo ese Arte que muchos proclaman. Y además fíjate que soy la única mujer que ha comentado y no lo veo ni guapo.... Pa gustos, los colores.
Un abrazo y espero que te hayan traido muchas cosas los Reyes y a tu hijo, también

Anónimo dijo...

Nuevamente soy Vicente Conde.

Don Enrique, en primer lugar tengo que decir que siento por usted un gran respeto, respeto que usted es el primero en emplear con todos los que vertimos nuestras opiniones en su digno blog, la mayoría de las veces para coincidir con usted y otras (las menos) para discrepar de las suyas.

No interprete usted que quiero hacer una defensa de Manzanares. Lo que si quiero es hacer algunas puntualizaciones a su réplica a mi comentario. Me sorprende que de un buen aficionado como le tengo considerado y de una más que demostrada objetividad, diga usted que usa la muleta como una zanahoria.

Dice usted que Manzanares no es de los que se distinguen por enfrentarse a un ganado duro, correoso, tobillero o que coja sentido con rapidez. ¿Y el resto de compañeros que forma el circuito de las principales ferias, se enfrenta a esos tipos de toros?.
Si Manzanares, torease como único espada, podría torear esos Cuvillitos, Garcigrandes y los toros de los fotógrafos, pero es que hay algunos más que también se apunta a esos toritos incluyendo el de cartón de los fotógrafos. ¿Entonces porque critica usted solamente a Manzanares?.

Seamos serios Sr Martín.

Cordiales saludos

Vicente Conde.

Enrique Martín dijo...

Amparo:
Me alegro muchísimo que alguien diga que no le ve guapo a Manzanares y que se desmarque de esa locura que se desencadenada en la plaza, por lo menos en las Ventas, que parece que te van a morder.
Y eres aspirante a aficionada como lo somos todos, porque de esto, o no paras de aprender o cada día tienes menos idea.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Vicente:
Muchas gracias por volver y por ese respeto que no es necesario que manifieste, pues en su anterior comentario quedó ampliamente manifiesto. Estas son las cosas por las que uno se siente orgulloso y agradecido. Y además encantado de poder debatir cada uno con sus argumentos.
En este caso he hablado de Manzanares, pero desgraciadamente no es el peor, ni mucho menos, y puede que ahí esté el mal de la Fiesta, en que las figuras no torean y tampoco quieren ver nada que se parezca a un toro de verdad. Lo que no quiere decir que esas bobonas no den cornadas, porque las dan hasta en foto. Son figuras que no actúan como tales y que todos sus movimientos van dirigidos a acomodarse cada vez más. Podría empezar una lista negra, pero creo que todos los tenemos in mente.
De nuevo muchas gracias y ya sabe que aquí siempre tendrá una silla desde la que podrá opinar tranquilamente y decir lo que le dicta su alma de aficionado.
Un muy cordial saludo

Anónimo dijo...

A ver quién le pone un pero al Maestro... Digo Martín. Y que todavía haya gente que piense quer ver toros en Madrid desde niño no sirve para nada.
Enhorabuena Enrique.
Pepe Luis.

Anónimo dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo Enrique. Aunque sea una inmodestia diré que por un momento me pareció que yo estaba solo en mi valoracion del "Niño Artista", por lo menos aquí en Sevilla.

Por otra parte la de arena: Don Damaso era y es un gran torero,, con um estilo propio bien diferenciado (lo cual es importansimo para lo que vino despues) Damaso solo para aficionados mas veteranos que sí que tienen cabeza para meter el Espasa.

Saludos

Paco Diaz

Enrique Martín dijo...

Pepe Luis:
Uuuffff. Me has puesto un nudo en el estómago, no por lo de Maestro, que sé que una demostración de intenciones y que no me describe de ninguna forma, pero lo de ver toros desde niño sí que se ajusta y con todo lo que eso lleva consigo. De repente me has puesto con cinco años, con pantalón corto, con mi padre de la mano, viendo entrar a los toreros.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Paco:
Ya ves que somos más de dos o tres los "ignorantes". Dámaso no me llenó nunca, pero sería un necio si no le reconociera tres cosas; que siempre toreó el toro, su temple y su honradez. Y no digo profesionalidad, porque me parece desmerecerlo.
Un saludo

I. J. del Pino dijo...

Siempre que me toca ir a la tele y sale el tema lo digo públicamente: el amo y señor del toreo de la periferia. Creo sinceramente que estética y buen gusto no le falta, pero claro si tú estás con el capote en las Ventas y el toro pasa por Navalcarnero, pues como que falta algo. Soy fan de apple, pero no acaba de llenarme Manzanares y es curioso, creo que poder, puede eh.
Saludos cordiales.

Enrique Martín dijo...

I.J. del Pino:
Creo que casi nadie tenemos dudas de que poder, puede, pero cuando lleva tanto tiempo haciendo lo que hace, igual si quiere cambiar le resulta imposible quitarse esos malos vicios.
Un saludo

el cortinar dijo...

somos mujaidines del toro,hay que reconocerlo,que debemos de existir,tambien hay que reconocerlo.

el cortinar

Enrique Martín dijo...

El Cortinar:
Es que todos, absolutamente todos, hasta los antitaurinos, tenemos un papel que desempeñar en la Fiesta, y esto ya lo decía el maestro Lalanda.
Un saludo

Anónimo dijo...

es una verguenza ver como este torero el en segundo muletazo DEJA DESCARADAMENTE LA PIERNA RETRASADA!!!PERO QUE MODA ES ESA??PERO POR DIOS!!eso no el toreo!!eso una trampa!!y es antitoreo!!
y luego con el capote haciendo lo mismo!siempre echando la pierna pa atras para no cargar la suerte!ES UNA VERGUENA!Y QUE EN MADRID SE TRAGE CON ESTO YA...Y QUE FORMAS DE RETORCESE SON ESAS??se retuercen todos!!con lo bonito que es ver jugar las muñecas con el pechito pa fuera y sin forzarse!!QUE ASCO DE TOREROS!
ESTE AÑO OTRO AÑO MAS DANDO EL COÑAZO EL JULI,PERERA,CID Y TALAVANTE!!
A ver que pasa con mora,delgado,urdiales ect.A este paso vamos a tener que estar viendo de figura al perera hsta el año 2050

Enrique Martín dijo...

Anónimo:
Veo que compartimos "ignorancia". No percibimos lo del empaque, la torería, la elegancia y nos quedamos con lo de esconder la pierna, pasarse los toros a dos metros, estiramientos retorcimientos, destoreo algo más que se nos escapa. Yo me propongo para este año que me gusten todas esas "figuras" que cita, pero ¿sabe lo peor? que yo me lo propongo todos los años, pero está visto que ellos no.
Un saludo