sábado, 1 de octubre de 2011

Madrid y sus mansos

A veces el toreo se convierte en una pelea.


Si hay una cosa que saca de quicio a la plaza de Madrid es un toro manso. Es salir un manso y la plaza desarrolla una personalidad bipolar digna de ser estudiada por el mismísimo López Ibor. Lo mismo los hay que se ponen a protestar y a tocar palmas de tango, se supone que para pedir que sea devuelto a los corrales, que en el arrastre se le ponen a ovacionarle, aunque el mansito haya ido cinco veces al caballo y en todas haya salido despavorido al notar el hiero, incluyendo el lanzamiento de coces mientras iniciaba la huida. Quizás en el próximo pliego de condiciones para la explotación del coso venteño habrá que incluir una nueva cláusula que obligue a los adjudicatarios a entregar un bono de diez sesiones de psicoanalista junto al abono de San Isidro. O quizás en las largas colas de espera habrá un señor con bata blanca y un sofa para todo aquel que quiera hablar de su relación los mansos de las Ventas.

Y si no es solo un manso, sino que lo son los seis que salieron por toriles, cinco de Gavira, pues eso puede ser el manicomio más grande del mundo. Hasta el sobrero de los Hermanos Lozano manseó. Casi todos se han despachado con un puyazo y un picotazo, y ninguno ha sido colocado en su sitio frente al caballo. Iban de cualquier manera, sueltos, al hilo de las tablas, al reserva cuando salía por la puerta de cuadrillas, pero la palma se la ha llevado el quinto, que después de cinco encuentros con el caballo, al final se ha quedado sin picar. Resultaba imposible hasta hacerle la carioca; era notar el palo y pegaba tal respingo como si recibiera una descarga eléctrica. Pero en su veloz huída aún le quedaba tiempo y fuerzas para soltar una coz al caballo. Será por está habilidad por lo que parte del público se ha puesto a ovacionarle en el arrastre. Si es que estamos como queremos.

La terna se ha reducido a una pareja y un sobresaliente al que no le han dejado ni ponerse en la foto. A estos chicos no les enseñaron que en el quinto toro se le permitía hacer un quite al chaval, a ver si dejaba algún detalle que le abriera alguna puerta de esas plazas de Dios. La terna de dos la componían dos de los toreros que más progresión han demostrado durante la temporada, Iván Fandiño y David Mora.

El vasco ha salido muy decidido desde el principio. Dejando de lado lo del primer Gavira, que se partió un pitón por la cepa al chocar contra el peto, sí, sí contra el peto, nos centraremos en el sobrero de los Hermanos Lozano. Mansote, sin hacer caso de los capotes, se fue como una flecha hacia el reserva mientras salía por la puerta de cuadrillas y un segundo picotazo haciéndole la carioca. Entró en quites por chicuelinas David Mora, con dos primeros lances ajustados, más por la condición del toro, que por la decisión del torero. Quiso responder Fandiño y a la primera, ajustadísima, acabó prendido. Se rehizo y volvió por lo mismo, chicuelinas, muy ajustadas las que recibían al toro por el pitón derecho. La faena de muleta se redujo a unos derechazos a la carrera y varios intentos de naturales entre enganchones. Una buena estocada, en buen sitio y con buena ejecución y a otra cosa. El tercero muy suelto, fue tres veces al caballo, aunque sin emplearse, con la cara alta y empujando de lado. Fandiño se empeñó en hacer el toreo de derechazos y naturales, cuando quizás lo más razonable habría sido machetearle por abajo, reventarle y luego si le quedaban fuerzas, ver si se le podía dar alguna serie.

Lo mejor llegó en el quinto, un manso de libro, el de las coces al caballo. Se le picó poco y mal como se pudo. Dos pases por abajo y Fandiño se fue a esperarle a los medios. Una serie de derechazos con emoción, una segunda aguantando y una tercera con dos pases cargando la suerte y tirando del toro. Por el izquierdo entraba con más violencia y enganchando la muleta. Tandas de pases largos, que no hondos. Para que el toro cogiera la muleta era necesario cruzarse mucho y ofrecerle los muslos, aunque nunca mostró una claridad medio convincente en sus embestidas. Después de la manoletinas de cierre, Fandiño sacó la espada que llevaba desde el inicio de la faena, se cuadro y acto seguido se fue tras el acero con la vista fija en el morrillo. En el encuentro se quedó prendido en los pitones del manso de Gavira durante unos segundos interminables. Por fin se liberó de las guadañas y se quedó encogido en el ruedo. Todo hacía pensar que iba cogido, pero solo fue una paliza más. Por su parte el toro ya llevaba la muerte dentro y tal fue la estocada que solo pudo dar un par de pasos en su huída hacía los toriles. Cayó fulminado, rodando sin puntilla. La plaza pidió la oreja, que habrá quien diga que fue merecida y quien lo contrario. Yo no voy a entrar ahí, ni se la he protestado, ni se la he pedido, pero en este caso, la estocada podía ser ya mérito suficiente para llevársela en el esportón.

