lunes, 25 de febrero de 2013

De espaldas a la Fiesta

Un puyazo a un toro empujando con el alma, con la firma de don Eduardo Miura en la esquina. Ideas y nombres de cuando los Toros eran algo grande.



Se aprueba la ILP entre el regocijo de los taurinos, aficionados, público y demás eventuales que una vez al año meriendan en una plaza de toros. Pero esta realidad me sigue aporreando las sienes:

-          Las fundas.
-          Simulación de la suerte de varas.
-          Déficit preocupante de casta.
-          Monotonía y uniformidad en toros y toreros.
-          Silencio de la prensa ante la evidente decadencia de la Fiesta.
-          Adoctrinamiento de la prensa en pro de intereses particulares de la élite
-          Abandono de la afición.
-          Concentración de funciones en pocas personas, duplicándose los roles de estas, ganaderos, empresarios, apoderados, toreros.
-          Oligarquía incompetente e interesada que sólo ve a corto plazo.
-          Carteles cerrados en todas las plazas, con derecho a veto de las figuras.
-          No se reconocen los verdaderos males de la Fiesta, echando la culpa siempre al de enfrente.
-          Exclusión de los Toros de la sociedad.
-          Público muy informado, pero escasamente formado, con cada vez menos aficionados.
-          Aceptación del fraude por el público, cómo un mal menor y cómo la única forma posible de dar continuidad a la Fiesta de los Toros.
-          Excesivo poder medios de comunicación incluso en la elaboración de carteles y en elevar artificialmente a figuras sin consistencia.
-          Sustitución de los cánones clásicos por la vulgaridad ventajista, con la anuencia de las élites, medios y público.
-          Sometimiento de la Fiesta a los caprichos de las figuras.
-          Las figuras más contestadas y discutidas de la historia, que protagonizan y provocan la mayor degradación que ha sufrido el toreo.
-          Ausencia de empuje e interés de novilleros, que se acomodan a los vicios desde sus principios.
-          Alarmante escasez de novilladas, con y sin caballos.
-          Reducción generalizada de festejos.
-          Figuras que ocupan el puesto que deberían tener los toreros más modestos, toreando hasta en plazas portátiles.
-          Pretensiones de que los toreros que salen en la televisión actúen en todas partes.
-          No hay ninguna figura capaz de mandar en la fiesta y quién podría serlo, renuncia a ello, dimitiendo de su responsabilidad cómo torero importante y cómo figura.
-          Consolidación del aburrimiento como algo innato de las corridas de Toros.
-          Deterioro progresivo de las plazas de primera.
-          Descenso más que peligroso de la exigencia en la plaza de Madrid.
-          Deseos irrefrenables de perjudicar la temporada de Madrid y acabar con ella definitivamente, a favor de ferias largas y mediocres.
-          Ataques desmedidos a todo aquel que no aplaude a la vulgaridad imperante.
-          Coaliciones de los poderosos para proteger sus intereses, perjudicando a los más modestos.
-          Concursos para gestionar las plazas de toros con exigencias que impiden el acceso a todos los empresarios, favoreciendo a aquellos que cumplen las preferencias, no taurinas, de la administración que adjudica dichos concursos.
-          Oscurantismo generalizado que absorbe a todos los que creen que pueden beneficiarse del toro.
-          Nula exigencia a los ganaderos habituales de las figuras, que venden su producto año tras año y fracaso tras fracaso.
-          Excesivas maniobras en la sombra para elegir ganaderías, toros y para que los que quieren las figuras pasen el reconocimiento veterinario, en ocasiones con amenazas de no actuar si no se atienden los caprichos de los toreros.
-          Desprecio por la historia del toreo, con el único fin de acomodar ésta para agrandar artificialmente a las figuras del momento.
-          Intentos de convertir los toros en un espectáculo caro y elitista.
-          Negación de las críticas con la pretensión de imponer a todo el mundo un gusto uniforme, poco riguroso y triunfalista.
-          Confundir arte con baile y nobleza con docilidad y falta de fiereza en el toro.
-          Desánimo generalizado de los aficionados, que ven cómo aquello que un día vivieron como algo grande, va tocando a su fin.
-          Disfrazar de evolución a la degradación.
-          El toreo se ha vaciado de contenido y ha escalado a gran velocidad a la cima del negocio.
-          Manipulación permanente del público para defender este negocio, bien repitiendo hasta el tedio que es un arte lo que ya no lo es, y pidiendo la promulgación de leyes inútiles que sólo servirán, teóricamente, para asegurar las ganancias de la élite, a corto plazo.
-          Continuos intentos de lavar la cara a lo accesorio, pero sin profundizar en lo esencial, para intentar atraer a nuevos adeptos a un espectáculo sin interés.

