jueves, 7 de marzo de 2013

Navegando en un mar de dudas



Melany San José, torera de Mayorga de Campos, que entre corte y corte, o recorte, se ha entretenido en recuperar el salto de la garrocha, tal y cómo lo vio Goya, don Paco el de los toros.
Ya he aprendido que no con todos los toros se puede uno cruzar, pero alguno habrá que sí ¿no?

¿Qué animal pone la divisa a los toros que les hace sangrar más que el picador? ¿O será que el picador no pica?

Cuando veo a los toreros retorcerse de esa forma y poner esas posturas tan raras, me pregunto si le habrán quitado la percha a la chaquetilla.

¿Y si los toreros dejaran de componer por un ratito y se dedicaran sólo a interpretar?

En el deporte, ¿los mejores equipos y deportistas compiten contra los más complicados o se vanaglorian de no haber tenido que hacerlo jamás, de no haber jugado nunca una final?

A los políticos que no apoyan a los toros los hay que les prohibirían entrar a una plaza de toros. Yo les obligaría a ir todas las tardes en San Isidro, en un tendido de sol, sin visera, ni paraguas, y viendo sólo a las figuras con sus torillos.

Los antis le adjudican rasgos humanos a los toros, mientras otros se echan las manos a la cabeza y luego exigen al animalito que colabore para hacer arte, qué contrasentido, ¿verdad?

Si es tan necesario modernizar la Fiesta, ¿por qué no cambian las medias rosas por calentadores y las monteras por gorras de plato? Así, si las cosas no van bien, los toreros podrían ganarse la vida de gorrillas en las puertas de las discos.

Cuando un torero dice que con la muleta expresan lo que llevan dentro, ¿sólo a mí me parece que están vacíos?

¿Qué pasará el día que un banderillero pinche la luna al pegar esos saltos tan ditirámbicos?

Si hay algún torero que merezca un elogio, ¿Por qué no se lo van contando ya y no esperan a que muera o que acabe en una silla de ruedas?

Si es verdad que a los mulilleros les untan por ir despacito, ¿se lo dan en un sobre o hacen factura?

Si los toros chicos son mejores que los grandotes ¿por qué no torean caracoles?

Cuando al hacer el paseíllo uno de los matadores echa a correr para adelante y llega primero, ¿al menos le convalidarán el record?


No entiendo como en la plaza de Madrid, los que no saben dónde tienen su localidad, esperan hasta el último momento para ir a ocuparla, molestando hasta a los gorrillas de al lado de la M-30.
Cuando uno está muy bien dicen que ha estado “cumbre” y cuando está mal, ¿campo base?

Cuando agitan los pañuelos, ¿es para que el matador se vaya o para que se quede? Depende de quien se trate, a veces creo que le están despidiendo, deseándole buen viaje.

Si un torero tiene el don de parar los relojes, seguro que no le darán ningún aviso, pero ¿ese rato cuenta cómo vivido o no?

Cuando un señor habla de la Fiesta Nacional de España y de las mujeres guapas en los toros, pienso en lo que opinaría Conchita Cintrón en la Plaza México.

Se rumorea que en la próxima feria de Madrid no irá San Isidro, ¿le habrá vetado algún torero para no compartir cartel con él?

Cuando los veedores reseñan las corridas para las figuras, ¿cierran los ojos o les ciegan los billetes?

Las fundas de los toros, ¿no podrían hacerse de lana para el invierno y con margaritas en primavera?

Los días de figuras, los toros que se van a torear, ¿entran por el acceso para minusválidos?

Hay toreros que tuercen el gesto cuando dan la vuelta al ruedo triunfalmente y algún aficionado les dice que no con el dedo, ¿Quizá no saben que ese señor también paga y que en el gusto de cada uno no manda nadie?

El pagar no da derecho a cualquier cosa, este hecho no significa que el torero lo dé absolutamente todo, pero, ¿Con lo que cuestan las entradas, no podrían dar aunque sea un poquito? Si es que no dan na’, ni la hora.

Con todo lo malo, injusto e ignorante que es la plaza de Madrid, con el toro tan requetemalo que sale y las adversidades e incomprensión que se encuentran las figuras, ¿a qué vuelven año tras año tras año para disgusto de la parroquia?

Y todavía me quedan muchas más preguntas sin respuesta, porque aunque se lo tomen a chufla, uno se encuentra navegando en un mar de dudas.

14 comentarios:

fabad dijo...