David Mora parecía que también venía dispuesto a todo, pero al final la cosa no ha sido para tanto. Recibió a su primero a portagayola, para luego seguir con verónicas echando el pasito atrás. Mal colocado durante el primer tercio y con serias dificultades para poner el toro al caballo, para al final desistir y dejar que el toro fuera como le diera la gana. Con la muleta toreó al Gavira muy despacito, con mimo, queriendo evitar que éste rodara por el suelo. Un buen natural en una de las cortas tandas que admitía el animal, al que acabó atosigando acortando demasiado las distancias. Media y dos pinchazos y a por el descabello. En su segundo volvió a poner en práctica el famoso “ahí te quedas” en la suerte de varas, para que el picador simulara que hacía, cuando no hacía. Faena con naturales intercalados entre carrera y carrera, para acabar poniéndose pesado delante de aquel mulo. Al sexto nuevas verónicas echándose para atrás y más falta de colocación durante la lidia. El comienzo de la faena fue emocionante, cuando citó desde los medios y el toro se le vino desde el burladero del 1, Dos derechazos con el pico y al tercero resultó cogido. Por el izquierdo se le revolvía el toro, que se vencía por ambos pitones, vicio que se acrecentaba cuando David Mora se quedaba fuera de cacho. Quizás lo más oportuno habría sido machetearle por bajo y sanseacabó.

La tarde que empezó con toda la ilusión del mundo, haciendo salir a los dos matadores a saludar al final del paseíllo, acabó con esas dudas con que a veces nos sorprende el público de Madrid; ¿los mansos se protestan? ¿Los mansos se ovacionan? ¿Qué hacemos con los mansos? A mi se me ocurre una respuesta, aunque quizás sea un tanto disparatada, ¿y si los lidiamos?

15 comentarios:

Iván dijo...

Enrique no sabes la de veces que me he acordado de ti viendo la corrida!
Una vez más queda demostrado que LA LIDIA YA NO EXISTE.
Parece que todo se basa en dar cuatro pases con el capote, picar como sea, banderillear lo más pronto posible y ponerse a pegar derechazos rematados con pases de pecho.
Hoy justamente era una corrida en la que se hubiese podido demostrar que el toreo es algo más que eso.
No voy a ser yo quién diga que estos dos TOREROS han estado mal, pero creo que han dejado pasar por alto algo que hubiesemos valorado muchísimos más.
Me da mucha rabia que en las corridas en solitarios o en los manos a mano, se dejen algo tan importante como es lo de dejar hacer un quite al sobresaliente.
Pero claro, queda mejor brindarle a la Infanta, supongo.
Mañana Adolfo y Atleti. Que embistan unos y ganen otros!
Un abrazo y como siempre, IMPECABLE!

Enrique Martín dijo...

Iván:
No sabes lo que coincido contigo. No se les puede criticar como si hubieran estado garrafales, pero yo sí que he echado de menos el que en algún momento pensaran en lidiar al toro y no en pegarles pases. Luego eso de la colocación parece que ya ha pasado al olvido. No se puede quedar un matador en el culo del caballo a ver qué pasa. Mañana me irá a ver los adolfos y que me perdone mi Aleti, pero esto se está acabando y el Aleti está empezando.
Un abrazo

MARIN dijo...

Coincido con Iván en que me he acordado de ti durante la corrida Enrique. Entre otras cosas porque ibamos a ver a dos toreros que estamos hartos de reivindicar y del cual son muy del gusto del aficionado.
Sinceramente Enrique creo que una corrida de estas es dificil de lidiar. Y te lo digo bastante convencido, que no quiere decir que este acertado. Estos mansos encastados suelen ser complicados de colocar. En banderillas te suelen esperar mucho y te cortan bastante. Como no se dejan picar y despues del primer puyazo saben que aquello les hace pupa, es dificil aguantarlos... en fin que ya era un meritazo estar ahi delante.
Yo quizás tambien me quede con Fandiño que ha estado hecho todo un TIO (con mayusculas). Lo de la estocada al sexto ha sido para mi solamente de oreja y para ponersela a los chavales en las escuelas taurinas, pero no me dudaras que David Mora en el último, sabiendo que este te metia en la cama seguro, ha estado hecho un tambien un tio. Si esto lo hace Manzanares o el Juli...
Sinceramente quisiera ver a medio escalafón con esta corrida de toros.
Un saludo.

