jueves, 17 de mayo de 2012

Los bajonazos no se premian



Qué tiempos en los que una estocada valía una oreja y un bajonazo la deshonra


Que el público de Madrid está falto de cariño es algo que no se le escapa a nadie.  A la más mínima carantoña que le hagan se entrega sin reservas. No le importa perder la honra por cinco minutos de locura transitoria. Luego ya explicará las cosas si hace falta.  Que si no es lo que parece, que si a pesar de todo sus sentimientos son otros… Cualquier excusa vale para justificar ese momento de debilidad. Según me iba marchando, después de que el señor presidente concediera una oreja a Iván Fandiño después de un bajonzao, un habitual de las Ventas decía que la primera oreja la otorgaba el público. Hasta ahí todo correcto, pero claro, hay que leerse todo, también eso de que si se mata mal o la estocada es defectuosa, se pierde el trofeo y precisamente el que se pierde es ese potestad del público.

Al finalizar el paseíllo y como viene siendo habitual desde hace 92 años ya, se guardó un minuto de silencio en memoria de José Gómez Ortega, “Gallito” o como más habitual se le nombra por aquí, “Joselito”. Una vuelta al pasado que podría hacer reflexionar a más de uno, pero que seguro que no lo hace. Es más, esos serán los que se creen herederos directos de El Rey de los Toreros.

Con ganado de El Montecillo se lidió la tradicional corrida de la Prensa, que de unos años para acá nos la encajan de gañote en medio de la feria. Los torillos siguiendo también sus tradiciones, salieron mansos y descastados, con la fuerza justita para poder deambular por el ruedo, aunque fuera a duras penas. Como dice un compañero de grada, no les salía sangre ni para un análisis. A ninguno se le colocó en suerte con un mínimo de dignidad. Como mucho ponían en práctica la suerte del “ahí te quedas”, luego ya se pasaría el del penco para hacer que le pecaban un picotazo. Al primero tuvieron la indecente decencia de simular que hacían algo con el palo. Luego ya sin pudor alguno, recogían el palo y esperaban a que se llevaran el toro de allí, mientras este se despanzurraba derrotando el peto. ¡Qué estampa! Estas cosas son las que convierten este espectáculo en algo indigno y digno de ser abolido y que pase a ser un recuerdo. Nos pasamos la vida hablando del poder del toro, de su fiereza y de esos momentos de gloria peleando por su vida y estos taurinos nos presentan este abuso. Todos los toros buscaron los cómodos terrenos de las tablas y de los toriles, anduvieron a su aire por el ruedo mientras un señor con un trapo rojo le seguía y ponía posturas caricaturescas delante de ellos.

Encabezaba el cartel la sombra deforme y esperpéntica de El Cid, quien en su primero fue por el ruedo a la búsqueda del pase. Uno ahora, otro unos metros más allá, otro más para acá, dos ahí juntos, primer paso por los toriles, otros tantos trapazos y alargando necesariamente la faena para desesperación de los presentes. En su segundo más de lo mismo, con muchas carreras y un mulo que además tenía un molesto calamocheo en el inicio del trasteo. Sé que siempre decimos lo mismo, que El Cid ya no es recuperable, quizás con el deseo íntimo de que esto no sea verdad, pero la cosa no parece que vaya a cambiar, principalmente por el sevillano ya ha encontrado su sitio en esta troupe de torerillos de pega.

César Jiménez, ese torero con gusto, torería y elegancia, al que un servidor nunca le vio ni gusto, ni torería, ni elegancia y sí amaneramiento, trampa y ñoñería, anduvo por allí como si le hubiera poseído el espíritu de Antonio Fuentes, aquel que decían que era el más elegante del mundo. Lo mismo con la derecha que al natural, emplea el pico de la muleta para pasarse el toro muy lejitos, citando siempre desde la pala del pitón, y como dicen los modernos ahora, componiendo estupendamente la figura. Desmadejado, como si estuviera muy entregado, con una parsimonia desquiciante, como si estuviera redescubriendo el toreo. Y no me gustaría a mí quitarle la ilusión, pero aburre, resulta cómico ver a un señor con esos ceremoniales, delante de un moribundo y tomándose todas las precauciones posibles que se han inventado desde el Licenciado de Falces para acá.