Aguna pregunta, por no decir todas, son teoremas demostrados y por tanto sin posibilidad de ser rebatidos.
¿Tu crees que son dudas?. Lo que si es cierto es que nos hacen navegar a la deriva, aprovechando que nos seguimos tragando todas las olas.

Anónimo dijo...

Tus preguntas retóricas son el Catón, que suscribo en su integridad, me has hecho sonreir, cosa harto difícil con la que está cayendo, pero tu sentido del humor es grande
Un fuerte abrazo
Pgmacias

Xavier Gonzalez Fisher dijo...

Enrique: Primero, mi enhorabuena por la "nueva cara" del blog. Creo que es extraordinaria.

Después, lo que pareciera ser una profundamente cartesiana entrada, como dice Paco Abad en el comentario que abre la tanda, más que un "mar de dudas", resulta en otro mar de "ignorancia nuestra", que pedimos lo que ya no es... en este mundo de una fiesta "humanizada" y "mejorada", el de la "tauromaquia 2.0", porque el tiempo de "la otra", la que conocimos, es ya "ido"...

¡Enhorabuena!

MARIN dijo...

Enhorabuena por la "reforma" que le has hecho al blog Enrique. No te habrás gastao lo mismo que Urdangarín en el palacete de Pedralves, pero lo has dejao igual de guapo.

Mira chico, que no se con cual duda quedarme de ese mar en el que navegas. Quizás con la de los políticos o con la de los veedores, pero es por destacar dos. A mi me quedan muchas mas con respecto al aspecto relación que tienen los organismos públicos con los ganaderos, que entre unos y otros se los están cargando. Pero bueno, eso es harina de otro costal.

Un abrazo campeón.

Enrique Martín dijo...

Fabad:
A veces también me asalta la duda de saber si alguien nos hace el más mínimo caso o no, si repitiendo, repitiendo siempre lo mismo nuestras quejas las atiende alguien o solo es un rumor de fondo que les ayuda a coger el sueño.
Un Saludo

Enrique Martín dijo...

Pgmacias:
Pues ya hemos conseguido algo, si al menos te he hecho sonreír. Eso es porque tienes la conciencia tranquila. También me gustaría que alguien se enfadara, se pusiera colorado y que le diera vergüenza de la que están liando.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Xavier:
Muchas gracias por lo de la nueva cara del blog, que después de años de galvana diseñadora, he decidido cambiar.
Tú sabes que más que dudas, rebosamos ignorancia, lo cuál no es poco y puede que hasta sea esa la mayor ventaja que le sacamos a los neotaurofilos, porque ellos se creen los más sabios y no están dispuestos a escuchar a ignorantes y mucho menos a hacerles caso. Nosotros al reconocer nuestra deficiencia estamos preparados para aprender más y más.Mira, por una vez y sin que sirva de precedente, he llamado ignorante a tanto aficionado al que admiro.
Muchas gracias

Alberto Ariza Moreno dijo...

Enrique:
Estas dudas son parecidas (o las mismas) que las que tenemos aquellos a los que todavía nos gustan los toros y la tauromaquia como era antes de todas estas "modernidades" e "innovaciones" que ha impuesto eso a lo que llaman "el sistema" (que no son más que los que se llevan el dinero del aficionado por un lado y por otro con el simple hecho de mirar por sus propios intereses).

Hay veces que pienso que soy yo el que está equivocado, que quizás deberíamos evolucionar... Pero cuando veo un Zalduendo y luego veo un Cuadri (por poner un ejemplo) me vuelvo a dar cuenta de quienes están equivocados...

Un abrazo Enrique y gracias por seguir con esta lucha que compartimos todos a los que nos gusta algo de lo que ya queda poco: los TOROS (con mayúsculas).

MiguelitoNews dijo...

¡Ay!, Enrique, que malos somos dudando tanto ante la "bonita" tauromaquia al uso que nos toca contemplar. ¡Cuantas quejas y preguntas a quienes no saben ni quieren contestar!. ¿No comprendes que pones a los "maestros" actuales en la difícil tesitura de justificar lo injustificable?. ¡Cuantas fatiguitas les vas a hacer pasar!. ¡No seas malo hombre! y cierra los ojos y los oidos para ser feliz. De nada sirve lanzar estas cuestiones hoy en día, porque no interesan. Quizás, si acaso, a un puñado de viejos nostálgicos como nosotros, pero que no son, en modo alguno, representativos de las nuevas reglas inventadas.
Lagartijo, Frascuelo, Gallito, etc. deben estar revolviéndose en sus tumbas. Bien muertos están, porque, de lo contrario, se volverían a morir.
Un abrazo.
-MiguelitoNews-

pedrito dijo...

