lunes, 21 de mayo de 2012

Toreo con aletas y escafandra


Los toros azules y los toreros empapados

Que feliz nos hizo la empresa de Madrid al dar la corrida de la feria de San Isidro, la más importante del mundo, en la que más se cuidan los detalles, del domingo 20 de mayo. Se les veía preocupados antes de la hora del festejo, aunque más por pensar en la posibilidad de la suspensión y de tener que devolver el dinero de las entradas, que por el estado del ruedo o porque con tal chaparrón se desluciría considerablemente el espectáculo. Dieron las siete y con esa voz solemne que da los anuncios por megafonía, esa que es raro el día en que no se atasca, y nos avisó que se retrasaba el comienzo 15 minutos. Bueno, no está mal, esperarán que amaine y recompondrán el piso; JA- JA- JA.

Yo les explico lo que probablemente pasó, y no puede afirmarlo con rotundidad, porque igual descubriría a quien presenció la escena, y tampoco creo que deba. Pues se reunió el comité de lluvias a cántaros, compuesto por matadores, presidente y empresa. El presidente pidió parecer a los tenían que correr el riesgo, de estos, el que menos tenía que ganar y más que perder, que al final perdió, aseguraba que el ruedo estaba impracticable y que no era conveniente torear en esas condiciones, pero claro, los otros dos que no andan sobrados de contratos, y que tienen que medir muy mucho lo que hacen o dicen, no vaya a ser que no se vuelvan a ver en ningún cartel más. Y en esto que el portavoz de la empresa dice: ”les voy a hacer una oferta que no van a poder rechazar”. Y no la rechazaron. Se esperaría ese cuarto de hora y para adelante. El matador reticente cedió y no tuvo más remedio que liarse el capote de paseo. Que ya se habían devuelto demasiadas entradas por el cambio de toros, como para que devolvieran el resto. Que eso es algo para lo que la empresa Taurodelta y Amigos no está preparada. Lo que les cuesta y lo que se tarda, pero eso lo hablaremos otro día, igual que de la apertura de dos o tres ventanillas para la venta los días fuera de feria.

Ganado de Guardiola Fantoni, unos de los no bodegueros que quedan. No tuvieron una buena tarde, aunque a mí me gustaría verlos otra tarde dentro de la normalidad requerida para el buen desarrollo de una corrida de toros. Algunos los vieron demasiado grandes, pero otros les vimos más chicos que los Guardiola que recordábamos. Sobre su comportamiento creo que toda afirmación se debe poner en cuarentena, pues si otras veces la mala lidia era achacable a la incapacidad de matadores y cuadrillas, en este caso uno cree que bastante tenían con aguantar en pie, como para esperar más gollerías. Dentro del callejón aquello parecía un mercado persa, los que tenían zapatillas con tacos se las prestaban a los que no y luego estos se las devolvían, incluido el mismo Fundi. Al pisar sin estar ante el toro se les notaba el cuidado que llevaban para no resbalar.

El primer Guardiola se arrancó con alegría al caballo, empujó fijo, aunque de lado. En la segunda vara tardeó  y solo se arrancó cuando el picador le pico desde lejos a toro parado. Ahí ya empezó a mostrar su condición y cabeceó en el peto, mientras le tapaban la salida; empezó a llover y en la muleta solo respondió a los tanteos con la muleta de su matador. El siguiente, suelto por el ruedo, se fue a recibir un picotazo en terrenos del 2. Después ya recibió un puyazo en buen sitio, pero tapándole la salida. Bajo una tromba de agua impresionante, en banderillas el Guardiola se quedó muy parado, como si esperara que se suspendiera aquel martirio. En la muleta anduvo a sus anchas, pues Uceda poco más podía hacer que estar ahí, sin poder casi pararse, ni mandar en la embestida. El tercero saltó a la piscina con aletas y flotador. Se le picó poco, en la primera vara solo se dejó, sin más y la segunda solo fue testimonial. En el último tercio empezó cruzándose peligrosamente por el lado derecho. El cuarto, que volvió vivo a los corrales, empujo en el caballo a base de cabezazos y en el segundo puyazo acudió al paso y no mostró ninguna codicia en el peto, además de mostrar las pocas fuerzas que tenía. Después de una faena corta, empezó a resabiarse demasiado al ir notando los pinchazos de Fundi, hasta que se cumplió el tiempo y se escucharan los tres avisos. El quinto, como casi todos, se dejó picar sin más, le taparon la salida y empujó de lado. Como sus hermanos no humillaba, no metía la cabeza, aunque este puede que fuera el que más alta llevara la cara.

