martes, 31 de enero de 2012

Entre Finitos, esquiroles y los gestos toreros


El toro a la espera de acontecimientos

Se torea como se es, sentenció el maestro. Y que verdad más grande. Como muestra vale con escuchar las declaraciones “explosivas” de Juan Serrano, “Finito de Córdoba” a Tendido Cero, programa amable y delicado con todo el mundo, en especial con las figuras, en el que lo más altisonante que se ha dicho en los últimos años es que un señor estornudó en la sopa. Pues allí que se fueron a escuchar al torero catalán de Córdoba, quien se puso a soltar por la boca en un ataque de sinceridad o de tontería; eso aún está por descubrir.
Ahora resulta que a los toros se les inyecta para que se mantengan en pie.¡Maldita sea! dirán algunos después de lidiar una de Escolar o Dolores Aguirre. A estos se les ha ido la mano con la jeringa. Se les ha ido la mano con toda la camada, toda la reata y la madre que parió a ese encaste. Y si será valiente y honesto, que en todos estos años se lo ha callado y no ha pedido que se analicen las vísceras de los sospechosos y así poner luz en un asunto que de ser verdad, sería gravísimo e inaceptable taparlo bajo la alfombra. Yo había oído otros rumores, quizás leyendas urbanas taurinas, que iban en la dirección opuesta; hablaban de que a los toros se les administraban tranquilizantes, lo que explicaba el que en ocasiones los animales salieran al ruedo tambaleándose, quizás por una sobredosis de Valium. Pero eso también habría que demostrarlo ¿verdad que sí?
Pero don Finito, el señor Serrano, no tenía bastante con sus inquietudes sanitarias, sino que también se lanzó al charco del humanitarismo y la modernidad. Ahora resulta que los que crían toros encastados y los que disfrutan con ellos al verlos en el ruedo, son amantes de la tragedia, que por otra parte no es propia del siglo XXI. Pero, ¿ en qué mundo vives, Finito de Córdoba? Qué forma de confundir los términos y de confundir al personal; porque ahora parece que solo hay belleza y estética en la pantomima de él y sus colegas de la Tauromaquia 2.0. Pues si te da miedo el fuego, ¿pa’ qué te metes a bombero?
Luego están sus compis del G x, que cada vez que sacan un comunicado no aclaran nada, pero hacen que suba el pan. En el último más bien parecía que en lugar de informar de algo, solo pretendían justificarse. Vamos, no es que lo pareciera, que se justificaban descaradamente, después de haber montado la que han montado, en el momento menos oportuno, cuando ya se estaban confeccionando los carteles de las primeras ferias, cuando se estaban abocetando los de las más importantes de la temporada, cuando ya había compromisos hechos por parte de los apoderados y cuando no quedaba tiempo para reaccionar. Ellos aducen que aunque se podía haber planteado esto en otro momento y no se hizo, que alguna vez había que dar el paso. Eso está muy bien; que lo apliquen a todo y se darán cuenta de que no trae cuenta. ¿Y si a El Fandi le da la morriña y quiere hacer esquí acuático en enero en el Mar Báltico? ¿O que a don Julián se le ponga hacer una barbacoa en Cádiz un día de Levante? ¿O celebrar el Día Mundial del Madridismo en Canaletas y Neptuno? ¿O el Día del Orgullo en pleno Viernes Santo en la Castellana? Hay cosas que es mejor madurar y esperar el momento, porque a veces el momento y la forma es tan importante como lo que uno pretende hacer. Porque el que es torpe y llega tarde, es doblemente torpe e inoportuno.
Pero mientras estaban redactando el último comunicado, la encíclica taurina “Iustificatio Plena Mundi”, allí se quedaron unos cuantos solitos con el boli en la mano, porque los demás se tenían que marchar corriendo porque tenían que torear en las Fallas. Eso se llama unión. ¡Qué gran lema! “La Unión hace la fuerza! Aunque a algunos de estos Geses les suene al último éxito de Bisbal. Resulta que los que tienen apoderados empresarios no han aguantado ni un puyazo; ha sido notar el palo y cantar la gallina y allí se han ido corriendo a la querencia de los billetes y para no mosquear al que busca los contratos. Creo que El Juli y Morante se han sacado un abono para todas las corridas de Fallas, aunque queda por confirmar si irán a la plaza con un muñequito lleno de agujas, o no.
Aunque esto de los toros es tan grande, que siempre nos queda algún rincón de autenticidad en el que podamos refugiarnos. Entre tanto despendole nos vamos encontrando con las noticias de los compromisos que han asumido Fandiño, David Mora, Urdiales, Javier Castaño y Fernando Robleño. Discretamente y sin hacer ruido, unos se apuntan a un mano a mano en Madrid, aunque lo del ganado no huela demasiado bien; los otros han decidido encerrarse con seis toros de Victorino, Miura y José Escolar. Qué malas son las comparaciones ¿verdad? No sé como saldrán del envite, bien, mal o regular, pero lo que nadie les puede negar es la voluntad y el orgullo de quien se siente torero. Porque esto, aunque algunos no lo crean, no es una ciencia exacta y depende del toro, del hombre, del tiempo, de muchas cosas, pero de momento ya se han puesto los medios y se han podido ver las intenciones. Solo deseo que estas expectativas no se vean truncadas por causas ajenas a lo estrictamente taurino y que no sea utilizado por las hordas oficiales para cargar contra los toreros que de momento viven alejados de esa Tauromaquia 2.0, en la que tan cómodos se sienten los Geses y demás allegados. Eso sí, si en estas tardes de toros hay televisión, que no cuenten con Juan Serrano, don Finito de Córdoba, porque él es un amante de la belleza y no de la tragedia. Olé ahí, con un par.

