lunes, 2 de septiembre de 2013

Talacante da la nota

¿Se imaginan al "Chico de la Blusa" cantando "La hija de don Juan Alba" delante de uno de los que tuvo que matar en su vida de torero?
Como si estuviera interpretando la Hija del Regimiento, el artista extremeño ha dejado boquiabiertos a los señores de la tele de todos, a los que lo hemos visto después de llegar de Las Ventas y hasta a los que han mirado el calendario doce veces para ver si era 28 de diciembre. Creo que nadie negará que esto es la culminación expresiva de un artista; primero fue torero, después bailarín y ahora cantaor. ¿Qué podemos decir después de lo visto y escuchado? Nada, si hasta el toro parecía que se empequeñecía, mientras el se agrandaba, como si hubiera pegado el estirón de los 16 años. O igual es que el toro ya venía chiquito de fábrica.

Uno no ha tenido la suerte, qué digo, la gran suerte de ver la corrida televisada de este año en la tele pública de todos, para todos, como la Enseñanza y la Sanidad, que coincidencia. Por no haber contemplado la retransmisión, evitaré hacer juicios sobre lo que ha sido el espectáculo, cosa que tampoco habría hecho, precisamente por no haber estado en la plaza, pero lo del cante, a eso no me puedo resistir, entiéndanlo, si es que así se las ponían a Fernando VII; el portero en el suelo, los defensas con las piernas hechas un nudo, el balón parado en la línea, yo solito delante de él, un toquecito y gol, el gol que hace que mi equipo sea campeón de la Champiñón Ligui. Aunque sea de punterazo, tengo que darle a trillón. Si es que ya estoy esperando que saquen los grandes éxitos e Talacante, Talacante Duets o Talacante Unpludged.

Tengo que reconocerle que los tiene “cuadraos”, porque arrancarse de esa forma con lo que le podía caer, es tener el sentido del ridículo en el Monte de Piedad y no pensar jamás en desempeñarlo. Uno no es nadie para criticarlo, allá cada cual, pero hombre, me guardo mi derecho de opinar y de expresar las sensaciones que me producen el ver a un señor vestido de torero soltarse a cantar delante de un toro, por mucha pinta de novillo moribundo que tuviera el Zalduendo. No voy a decir que sea una falta de respeto al animal, al vestido de torero, a la Fiesta y todo aficionado que aún cree que esto es un rito, una tradición preñada de valores y con una historia grandiosa jalonada con la sangre de muchos toreros. Me gustaría saber que entiende don Alejandro Talavante que es el toreo, pero de lo que sí que estoy seguro es que no comparto su opinión. Y esto en el mejor de los casos, porque si coincidimos y hace lo que hace, entonces lo que se desplomaría de repente es mi concepto de él como matador de toros.

Puede que un servidor esté exagerando y cargando demasiado las tintas, no digo yo que no, pero también puede ocurrir que esta sea la gota que colma el vaso y el respeto y la mofa han rebosado por los bordes. Se cree que uno se puede anunciar con seis toros cuando le venga en gana, como para satisfacer un capricho. Que una encerrona es simplemente ampliar las posibilidades de cortar dos orejas y que te saquen a hombros, después de haber elegido con mimo el ganado, aunque el ganadero quede en evidencia echando un encierro infame, y me refiero exclusivamente a lo de Victorino en Madrid; no se puede permitir que vaya dejando pasar los toros a ver cuál se adapta a la faena tipo y no al contrario, darle a cada uno la lidia que precise, demostrando la amplitud de su tauromaquia. Pero no, eso sólo se lo he visto hacer a uno de Madrid, en Madrid el dos de mayo de hace unos años. Tras este fracaso como torero y como figura, volvió otro día de claveleo y entonces sí, entonces si le pudo cortar los despojos a un novillo, y esto lo afirmo, porque sí que estaba en la plaza. Le sacudió mantazos para ir pasando, pero logró que se lo llevaran por la Puerta de Madrid, en la más chapucera salida a cuestas, que no a hombros, que se recuerda, que más bien parecía el Santo Entierro, con todos mis respetos a la imagen Santa.

