miércoles, 25 de enero de 2012

Imprescindible es el toro y se acabó


Ese toro enamorado de la Luna, que amarga a las figuras su paz


Llevamos tantos días navegando entre rumores, opiniones, noticias contradictorias, comunicados, explicaciones y excusas, que al final parece que si la tele no paga a los diez insustituibles, se acabó el toreo y todas las ferias donde tenía lugar. Pues vaya chasco. Tanta historia, tanta literatura, tanta cultura y tanto pitote, para al final depender del capricho de estos diez señores. Pues sí que estamos bien. Si la cosa es así, cedamos y démosle lo que piden, que digo lo que piden, lo que piden y lo que se les pueda ocurrir de aquí a un mes. Cedamos a nuestras doncellas a estos valores del taurinismo, restaurando su sagrado derecho de pernada. Sometamos nuestra voluntad a la suya. En sus manos está nuestro espíritu, nuestro cuerpo, nuestro corazón y, lo que más les importa, nuestro bolsillo.
Y que no me niegue nadie está verdad eterna. Tienen a los pobres empresarios amargados porque no pueden confeccionar los carteles de las ferias, porque no hay toreros disponibles, bueno sí que hay, pero no tan excelsos y majestuosos. Son figuras por la gracias de Dios, igual que el Rey Sol era el amo de Francia. Han puesto boca abajo el estamento taurino. Si ellos no se mueven, no hay Fiesta que valga. Aunque ¿esto es realmente así? Ahora tengo mis dudas. La verdad, es que si ellos no torean, seguro que habrá quien lo haga ¿no? Igual podíamos ir conformando las ferias con Urdiales, Fandiño, Juan Mora, David Mora, Robleño, Morenito de Aranda, Curro Díaz y otros tantos que si me paro a pensar aparecerán por mi memoria. Y a la vista de esta lista de nombres, me empieza a apetecer que los genios mantengan su paro reivindicativo. A ver si ahora estos señores nos están haciendo un favor. Y aún queda por saber qué ocurrirá con José Tomás. No me dirán que visto así la cosa no promete. Vamos, que habría que convencer a los diez de que piden poco para lo que les deberían pagar. Igual así conseguimos que no se vistan de luces durante todo el 2012.
Pues toreros ya tenemos; una preocupación menos. Empresarios, apoderados y subalternos hay, y si no, se echa mano de ayuntamientos, aficionados, socios capitalistas o quien puede ayudar para organizar la función, así que eso también está arreglado. Incluso hasta contamos con la tele. Seguro, además ahora que el señor Molés ha decidido que no se va, o quizás habría que decir que lo ha aclarado y además con bríos renovados. Seguro que hasta ha afinado su sentido crítico con respecto a cierto tipo de toreros y toros. ¡Ah! los toros, en eso no había caído, ¡los toros!
Los toros, eso es más peliagudo, porque los toros carrileros están acaparados por los cesantes por su imagen, y lo que queda no son chocolatinas precisamente. Pero claro, lo que no podemos es coger a dos chavales y que se disfracen de toro. No cuela. Ni tan siquiera uno manejando el carretón, aunque tenga muy malas intenciones, ni tan siquiera aunque tenga un ojo de cristal, por aquello de que la embestida sea más incierta. Ya está, que toreen de salón, ¿no? Pues no, parecería un baile de máscaras y en lugar de conseguir emocionar al público, si este no se aburre, en el mejor de los casos se acabarían riendo de los que cogieran los trastos. Pues vaya, al final habrá que irse al campo a buscar toros. Ni ayuntamientos, ni aficionados voluntariosos, ni mecenas del toreo con los bolsillos llenos, ninguno podría hacer la función del toro. A ver si ahora el toro es el único imprescindible en todo este tinglado.
Pues sí, el toro es imprescindible y así como sea el toro, así nos saldrá el festejo. Como he podido tardar tanto en darme cuenta. Cuatro párrafos he necesitado y al quinto caigo en la cuenta de que lo de verdad vale en todo esto es el de las patas negras. No hay otra. Pero bueno, me consuela que hay quien vive del toro y aún no se ha enterado de que todo es secundario si lo comparamos con el toro. Ahora entiendo aquello de que si el toro se cae, se cae la fiesta. Lo de la fiesta brava, lo de la fiesta de los toros. Incluso que cuando el toro no es toro, la fiesta se convierte en un show y el show en una pantomima. Si el toro no tiene emoción, no vale la pena perder el tiempo buscándola por ahí, si no tiene fiereza, ni llevando un león, entonces no habría arte, solo valor y poco sentido común. A ver si va a resultar verdad eso de que sean los toreros que sean, si aparece el toro ya no hay quien se pueda mostrar impasible ante su poder, fuerza, bravura y hasta nobleza. Por eso las bobonas desmochadas permiten merendar tranquilamente sin peligro de atragantarse durante la corrida, o engullir una bolsa de pipas de a kilo o enfundarse tres cubatas en el coleto. Hasta te da tiempo para hablar con tu media naranja por el móvil y si la tienes al lado, hasta la puedes exprimir allí mismo.
Que ignorantes podemos llegar a ser. Tantos rodeos para acabar en el toro. Pero pensando, pensando, ¿quién nos dice que esta movilización de la decena de oro no nos va a venir como anillo al dedo? Miren, si es por ayudar, ahora que ya tenemos asimiladas ciertas costumbres, como dar el cartel de la Beneficencia antes de que empiece San Isidro, propongo que sea con toros de José Escolar o Dolores Aguirre para Robleño, Urdiales y David Mora. Casta para un gladiador, para un dominador y para ver si la promesa se decanta para un lado o para el otro. Luego los Cuadri para Castaño, Juan Mora y Morenito de Aranda. Algo de Buendía para Curro Díaz, Urdiales y Fandiño. Vaya, si hasta me estoy animando yo solo. Una de Coquilla para José Tomás, Oliva Soto y Luguillano o Leandro, para ver qué pasa con ellos. Y como fin de fiesta, algo de Graciliano para Gallo, Spínola y Sergio Aguilar y una de Moreno Silva para Valentín Mingo, que ya sabe lo que hacen sudar estos cárdenos, El Payo y Alberto Aguilar. ¿Alguien da más? Pues una de Veragua para alguien dispuesto a dejarlos ver en el caballo, aunque luego la faena sea de diez pases escasos.
Que manera más tonta de ponerse uno como una moto, solo pensando en el toro y en matadores de toros capaces de ponerse delante con dignidad. No son figuras, ni han montado un grupito de torerillos que quieren aparentar pertenecer a la élite del toreo. Estos lo mismo ni saben qué es eso de un toro a contraestilo. Algunos ya han demostrado que como mejor les va es mostrando al toro, dándole todas las ventajas e irle ganado terreno poco a poco, hasta que al final el toro se entrega pidiendo la muerte. Y es que al final, la conclusión que saco es que imprescindible es el toro y se acabó.

