viernes, 11 de mayo de 2012

¿Lidia? Una morena del Puerto de Santa María


Cuando en el pase de pecho se sacaban el toro por la hombrera


Tanto en el Puerto, como en Chiclana, Sanlucar, Lebrija, Carmona, Osuna, Linares, Écija o en cualquier otra población andaluza o del resto de España encontraremos una Lidia morena, rubia, pelirroja, castaña o tintada, pero si esta búsqueda la trasladamos a la plaza de Madrid, la operación se convierte en misión imposible. Pero que se nos desanimen los tres espadas que hicieron el paseíllo en la primera de feria, que el mal no es exclusivo de ellos, el mal es general, es uno de los sellos que identifican a los toreros adeptos a la Tauromaquia 2.0. De ahí viene eso de el toro imposible, el no colaborador y el que no sirve.

Para ser honestos, por una vez y sin que sirva de precedente, diré que el ganado no sirvió. Los de El Cortillo no sirvieron, pero no por ser bravos y encastados o solo esto último. Más bien los veedores equivocaron su destino y los embarcaron como corrida de toros, cuando hubieran cuadrado mucho mejor en el Rocío, para tirar de un carro. Pero poquito rato, porque tampoco les sobraban las fuerzas. De presentación irregular, se ocultaron detrás de los kilos, de una cabeza más o menos aparente, aunque los hubo que parecieron talmente una sardina. Mansearon sin pudor, echando a correr a por los caballos a la salida en cuanto veían una puerta a la libertad, escapando echando pestes en cuanto notaban el hierro en los lomos. Se dolían en banderillas, esperaban y en la muleta, cuando iban, llevaban la cara alta y “embestían” con el mismo estilo que un burro en una noria.

Los señores de luces pues allí estuvieron, a su aire, a cubrir el trámite de haber estado en el ruedo de las Ventas y así poder decir que han estado en la feria y que hasta han dado comienzo a este ciclo tan largo como monótono, insoportable, aburrido, injustificable y rentable para la empresa, que sacará sus buenos duros con lo que se ahorra al confeccionar estos carteles con materiales de quinta categoría y desechos que no admitirían en ninguna plaza gestionada con un mínimo de decencia.

Miguel Abellán cumplió con su tradicional compromiso de enseñarnos el traje blanco y plata, igual que Papá Noel nos muestra el suyo rojo. El señor director de lidia, que no es esa morena del Puerto, dimitió de tales funciones ya de salida. Abaniqueo a sus contrarios con el capote, no se dignó jamás a ponerlos en suerte ante el caballo, los echaba hacia el peto y él buscaba un buen sitio para verlo, allí donde le pillara bien. A su primero lo recibió vistosamente por bajo, con la rodilla en tierra, muleteándole por uno y otro pitón, pero luego vino lo típico del cite al hilo del pitón alargando el brazo, metiendo el pico y acompañando al torillo en su fatigoso paseo. Luego el animalito se paró y se acabó la fiesta. En su segundo permitió que al toro que en su vagar por el ruedo acabara en toriles en el tercio de muerte, donde le aireó con la muleta sus torpes arreones, como si fuera exprimiendo sus escasas energías.

Leandro, el pinturero torero vallisoletano dio más sensación de ser un bailarín de opereta, que un matador de toros. Su quehacer con los dos de El Cortijillo fueron un calco. A pasar muy por encima y sin interés por los dos primeros tercios, sin poner el más mínimo interés en poner orden a aquel caos en el ruedo y esperando simplemente a que llegara el momento de la muleta. ¿Y eso para qué? Que diría alguien que haya presenciado sus dos faenas. Tronchado por la cadera, con pico descarado, estirando el brazo hasta descoyuntarse, haciendo eso que ahora llaman componer la figura, y entre carreritas, lo mismo pasaba con la derecha, que con la izquierda, que con la parpusa. Un desperdicio vamos. Eso sí, no faltará quien le alabe su buen gusto y arte torero; pues allá él si quiere creérselo. Y haber si alguien le explica la diferencia entre matar un toro y asesinarlo.

Antonio Nazaré venía a confirmar. Pues confirmó, de eso no queda ninguna duda. Aparte de la alternativa, de la ceremonia en la que Abellán le cede los trastos y Leandro actúa como la vecina cotilla pegando la oreja al discurso, el sevillano confirmó su total adhesión al movimiento del toreo moderno. El capote es un telón inútil que pesa y molesta en la misma medida. Si el toro quiere andar con feliz trotecillo por el ruedo, pues que trote y con la muleta, pues eso a componer figuras. Oigo esta expresión y me parece que en lugar de estar en una plaza de toros, estamos viendo un concurso de figuritas de arena en la playa de Benidorm. Con su primero, fiel a su concepto moderno y emulando a sus dos compañeros de cartel, escondía la pierna de salida con todo el descaro del mundo, al tiempo que mandaba al toro allá a lo lejos y más que guiarle con la muleta, lo señalaba en la distancia. Eso sí, mostró más repertorio que sus compañeros, en su primero se atrevió con unas manoletinas. Y digo se atrevió, porque hay que tener valor para hacer eso en público y sin sonrojarse. Con su segundo se tiró por lo del arrimón, con el más puro estilo plaza de pueblo, que tanto gusta por esos mundos de Dios.

