viernes, 3 de febrero de 2012

No es la Fiesta Nacional, es Universal


El toro dentro y fuera de la plaza, como fenómeno cultural que reúne a las personas para expresar sensaciones


Son muchas las personas que se enorgullecen al hablar de la Fiesta de los Toros como la Fiesta Nacional. Es un orgullo muy admirable, aunque me perdonen por no compartir esa terminología y por no haberla utilizado nunca. Creo que es inexacta y restrictiva, que no hace justicia a lo que supone este espectáculo que nació en la península Ibérica y que a lo largo de los siglos se extendió por las tierras del Nuevo Mundo, llegando a adquirir allá donde desembarcaba, su propia identidad. Un fenómeno que alcanzó más allá de los Pirineos y que de la misma forma que surgió y desarrolló en España, también lo hizo en Portugal, pero con las características propias que identifican a la tauromaquia lusa.
Nos costará reconocerlo, pero no toda España es taurina. Hay regiones en las que resulta muy complicado encontrar una afición lo suficientemente extensa y asentada como para considerar eso como territorio taurinizado. Aunque no podemos dejar de reconocer el enorme mérito que tiene el ser taurino en lugares como Galicia, Asturias, Cantabria, Canarias, Las Baleares y sobre todo en Catalunya. Comunidades donde no cabe el toro bravo, aunque siempre pueda encontrarse la excepción. Pero tampoco es admisible que desde esos lugares enarbolen la bandera humanista, democrática y civilizada, en oposición a las regiones taurinizadas. Cada uno tiene sus costumbres, su cultura, su orgullo y sus vergüenzas. Así es el ser humano, que ni es extremadamente malo, ni extremadamente bueno, se limita a ser humano, con sus creencias, escala de valores, contradicciones, particularidades, idioma, cultura y a veces hasta con una apariencia física como signo identitario.
Entonces, parece que la Fiesta no puede ser Nacional. Pero claro, he aquí una de las muchas contradicciones que plantea el toro, exhibiendo una de las cualidades más marcadas del espíritu hispano, esa tendencia vital contradictoria. Se ama al animal que se mata, se cuida al animal para matarlo y se preserva la especie para matarla. No es propio de toda España, pero casi podríamos afirmar sin equivocarnos que es la seña de identidad más conocida de este país en todo el mundo, quizás con El Quijote, el icono más reconocido en el mundo, precisamente de un personaje que nunca existió. Volvemos a nuestra eterna contradicción. Ya seas de Cangas de Morrazo, Utrera, Valls, Tacoronte, Llanes, Pedreña, Ciudad Rodrigo o Manacor, cuando más allá de los Pirineos, del Mediterraneo o del Atlántico dices que eres español, la respuesta es muy probable que sea “Oléy tourero espanol”. Y a lo mejor no has visto una corrida de toros en tu vida, pero tú ya tienes la montera, el traje de luces y la pose de torero de la Carmen de Bizet. Y explícale el guiri en cuestión que no te gustan los toros, que si estás en contra o a favor; toros igual a España, España igual a toros y toreros.
Aunque yo insisto en que no es la Fiesta Nacional, con lo que puede que estén de acuerdo en México, Ecuador, Perú, Venezuela, Colombia, Francia, Portugal o las colonias lusas de ultramar. Esto es lo que según mi opinión convierte a la Fiesta de los toros en Universal, lo que no quiere decir tampoco que se pueda exportar a cualquier punto del planeta. El impedimento de que no se pueda criar el toro bravo en cualquier sitio dificulta esa taurinización Urbi et Orbe.
Quizás para simplificar a veces hablamos de los toros como un espectáculo, lo que en rigor es así, pero lo que tampoco se puede obviar es que ese espectáculo, que de diversas formas se ha venido produciendo desde hace siglos, y que ha ido tomando su aspecto actual desde hace unos doscientos años, cuando se inicio su regularización y evolución estética del toreo, así como la selección de un animal que propiciara la generación de arte, es el origen de un fenómeno cultural con múltiples caras e interpretaciones, como si se tratara de un prisma multicolor. Pintores, escultores, escritores, poetas, músicos, cineastas, folclóricas, modistos y hasta algún torero que otro han hecho arte a partir del toro.
Sea por ese empuje que da la cultura o por ostentar ese impulso que provoca un hecho en cultural, la Fiesta se extendió por los territorios de influencia ibérica imitando las normas y usos de las metrópolis portuguesa e hispana, hasta asentarse sólidamente en ellos. Pero más allá de esto, se produjo un mestizaje entre el toro y las tradiciones de cada región, para acabar dando lugar a una tauromaquia aborigen con caracteres propios que la diferencia de las demás, pero donde se puede reconocer perfectamente el modelo original ibérico. La corrida de toros que aunque ha progresado siguiendo el modelo hispano, también presenta aspectos propios que la distinguen. ¿Quizás entonces los aficionados de esas latitudes podrían hablar de los toros como su Fiesta Nacional? Puede que sí o puede que no, pero ¿es tan importante la terminología? ¿Resulta imprescindible blandir la espada del nacionalismo para agitarla como argumento de peso ante el vecino para que la tauromaquia sea admitida y aceptada? ¿Es la tradición una idea consistente para mantener algo vivo? Pues yo creo que no, sinceramente, me parece mucho más rotundo e indiscutible invitar a esos escépticos a que disfruten del arte, de la emoción y que se zambullan en todas las interpretaciones artísticas que nacen a partir del toro de lidia. ¿Sabrían los primitivos iberos que esculpieron los toros de Guisando que eran españoles? ¿Pensarían que todos los habitantes de su mundo tenían al toro como tótem nacional? Pues seguro que no, lo que no quita, ni agrega valor a la afirmación de que los toros no es la Fiesta Nacional, es Universal.