A mi tambièn las "dudas"de Enrique me hicieron sonreir. Porqué vale mejor sonreir que llorar: lloramos demasiado a ver degenerar la fiesta circo, mientràs que los clanes mafiosos matan a la gallina de los huevos de oro, a continuar presentando en los ruedos borregos que condenan a la fiesta brava.
Enhorabuena, Enrique, y nosotros, aficionados a los TOROS verdaderos, unidos, testarudos y tenaces, seguimos siempre denunciando a los enterradores de la corrida integra, para salvar nuestra querida fiesta BRAVA
Abrazos

Enrique Martín dijo...

Alberto:
No te voy a decir yo si estás o no equivocado, pero en cualquier caso lo estaremos los dos de la misma forma, pero sí creo que eres muy lógico, ves los Zalduendos y te caes de espaldas y con los Cuadri, sean buenos, malos o regulares, ves algo que coincide con tu forma de ver esto. Y es que yo no entiendo cómo hay gente que aplaude lo mismo. Es verdad que a costa de autoconvencerse con eso de los toros para el torero, del arte para helarte y esas cosas que nos quieren hacer tragar a todos y que ellos digieren con mucha facilidad. lo mismo hasta les ayudan de alguna manera y no sólo con litros de agua.
A veces me pasa cómo a ti, que creo que esto no tiene solución y que estamos despidiéndonos de esta afición que heredamos de nuestros mayores, pero otras pienso que granito de arena a granito de arena, hay cosas que se van moviendo, lo cual incomoda bastante a los taurinos. Pero desde luego que esto no cambia a la velocidad deseada. Eso sí, por favor, que no evolucione más, que paren tanta modernización.
Un abrazo, de loco a loco.

Enrique Martín dijo...

Miguelito:
No me digas eso, no me digas que las figuras se nos van a molestar. Espero que no sea cómo dices. Y no pido que justifiquen nada, no soy tan cruel, quizás sería más cómodo para ellos el recitarnos la guía de teléfonos de Nueva Jersey de memoria, porque es lo que tú dices, cómo van a justificar ciertas cosas. Bueno sí, ahora que lo pienso, sí que lo justifican, claro, con eso de la modernidad, la evolución, huir de la tragedia, lo del arte, lo de los políticos que no votaron la ILP a favor, si se les ocurren muchas cosas, hasta que el toro tiene que ser colaborador. Ya ves, ahora resulta que van a ser becarios al servicio del maestro.
¿Ves lo que has hecho? AL final les voy a molestar a las figuritas y eso que yo no quería, y si me preguntan, por supuesto que te echaré a ti la culpa, ya sabes, si hay que escurrir el bulto, aquí el primero.
Hablas de toreros, si levantaran la cabeza. Pues eso, se morían de pena, se verían traicionados absolutamente en lo que ellos hicieron por engrandecer esto. Me imagino a JOselito retando los domingos fuera de feria a todos estos, y estos diciendo que ellos están por encima de esas extravagancias.
Un fuerte abrazo

Enrique Martín dijo...

Pedrito:
estando unidos es la única forma de hacerles saber a todos estos que no nos gusta lo que hacen, que esto no tiene nada que ver con lo que creemos que debe ser la Fiesta y que así sólo caminamos hacia el final. Pero luego andarán por ahí los que se proclaman representantes del aficionado y no sólo admitirán tanto chanchullo, sino que encima lo aplaudirán.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Marín:
Perdona por no haberte contestado, el otro día pensé que lo había hecho, pero ahora me he dado cuenta de que no apareció. Qué gran error. Igual habrás pensado que estaba pidiendo presupuesto para otra reforma como la de Pedralves, pero no, yo no me ando con menudencias. Bastante tenemos con entender estas miserias taurinas que no hay por dónde cogerlas y que encima quieren que las veamos cómo la salvación del planeta. Yo insisto en que la solución está en el toro, que saliendo el toro todas las tardes, todos se tendrían que amoldar a él y el que no pudiera, pues a casa. Pero claro, si no hay voluntad de los de dentro, los de fuera sólo tienen que seguirles la corriente y a otra cosa.
Un abrazo y perdona este fallo tan garrafal.