Primera de feria y no nos hemos podido quedar con nada más que unas ligeras molestias en la parte trasera, consecuencia de lo poco mullidito de la piedra. Los besos y abrazos entre los compañeros de localidad desde hace años, la puesta al día del estado de las respectivas familias y la valoración de los kilos perdidos y ganados desde la última corrida. ¡Ah!, y la visita de un buen amigo sevillano que valoró más la compañía en el tendido y un ratito de charla que el cartel, para decidirse a tomar un AVE de ida y otro de vuelta entre Sevilla y Madrid. Lo digo desde ya, seguro que será el mejor momento de toda la feria que está empezando. 

21 comentarios:

Cincinato dijo...

Ya he comentado en la entrada futbolística lo que pienso de la corrida de ayer: un rollo deprimente en el que solo se puede, con muy buena voluntad, salvar un par de cositas.

No ví bien a los toreros, pero lo peor de todo fue la absoluta falta de casta de los toros. Así es imposible.

La dirección de lidia, como dices, inexistente. La suerte de varas, esperpéntica.

¿Lo puedo decir? Con respecto a la época que iba una o dos veces al año a Las Ventas, observo que se ha perdido el respeto a Madrid. Antes, esa desidia profesional no era normal en Las Ventas. Se puede estar mejor o peor. Pero mostrar esa falta de interés por hacer las cosas con decoro ...

¿Lo peor? Mi hija. A mi hija le encantan los toros. No la he visto más feliz que el día que la llevé a una novillada sin picadores. Ayer acabó los deberes y se vino a ver la TV conmigo. Apenas vió un toro, y me pidió permiso para ir a la tele pequeña a ver el Canal Disney. Se lo dí. No es cuestión de hacerle sufrir y que encima coja manía a la Fiesta.

Pero así les perdemos. A las nuevas generaciones, me refiero. Hay muchas alternativas de ocio. Y si los toros no tienen un mínimo de casta, solo podemos ofrecer lo de ayer: bodrios. Y así no vamos a ninguna parte.

Esto acaba de empezar. A ver si levanta.

pedrito dijo...

¿ Madrid igual de Benidorm ?
¡ Y mi mujer que quiere cumplir 800 kilòmetros para descubrir a la Ventas! ¡ Pobre de mi!
¡ Felizmente que nos queda aqui en el Sur de Gala unas placitas donde en toro - no: el TORO - queda el rey de las tardes!
Saludos.

Luis Cordón Albalá dijo...

Si te soy sincero Enrique, a mí me pareció que los 3 primeros borregos tuvieron una chispitilla de nobleza que los de luces no terminaron de calar, cada uno a su estilo. Los toros malos, sí; pero los toreros creo que peor.
Un saludo que haya suerte esta tarde

Enrique Martín dijo...

Luis:
Quizás pudieron haber aguantado algún pase dado con verdad, pero después de las espantosas suertes de varas, ya poco crédito quedaba en el ruedo. Veremos como evoluciona esto.
Un saludo

Isa Molina dijo...

Corrida influmable. El director de lidia ausente. Una bueyada la de El Cortijillo. Saludos.

Diego Cervera Garcia dijo...

Enrique;
Ya tenemos encima la feria taurina por excelencia, la maratón de muchísimas tardes y dentro de tantas tardes nos encontraremos de todo.

Yo no voy a judgar a los 3 espadas que estuvieron ayer en el ruedo, pero haciendo un balance del aspecto ganadero pues la verdad es que me quede defraudado con los del encaste Nuñez, inclusive se puede decir que alarmante la falta de casta y raza de las reses que se lidiaron ayer.

Por otro lado tampoco me preocupa en en exceso, pues si echamos la vista a tras y sobre todo a la temporada anterior, los Hnos Lozano lidiaron buenas corridas de toros y novilladas en plaza de 1 (en Bilbao de 6 envistieron 5) y los toros hasta que no estén arrastrados...

Un abrazo

Anónimo dijo...

Toros con fachada y alma de bueyes como bien dices amigo Enrique y los toreros al compás, matadores y cuadrillas...vaya esperpento de tarde y es ¡Madrid!, que nos van a decir cuando nos quejemos y denunciemos la fiesta circo en las plazas de mi tierra extremeña si en la otrora denominada a ley la primera plaza del mundo sucede esto por mor de estos mercachifles a los que la Fiesta de los toros les importa un bledo
Un abrazo
Pgmacias

Xavier González Fisher dijo...

