sábado, 24 de mayo de 2014

¡¡¡Oe, oe, oe, oe!!! Osha tía, flipa

La Vane, cada día más talentosa


Bueno, pues hoy es el primer día que mi jefe me deja escribir aquí, ¡¡¡qué chupi, tía!!! Y además en un día tan… guay, no, lo siguiente. Con los toros de Victoriano del Río, no sé de cuál, pero de un río. Debía ser más bien un riachuelo, porque los pobres tenían unas pintas. Unos eran así muy monos, gorditos, como los cerditos que hay en las granjas. Otros eran más largotes, pero más feitos los pobres. Si hasta ha salido un toro de un tal Zalduendo, vaya nombre, que era así muy delgadito. ¡Me parto! Parecía una raspilla el pobre. Pero lo mejor lo mejor han sido los toreros. Bueno y no te digo nada de la gente chupiguay que ha ido hoy a la plaza. Donde yo estaba hasta me han pasado unos bocatas para comer. Riquísimos tía, estaban que te mueres. Eran de un restaurante de Arganda, el pueblo ese que está a las afueras de Madrid; y hasta pastas de té. Riquísimo todo. Había gente de todo el mundo, unos chinos de Oriente, de la misma China, italianos, tan elegantes ellos, y de todas partes. Había hasta un rey, que el pobre que mala tarde ha pasado, él acostumbrado a su trono, tan cómodo, tan amplio y le ponen allí, en la grada, donde se pone mi jefe. Bueno, pobre Su Majestad, no cabía, tía, y el pobre queriendo hacerse sitio a codazos, pero nada. Al final un proletario se ha marchado para que este rey estuviera más a sus anchas.

Tía, he visto al Juli, ¡más mono! A ese delgadito, si le toreaba con el capote, se caía, ¡pobre! Y claro, no le iban a picar. Pero el señor del sombrero redondo ha hecho como si le picara sí muy fuerte, pero no le ha picado, qué majo tía. Yo me he dado cuenta de que disimulaba. Y el toro el pobre dando cornadas contra las faldas del caballo. Luego El Juli se ha quedado solo con el torito, ¡qué miedo tía! Él solo, como lo oyes. Pero el toro no quería embestir, se escapaba todo el rato a donde la valla de madera. Pobrecito. Y al final le ha matado de una forma bien chula. Mira, coge El Juli, le pone la tela en los ojos al toro, él echa a correr hacia un lado del toro, así para apartarse, y le clava la espada de medio lado, con los cuernos por otro lado. ¡Qué pillo! ¿Verdad? Luego ha toreado otro toro, uno al que le ha sacudido así el telón rosa delante de la cabeza del toro. Los de los caballos tampoco han apretado con este toro. Qué buen corazón tienen. Aunque para lo que hacen, podrían al menos salir con un gin tonic en una mano y con el palo ese largo en la otra, aunque si no lo usan, ¿para qué lo quieren? El señor del caballo ha puesto el caballo de tal forma que el toro estaba acorralado, por un lado este señor y al culo las vallas. ¿Se dice culo? Y el toro se ponía a empujar solo por el lado izquierdo (Me dicen que diga por el pitón izquierdo). Pero luego con el trapo rojo, El Juli no ha podido quedar bonito. Empezó así, medio arrodillado a darle pases, pim, pam, pum, y otro. Pero iba muy rápido. A mí así no me gusta, no queda bonito, ¿sabes, tía? Eso sí, el pobre tiene que tener la espalda muerta, no sabes como se estira y venga a estirarse. Luego ha entrado a matar como en el otro, así apartándose todo lo que puede de por donde va a ir el toro. ¡Qué listo el tío!

¡Aaaayyy! Y luego José Mari manzanares. Qué guapo, tía, osha, lo flipo. Pero no veas, cuando ha ido a torear al toro con el capote, el muy pesado no se iba y Jose Mari, ya no sabía como quitárselo de encima, el pobre. Pero él, que es un señor, luego ha pasado del toro, hala, para que aprenda el delgaducho ese. El señor del caballo ha hecho como los otros, hacer que picaba y dejar al toro por la parte de la valla. ¡Me muero! Luego ya sí ha salido José, tan guapo, con un cu… Más guapo. Para no mancharse se apartaba mucho el trapo rojo, estirando así el brazo y haciendo que el toro solo quisiera coger la punta de la muleta. Y así todo el rato, imagínate que se le mancha el traje y luego no nos podemos hacer fotos con él. Además ha toreado con las dos manos, un rato con una y otro con la otra e iba cambiando, claro para pegar muchos pases, yo creo que ha debido dar por lo menos, mil. El otro toro, uno de los gorditos, no le dejaba tampoco en paz y Jose Mari no sabía como dejar de darle con el telón grande, el pobre. A este tampoco le hizo caso ya. Que se apañe solo. Y el toro que se fue bordeando la valla hasta hacer catachof contra el caballo. Le picaron con el palo largo casi en mitad de la espalda, igual era porque así le daban más puntos al del caballo. Yo creo que se enfadaron todos los de las medias rosas con el toro. Es que era muy bruto. Y no le hicieron ni caso durante mucho rato. No veas como se retorcía cuando le pusieron las banderillas. Claro, se las ponen en la espalda y no las ve y por eso se  dobla tanto. Una vez, cuando un señor le iba a clavar los dos palos, hasta echo la cabeza muy para arriba. Sería para ver los colorines de los palitos. Como el toro se quedó que no se movía, Jose Mari copio y le hizo así y asao por el hocico y entró a matar. Me parece muy bien, que no sea tan bruto el toro. Si es que no tienen delicadeza.