Los matadores y las cuadrillas estuvieron allí y creo que tardarán mucho tiempo en irse de vacaciones a un sitio de playa, y no les importará que ya tengan práctica en eso de correr sobre el barro. Sinceramente creo que hay que valorar el esfuerzo de todos, incluido el Fundi, o quizás más que ninguno, precisamente el de El Fundi. En la que iba a ser su última tarde en Madrid, pasó un verdadero quinario. Al primero se limitó a tantearle, para decidirse por tomar la espada y tras 5 pinchazos a paso de banderillas, logró quitarse de en medio al Guardiola con un golpe de verduguillo. En su segundo incluso se permitió dar algunos pases con su toreo habitual, doblado y con muchas carreras entre pase y pase. Luego vino una larga serie de pinchazos, un metisaca muy caído, multitud de descabellos, cada vez con más complicación, pues el toro se iba enterando de lo que iba aquello. Y el tiempo fue pasando, sonó un aviso, dos y el tercero que le ordenaba retirarse del ruedo. Mala forma de despedirse y sobre todo creo que muy injusta con el fuenlabreño y con una trayectoria honesta en la que ha dado lo que tenía. Luego está lo que opine cada uno. Están los que le han ascendido a maestro y los que no sabemos el motivo, pero aún así, no se merecía este castigo. Luego se rumoreaba que si volvería en una sustitución en Otoño, no sé cuando, pero debe volver. Parece como si él hubiera sido el que pagara los platos rotos, sin haber estado en la fiesta.

Uceda Leal se mostró decidido bajo una tromba impresionante e incluso fue capaz de dar una tanda de derechazos, con alguno más que aceptable. En su segundo hay que destacar el recibo a la verónica, con una muy buena por el pitón derecho y dos excelentes por el izquierdo. El inicio de la faena tuvo mucho sabor, en especial un trincherazo. Luego se complicó el trasteo con un toro que no humillaba y que se marchó decididamente a refugiarse a los toriles. Es conocido el arte de Uceda en la suerte suprema, a lo que hay que unir la efectividad. Pues bien, en el primero necesitó de cinco intentos y en el segundo, muy aquerenciado y huyendo dando la vuelta al ruedo, llegó a escuchar hasta dos avisos. Esto puede dar una idea de la situación que se estaba viviendo.

Rubén Pinar pudo haber sido el pescador que mayor ganancia sacara en un río tan revuelto, y no es un decir. En su primero, tras aguantar los envites iniciales se lió a pegar pases, pases que en otros momentos habríamos tildado de trapazos y banderazos, pases de uno en uno y teniendo que rectificar constantemente. No obstante esto alegraba al paisanaje, que no dejaba de jalearle. Pero conceder una oreja tras un infamante bajonazo, a pesar de todas las adversidades, era abusar de la paciencia y benevolencia del público madrileño. En el siguiente ya evidenció más claramente su toreo con el pico y hacia fuera, además de tener que aguantar los achuchones al torcer exageradamente la muleta. Más carreras entre pase y pase, le desarma, más mantazos y mantazos, hasta que se decide a tomar la espada. Un pinchazo, sale apurado y no hay un capote que le libre del toro hasta casi recorrerse el ruedo de lado a lado a escape libre, tal y como estaba el piso de embarrado. Esto es lo que dio de si una tarde que, pensando en los toreros y en el aficionado, nunca debió haberse celebrado. No debió empezar, pero ya iniciado, no se justifica que el presidente no parara aquel dislate.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

No me disgustaron los Guardiola, ha sido la corrida con más kilos de la feria y la que menos se ha caído pese al mal estado del piso (para que luego digan que los más grandes son los que se caen). Varios recibieron una primera vara larga y empujaron pero quedaban inéditos en la segunda. No hicieron extraños, más bien fueron los toreros quienes les cogieron miedo. Para mí hubo al menos tres que se podían haber ido sin una oreja al desolladero.