38 comentarios:

Anónimo dijo...

OLEEE, CON DOS COJONES, (con perdon)

Paco

Xavier González Fisher dijo...

Efectivamente amigo, el toro es lo imprescindible, "la sustancia" dirían los aristotélicos y lo demás... lo demás resulta entonces ser "mero accidente".

Ojalá viéramos anunciado al toro por delante de los toreros, pero en estos tiempos que corren, quién sabe...

En fin, que aunque ya pasaron los Reyes, creo que es válido hacer "cartitas" todavía.

Saludos.

Enrique Martín dijo...

Paco:
Gracias (no hace falta perdón).
Un saludo

Anónimo dijo...

Suscribo capa palabra de este artículo.
"El toro la obra, el torero el intérprete".
El TORO auténtico, encastado, que de miedo y al que haya que poder.

Enrique Martín dijo...

Xavier:
Si todo se arreglara con las cartas, seríamos muchos los que no pararíamos de escribirlas. Y es verdad, menos el toro, todo es mero accidente.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Anónimo:
Y no hay más. Es tal y como dices y el que quiera que se enrede, pero acabará llegando al mismo punto.
Un saludo

fabad dijo...

¿Enrique, cuando empieza la feria?.
Allí estaré.

Enrique Martín dijo...

Fabad:
¿Te lo imaginas? No habrá orejas, no habrá gente guapa, pero ¡amigo hay toros!.
Un saludo

lesaqueño dijo...

Eso si que es una championli del toreo. Si hay tele, en la alcachofa unos buenos aficionados de variada condicion, ASI SE "VERIAN" EN TODO SU ESPLENDOR ESOS PUNTOS DE VISTA DE CADA CUAL, Y ESAS COSILLAS QUE AL METICULOSO NO SE LE ESCAPAN. Encima con la superlenta del plus, que no se aprovecha ni el 5% de lo que se podria.

La gran final, la beneficencia, como la compondrias Enrique?.
Ya puestos, como la corrida de la prensa, ya no tendria objeto,
¿la nueva corrida del aficionado, como la harias?...

Por cierto Xavier, siempre tan fino.
Salu2 para todos.