Y ahora se nos pone a cantar. Don Alejandro Talavante, ¿usted ha entendido algo de lo que es el toro y el toreo? Si lo ha entendido, ¿se cree por encima del bien y del mal para hacer en el ruedo lo que le dé la gana? Usted va vestido de torero y debe ofrecer ese respeto que tanto exige usted y sus compañeros de troupe para si mismos. ¿No tienen bastante con ser los enterradores de esto que encima lo ridiculizan y lo frivolizan, consiguiendo que esa imagen suya dando el cante aparezca en todos los noticiarios? Esa es la imagen que damos del toreo a quienes tanto se menean para hacerlo desaparecer. Un tío que se está jugando la vida, como tantas veces repiten ustedes, se arranca como si estuviera en una juerga con sus amigotes, hasta arriba de vinazo. Ese es el miedo que le inspiraba la Zalduendada, ese era el temor a la responsabilidad y para eso queremos la tele en directo, para que todo el país y todo el mundo taurino y puede que no taurino, vean lo tranquilo que está delante de un toro. Porque habrá quien no distinga que es un novillo, sobretodo los antitaurinos, esos que todo lo que es negro y con cuernos es un toro, y lo mismo llegan a la conclusión más deseada, el toro es inofensivo y no merece ser sacrificado en una plaza de toros. Que el aficionado sabe que hasta esa caricatura de toro puede hacer mucho daño, pero los que quieren acabar con esto no lo saben.


Don Alejandro Talavante, por favor, vamos a querer un poco más a esto que se nos está yendo por el desagüe, un poco más de afición, algo más de cabeza y midamos las consecuencias que pueden tener las cosas que se hacen delante de un toro, ya sea cinqueño o anovillado. Que mire usted si soy comprensivo, que eso del cante igual se lo admito después de haber dado una lidia ejemplar a un toro de Escolar o Cuadri, por citar dos nombres, después de haber toreado primorosamente con el capote y la muleta y tras una estocada en todo lo alto, y antes de que arrastraran a un toro bravo, que le dedicara un cante de esos que parece que tanto le gustan; pero no creo que se dé el caso, primero porque a estos hierros usted no los quiere ni en los cromos de los bollycaos y segundo, porque después de verse las caras con un mozo de esos no queda saliva en la boca ni para decir amén. Amén.

16 comentarios:

MARIA ESTHER BABIANO ASENSIO dijo...

No estoy de acuerdo en absoluto. Ha sido algo espontáneo que le ha salido al torero, no lo tenía programado.
Qué hubiera pasado si en vez de cantar Talavante lo hace Morante? Hay sí hubieran visto arte y hasta le hubieran aclamado??
He sido la primera en publicar a los cuatro vientos que la encerrona iba a ser un fracaso, q para encerrarse con 6 hay q estar en muy buen momento, que mi viaje a Mérida iba a ser 'pa ná'.
Y estaba equivocada!! Talavante, aunque hayan sido Zalduendos, ha estado en torero de principio a fin. Es más, si me aprieta un poco, le diré que ha estado muy por encima de los toros.
Q hay de malo que exprese cantando lo que siente toreando? No busquemos los tres pies al gato. Ha emocionado y puesto en pie a casi toda la plaza!! Y con eso me quedo.

Eso sí, del indulto...mejor ni hablo, que aún estoy en caliente.

F. Romero dijo...

Lo siento, pero no puedo apuntarme a este espectáculo.

Un espectáculo en el que el único momento de verdadera torería fue la portagayola con la que ese hombre recibió al primer toro, suerte estéril donde las haya, que sirvió para iniciar y con la que finalizó una tarde que tenía obligación de haber sido más. Mucho más.

Y es que esto no es. Esto no es la fiesta. Esta será su fiesta...

(Ver más en)
http://tallerdetoros.blogspot.com.es/2013/09/eppur-si-muove.html

franmmartin dijo...