Eso sí, podemos felicitarnos y morirnos de la satisfacción de habernos conocido, porque el Parlamento ha admitido la ILP para declarar éste adefesio Bien de Interés Cultural. ¿Ustedes creen que la Fiesta íntegra y con el toro como eje único, necesita protecciones legales? ¿Coinciden conmigo en que si el Toreo se muestra en toda su extensión, es más que suficiente para subyugar a cualquiera con la sensibilidad necesaria para entender la Fiesta? 

17 comentarios:

Alberto Ariza Moreno dijo...

Enrique:
Llevas razón en todo. Lo fundamental lo del final, si esto fuese lo que era, con el toro íntegro y de verdad se protegería por sí mismo y no harían falta tantas leyes y memeces.

Lo de la actual fiesta de los toros es una vergüenza. Y lo peor es que no podemos hacer nada porque ni nos dejan. Es un círculo cerrado de negocio donde no importa lo que se haga en la plaza lo que diga la afición ni nada. Aquí siempre torean los mismos, torean lo mismo (de sus amigos), la prensa amiga los ponen como si fuesen los mejores de la historia y el empresario hace lo que dicen todos para así repartirse el dinero entre todos aunque se perjudique a la fiesta y se engañe al aficionado.

Lo dicho Enrique una vergüenza que, aunque sea casi imposible, tendremos que seguir intentando cambiar. Menos mal que todavía quedan algunos toros de los de antes, algunos toreros que torean como antaño y nos queda el toro en el campo. Si no fuese por eso yo ya pasaba de todo esto.

Un abrazo Enrique. Enhorabuena por decir las cosas como son, que muchos aun sabiéndolo se callan como p... por varios euros y dos entradas y media.

Xavier González Fisher dijo...

Es que, Enrique, sin querer queriendo, has elaborado la "guía de los perplejos" de la tauromaquia 2.0, que no es lo mismo que la Fiesta de los Toros de toda la vida...

Ahora lo que me pregunto el BIC que han declarado ¿cuál es? ¿La 2.0 o la que algunos vejetes como tu y como menda conocimos alguna vez?

Pepe Pastor dijo...

Pues claro. En el momento que un toro, con presencia, integridad, movilidad y casta, hace su presencia en el ruedo, pone a cada uno en su sitio y a la Fiesta también.

Saludos

Diego Espuelas dijo...

Un poco negativo pero no tengo mas remedio que estar de acuerdo contigo. Que futuro mas negro!!!

Anónimo dijo...

Diagnóstico certero, claro y rotundo, amigo Enrique, desesperanzador pero real como la vida misma...a pesar de todo habrá que seguir en ruta
Un abrazo
Pgmacias

Enrique Martín dijo...

Alberto:
Nos queda la esperanza de que haya quien se crea esto y que pida toros y los toree. A mí se me hace difícil pensar que alguien se venda por un café, pero sobre todo, espero seguirlo pensando siempre y que si me dejo deslumbrar, haya alguien a mi lado que me espabile y que yo le haga caso. Dios nos libre de los malos caminos.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Xavier:
Esa es la gran pregunta. Creo que ni en eso coinciden muchos, unos se creen que han salvado su negocio y otros que estos renunciarán a los dineros para ponerse a devolver la lógica a todo esto.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Pepe:
Siempre volvemos al toro y si eso se produce ne la Fiesta, igual el problema estará más cerca de la solución.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Diego:
Tienes razón, quizá estoy un poco pesimista, pero mirando el presente me cuesta ver la luz, aunque no pierdo la esperanza. A ver si al menos durante la temporada mantenemos el tipo.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Pgmacias:
Ya me gustaría equivocarme, aunque no digo que esto sea la verdad, es lo que yo pienso, pero igual le preguntas a alguien de la peña de uno de los magníficos y está encantado de la vida.
Un abrazo

Gil de O. dijo...