Xavier González Fisher dijo...

Fuera de intríngulis técnicos, no me negarás que hubo emoción en la tarde, que la sensación de que los toros pudieron herir a los toreros estuvo presente toda la tarde, y eso, le da un matiz diferente a todo lo que sucede allá abajo.

Lo del pitón del primero de la tarde, creo (sin pruebas para sostener mi afirmación) que es consecuencia de las fundas, que reblandecen la cornamenta.

Y por lo demás, orejas o no, estoy seguro que con unas cuantas tardes así de emotivas, la gente se animaría más a asistir a la plaza.

Un abrazo.

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique:
Que no quería escucharte, que quería creer que se iban a dejar 3 toros, que no quería hacerte caso…..menuda porquería de corrida fuera de tipo que ha llevado el Sr Antonio a Madrid….
Yo como bien digo, me quedo con las sensaciones de tener a 2 toreros que pueden dar mucho que hablar, me quedo con la decisión y la responsabilidad con la que han llevado la tarde, no tiene que ser fácil que 2 actores secundarios cojan un papel principal y sean el centro de atención, y muchos menos en Madrid…. me quedo con el buen sabor de boca de que ninguno de los 2 haya pasado por la enfermería, y sobre todo, me quedo con una cosa primordial, tengo ganas de volverlos a ver una vez más, o unas cuantas veces más….
Enrique, sabe más el diablo por viejo que por diablo, pero seguiré sin querer hacerte caso, (en algunas cosas) aunque lleves más razón que un santo.
Un fuerte abrazo!!

Perez@larcón dijo...

me he permitido tener el lujazo de exponer en mi blog tu lamina, y una opinión muy interesante. Pido permiso para ello.

Saludos

Scotty dijo...

Igual que Ivan me acorde de ti, que sabio eres que ya por mayo vaticinaste que los toreros de verdad molestan...! los han estrellado con todas las letras.

Fandiño me emociona, que pureza matando, que huevos tiene en general ese tio!para mi gana credito, y esperemos que sin esta mierda de empresa podamos verle con toros el año que viene.

Saludos!

Enrique Martín dijo...