Creo que al Fundi se le debió sacar a saludar al inicio del festejo pero es que la incesante lluvia enfrió el ánimo del público. La bronca para mí fue totalmente justa, estoy de acuerdo contigo en que debe volver y resarcirse de lo de ayer.

Uceda puso algo más de voluntad pero estuvo desconfiado, baja puntos.

Pinar el más dispuesto de los tres pero también desconfiado, fuera casi todo el tiempo, cediendo terreno al toro, bajando bastante con la mano izquierda y también mal con la espada.

Saludos
J.Carlos

Gil de O. dijo...

"Pelíjas" estaba esperando que abríeras el kiosko para enterarme de lo que había pasado en las Ventas en la tarde a de ayer. Cuestión de fidelidad:
Le dije a un amigo que me gustaban el primero, el cuarto y el sexto, también por fidelización a los Villamarta y Conde, linea Ibarra. Cosas de viejos.
Ya habían pasado las doce de la noche, cuando recibí una llamada para decirme que estaba en lo cierto cuando le predije mis preferencias, sobre los Guardiolas, qué nada más con verlos ya podeis estar satisfechos en Madrid.
Sabes, me tuve que ir a los caballos, pues me dijo un "chuflílla" pero no de los de los "mamazos" sino de puro ignorante siempre en medio, que mi amiguillo Andrés Romero iba a tomar la alternativa en Osuna; y si agua hubo en las Ventas, en Osuna, por cada gota de Madrid era una manta del preciado elemento. Con todo y con eso disfruté de mis mutilados de Felipe Bartolomé, que ya sabe Ventura que como mínimo es a eso a lo que tiene que atenerse, si quiere alternar con Don Pablo, quién es el amo.
Yo si hubiera disfrutado ayer en las Ventas, aunque alguno haya dicho y escrito por ahí que eran "regordíos", sabrá de esto...?
Bueno te dejo Don Enrique Martín Muñoz, que tendrás mucha gente a quién atender.

Saludos de Gil de O.

Anónimo dijo...

Amigo Enrique creo que fue simplemente una corrida de toros, de comportamiento variado, con todo lo que ello conlleva, mansos, duros, exigentes, pero encastados y en nada bobalicones, con poco aprendían, en el tipo y comportamiento de su estirpe, no estaban por la labor de regalar nada porque no se habían enterado que el Fundi se despedía, quizá no les avisaron con tanto trasiego de "vamos venimos, venimos vamos" en un corto período de mtres días, pero no dan el punto que el toreo moderno demanda, pues salían pidiendo los papeles que por aquello de la lluvia algunos los llevaban mojados...en fin, creo que esto es más serio que los simples intereses económicos y creo que se debiera haber suspendido...todo dicho a cubierto en el tendido de la caja tonta, sufriendo a los "manueles" que no psararon de demonizar a los toros pero tenías razón, porque me pregunto, al hilo de ellos,¿qué coño pintaban unos animales desalmados provenientes del pleistoceno o al menos del siglo XVIII en la modernidad del XXI?
Un abrazo
Pgmacias

Enrique Martín dijo...