No sé quien encajó a Iván Fandiño en este cartel, pero si fue un regalo como premio a la trayectoria que lleva recientemente, que sepa que fue un regalo envenenado. Un torero que de momento ha demostrado más entrega y valentía que arte y sosiego, que emociona verlo ante el toro, no puede plantarse delante de uno de estos moribundos sin que parezca un tanto extraño, por no decir ridículo. En su primero demasiado apresurado, con trallazos sin temple y enganchones e intentando sujetar al toro en el engaño sin que este se marchara a las tablas al segundo muletazo. Tras la primera casi media estocada atravesada tuvo que ir detrás del toro por toda la plaza, a ver si lograba pararlo para volver a entrar a matar. En el sexto y último, que descabalgó al picador por eso de hacer que se pica, le administró una serie de derechazos templados que despertaron al público adormecido. Una segunda tanda mejor que la anterior, de nuevo se volvió a acelerar. Sin rematar los pases, al faltarle muñeca se limitaba a retirarle la tela al toro de repente. Al natural dejó que le tropezara la muleta y él tampoco fue capaz de quedarse quieto y mandar. el de El Montecillo se le empezó a acostar y a estar más pendiente del bulto. Faena un tanto deslavazada, sin continuidad, acabó con un solemne bajonazo que parece que no importó demasiado ni al respetable, ni al respetado señor presidente. Y es que así está la plaza de Madrid, aunque les puede asegurar que habrá días más alocados que el de esta corrida de la Prensa.

18 comentarios:

MARIN dijo...

No te voy a comentar nada de la tarde de ayer Enrique. Pa´ que. Pero me ha hecho gracia el cometario de un compañero de trabajo esta mañana. El chaval me dice que "¡hombre, por fin hoy torean manzanares y Talavante, y pra rematar el cartel Castella!". Le he preguntado con que ganado y me ha soltado que "da igual, lo importante es que torean Manzanares y Talavante"...

Así nos luce el pelo, o es que yo soy un troglodita.

Un saludo y que te diviertas esta tarde. Que no te rias!, que te lo digo en serio!.

Enrique Martín dijo...

Marín:
¿Sabes la última? Que según un razonamiento de Diego Cervera, a mí me gusta Manzanares. Creo que mañana nos lo explicará. Esperemos. ¡Ah! y dile a tu compi que son de Núñez del Novillo.
Un saludo

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique:
No he visto la corrida de ayer ni si quiera ahora comiendo, osea que no puedo judgar nada de lo sucedido y solamente me guió por referencias como la tuya.

Pero hoy estas de enhorabuena,porque desde pues de la tarde de ayer viene un cartel de lujo y muy apetecible para ti y para muchísimos aficionados que poblaran los tendidos. Espero que disfrutes a lo grande y mañana pongas una buena crónica dado a que por cuestiones personales yo la podre ver....

Un abrazo

Anónimo dijo...

Cuánto ha cambiado Madrid,hace algunos años,no había orejas para quienes mataban de bajonazo.
Ahora culminan la faena con el clásico sartenazo,y igual obtienen el trofeo.Los malos jueces que lo premian,averguenzan a cuantos sustentan con dignidad su afición a los toros.
G.U.C.

Scotty dijo...

Hola Enrique,

Que mal esta ganadería, esperemos que lo no domecq mejore lo visto hasta ahora.

Tengo un punto de vista diferente respecto a Fandiño.

Cierto que la espada quedó desprendida, yo no lo llamaría bajonazo pero bueno...pero ¿no hablabamos hace no mucho de la importancia de ejecutar bien la suerte? Corrigeme si me equivoco(que seguro) pero creo que le ejecutó muy muy bien.

Respecto a la faena cierto que le faltó continuidad y estabilidad, pero me gustaría ver a cualquier otro con semejante embestida.

Seguramente es que me pongo blando con este hombre, pero a mi ver como se pone con la pata palante y la cara de determinación me puede, me tiene ganado. Ya tendremos tiempo de decir que se ha acomodado, pero por ahora solo por actitud merece el reconocimiento de la tauromaquia 0.0 :)

Mañana seguramente vuelva por aquí para hablar de Talavante, ya sabes que es un punto de discursión muy habitual en este blog.

Cuidate

franmmartin dijo...