16 comentarios:

Txomin Goitibera dijo...

Cada vez menos universal:

http://www.eltiempo.com/colombia/bogota/recursos-de-empresas-publicas-no-patrocinaran-corridas-de-toros-petro_10945057-4

http://laprimeraplana.com.mx/2012/01/24/inminente-la-prohibicion-de-corridas-de-toros-en-la-ciudad-de-mexico/

Enrique Martín dijo...

Txomin:
Sería absurdo no admitir la dura realidad de la fiesta en estos momentos, pero habrá que defenderse de todo ello intentando que el toro se presente íntegro, encastado y con poder.
Un saludo

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique:
Excelente artículo,¡magistral! pero ahora solo se puede defender a los toreros del circuito paralelo o a los "toreros que torean de verdad"

Soy de los que opina que no se puede defender lo indefendible cuando no existe un espectáculo integro y mucho menos cuando la gente que vive de esto no lo defiende y tenemos que ser aficionados y asociaciones los que nos estamos partiendo el lomo por defender algo que encima nos cuesta el dinero. Es duro decirlo así pero es la cruda realidad.

Aun así y como te he comentado antes, el artículo es magistral, digno de que se publique en cualquier revista o inclusive que esto mismo lo narres y lo fomentes ante cualquier medio o micrófono.
No te digo nada pero te lo digo todo...
Un abrazo.

Enrique Martín dijo...

Diego:
Pues ahora cuesta defender la Fiesta, aunque quizás sea más exacto afirmar que es difícil encontrar argumentos de peso entre las tauromaquias comerciales y de las figuras del momento, pero en la historia y en los hechos de los toreros de verdad, siempre hay lecciones por aprender.
Y ya sabes, yo soy capaz de repetir esto donde se me pida.
Un abrazo

Xavier González Fisher dijo...

Y qué, ¿vas a mandar a "la legión" a "convencer" a quienes opinen lo contrario"...

Enrique Martín dijo...

Xavier:
Les haré una oferta que no podrán rechazar. Jejejeje. No, no podré hacer nada, además cada uno es muy libre de pensar lo que mejor le venga, pero yo sigo en mis trece.
Un saludo

Anónimo dijo...

Deduzco por lo que se puede leer que España es conocida o ha sido conocida por las corridas de toros y por un personaje que nunca existió como Don Quijote.

Es cierto, y también ha sido conocida y admirada por muchas cosas más que no me voy a poner ahora a enumerar.
Porque si España se conociera solamente por los toros y Don Quijote, eso si que sería una verdadera tristeza para los españoles. España es mucho más que el cartel que durante muchos años han querido vender de esta nación llamada España.

La mezcla de culturas afincadas en España durante muchos periodos de nuestra historia han dejado un gran patrimonio artistico y cultural por todas las regiones de España, todo eso que ya sería suficiente, hay que unirle nuestra variada y rica gastronomía.
Ese ha sido nuestro mejor escaparate en el extranjero.

España posee, junto con Italia, el mayor número de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Alcalá de Henares, Ávila, Baeza, Cáceres, Córdoba, Cuenca, Ibiza, Mérida, San Cristóbal de la Laguna, Salamanca, Santiago de Compostela, Segovia, Tarragona, Toledo y Úbeda son Ciudades Patrimonio de la Humanidad también declaradas por la Unesco.
Todo esto son motivos más que suficientes para poder decir y justificar que no del toreo vive el turismo o mejor dicho que el atractivo de España no son los toros.