J. Carlos:
Yo no acabo de fiarme de nada de lo que pasó en la corrida. Los toreros se mal sujetaban y les doy el voto de confianza al pensar que no hicieron las lidias que querían. Pero me quedé con ganas de verlos otra vez. Se me quedó la mosca detrás de la oreja. Ya sabes mi opinión sobre El Fundi, pero yo no creí que hubiera que pegarle la bronca, aunque solo por el día que era y como estaba. Me extrañó que no tuviera recursos para finiquitar al toro, igual que me hizo pensar la falta de acierto con la espada de Uceda. Pinar creo que quiso aprovechar el tirón, pero le salió mal.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Gil de O.:
Que privilegio es para mí el pensar que me estuvieras esperando. La corrida fue un desastre, en cuanto que no se debió celebrar. Han dicho muchas cosas de los Guardiolas, y tuvieron comportamientos que a lo mejor no fueron los mejores, pero creo que pudo influir el piso y como se les hicieron las cosas. Yo sinceramente me quedé con ganas de volverlos a ver. Los vi más pequeños que lo que les he visto en otros momentos y también me dio la impresión de que se han recuperado algo desde la última corrida en que les vi, que creo que fue un agosto. Mira que entraban con la cara alta, pero también metían la cabeza en otras ocasiones. Yo volvería a traerlos y volvería a verlos. A ver si una de mis ganaderías favoritas resurge.
Un saludo

Xavier González Fisher dijo...

Pues ya no entiendo yo muchas cosas. Esa corrida de ayer se debió suspender, porque el clima no era el propicio para darla, pero se celebró y pudimos ver algo interesante: los toros no se cayeron, ni por causa del lodazal en que quedó hecho el ruedo.

Como dice J. Carlos, creo que cuando menos tres toros tenían posibilidades, pero todo se les puso a la contra. No eran "borregas de entra y sal", sino toros a los que había que torear.

Y de "El Fundi", como haya sido, creo que merece irse en otras condiciones, aunque no se le haya ido el toro vivo, "Chaparrón Bonaparte y sus secuaces" deben darle otra tarde en la que cuando menos, no llueva así.

Saludos.

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique:
Como bien dices, la corrida no se tendría que haber celebrado por como estaba el piso de la plaza, y luego mas todo lo que seguía lloviendo.
Pues como has comentado, a los Guardiola de ayer había que haberlos visto con buen tiempo, pues había alguno que otro que metía la cabeza y a eso en mi pueblo le llaman envestir, y me imagino que en tu pueblo también ¿verdad? y a parte de meter la cabeza pues también se desplazaban etc etc etc...

Y tal y como se dice, fue dura, pero todas las corridas duras aunque sean desagradecidas tienen su lidia, como que últimamente no se lleva por las plazas.

Sobre el Fundi pues...para mi el Sr presidente Don Trinidad estuvo desacertado, pues tanto se infringe el reglamento y tanto se lo pasan por el forro de los caprichos, que podia haber parado un poco el rejoj dado a que el Fuenlabreño estaba con el descabello en mano....

Isa Molina dijo...

Aquí otra persona que espera tus crónicas todos los días.

Un saludo.

lesaqueño dijo...

siempre interesante lo de guardiola verdad?.
Pena de chaparron, que pocos ruedos aguantan esa lluvia,
Les he visto mejor de lo que me esperaba, deseo que se recupere.
Que bien lo tienen para poder ofrecer 3 villamartas y tres pedrajas.
Al igual que otras ganaderías, me estoy acordando ahora de moises fraile -raboso y el puerto-, y lo de su hermano juan luis, -graciliano y el puerto-. al igual que en lidia ordinaria son siempre tres toreros, una lástima en ganaderias asi, no llevar los dos encastes, un plús que aumenta mucho el interés.
Impresionante el "atanasio portugués" de hoy, no soy muy atanasio yo, pero empiezan a escasear tanto, que se empiezan a echar de menos. El cruce con urquijo, via bohorquez de lisardo, baja mucho para mis gustos personales; comprendo lo que buscó y encontró don lisardo sanchez, pero para mi un lisardo es un atanasio de segunda.
Enrique , como me hubiese gustado haber visto a ese pavo en los corrales por la mañana. Aunque muchiiiisimo mas en el Batán.
Que forma de caerse los bañuelos, no?
Mañana más. Saludos

MARIN dijo...

No puede ver la corrida al completo Enrique, vi solo el tercero, cuarto y sexto. Y lo que vi no me desagradó.

Para empezar yo tambien soy de los que opino que no se debió celebrar. Es muy complicado torear con mucho menos agua, así que imaginate en una piscina olimpica. Todos mis respetos para los que ayer se jugaron la vida mas que nunca.