Marín:
Si te digo la verdad, yo eché de menos que se pusieran a lidiar. Sí que es verdad que la dificultad es mayor con estos mansos, estos que se ovacionan en el arrastre, pero eché de menos que cambiaran la lidia cuando el toro no quería ir contraquerencia, que se colocaran en su sitio, sobre todo por lo complicado de la situación y que si ni caballo, ni banderillas habían sido efectivas, ahí estaba la muleta. Primero se le doma y luego ya lo que sea. Y hay un detalle que no he incluido en la entrada y es como Fandiño se iba a buscar al picador a la salida y lo acompañaba hasta su sitio. Por esa buena colocación evitó en una ocasión que el toro se le fuera de mala manera al caballo. Los dos estuvieron como unos tíos, como bien dices, pero ya ves que eché alguna cosa de menos, más con David Mora que con Fandiño. Fandiño da miedo verlo y como mata. Pero siendo un ejemplo de entrga la última estocada, en la primera demostró que sabe matar muy bien marcando los tiempos y haciendo la cruz. Eso sí, en la última fue tremendo verle a él en el suelo hecho un ovillo y el toro cayendo sin puntilla sin poder dar más de dos pasos. Parecía que estábamos en el s. XIX.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Xavier:
Que grande eres; no se te va una. Ese mismo comentario lo hicimos en la grada. Partirse el cuerno por la cepa, tan de raíz y por entrar al cabllo, hacía que pensar. Ya sabes mi pelea, que estoy esperando que alguien me dé una razón, no económica, que me asegure que las fundas favorecen al toro en el momento de la lidia.
Y ¿emoción?, toda. No te voy a decir que estaría viendo mansos toda la vida, pero uno de vez en cuando te dispara la adrenalina. Y si además hay un torero que dice o tú o yo, pues imagínate.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Diego:
Así por la cara, me has llamado anciano, jejejeje(A ver cómo sales de ésta). A mí me despertaron muchas suspicacias los toros desde el momento que vi los carteles. Los dos, y más Fandiño, son toreros y por consiguiente, necesitan torear toros para demostrar lo que pueden dar de sí. Pero con todo y con eso, a mí me pasa como a tí, no me importaría verlos mañana mismo, incluso hoy con los de Adolfo. ¿Tú no? Y sigue sin hacerme caso, haz caso a lo que tú ves y lo que tú sientes.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Scotty:
Los dos molestan, uno más que otro, lo que pasa es que a Fandiño veo algo complicado que le paren. El tío tiene una fuerza y un empuje tremendos. Porque si en una faena no ha podido sacar nada, luego va y se tira a matar como un rayo. Y si hay alguien que no salta de su asiento, entonces es que no tiene sangre en las venas. Ójala que podamos seguirle viendo.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Es bonito vernos a todos los aficionados emocionados despues de ver a esos dos tios lo que hicieron ayer.Yo he visto muchos toros y creo que lo de ayer en cuanto a valor de fandiño no he visto nada igual..no he visto a nadie jugarse la vida de esa manera.Una cosa es arriesgar con toros que tienen algo dentro y otra cosa es jugarse la vida con toros que no llevan nada dentro y de la manera en la que lo hizo fandiño,vaya par de huevos!!
esperemos que viendo lo de ayer no salga algun que otro "listo" que seguro que sale hablando de jose tomas y de el sitio en el que se pone jose tomas..si sucede es una falta de respeto a los aficionados y a estos dos toreros.
Ahora mismo en el campo bravo sobran toros y mas toros y con la compra de 1 toro te regalan 5 como para encima tener que que ir y poner en la feria de otoño la ganaderia de "gavira"una ganaderia que de sobra se sabe que no es de garantia y que si se la ofrecieran a manzanares o pegapases-talavante se pensarian que les estan gastando una broma.Esperemos que el año que viene estas ganaderias se las tragen otros y podamos ver a david mora y disfrutar de la calidad de su toreo con otros encastes propicios para el toreo que lleva dentro.¿que habria pasado si el toro que pillo el cid el otro dia lo coge david mora??el toro del cid se fue con las orejas puestas para dentro y david mora le habria formado un buen lio!
Solo espero que el año que viene cambien las cosas y esos acomodados que llevan CHUPANDO DEL BOTE desde hace 7 o 8 años que ya manda tela!se queden ya en sus casitas y dejen refrescar esto por el bien de la aficion y del toreo.¿porque el cid se ha chupado 4 o 5 tardes este año en madrid?¿porque hay que aguantar al pesao de castella en los mejores carteles??¿porque le ponen la pierna encima al gran diego urdiales??¿es mejor torero don pegapases perera que urdiales para ir de figurita por ahi??¿SE HABRA ENTERAO ESTA TEMPORADA MANZANARES Y TALAVANTE DESPUES DE VER A URDIALES,MORA,FANDIÑO QUE EL TOREO ES CON LA PATA PA LANTE CARGANDO LA SUERTE Y CRUZANDONSE AL PITON CONTRARIO DANDO EL PECHO AL TORO??

Enrique Martín dijo...

Anónimo:
Siento no poder dirigirme a tí por tu nombre, pero las cosas son como las cuentas. Hablas de José Tomás, pues ayer mientras veía a Fandiño, se me pasó por la cabeza, pero no te asustes. No tiene nada que ver un torero con otro, pero sí pensé que si el vasco se empieza a hacer especialmente molesto, si no habrá quien empiece a tacharle de suicida para intentar infravalorarle. A mí simplemente me parece un torero y punto, con todo lo que esa palabra encierra de grandeza. Con un valor impresionante y un amor propio tremendo, que no está a gusto si no se pone, afortunadamente, y que haya estado como fuera con el toro, cuando saca la espada se tira al morrillo como un jabato. Pero ojo, que no es un loco, que en el primero ya dejó ver como se mata y en el segundo que pinchó, mató de una media en muy buen sitio. Que además de buena ejecución, el tío sabe donde apunta. Muchos deberían tomarse un año, o cien, años sabáticos, aunque esto igual se arreglaba en cuanto saliera el toro. Que coincido contigo en que hay muchos en el campo, otra cosa es que solo queramos los Domecq domesticados. Entonces sí que nos íbamos a reír.
Un saludo

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique:
Entro a la réplica; tu antigüedad sin llamarte anciano, hacía que estuvieses con la mosca detrás de la oreja por el ganado que se iba a lidiar (yo es que no lo quería ver) por otro lado, y como tu bien dices, no me importaría verlos esta tarde con los del Sr Adolfo, o con la de Alcurrucén que se lidio en Bilbao, con otras tantas que han envestido en esa misma feria de la Aste Nagusia.
Por otro lado, también coincido con el resto de compañeros y aficionados que han dejado sus comentarios en tu blog, ayer no se aburrió nadie, y la tarde tuvo esa chispa de emoción.
Un abrazo muy fuerte.

Enrique Martín dijo...

Diego:
Un abrazo también para tí y siento que deberes mucho más importantes te retuvieran en casa para verlo en la tele.