22 comentarios:

I. J. del Pino dijo...

Tienes una errata enrique. La encerrona con fuente ymbro no es, sino con victorino. Esto no lo publiques eh. Saludos

J. Salamanca dijo...

Amen maestro, y te quedas corto.

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique:
Yo te comente el sábado que no veía Tendido 0, mis razones tengo...

Pero si he visto la entrevista a través de un enlace de Iván (orocardeno)y mi postura queda clara ante este torero, que vergüenza no tiene ninguna, tampoco la conoce ni sabe como se escribe dicha palabra.

Sobre sus comentarios en Tendido 0, pienso que están de mas, pero también pienso que esta de mas la entrevista que le hicieron. (tal para cual los de la tauromaquia moderna)

Lo dije en el blog de Iván, ¿donde estaba este señor cuando empezaron las prohibiciones en el parlamento Catalán?

Ahora me pregunto yo una cosa...¿quiere el aficionado una evolución como tal en el ganado? o por el contrario ¿prefiere la esencia pura del toro bravo?

Un abrazo

Enrique Martín dijo...

I.J. del Pino:
Sí que lo publico, no por nada, pero que se vea que este blog gana con la gente que lo lee y que se expresa y que corrige al despistado que lo escribe. Muchas gracias y que se sepa quien me hace el quite y me quita los pitones de encima.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

J. Salamanca:
Es que luego me dice mi mujer que me enrollo demasiado. Lo que espero que haya quedado claro es que hay dos mundos, el de estos señores de la Tauromaquia 2.0 y el de los toreros de verdad.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Diego:
El aficionado no quiere ninguna evolución en la dirección en que dirigen ésta. Pero ellos sí. quieren bobonas mochas e inmóviles.
Un saludo

Anónimo dijo...

