viernes, 26 de septiembre de 2014

Fandiño, la S.D. Eibar y el señor Andueza, don Eneko

Los toros de primera que no ven los de la primera


Estaba yo asomado a mi ventana, esta desde la que llego a ver de todo, lo mismo los ecos de las Corridas Generales, que la Liga de Fútbol, que las hazañas de los grandes fenómenos de la tauromaquia delante de esos animales colaboradores que tanto aprecian y tan poco respetan, y me he quedado sorprendido con los logros conseguidos por Iván Fandiño y la Sociedad Deportiva Eibar, así como la reacción de Eneko Andueza un muy buen aficionado a los toros y entusiasta entregado al equipo de su pueblo.

Quizá sea yo quién no acabe de entender los mecanismos que mueven el mundo y mucho menos la sección toros y fútbol; no solo no me sirven los paralelismos para aclararme, sino que me enredan más, es como si el caos me absorbiera por los pies y me tuviera dando vueltas en un remolino semántico, semiótico y filosófico durante siglos. Déjenme que me explique, aunque si a mitad de lectura ustedes saben la respuesta, por favor, háganmelo saber, no lleguen al final, iluminen mi camino.

Resulta que los toreros, tal y como está esto montado, cuando no son maestros consumados y reconocidos por el orbe taurino, se ven obligados a enfrentarse a ganado de toda clase y condición excepto con los facilones. No ven un mojicón desmochado ni en las retransmisiones del Canal Más y no será precisamente porque ahí haya escasez de ellos, pero yo creo que les deben prohibir ver las corridas de los Cuvillitos, Garcigrandes, Victorianos, los Neovictorinos, Jandillitas, Juanpes y demás piezas de la colección de “hierros artistas/colaboradores”; ideales para indultos, hazañas de arte taurino vanguardista y hasta para completar una colección de torillos llavero, si guardas los cupones que se publican cada día en Mundotordo y Burlardero. En apariencia hay toreros de estos que parecen querer convencernos de que su propósito es mantener en todo lo alto su orgullo de matador de toros, cultivado a base de vérselas con los Cuadri, Escolares, Adolfos y todo lo que no se deja tocar las orejas componiendo poses de bailarín de opereta. Pero la realidad nos demuestra que son muchos más los que ven esto como un calvario irremediable por el que tienen que pasar para poder optar a carteles más... más... más redondos, que no me salía la palabra.

Puede parecer un contrasentido, que las figuras no toreen toros y que los aspirantes se las ven con ellos una tarde sí y la otra también. Siempre hay quien ingenuamente pide que las figuras se anuncien con lo que se ha dado en llamar hierros toristas, encastes minoritarios o ganado imposible. Pero no han terminado de hacer la petición, cuando ya te salta el taurino de turno diciendo que es que las figuras están en primera división y que por eso se han ganado el derecho a matar todas las camadas de los mojicones con cuernos. Fíjense en el caso de Iván Fandiño, el último que parece haber ascendido a esta división de honor, sin promociones ni nada, directamente. Ha pasado de tener que tragar con lo que le echaran a estoquear casi en exclusiva el toro domecqsticado. Pasó por lo de Parladé, forjándose esa leyenda de gladiador que no conoce el miedo, aunque fuera con corridas que no aguantaban un puyazo, pero consiguió su propósito, el hacer creer que era un torero de una pieza, alimentando su leyenda con detalles como el entrar a matar sin trapo. Luego ya sabemos lo que vino después, lo del “baja tú aquel. ¿Qué nos creemos? Igual nos pensamos que se le puede exigir que se enfrente al toro, pero, ¿desde cuando? El de Orduña ya ha subido a primera división y ahí la comodidad es mucho mayor y la exigencia casi ni debe considerarse.

Y aquí viene lo del Eibar. ¿Cómo es posible que tras su histórico ascenso a la Primera División, tenga que enfrentarse a los mejores equipos del país? No es lógico. Gana a todos los de la división de plata y ahora encima pretenden que juegue contra el Barcelona, Real Madrid, Valencia, Sevilla y hasta con el campeón del curso pasado, el Atlético de Madrid. Siguiendo la lógica taurina, esto me parece un timo, un abuso. Lo lógico sería que una vez arriba, este año jugara contra el Sestao River, Aurrerá, Amurrio, Athletic B o el Real Unión, y no contra los mayores, sino contra el equipo juvenil. Y si a alguien le parece mal, que reclame al maestro armero. Pero no, yo veo en las redes sociales a Eneko Andueza, que por el contrario, está encantado con que pasen por su casa los mejores, aunque goleen al club de sus amores. ¿Estamos locos? ¿Nadie tiene dos dedos de frente en este país? O sea, que suben a Primera, como Fandiño y quieren jugar contra los equipos más difíciles, que incluso algunos tienen títulos europeos, copas y supercopas y cuentan con jugadores que son de lo mejor del mundo.