Has elaborado el Indice Crítico más completo que jamás se haya escrito en la historia del Toreo.

Supongo que no saldrá nadie a discutirlo. También supongo que los políticos de Cultura no lo tomaran como referencia. Continuo suponiendo, y digo que los habituales de los Paraninfos no te tendrán en cuenta para orientar sus lecciones magistrales de mirarse el ombligo.

Creo que tienen una pupa viva que les corroe, y es por ello que se hacen los "longuis" para salir trincando mientras se les permita con los pliegos restringidos y la falta de decisión para decidir.

Madrid tiene la palabra, o José Tomas, a quién has dado a entender, sin nombrarlo. Y has hecho muy bien.

Saludos de Gil de O.

MARIN dijo...

Pues no puedo mas que coincidir contigo y con todos los que han comentado lo mismo, que si esto no se arregla el futuro es negro.

Yo si firmé la ILP. Y firmé poque si la fiesta se acaba, el toro desaparece. Y esto si que es negro, pero negro zaino. Y no concibo mi vida sin salir a las dehesas de bravo y no verlos ahí. Para mi, seria perder algo de mi vida.

Seguiré aquí siempre Enrique pidiendo el toro, y seguiré siempre respetando a todo aquel que se juegue la vida, pero ante todo al que aparte de jugarsela mira por el futuro de esto.

Un abrazo.

Enrique Martín dijo...

Gil de O.:
Cómo nos van a tener en cuenta; lo harían si fueran honestos con la Fiesta, pero como sólo lo son con su bolsillo, pues ni caso. Ellos siguen mientras que esto aguante, aunque no sé si tienen demasiado bien calculado lo seguro del suelo que pisan. Lo mismo hay alguna grieta y meten la pierna hasta la rodilla.
De José Tomás he sido un ferviente admirador, totalmente entregado, pero la cosa no está para ir de tapadillo y por la sombra, esto se ha puesto ya muy serio y hay que echar para adelante o apechugar con las críticas. Y mira si no tendría oportunidades ahora en Sevilla y Madrid. Las tardes que fueran necesarias contra todos y con todo tipo de ganado. A ver qué pasaba. Yo me entrego a los toreros que lo hacen, pero entre toreros y el toreo, la elección es fácil, siempre el Toreo, que está por encima de todos.
Un abrazo y gracias por esta estupenda visita.

Anónimo dijo...

buenas tardes, yo, estoy requetedeacuerdo con uste, y lo pondria escrito en un poster bien grande a las entradas de las plazas de toros. Ea. Un saludo.
Kaparra

Anónimo dijo...

Creo que de nada sirve declarar la Fiesta como BIC si el aficionado no ve cambios en el ruedo. Si la cosa sigue como hasta ahora, el status de BIC no va a servir para que a esto le quede menos que un caramelo a la puerta de un colegio.

Saludos
J.Carlos

Isa Molina dijo...

Coincido contigo totalmente, se puede proteger la fiesta, pero el problema esta dentro, nada más que hay que ver los carteles de las primeras ferias.
Cada vez voy menos a los toros, porque me aburro la mayoría de las tardes. Saludos.

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique;

Que buena entrada....para quitarse el sombrero.

Así es amigo, solo nos venden humo, y cortinas del mismo para tapar el estado actual de la tauromaquia.

A todo esto, solo queria añadir una cosa, que es el poco protagonismo que se da a la fiesta de los toros en las noticias, esceptuando Telemadrid en plena feria de San Isidro, y en Telecinco y antena3 cuando a salido alguna noticia referente a José Tomás, o desgraciadamante en estos 2 canales privados, cuando sucede algun percance en las fiestas de los pueblos.

Un abrazo