Pepe Plaza dijo...

Esos serian los carteles del gusto de los aficionados a los que las empresas hacen oidos sordos , lamentablemente.
Enrique serias un gran empresario para la inmensa minoria de "iluminados".
Un Olé muy grande y sonoro para ti

lesaqueño dijo...

Se me olvidaba, como guinda.
Pues a unos buenos jueces de gimnasia artistica, de esos que califican a la centésima. Bien entrenados por buenos aficionados.
Y ya tenemos todo bien atadito para conceder los premios oportunos, orejiles y puertas grandes.
Al fin y al cabo todo es ARTISTICO, las telas, los pitones, el plinto, las cintas, etc, etc..

¿Por lo menos un contador de moqueros, que tal?

franmmartin dijo...

Por cierto Enrique ¿esas bellezas que de forma continuada nos enfoca la televisión en las retransmisiones televisivas¿reclamaran también sus derechos de imagen?

P.D.He mandado un comentario anterior y como uno es torpe por naturaleza ,puede ocurrir que ,o no salga,o que salga dos veces por lo cual si es así ,pido disculpas a la amable concurrencia.

javier dijo...

¡Los toros!

Enrique Martín dijo...

Lesaqueño:
Pues habiendo toros, casi se podrían hacer carteles por sorteo. Pensando que los toreros no pondrían peros y que sintieran como un privilegio ganado en el ruedo el estar en ciertos carteles. Era lo que pasaba antes con la Beneficencia, que los acartelados iban como triunfadores de la feria y eran capaces de comerse el mundo.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Pepe:
Muchas gracias, pero no creo que lo fuera y yo solo mucho menos, pero lo que sí procuraría es escuchar los gustos del aficionado, también traería a Madrid a todo aquel que destacara para ver si es verdad y enfrentaría a los gallitos, para que fuera en el ruedo donde cada uno pusiera lo que tiene. ¿Te imaginas? Y pensar que nos quieren hacer creer que esto no tiene más camino que en el que estamos. No hace falta ni evoluciones, ni revoluciones, ni imaginación, ni gaitas, con la afición es más que suficiente.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Lesaqueño:
Pues si hubiera emoción, a lo mejor los moqueros los usaban para lo que fueron inventados y a los toreros triunfadores se los llevaría el público en masa, en volandas hasta el hotel. No con los costaleros profesionales de turno y menos de diez personas acompañando. ¿No? Pero es bueno soñar por un ratito.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Franmartín:
No caben disculpas por opinar y si son dos veces, pues dos veces y ya está. A esos de los pitones sí que había que pagarles derechos de imagen y además darles las gracias por existir.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Javier:
Amén. Ya te veo en tu localidad de pie y sin poder sentarte por la emoción.
Un saludo

Anónimo dijo...

En una feria tan larga como es San Isidro, hay cabida de sobra para que aumenten de forma notable las corridas toristas y también para que los amantes de lo “artístico” disfruten de esas faenas interminables con el toro-carretón. Entiendo que mantengan las de Cuvillo, Alcurrucén o Ventorrillo para que se luzcan los del G10 pero sigo sin entender cómo contratan tantos petardos ganaderos para los matadores de segunda fila, ahí es donde deberían dar una oportunidad a todas esas ganaderías que has nombrado.

Con los tres millones de euros que se ha ahorrado el triunvirato en concepto de canon, fíjate si podrían contratar las cabezas de camada de las mejores ganaderías pero, tanto tú como yo, sabemos que eso no va a ocurrir.

Ahora que también te diré una cosa con respecto a los matadores, tampoco te ilusiones con ellos porque todo el que puede se sale del circuito torista. Algunos con tan mala suerte, o tan poca técnica, que no son capaces de acoplarse al toro-carretón y tienen que volver a lo duro.

La putada es que a muchos de estos toros les salen toreros a “contraestilo” y otros muchos toros son tan malos que siempre están fuera de cacho con respecto del matador, jeje.

Saludos
J.Carlos

Enrique Martín dijo...