"Enchegué" el televisor en Hd, sonido estereofónico perspecta, ,camaras con cabeza caliente....,discos duros de repetición inmediata,cámaras volanderas para no perder, ni cara bonita ni detalle de los coletas.
Cuando acabó en primer toro apagué el plasta ,(perdón el plasma) y me salí a la calle que mi pueblo estaba en Fiestas.
Estos tíos con un toro no saben que hacer,pero con el bueyicao se dedican a provocar para que por lo menos se hable de algo después de esa sucia "encerrona", palabro que solamente tiene justificación si se aplica al sufrido espectador.
¡Vaya temporadón que lleva el Conquistador!.
Dios nos libre y nos guarde.
No me quiero ni imaginar que hubiera estado bueno el de La Puebla y saca su silla y ya puestos sacan una mesita y,la botellita y se forma la Fiesta mientras el bueyicao se da unos pasitos antes de caer a los piés de su glorioso toreador.
No le demos ideas a Mr.S.Houses que me temo lo peor.

J. Benítez dijo...

Lo del cante fue una charlotada más dentro de una gran charlotada. Este va de ortodoxo y de puro, y no lo es más que un Jesulín de Ubrique. Por cierto, que canta de pena dicho sea de paso. Para otra vez que se lo piense.

MARIN dijo...

Mira que te he visto chistoso en muchas ocasiones Enrique, pero en esta broma ya te has pasao. ¡Mira que dejar caer que Talavante se puso a cantar mientras toreaba!... esto si que no tiene precio y no lo de Mastercard. Eres bueno tio, muy bueno.

Mira que me acabo de enterar que hasta ha indultao un toro. Bueno, esto no es tan raro. Por cierto, cuandohablas de la encerrona en la que canta el torero es en la de Madrid con los Victorinos ¿no?.

Un abrazo.

Que bueno es el jodio, que ha cantao delante de un toro dice... ¡que bueno!

Enrique Martín dijo...

María Esther:
Creo que hubiera sido quién fuera, la cosa habría sido lo mismo. Aparte que según parece, lo tenía preparado, pero bueno, aparte eso, yo personalmente no creo que sea lo más afortunado y tampoco pienso que le haga ningún bien a esto de los Toros. Sobre la corrida, indultos y demás, poco tengo que decir. No era una plaza de primera y la exigencia es bastante menos, pero al ser televisada, la única este año, creo que se podrían haber cuidado más las cosas. Quizá el primer fallo fue escoger la plaza de Mérida y no una de primera de verdad. Así puede que no picara tanto lo del indulto.

Un saludo

Enrique Martín dijo...

F. Romero:
Me adhiero a su opinión, esto no es lo que uno entiende por el toreo. Esta verbena que se la compren ellos. Esto es una locura sin freno.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

franmartin:
Realmente habría estado bien lo de la mesita y montar el botellón en el ruedo. Seguro que los más fieles lo verían como el summum del arte contemporáneo. Estamos perdiendo los papeles de una forma escandalosa.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

J. Benítez:
Igual es que canta de lejos y con ventajas. Lo debe tener ya interiorizado eso de escapar de la verdad y el riesgo que esta conlleva.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Marín:
Te lo juro que es verdad, que ha "cantao" el chiquillo. Pues aquel día de los Victorinos también debió cantar, pero como estaba tan asustadico con la novillada, no se le escuchaba la voz. Ya ves, ahora admiten un Zalduendo como toro, cuando todo el mundo sabe que es un animal de compañía.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Enrique, creo que nos divertimos más viendo la de Aurelio Hernando, ¿no te parece?

Un saludo
J.Carlos

Cincinato dijo...

Llego tarde pero no me resisto.

Ví la corrida. Es cierto que no se puede entender ni por lo tanto comentar una corrida por TV con el mismo criterio que viéndola en la plaza.

Igual por eso no me he hecho de Canal Plus Toros.

Pero aún así creo, con la limitación de admitir que no estuve en Mérida, que puedo dar mi opinión de televidente aficionado.

-Los toros. Poco trapío. Pero Mérida es plaza de segunda. A cada plaza su toro. No estábamos en Madrid, Pamplona o Bilbao. Donde por cierto, sobre todo en la primera y la última, también se ven toros anovillados. Y eso sí que es peor.

-Siguiendo con los toros, en cuanto a comportamiento tuvieron poca fuerza y más nobleza que bravura. Aún así me gustaron, para el nivel de plaza de segunda, el tercero y el cuarto.

-Talavante. A esos dos toros los toreó bien. En general creo que tuvo una buena tarde, aunque el "enemigo" fuera muy colaborador y le creara muy pocos problemas. Pero me pareció lamentable lo de cantar. No voy a detallar por qué: lo que yo escribiría tendría al menos un 90% en común con lo que ha escrito Enrique.