No soy de dar consejos, ni de decirle a nadie lo que tiene que hacer, pero en este caso creo que se hace necesaria mi intervención y pedir enérgicamente a las fuerzas vivas de Eibar y más concretamente a don Eneko Andueza, que eleven una propuesta a la Liga de Fútbol profesional, a la federación, a la UEFA y a la FIFA, si hiciera falta, para que acaben con este despropósito, con este abuso, con esta injusticia y esta desconsideración al Eibar y a sus seguidores, que por otra parte, repito, están encantados con la situación, para que dejen de enfrentarse con este tipo de equipos. Hasta ahí podíamos llegar. Que seguro que me sale el listillo de turno que lo lógico sería que Fandiño y todas las figuras del escalafón de matadores se enfrentara también a todo tipo de ganado, el cómodo, para demostrar su arte y el complicado para ver la dimensión de torero que puede ofrecer cada uno. Precisamente porque son los mejores y a los mejores es a los que más se les puede exigir que lo demuestren. Que pensándolo bien, la idea no es tan descabellada, si hasta parece lo más normal, que los buenos... Porque entonces..., si los borreguitos bobones y facilones van para las... Y si los aspirantes tienen que vérselas con el toro complic... Creo que me estoy liando, estoy sufriendo un cortocircuito en mi ser más profundo. Igual lo razonable es lo del Eibar y no lo de... ¡Ufff! Espero que Eneko Andueza no haya mandado la carta a la FIFA, porque si no... ¿Por qué en el mundo de los toros hay tanto sin sentido? ¿Por qué no se deja sitio a la lógica? Ahora sí que necesito que me alumbren en mi camino. ¿Alguien me presta un casco de minero?

15 comentarios:

MARIN dijo...

Eaaaaa, como has aprovechao para meter eso de "mejor equipo del curso pasado" eh? que no voy a ser yo quien diga que no, y además me alegro. Pero ¿es que estamos tontos o que? ¿a quien se le ocurre ascender a primera? ¿porque te crees que mi Betis ha descendido?...jaaaa

Bueno, coñas fuera, creo que lo has bordao. Ya sabes que esta alusión entre el fútbol y los toros la hago yo mucho en mi blog. De vez en cuando, pero solo de vez en cuando, cuando hablo con algún novillero que me ilusiona y anda bien con todo tipo de ganado siempre le digo lo mismo: "Si llegas arriba algún día, no me hagas un Fandiño"...Pues eso, cosas mías.

Enhorabuena por la entrada Enrique, como siempre. Un abrazo.

K-Charro dijo...

La verdad que me ha hecho reir la entrada. Ahora en serio, esto lo resume todo:
"Precisamente porque son los mejores y a los mejores es a los que más se les puede exigir que lo demuestren"

Tan sencillo como eso. El problema es que el público no exige como los aficionados del Eibar jeje

Anónimo dijo...

Sr.Martin, Fandiño con todos los respetos siempre me parecio un torero de segunda división, mas aun despues de verle con un toro de cuadri en Madrid de vuelta al ruedo no recuerdo la fecha si el nombre del toro se llamaba Podador y estuvo como la chata, con ese toro no tuvo ganas de mirar al tendido y espetar eso del "baja tu"y eso que hubo voces que le gritaban de como se debiera dominar tan buenas embestidas, desde entonces me parece uno mas y no merece jugar en primera división aunque a mi me parezca preferente la primera es la otra . Saludos Sr Martín yo como siempre embarcare en su barco aumque juguemos en estadios de barro.

POCHO PACCINI BUSTOS dijo...