J. Carlos:
Claro que estos no son la panacea; es más, a alguno veremos como se inclina al lado oscuro, seguro. Y ya ves que he incluido a alguno que me hace dudar, pero por eso me gustaría verlo con el toro, a ver que pasa. De lo de los Cuvillos y demás, estoy de acuerdo que estén, pero... por la mañana a las 12, fuera de abono y que vayan a verlos los que quieran. Así podríamos sacar abono de mañanas o de tardes. Y te digo una cosa, si los Ges, van en la matinal, yo no madrugaré. Y creo que tú tampoco. ¿O me equivoco? jejeje.
Un saludo

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique:
El titulo de tu entrada lo dice todo.
Ademas, pienso una cosa, que cuando sale el de negro, o cárdeno, o jabonero pero encastado, se acabaron todos los problemas y todos los pitotes.
Una vez mas tu entrada dice mucho de la calidad de aficionado que eres, y una vez mas pones voz (en este caso escrito) a lo que muchos de nosotros pensamos.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Por mí de acuerdo, pero no te caerá esa breva.Habiendo toro sobra todo. Hasta toreros.

Pepe Pastor dijo...

Pues a esos carteles y esas ganaderías me apunto. ¿Donde hay que firmar? Si os empresarios tuvieran arrestos no dudarían en hacerlo. Ya verás como las figuritas se lo pensaban

Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Diego:
Que te voy a contestar, solo gracias por tú consideración, sé que te guían tus buenos deseos hacia mí.
Y es lo que dices, habiendo toro, ¿para qué más? Pero claro, tiene que haber toro.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Anónimo:
Pues es verdad, no nos caerá esa breva.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Pepe:
Las figuras oyen ciertos nombres y salen espantados. No me dirás que esto que he escrito no lo piensan muchísimos buenos aficionados, a los que las empresas podían escuchar en algún momento. No digo siempre, pero alguna vez sí.
Un saludo

MARIN dijo...

Yo, como siempre Enrique, el que mas tardo en escribir. Te juro que no habia leido la entrada hasta ahora, mas que nada porque he estado respondiendo a comentarios en mi blog. Y mira por donde, he dejado algunos comentarios allí que son clavados a tu entrada. Peor expresados por supuesto, pero clavados.

El problema es que a estos señores se les ha hecho ver (quien sea) que son IMPRESCINDIBLES, y que sin ellos y sus borregas bobonas no hay nada de esto. Como ya te he dicho en un comentario en mi blog, si esto se tiene que acabar que se acabe, pero en caso de que sea así, lo mismo que ahora quieren todo el protagonismo que despues tambien lo asuman y que en el epitafio de la fiesta conste "estos señores acabaron con la fiesta nacional y con la ilusión de muchos aficionados".

Y no te digo nada mas porque estoy en el fino borde del muro que o te caes para un lado y te callas y renuncias a todo o suelto leches por la boca. Y prefiero quedarme con el primero porque sabes del respeto que tengo a todo aquel que se pone delante de un toro bravo por muchas razones.

Un saludo Enrique.

David dijo...

¿Cuando salen a la venta los abonos?
Enrique como siempre acertado, un saludo.

Enrique Martín dijo...

Marín:
Al final los culpables serán los antitaurinos, porque estos aparte de no tener valentía para asumir sus errores, se las pintan solos para escurrir el bulto. Solo son imprescindibles para mantener esta pantomima, pero para que avance la fiesta son un perfecto estorbo, empujados por la soberbia y la ignorancia.
A veces no es malo dejarse ir. Yo sé de sobra el respeto que tienes a todos los que calzan medias rosas, por supuesto, pero piensa que si a todos se les mide por el mismo rasero, estaremos cometiendo una injusticia con los que se enfrentan al toro de verdad, con los que se han partido la cara para mantenerse en esto, por los que quisieron ser y señores como estos les apartaron por razones que nada tienen que ver con la Fiesta y lo que es más grande, antes el respeto y cariño por este veneno que está por encima de todos. Y muchos lo haremos mal, muy mal, pero al menos somos sinceros y en este grupo os meto a mucha, mucha gente.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

David:
Para estos creo que va a haber que hacer noche en las taquillas de la plaza.
Un saludo

franmmartin dijo...

No sería mala opción,manteniendo los encastes señalados,poner frente a ellos a las figuras "de época", con lo cual los del clavel en el ojal y los "amargaos" de siempre,estaríamos por una vez de acuerdo y felices.
Yo creo que juntos el Molés, los Tauroalfadeltaomega,
el matilla,especialista en ganaderías "ropavieja",el francés y los sucesores del eterno Pagés, suministradores de diezmos y primicias a los maestrantes,deberían de tener calzones para conseguirlo.

Enrique Martín dijo...

Franmartín:
Para que vean que nos contentamos con poca cosa. Y si todos los que dices se lo proponen un poquito, no dudo que lograrían poner a las figuras delante del toro de verdad, pero seguro que los mismos motivos que les impiden hacer los carteles de las ferias sin ellos, son los que no les dejarían ponerlos delante de la casta.
Un saludo

GrazalemeñoVet dijo...