Molés y caballero decian que parecian toros de otro tiempo. Claro, estos no iban y venian como borregos, estos vendian cara la vida en cada muletazo. Lo que viene siendo un toro bravo, con mas o menos clase, pero bravos. Algunos de los que vi empujaron en el peto. No se si de rabia o de bravo, pero empujaron. Luego siempre estuvieron en la piscina con el torero, nunca rehusaron la pelea y ninguno rodo por los suelos, bueno por el agua. Ya es mas que muchas de las ganaderia preferidas por las figuras. Para mi de presentacion impecable.

Lo del Fundi me da muchisimo coraje. Quizás no sea de los que mas me gusten pero si de los que mas respeto le tengo por toda su trayectoria. Ayer era imposible de matar aquello. El de Guardiola se fue orientando pinchazo tras pinchazo y se te venia al pecho cada vez que entrabas allí. Si la gente supiese lo que es eso. Yo no se lo tendré nunca en cuenta.

Estoy contigo en que habria que ver a los de Guardiola otra vez en otras condiciones. Me pillaba el ave para Madrid a verlos contigo y mas si estuvieran en el cartel tres del G-10. Algunos de ellos no saben ni que esta ganaderia existe siquiera, pero seria bonito verlos componer con estos pavos.

Un abrazo Enrique.

Enrique Martín dijo...

Pgmacías:
Yo realmente tuve la sensación de que me birlaron una corrida de toros. Que pagué por eso y me dieron un desfile de toros para matarlos, sin poder ver realmente lo que estos pedían y se les debía dar. Ya ves que no censuro a los toreros, porque creo que no pudieron dejarnos ver lo que llevaban los Guardiola. Y no me importa reconocer que no les vi realmente, aunque la sensación es que me lo impidieron. Nada más terminar lo comenté con Javier y a él también le resultaron interesantes, como no.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Xavier:
Pues no, no se cayeron y dando buenas sensaciones, tampoco fueron alimañas asesinas. Tuvieron cosas de toros. Por ejemplo, en la primera vara empujaron más de uno, cuando lo normal es que ni se les pueda picar.
Pero había que dar la corrida, que bastantes entradas se habían devuelto ya.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Diego:
Yo tampoco la vi tan dura, aunque hay que reconocerles el handicap del agua, que les impidió actuar solo centrados en el toro. Lo de Fundi, pues ¿qué se le va a hacer? Será recurrente, pero volvemos al agua. Solo hay que ver que Uceda, que no tiene dificultad con la espada, entró innumerables veces en su primero y en el segundo le sonaron dos avisos. El presidente tampoco puede hacer más que cumplir el reglamento. Ahí no hay bondad, ni maldad. Si se crean estos precedentes, luego las cosas se pueden volver en contra.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Isa:
Muchas gracias, ya sabes lo que eso me anima y me ilusiona.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Lesaqueño:
Que razón tienes en todo lo que dices, que tiempos esos que salía un toro y empezaban las discusiones de si era de tal rama o de la otra, que empezaban a despejarse las dudas con el comportamiento en el ruedo y de repente hacía algo que no venía en el libro. Ahora con borregas, solo hay que esperar las posturitas de los chicos. He oído por ahí que decían que los Guardiola eran del Jurásico. Pues estupendo, que vengan más. Yo me he quedado con ganas de verlos más. Pero tranquilo, seguro que antes veremos otra corrida de dos toros de Bañuelos.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Marín:
Que malo eres, como van a componer con estos muchachos, no les dejarían ni plantar el piano. Aparte de las condiciones adversas, me sorprendió que todos metían los riñones, aunque luego variaban el comportamiento. Pero es que no había forma ni de medir distancias, ni terrenos, ni nada, la cosa se limitaba a quitárselos de en medio como se pudiera. ¿Toros de otra época? Pues claro, de cuando esto era otra cosa, cuando había más dignidad, más emoción y hasta salía el toro de vez en cuando.
Lo de El Fundi, pues mira, ya sabes mi opinión sobre él, pero no se le puede dejar ir así, no sería justo.
Un saludo