-Indulto. Con todo, lo peor de Talavante no fue lo de cantar, sino la forma de forzar un indulto verbenero. Absolutamente indignante. Debería ser sancionable. Y con dureza.

-La TV. Lo más positivo fue la promoción que se hizo en otros espacios. No sé si elegir una plaza de segunda es lo mejor, no sé si una corrida de un solo espada es la adecuada (creo que se intentó buscar compañeros entre las "figuras" y no dieron ninguna facilidad) ... Ni siquiera me atrevo a asegurar si la castración del sentido crítico que al parecer sufre un ser humano cuando le piden comentar una corrida en directo es mala (como me temo) o es buena desde un punto de vista propagandístico. Lo que sí sé es que me resulta estomagante la unanimidad con la que todos están a favor de todo. Incluso de temas polémicos como el cante de Talavante y el indulto. Nadie hizo una crítica. Admito que pueda haber opiniones distintas a la mía, pero no me creo que no hubiera nadie que pensara como yo en al menos uno de los dos temas.

-Capítulo especial para Ortega Cano. Estaba en el callejón y se le entrevistó. Si el propósito principal de la corrida televisada era hacer propaganda positiva de la fiesta, tratarle a este personaje con esa normalidad no me parece inteligente. Tampoco me resulta agradable, pero admito que eso puede ser un punto de vista personal.

Por cierto: Ortega Cano era de los que pedía el indulto con más entusiasmo.

Enrique Martín dijo...

J. carlos:
Pues yo creo que sí. Que no es que los novillos fueran de traca, pero yo los vi mejor de lo que se ha dicho, incluso para que los chavales hubieran dejado clara su ilusión de ser toreros, pero no la aprovecharon. Se empeñan en pegar pases y pases a toros que piden otra cosa, pases que les fastidien, que les provoquen a la lucha, pero no hay muchos que quieran pelear con ellos. Los chavales cogen el trapo y se dedican a pasearse por el ruedo y luego hay quién dice que apuntaron maneras.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Cincinato:
No sólo no llegas tarde, sino que creo que tu comentario se hace más que necesario. Lo del ganado de plaza de tercera o de segunda, me parece lógico. La pega que yo pongo es que si es la única corrida de TVE en el año, no se puede poner eso como ejemplo. Es como si sólo hubiera un partido de fútbol al año y eligieran el Hermosillo- Valdeminas, de la Regional cántabra. Al menos habría que poner un Athletic- Aleti, ¿no?
Lo del cante, pues bueno, que pavor tenía que tener para lanzarse a berrear como bardo de Asterix.
Y lo del espíritu crítico de los locutores de televisión en general, pues creo que es un malentendido sentido del respeto a los toreros. Eso sí, nodudan en zurrarle al toro sin compasión y nadie piensa en el ganadero. Para mí es un error sin justificación e injusto, porque no es lo mismo una de esas faenas que deciden que está bien a una de aquellas de levantarte del asiento. Creo que ni Matías Prats padre, con lo pesado, redicho y benévolo que era, llegaba a estos límites. Y en esa misma actitud está eso de sacar a Ortega Cano, por si lo detractores de la Fiesta no habían encontrado aún argumentos para atacar a todo esto.
Un saludo

Alberto Ariza Moreno dijo...

Enrique:
Llego tarde y lo prefiero así, porque el cabreo monumental que tenía después de ver la corrida no se que me hubiese hecho escribir.

En lugar de televisar una corrida que se acerque a lo que es la tauromaquia y sus valores, Tve no tiene nada mejor que hacer que televisar una corrida del más puro estilo tauromaquia 2.0. Viendo esta pantomima me sentí cabreado, triste y avergonzado. Sentía impotencia de ver como mataban lo poco que queda de la tauromaquia. Ya los toros en la plaza no me gustan, prefiero refugiarme en el campo.

Un abrazo Enrique y enhorabuena

Enrique Martín dijo...

Alberto:
Hay que reconocer a TVE que televisara una charlotada. Lo malo es que hay mucha gente que este toreo bufo lo tomó como si fuera en serio. No debía haber más corridas en el mundo a lo largo de un año.
Un abrazo