Por lo pronto en Valencia tenemos que seguir aguantando Garcichicos, ...y yono estoy en contra de todo lo que huela a Domecq, para mí el cartel del dia 18 es de los mejores que se pueden ver (espero que Urdiales sea el torero de 2012 y se ponga a la altura de la terna de moda, para que estos no se equivoquen de camino...), y si tenemos suerte y sale la corrida gaditana como la de Pamplona o la de Nimes, la terna le va a decir a los G10s "echarse pa´lla" y el público, que se está dando cuenta poco a poco, se le puede echar encima a los figuras en próximas ferias...Esperemos

Enrique Martín dijo...

Grazalemeño Vet:
Pues sí, parece que ese muro inquebrantable empieza a tener fisuras. Sobre Urdiales yo también espero que sea el torero de este año, porque cualidades y decisión le sobran.
Un saludo

Anónimo dijo...

Sr Martín, algo tendrá el agua cuando la bendicen. Me viene este refrán a la memoria, porque algo tendrá usted, cuando tiene un grupo de habituales blogueros que todo lo que usted escribe, unas veces acertadamente y otras no tanto, siempre están de acuerdo con usted. Eso se llama fidelidad.
Y es que al igual que el agua cuando se bendicen en otros casos de bendición terminamos con la palabra Amén, más o menos así terminan todos los comentarios por su gran y amplio coro de adictos seguidores.

Sr Martín, termina usted su artículo que es "imprescindible es el toro y se acabó", con esa conclusión suya, ¿está usted descubriendo algo que el aficionado no sabe?, ¿o está usted haciendo de antemano inculto, taurinamente al aficionado?.

Por lo que deduzco de su artículo todas estas llamadas figuras del medio toro, debieran tomarse un año sabático y darle la gran oportunidad a todos los toreros que usted menciona y con los toros que usted apunta. .
Ahora mismo lo firmo yo. ¿Y usted?, me parece haberle entendido que también. Ya lo que me faltaría es ver la feria de San Isidro junto a usted, y seguro que sacaríamos aleccionadoras conclusiones para seguir manteniendo estos mismos carteles de toros y toreros.

Saludos cordiales

Nacho

Enrique Martín dijo...

Nacho:
Ya dice usted que unas veces está de acuerdo conmigo y otras no y a mí me pasa lo mismo. No estoy de acuerdo con eso de que trato de incultos a los aficionados, aunque seguro que la culpa es mía, por no saber transmitirlo como pretendía. Todo el mundo sabe que lo importante es el toro, pero puede que algunos, que manejan todo esto, se crean que no nos hemos enterado. Es más, el aficionado hasta sabe el tipo de toro que quiere, no se conforma con cualquier cosa y además dentro de estos, hasta tiene sus preferencias.
Y aunque se haya desprendido que les deseo un año sabático a las figuras, tampoco es así. Estos carteles ficticios serían en el caso en que los Ges se negaran a torear. Para mí sería mucho más gratificante ver en cada uno de esos carteles a una de las llamadas figuras y así podríamos comparar entre unos y otros, a ver quien es la verdadera figura.
Sobre la posibilidad de ver juntos una feria de San Isidro, yo encantado. Seguro que yo aprendería muchísimo. Siempre es un placer poder comentar con alguien que sabe de lo que se habla.
Sobre los fieles lectores y comentaristas, ¿qué voy a decir? Que decidídamente son lo mejor de este blog, con mucha diferencia y que además tienen la virtud de empujar al que escribe a seguir contando sus cosas y de hacerle dar una vuelta más a lo escrito y de aprender del toro y del toreo. En este caso sí que me siento un privilegiado, que por mucho que lo diga, nunca podré agradecérselo suficiente.
Un cordial saludo

Iván dijo...

36 comentarios en una entrada debe ser por algo.
Fíjate Enrique que sólo con que hubieses puesto el título "Imprescindible es el toro y se acabó" yo ya te hubiese dicho que me parece una entrada fenomenal.
Nada más que añadir y un placer además leer los comentarios de otros aficionados.
Imagino a Manzanares leyendo tu blog y pensando: estos están locos!
UN ABRAZO!

Enrique Martín dijo...

Iván:
Todos estos comentarios son debidos en gran medida a la generosidad y a la afición de unos señores que peleáis por la pasión por el toro.
Y qué quieres que te diga, no veo ni a Manzanares ni a ninguna figura leyendo mi blog. Me sentiría muy honrado con que lo hiciera un solo matador de toros.
Un saludo