Me da miedo lo que te estás acercando a dos opiniones mías que en ciertos sitios,me valieron más de un rapapolvo y calificaciones de antitaurino y demás coplillas.
Leerte que ésto está prácticamente muerto y que éste esperpento que sirven cada tarde,merece la prohibición,no me alegra lo más mínimo más bien me alarma y me entristece qu aficionados jóvenes,enamorados de la Fiesta hasta los tuétanos,como tú,Marín y tantos otros lleguéis a la misma conclusión que los que os llevamos años por delante,que hayan podido deteriorar nuestra ilusión.Había en Radio Barcelona hace muchos años,un programa que creo se llamaba "Lo toma o lo deja" que presentaba Toni y que patrocinaba el ganadero de ésta tarde: Norit el borreguito.Suerte.

LESAQUEÑO dijo...

"OIGO" A UN TAL NORIT POR AHI.
¿EN QUE PUEBLO ESTÁ ESA TALANQUERA?

PERMITIDME ESTA LARGA CAMBIADA, CASI SIN VER LO ESCRITO, PERO PARECE QUE ME GUSTA.
EN OTRO MOMENTO MAS.
VERE LOS 3 ULTIMOS SUAVIZANTES DE ROPA.
SI TUVIESE UNA JABONERA, PONDRIA UNA FOTO DE UN CAPOTE DE SEDA, EN LOS VUELOS DE UNA MEDIA. PERO NO UN HULE DE ESOS RIGIDOS. Y CON UN LINDO GATITO.
PREPARAROS PARA LOS MISINES DE HOY. POR MUY SERRANOS QUE SEAN.
POR LA GLORIA DE ALDEANO EL ALGARREÑO, DON VICTORIANO.
SALUDOS, VIVA LA SUERTE CARGADA Y LA SUPREMA RECIBIENDO

Xavier González Fisher dijo...

Efectivamente, los bajonazos no debieran premiarse, pero hay plazas más "acomodaticias", en las que basta que la espada entre completa, donde sea (creo que si penetrara por los ojos, valdría), para que se premie...

Y lo de después del minuto de silencio, si mi pésimo oído musical no me engañó, creo que la banda se arrancó tocando "Gallito"... ¿No sabrá el señor director del conjunto musical que ese pasodoble no fue dedicado a José, sino a su hermano Fernando...?

Pero en fin, toreros que no pueden desarrollar su "Tauromaquia versión *.0" con toros cornalones, espadazos en los ojos, músicos ignorantes... todo sea por darnos tema de conversación... ya empiezo a creer que por eso hacen lo que hacen.

POCHO PACCINI BUSTOS dijo...

G.U.C. completamente de acuerdo.

En cuanto a lo del cartel de lujo conformado por Talavante, Castella y Manzanares, serán los semidioses si se quiere, pero frente al medio toro, ergo fantasía de oropel.

POCHO

Cincinato dijo...

Coincido con Scotty. Lo de Fandiño no fue un bajonazo. Creo que abusamos de esa palabra. No todo lo que no está en todo lo alto es un bajonazo.

La ejecución fue recta. No se alivia. No busca él los bajos. Simplemente son dos seres en movimiento y el resultado a veces, aun haciendo bien las cosas, puede ser defectuoso.

Me gustó Fandiño. La faena, sin ser rotunda, fue buena. Igual en la plaza, viendo la estocada desprendida, no hubiera sacado el pañuelo. Pero es uno de esos trofeos que son discutibles pero que no creo que sea sangrante que se concedan.

El Cid ... me deprime ver que sigue sin levantar el vuelo. Una pena. A pocos toreros en activo hemos visto torear tan bien como a él. Y con toros de verdad. Pero ... Ya dicen que lo difícil no es llegar, sino mantenerse.

Frase que le sirve a Jiménez. En sus comienzos, entró con fuerza en los carteles, y dilapidó esa situación. Ahora tiene una segunda oportunidad por su (discutido) triunfo de año pasado. Y por lo visto ayer parece que no la va a a aprovechar.

Volviendo a Fandiño, estoy de acuerdo que necesita toros con emoción. Otro que puede morir de éxito si "llega" y empieza a pedir toros a contraestilo. En mi opinión, el declive de Manuel Jesús empezó por eso. Por eso y porque -seamos claros- vencer el natural miedo siempre le ha costado. Lo que para mí no hace sino engrandecer aún más sus pasados éxitos.

Pero hablaba de Fandiño: después de una cierta decepción al verle en Sevilla, lo de ayer me hace ser optimista para su compromiso de Bilbao con una corrida concurso. A ver. Ahí tendrá toros, espero.