Estimado Enrique, te cuento que acá en Lima el 2011 cuando Fraudiño vino luego de torear Cuadris en Madrid, le preguntaba a él y a su apoderado que opinaban de Cenicientos y el Valle del Terror. Sus respuestas fueron que eran gente sádica, que solo quería ver al torero en aprietos o prendidos de las astas de los bisontes que por esos lares les echaban.
Te puedo asegurar, que luego de escucharlos me quedé con la duda de si este señor seguiría por la senda de seguir toreando encastes duros o se decantaría como todas las "primeras" figuras, por preferir torear los comerciales y colaboradores "toros" de segunda.
Veo que mi sospecha, a estas alturas del partido, no estaban lejos de ser realidad.
Fuerte abrazo.
Pocho Paccini

Enrique Martín dijo...

Marín:
Pocos son los que deciden tomar el camino opuesto y no hacen un Fandiño. Les deslumbran con los oropeles de la facilidad y al final ya vemos lo que pasa, Que si lo vemos, hartitos estamos.
Lo de los equipos ha sido pura coincidencia, pero por favor, no me pidas que lo jure.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

K-Charro:
y al que pretende exigir lo devoran, le empiezan a colgar carteles de torista, intransigente, mal aficionado y esa retahíla que ya conocemos.
Un saludo y me alegro de haberle hecho reír.

Enrique Martín dijo...

Anónimo:
Muchas gracias por esa compañía que me ofrece. Será en campos de barro, pero disfrutaremos del partido más que ninguno y al final acabaremos más que satisfechos.
Aquel día creo que recordar que no aguantó al Cuadri y decidió eso de querer hacer ver que el animal no servía. Pero tampoco me haga usted mucho caso.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Pocho Paccini:
O sea, que ya cantó la gallina entonces. Con esas intenciones es comprensible que no sientan ningún orgullo por ser matadores de toros, por saberse dominadores de todos los toros y por ser los mejores en el ruedo. Gracias por este apunte que nos demuestra que ya apuntaba maneras. Y es curioso, luego, para enardecer al público, utiliza ese recurso de encunarse al entrar a matar. Evidencia de que no domina esta suerte.
Un abrazo

Antonio Fernandez Box dijo...

Buenas tardes, soy nuevo por aquí, me ha recomendado este blog Isa Molina y he leido cosas muy interesantes.
En cuanto al tema que comentas sobre Fandiño, creo que el problema que tenemos la afición aquí en España es que no tenemos voz ni voto(no como en Francia) y este negocio lo llevan cuatro listos a los que le pasa como a nuestros políticos: mientras sigamos yendo a la Plaza (votándoles) seremos los paganos de todo esto.
Y por lo menos ahi en Madrid podeis ver algo mas aceptable, pero aqui en Murcia el liston del ganado lo han puesto tan bajo que no compensa la afición que tienes con los fraudes que soportas, por eso te animo a seguir diciendo lo que piensas.
Enhorabuena.
Antonio Fernandez Box.

Cincinato dijo...

Jajaja!!!

Muy bien traído, sí señor.

Mi recuerda que hace tiempo fui a los toros, a una corrida de Victorino, con un no aficionado. Claro: le tuve que explicar que a él no le sonaban los toreros del cartel (salvo en inefable Padilla) porque las figuras que a él podían sonarle no suelen torear ese tipo de toros.

Tuve que explicarle en profundidad el concepto porque el pobre no daba crédito.

Su conclusión fue también un simil futbolístico y por eso la traigo a colación: "Esto que me cuentas es como si Messi renunciara por contrato a jugar contra el Madrid, el Bayern o el Chelsea -añadamos al gran Atlético de Simeone- porque son más difíciles y le requieren más esfuerzo."

Es lo que tiene ser un ignorante y atreverse a aplicar el sentido común... ¿O igual no tan ignorante?

A lo peor, cuando en el futuro alguien escriba con perspectiva del final de las corridas de toros y de los porqués de tal cosa, se traen a colación estas reflexiones y se llega a la conclusión de que los ignorantes no son los que decían que el rey estaba desnudo, sino los que daban por bueno algo que repele a la lógica y que trabaja contra el espectáculo. Y sin espectáculo no hay público, y sin público no hay nada...

Así nos arde el pelo.

Sobre Fandiño, pocas cosas me molestan más en un torero que el feo gesto de decir "baja tú". Añadamos que, efectivamente, su tauromaquia no termina de salvar la distancia que le separa del escalón de arriba. Pero tampoco nos pasemos... Ni hace un par de años era tan bueno (algunos hablaban de él como alternativa a las "figuras" a las que iba a "poner en su sitio") ni ahora es tan malo como dan a entender algunos comentarios.

Cincinato dijo...