Visto en un aviso clasificado del diario de mi pueblo: "Vendo lámpara en buenas condiciones. Calle de la Búsqueda Nº 1 altos. Preguntar por 'El Diógenes'". A lo mejor con el artilugio ese encuentras a la morenaza esa con el nombre tan sugerente de Lidia, porque allí a donde peregrinarás durante 30 días seguidos, amigo, permíteme que dude que la halles... para felicidad de la señora de tu casa y propietaria de tus emolumentos y demás haberes...

MARIN dijo...

¿Pero no fuiste a la celebración del Atletico en Neptuno? Pos anda que el cambio te salió barato.

Un abrazo.

cebrita dijo...

Me echo a temblar, Enrique.Este año, como el anterior, todo el ganado de la empresa, el Sr. Lozano y su cortijo, Pontevedra.

Badila dijo...

¿Se ha pagado lo mismo por los 6 toros de Bilbao-2011 que por los 6 Cortijillos de Madrid-2012?

¿Se elige y paga lo mismo si delante están otros toreros que no sean Abellán, Leandro y Nazaré?

Hay reatas y reatas, carteles y carteles. Alcurrucén, Lozano Hnos. y El Cortijillo es lo mismo, pero no.

Según lo que usted pague. Así está montado y solo quedan las palmas de tango. Ayer con Montalvo, nos cansamos enseguida.

Salud y a los Toros.

Enrique Martín dijo...

Cincinato:
Aparte de las valoraciones muy atinadas de la corrida, has dado en la diana de lo realmente preocupante, así no hay posible renovación de la afición. Imagino que tú le contarás a tu hija, como hacemos los demás, de las grandezas que tú has visto, pero lo que les ponemos delante no tiene nada que ver. Y seguro que nos acompañarán algún día a los toros, pero luego no irán ellos solos a disfrutar del toreo. Estamos perdiendo demasiadas posiciones que será muy, muy difícil recuperar. No sé qué nos queda.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Pedrito:
Hombre, si tu mujer quiere conocer las Ventas y Madrid, pues no le quites el capricho, pero si vienes solo para la corrida, hay que pensárselo mucho. Pero mucho.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Usa:
Comentario escueto, pero que recoge a la perfección lo que fue la corrida. Ni un punto, ni una coma más. Solo mi satisfacción por verte por aquí. Ya veo que la afición aún te puede.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Diego:
Hombre, no sé si nos debemos preocupar o no, pero lo que está claro es que los de El Cortillo no mostraron ni los mínimos exigibles a un toro de lidia. Cuando éste se parece más al ganado de carne, hay que plantearse algo seriamente.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Pgmacias:
Pues tú lo has dicho. Y lo peor puede que sea los que se dejan engañar permaneciendo callados, que además suelen molestarse si alguien alza la voz defendiendo sus derechos, los del silente. Un mundo de locos, muy bien montado por unos golfos aprovechados.
Un saludo y ¡Aúpa Aleti!

Enrique Martín dijo...

xavier:
Haberlas haylas, a veces en abundancia, pero como bien dices, uno está feliz con quien me aguanta todo esto. A ver si el señor ese, el tal Diógenes, monta una industria de lámparas para encontrar toros bravos y la semilla de la casta. Con eso, él solito sacaba a Grecia de esta y de las veinte crisis que tengan que venir. Pero como le vean con la lámpara encendida durante el día, todavía le detienen.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Marín:
Ya estuve en la de la noche del partido. Fue más aburrida la corrida que la celebración, desde luego, pero mi fidelidad a la Fiesta fue premiada con la visita de un buen amigo de Sevilla, que te conoce, y con el que pude estar charlando las dos horas de corrida. Un lujo "Quillo".

Enrique Martín dijo...

Cebrita:
Ya ves, los señores Lozano, como antes otros, de una ganadería sacan tres y luego vende tres corridas en lugar de una solo.
Un saludo y paciencia.

Enrique Martín dijo...

Badila:
Eso es lo malo, que nos cansamos enseguida, que ya estamos asumiendo el fraude con demasiada naturalidad. Eso sí, estos señores echarán un día un toro bueno y hala a seguir con el cuento por más tiempo.
Un saludo

MARIN dijo...

Nada mas que por compartir una tarde de toros en las Ventas con Franmartin, merece la pena aguantar el tostonazo. Lujo y sorpresa la tuya Enrique.

Lo de este hombre de Sevilla no tiene nombre. Cuanta afición y de la buena. Lo dicho, un lujazo Quillo.

Un abrazo para los dos.