Enrique Martín dijo...

Lesaqueño:
Que viva y más viendo lo que ya ha pasado y suponiendo lo que puede venir.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Xavier.
Hoy me siente en superioridad de condiciones respecto a ti, lo siento, pero con lo que llevo vivido, me estoy doctorando de chavacanismo taurino, rama una vez al año a los toros, que soy muy aficionado.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Pocho:
Todo está como debe ser, el medio toro, para los semidioses, cuando se sientan como dioses, entonces torearán el toro de verdad, pero mientras, ¡Qué viva la mentira!
Un saludo

Enrique Martín dijo...

G.U.C:
Ya ves, así está la plaza de Madrid, que perdona lo que sea con tal de que haya premio.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Scotty:
Ya sabes mi opinión sobre la ejecución, que es primordial, pero no lo es menos la ejecución. De ahí la dificultad de la suerte suprema y el mérito que se le da... o se le daba. Yo entiendo que blandees con Fandiño. Un torero no puede estar siempre bien y al mismo nivel, eso es imposible y hasta creo que no es bueno. Eso sí, se debe criticar lo malo, pero no crucificarle, hay que tener memoria para todos. LOs mantas habituales no pueden gozar del beneficio de la duda si llevan años intentando engañar y lo mismo en el caso contrario.
Un saludo y te espero con Talavante.

Enrique Martín dijo...

Franmartín:
Como digo en la entrada de la corrida del jueves, por primera vez he pensado en la posibilidad de no volver y vivir mi afición en casa con mis pinturas, mis libros, mis vídeos y mis recuerdos. Y ni soy el primero, ni el último. Esa es la lástima.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Cincinato:
Entiendo que Fandiño no se tirara a los bajos, pero se le fue la mano y eso también cuenta.Como le decía a Scotty, creo que hay que ver la ejecución y la colocación. A mí no me llenó, pero tampoco hay que colgarle de una encima. Y el mal mayor creo que estaba en el toro. Coincido contigo en ello. Él tiene que saber que es torero y los que le rodean también y los toreros torean toros, lo que creo que es para sentirse orgulloso. Es más, no creo que sea encuadrable enmatar lo que no quiere nadie, creo que su ámbito de ganaderías es más amplio de lo que generalmente se entiende por ganaderías duras.
Un saludo

Gil de O. dijo...

Aquí, a la orilla del Mediterráneo, nos juntamos todas las noches cuatro "pelagatos" para hablar de Toros, después de lo de Molés. Yo llegó de los últimos, pues vivo en el pueblo, y mientras llego -no bajo en coche- a la playa, ya están todos dándole al pico -se creen del 7, y el que menos del Ateneo- a la espera de ver por dónde salgo.

"Lo veis, ya os decía yo" comentaba el de la Bodega, cuando manifesté que el mejor toro fue el de la cogida de Castella. Cogida que tu describes a la perfección, no solamente en cuanto a su desarrollo sino incluso en la apreciación del fallo técnico que la originó. Ya tengo la impresión de tu párrafo para enseñársela a mis contertulios.
La Popi, la del jamón -sabe de jamón de verdad- asegura que cuando veo un Toro con cosas de Condeso, como le pasaba al "victoriano" que abrió plaza, me creo no ya el Conde de la Corte sino el propio Duque de Vistahermosa. Ya sabes, en los pueblos hay mucha imaginación (Dios nos la conserve) de lo que por desgracia falta en las grandes urbes.
Madrid venía siendo la excepción, pero ha cogido una marcha en decadencia, que ni el propio San Isidro la podrá parar. Si se amotinara Las Ventas, tal vez. Pero si sucede que surgen las dudas, como es tu caso -hoy por hoy, eres el más importante paladín de la defensa de la Fiesta- se nos va por los desagües, como decías un día del camino que había tomado la casta.
Te llamaré el día 26 que iré a deleitarme con el Toreo de Rejones, el las Tres Voluntades. Aunque una de ellas esté mutilada legalmente, yo seguiré luchando por la INTEGRIDAD. Hay que conservar la esperanza. Si abandonamos, entonces si que podemos afirmar que ésto se ha perdido.

Tenemos pendiente -me estás volviendo loco- lo del sobrero de Couto.

Saludos de Gil de O.

Creo que me he equivocado de entrada, pon este comentario en la de Victoriano del Rio