Respecto a los inyectables, me lo creo. Ya habló en su día Esplá sobre el asunto. Ellos dicen que para que no se caiga el toro (o para que salga con más motor), he oído de un caso en una conversación de bar mientras unos tipos hablaban de una plaza de tercera en la que se administró un producto para que los toros tuvieran más motor.
Por otra parte, mis sospechas y ciertas evidencias demuestran que hay más posibilidades de que se haga en sentido contrario, es decir, para debilitar al animal. En su día se hizo público en un medio radiofónico un par de casos que iban en este sentido: uno que habló más de la cuenta sin saber con quién hablaba y otro en el que sí hubo análisis de vísceras y se comprobó la existencia de una substancia para que sangraran más junto con un laxante para debilitarles. Por mí, que se hiciera un análisis en cada festejo realizado en plazas de primera. Pero tranquilo, no lo van a hacer, no interesa así como tampoco interesa analizar las astas salvo en algunas plazas francesas y en Logroño, lugar donde ya se han visto algún que otro positivo y, curiosamente, algún nombre del G10 sale repitiendo fechoría. Me refiero a que ha toreado más de una vez algún toro que en los análisis se comprobó que había sido afeitado.

Expectante estoy por ver cómo se conjugan los intereses televisivos de los Hombres G. Parece que los empresarios les están dejando un tanto de lado y están apostando por mejorar la calidad del ganado (en algunas plazas). Yo felicito esa idea, ojalá se extienda.

Saludos
J.Carlos

Enrique Martín dijo...

J. Carlos:
No voy a entrar en lo de las inyecciones, porque el asunto no tendría mayor desarrollo si en cada corrida se hicieran los análisis oportunos que garantizaran la integridad del toro y la limpieza del espectáculo. Lo que son las cosas, lo que ahora parece extraordinario, debería ser lo habitual.
Un saludo

I. J. del Pino dijo...

Bueno, pues entonces voy a hacer un comentario sobre el contenido y no sobre el continente. Quiero incidir en el principio y el final de tu aportación: lo de los "chutes" a los toros mejor no menearlo porque creo que todos sabemos más de lo que contamos y no conviene llenar de razones a quien no las tiene. En todos los sitios cuecen habas y en algunos "corrales sin escrúpulos" creo que también se han cocido.
En cuanto a las "machadas" en territorio galo, creo que va a ser una fórmula no ya respetada, sino también aceptada por una Francia torista (qué poco me gusta el término que ha dejado de ser obvio para ser extraordinario). Creo sinceramente que en Madrid y Bilbao también funcionaría (ahí anda Fandiño en el intento), pero dudo que la fórmula tuviese aceptación en forma de público en el resto de plazas.
Saludos cordiales.

Enrique Martín dijo...

I.J. del Pino:
Ahora veremos en Valencia la comprobación de lo que tú dices. Probablemente sería necesario un período de reeducación del aficionado. Si se llena más el día de El Cordobés que el 18, entonces habrá que pensarse alguna cosa que otra.
Un saludo

Óscar dijo...

Lo que más me sorprendió de la entrevista a Finito ( que incluso revisualizándola me dejó con la duda de poder ser aficionado) fue cuando insistió en que mucho aficionado habla sin haberse puesto delante de un toro. Y claro, luego piensas que si no has pintado nunca no puedes opinar de Las Meninas, y si no cocinas nunca no puedes opinar de la tortilla de patata y si no has jugado al fútbol no sabes lo que te gusta y lo que no te gusta.
Peor aún me parece que luego él se ponga el traje de aficionado para decir lo que sí le gusta y lo que no.
O sea,yo no puedo ser aficionado porque no me he puesto delante de una becerra, pero él si puede opinar de inyecciones.

Me ha gustado mucho el tono que has usado en el post, Enrique, no sé si indignado a lo 15-M o a lo G-10, pero me ha calado.

Saludos.

Enrique Martín dijo...

Óscar:
Me alegro de que te haya calado, aunque no puedes opinar porque tú no has tenido antes un blog que se llamara como este, ni tampoco podrás hablar del tono, porque nunca no has sido tonadillero. Me ha gustado mucho la respuesta y sobre todo la conclusión, nadie puede opinar, menos él, que se permite abofetear a todo el que se le pone por delante.
Un saludo y muchas gracias

Óscar dijo...