Lo que voy a escribir a continuación nadie de los presentes podremos comprobarlo pero pienso que antes de 100 años los toros habrán desaparecido por completo, y para pensar esto me baso en ejemplos tan significativos como que actualmente cada vez van menos jóvenes a los toros (la crisis no es, porque al fútbol si que van) y otra es, la cantidad de intereses que hay por parte de los profesionales, toreros, ganaderos y empresarios que están haciendo de una fiesta a la que se le miraba con respeto, una adulteración de la misma y en donde el aficionado cada vez se siente más timado.

Las tradiciones ya han pasado, por tanto están caducas. Antes era tradicional ir a misa los domingos, hoy van mucho menos gente y sobre todos jóvenes, a pesar de lo que no han querido vender con la JMJ en la última visita del Santo Padre a Madrid.

Saludos ordiales para todos

Francisco León

Enrique Martín dijo...

Francisco León:
No puedo estar más de acuerdo con usted; por supuesto que España no es solo toros y Quijote, es lo que usted ha enumerado y mucho más, que es lo que convierte a este bendito país en uno de los más particulares e inimitables del mundo. Pero a lo que yo hacía referencia es que todo el mundo conoce los toros y El Quijote, aunque a lo mejor, a lo peor, no conocen ni la gastronomía, ni el arte, ni tan siquiera donde está; algunos creen que estamos en Sudamérica. Pero esos dos símbolos se identifican inmediatamente con España. Dice que esto habrá desaparecido en cien años, pues si dura cien años, durará para siempre. Yo le doy todavía menos tiempo de vida. No sé ni si tan solo durará 20 o 30 años. Entiendo que dure, habiendo aficionados y no con algunos testimonios aislados para los turistas. Habrá que esperar.
Un saludo

Pepe Pastor dijo...

Si Enrique, Universal, pero cada vez menos en España
Un abrazo

Juan Medina dijo...

Enrique:

Lo de llamarla Nacional a la Fiesta es peor que llevar a Jaime Ostos a defender los toros en tv. La imagen rancia que se ofrece es lamentable.

Me imagino que los medios no saben a quién acudir cuando quieren tratar el tema toros en radio, tv, prensa. ¿La Mesa del Toro, el G10, la UCTL? Si el sector funcionase como es debido tendría un gabinete de comunicación emitiendo notas de prensa, con un equipo preparado para acudir a debates, etc. En fin, haciendo lobby.

Hay un estudio del ICEX sobre la imagen de España en China que concluye:
"Lo primero que se le viene a la cabeza a un ciudadano chino
cuando piensa en España es en un 42% de los casos los
toros, y en un 10% el fútbol."

Un saludo.

Enrique Martín dijo...

Pepe:
En parte en algunos sitios no es ilógico que prácticamente no haya toros, aunque precisamente no creo que este sea el caso de Catalunya.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Juan:
Estoy contigo en la carga que lleva lo de Fiesta Nacional. Me alegra conocer ese dato de China. Lo de El Quijote no es que se identifique con España en todo el Mundo, sino que en un estudio hecho hace algunos años, la imagen del Caballero de la triste figura era la más conocida en todo el Mundo, incluyendo iconos religiosos, de estrellas del rock o del deporte, políticos u otras celebridades.
Un saludo

Iván dijo...

Francisco León, no puedo estar más de acuerdo con usted.
Buena entrada como siempre Enrique!

Anónimo dijo...

Me sorprende que siendo este post una alabanza a la Fiesta Nacional, siendo como refleja el título hasta Universal, no se estén prodigando los comentarios como viene siendo habituales con otros posts.

Yo me pregunto ¿Ha podido pesar el comentario de Francisco León?, porque este Sr hace de manera muy objetiva su comentario y dejando muy al descubierto la tesis editorial del post.

Saludos

Marisol Leal

Enrique Martín dijo...

Iván:
Muchas gracias, también como siempre.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Marisol:
No siempre se pueden tener el mismo número de comentarios. Ni tampoco creo que tenga derecho a quejarme de ello, ni mucho menos. Solo puedo mostrarme agradecido, de la misma manera que lo estoy por su visita de hoy. Este blog podrá tener muchas cosas buenas,, malas y regulares, pero sus lectores y comentaristas son lo mejor, con diferencia.
Un saludo