Tengo que manifestar mi decepción con el titular de este blog por no obsequiarnos con una detallada crónica del espectáculo "The Maestros".

Espero que al menos su insensibilidad no le haya llevado al extremo de ni siquiera acudir a tan fastuoso evento, y que sea la falta de tiempo o el anonadamiento ante la fastuosidad del espectáculo lo que explique esta omisión.

Hay que resaltar que ese espectáculo se estudiará un día como algo histórico: la primera aproximación al último intento de supervivencia de las corridas de toros. Es cierto que todavía es solo un embrión: le falta un tablao flamenco y un cantaor (o cantaora); y le sobra la suerte de varas y el entrar a matar los toros. De hecho, ese anacronismo de insistir en matar a los toros a espada privó a uno de los actores de salir a hombros. Pero ya se irán puliendo esos detalles. Hay que darles tiempo, que el mundo taurino profesional se merece el beneficio de la duda.

Temía que también sobrara algo de toro, pero las primeras crónicas que me han llegado al menos me han dejado tranquilo a este respecto: se cuidó el asunto, no fuera que hubiera algún disgusto y la orquesta desafinara.

Cincinato dijo...

Como la experiencia me dice que a veces la ironía no se entiende bien en internet, al hilo del comentario anterior quiero añadir algo.

Este verano, la revista anual del Club Cocherito incluía un artículo con sugerencias para actualizar la Fiesta y volver a atraer al gran público.

Para mi sorpresa no se hablaba de toros menos domesticados o de toreros más comprometidos, sino de sustituir los pasadobles de siempre por música clásica, flamenco, intercalar actuaciones de ballet o de artistas reconocidos... Vamos: que en su día un mano a mano entre Camarón y Curro Romero o Paco de Lucía y Rafael de Paula hubieran sido el acabose.

Constaté que mi receta personal, que es justamente la contraria (menos pretensiones estéticas y más emoción) estaba transnochada.

Y así debe ser, cuando observo ahora que, conexión mediante con el autor de ese artículo o no, lo de "The Maestros" recoge el espíritu de esas propuestas e incluso, literalmente, algunas de ellas.

El tiempo dará o quitará razones, pero yo sigo en mis trece. Me temo que este aggiornamento va a echarnos a los que quedamos sin que lleguen nuevos a sustituirnos. Pero puedo equivocarme, claro.

Cincinato dijo...

No entiendo lo que ha pasado.

Entre mis dos comentarios anteriores había un tercero sobre la cosa esa de "The Maestros".

Por eso el último empieza aludiendo a la ironía que empleaba en ese comentario, que por lo visto ha desaparecido en los arcanos de internet.

No sí si Enrique podrá recuperarlo... ¿Igual el sistema lo ha enviado a la carpeta de spam del blog? Puede que fuera lo que se merecían las tonterías que decía...

Enrique Martín dijo...

Antonio:
Pocas personas pueden ser mejor acogidas aquí que quién viene recomendado por Isa Molina. Con esto ya me has dicho suficiente y leyendo tu comentario veo que mantienes la línea similar a la de ella, la de una aficionada de una pieza, honesta y entregada al toro, al de verdad, a ese que añoráis en Murcia y que echamos de menos en todas partes. Muchas gracias por los ánimos, aquí seguiremos.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Cincinatto:
Al final me ha tranquilizado ver los comentarios al completo, no ha habido spam, ni brujas que nos guindaran estas líneas.
Ha sido un verdadero gusto leer estos tres párrafos, no das puntada sin hilo y por lo que veo, creo que tengo que darte la mala noticia de que vas en cabeza para ser un "perfecto ignorante", uno de esos de que hablas, los que no aprecian a The Maestros, los medios toros y el repertorio de la banda de cada tarde.
Y reconozco igualmente mi pecado, no fui a The Maestros. Sí, así es, llámame desahogado, llámame mal aficionado, antitaurino, incluso o lo que es pero, torista, pero no pude ni imaginarme tal chaparrón de sensaciones.
Lo de Fandiño es tal como dice y quizá esté ahora en las circunstancias en que está, por eso mismo, porque le convirtieron en figura antes de tiempo y suele ocurrir que los que más le encumbraron, luego suelen ser los que más duro tiene el palo.
Muchas gracias por el esfuerzo de dedicar tu tiempo a esta grada y por favor, no dejes de compartir tu "ignorancia" con nosotros; es un verdadero placer.