Gracias a ti por ponerlas a huevo con tu blog.
Una pregunta Enrique, que no deja ser opinión personal tuya: de verdad crees que uno no puede opinar de toros si no se ha puesto delante nunca?
Sé que esto derivaría en un debate como el del sexo de los ángeles, o el de por qué pagar 10 cuando torean sólo 6............

Saludos

Enrique Martín dijo...

Óscar:
Rotundamente sí. El que no se ha puesto igual que el que no ha cogido un capote o una muleta, pierde muchas sensaciones que le ayudarían a identificarse más con el torero. Pero según el argumento de los toreros, nadie podría juzgar a nadie, pues nadie se ha puesto delante de ese toro y no sabe cual es su comportamiento real. Pero de la misma forma, él tampoco tiene la visión del público o del que mira un poco alejado. Se les olvida que esto es un espectáculo dirigido a un público que tiene sus gustos y preferencias que hay que satisfacer. Tú o yo, aunque seamos unos absolutos ignorantes de lo que sea, toreo, pintura o cine, lo que sí tenemos es gusto, algo subjetivo. Que hagan corridas solo para los que se han puesto, ¿a ver cuánta gente paga por verlos? Es una mala coartada para intentar esquivar las críticas. Creo que ya escribí en alguna ocasión sobre esto, pero igual otro día me lanzo de nuevo sobre este tema.
Un cordial saludo

Manolo Troya dijo...

Creo sinceramente y ademas lo sentencio, que estos Toreros no aman a la Fiesta.
Son ventajistas fuera y dentro del ruedo.
¡ Ay ! el dia que en las plazas abunde el aficionado serio, exijente y critico Sr. Finito, pero claro estos toreros estan bien arropados por los palmeros.


Un Saludo.


Manolo Troya

Enrique Martín dijo...

Manolo:
Este es el mismo señor que en la plaza de Madrid declaró que para qué se iba a arriesgar en una tarde, cuando le quedaban por delante 60 tardes. No fuera a ser que perdiera algún contrato.
Un saludo

Isa Molina dijo...

Últimamente cada vez que hablan las figuras sube el pan, entre Finito y los hombres G, estamos apañados.

Yo no voy a las plazas de toros buscando la tragedia, como dice Finito, voy buscando la verdad, y la verdad en la tauromaquia sucede cuando en el ruedo hay 1º: un toro con casta, bravo e íntegro, y 2º: un torero dispuesto ha torear con verdad y mandar en las embestidas del toro, independientemente del concepto de uno u otro diestro.

En cuanto a los hombres G y su último comunicado, no me explico como van a custodiar la tauromaquia los que la están hundiendo.

Saludos.

Enrique Martín dijo...

Isa:
Estos chicos deben pensar como el monstruo ese feo y cabezón "Mi tesooooro". Y lo demás les importa un pito. Las declaraciones de don Finito podrían ser medio tenidas en cuenta si se viera cierta sinceridad y honestidad, después de haber abierto su corazón al entrevistador, pero lo que pasa es que eso ya no cuela. Por un lado quiere justificar su ineptitud taurina y por otro cubrirse las espaldas por si alguien le echa en cara el no matar el toro toro. Vamos que suena a espabiladillo.
Un saludo y gracias por la visita

Xavier González Fisher dijo...

¿Y a la afición, nos han inyectado un Nembutal?

Enrique Martín dijo...

Xavier:
No sé si nos inyectan algo, pero pincharnos, sí que nos pinchan; todos los días.
Un saludo

Anónimo dijo...

Pero no se da cuenta que el sr Juan Serrano Pineda,aburre hasta las ovejas y que no le hace caso nadie incluso en el coso de los Califas,su tierra.Enrique de diez como siempre,un saludo.

rizos

Enrique Martín dijo...

Rizos:
lo que hay que reconocerle al señor Finito es que toreando un día con fiebre y lloviendo, ha sido capaz de vivir de esto. Eso sí que es estirar una faena. ¿Sería él realmente aquella tarde?
Un saludo