Pero lo guay, guay es lo que hizo uno que se llamaba Míguel, Miguel Ángel Perera. Que tiene un hoyito así en la barbilla. Lo que pasa es que es muy serio y así como muy brutote. Pero también muy mono. No veas, se ha liado a pegarle pases con lo rosa y le ha dado un montón, pero como es un tío majo, ha dejado que el toro se fuera por ahí a dar vueltas solo. Ni ha ido para acompañarle donde el señor del caballo, ha tenido que ir el toro solo. Lo mejor es eso, el desprecio, ¿no? Será por eso que el toro solo chocaba en las faldas con el cuerno de la izquierda, mientras estaba para la parte de la valla. Luego, cuando han salido los de las banderillas, a uno casi le coge el toro y Jose Mari, como estaba distraído, no le ha podido ayudar llamando al toro. ¿Pensaría en mí? Después, el Míguel, Perera, ha empezado a torear con los pies juntos, como si fuera una estatua, sin moverse. Luego ha empezado a pegar pases mucho rato, con una mano, con la otra, con la una, con la otra. Lo que no sé es por qué se cambiaba cada vez la tela de mano. ¿Será algún conjuro? Que eso lo he visto yo en las pelis. Tía y el toro venga a ir para un lado y para otro y el torero le mandaba para allá, para acá. O igual no le mandaba el torero, lo mismo era que el toro iba solo. Luego se ha puesto muy cerquita del toro y se ha puesto a pegar más pases, pero yo no me he enterado bien de por qué era todo eso. Cuando ha matado le han dado dos orejas, porque yo lo valgo, que decían algunos tíos muy serios que era mucho. A mí eso no me importa, ya sabes que yo voy a ver cu…, aunque no se lo puedo decir a mi jefe. Joer, el tío está todo el día enfadado. Yo creo que es porque en su casa no le dejan hablar, su mujer le tiene apoquinado. Luego, como toreaba otro toro, ha empezado a ponerse igual, muy cerquita, y ha hecho con la muleta así y asao, el toro le agarraba la tela, pero daba igual, no paraba de darle pases. Menos mal que le han dado otra orejas. Ya te digo tía, lo he flipado. Era como cuando papá me llevaba a los toros en Marbella. Ahora a ver qué me dice el avinagrado este, pero me da igual, yo estoy feliz, no, lo siguiente. ¡¡¡Oe, oe, oe, oe!!!


Fdo.: La Vane

16 comentarios:

J. Cisneros dijo...

Como siempre, auténtico y genuino. Una crónica con ironía y humor a la vez, asi nos entendemos todos mejor, Felicidades Enrique.

Anónimo dijo...

De nuevo otra mansada descastada de Victoriano del Río, a excepción del cuarto de la tarde que tenía bastante que torear. Sin embargo, son esos toros “buenos para los toreros” que propician el toreo moderno.

El Juli, como siempre, toreo de alcayata y falto de acople. Se vio su buena disposición en los quites, hace lo que debe hacer pero lo destaco porque hay poquitos que lo hagan. En el cuarto estuvo voluntarioso pero por debajo de un cuarto con mucho motor y que pegaba algún que otro tornillazo con aviesas intenciones.

Manzanares, para no variar, como de costumbre. Con ese toreo despegado y periférico que le caracteriza y acompañando las embestidas con cierta elegancia en su primero para bajar notablemente en el quinto de la tarde.

Las orejas de Perera en el tercero no me convencieron, más que nada porque no había nada a lo que poder. El toro tenía menos fuerza que cuando descorchas un tapón de sidra El Gaitero por tercera o cuarta vez. Tandas empezando con el pico y más periféricas para irle metiendo poco a poco en la panza y torear con un temple encomiable, eso sí, retrasando la pierna de salida. Digamos que para darle las dos orejas, incluso una, me faltó rival. En el sexto estuvo valiente, asentado y solvente. Quizás la faena al sexto tuviera más mérito que al tercero, no por estética sino por ser más técnica y de más oficio.

Curioso que ayer tampoco se escuchara eso de “qué asco de ganadería”…

Saludos cordiales, J.Carlos

Enrique Martín dijo...

J. Cisneros:
Muchas gracias y gracias por entender mi forma de escribir y el fondo de lo que quiero decir. Eso me halaga y me satisface enormemente.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

J. Carlos:
Aaaaay, es que la de ayer era de las "güenas" de verdad, una de esas que se pueden visitar en invierno y en las que se puede aconsejar al ganadero y decirle lo que tiene que hacer. ¡Aaaaayyy! Parece mentira.
Sobre los toreros tengo que decir que a mí ya me desanima bastante el verlos sin toros, aunque en algunos momentos se pudo ver como de forma aislada sacaban un pelín de genio y el matador ya estaba sacando la bandera blanca. ¿Perera? Mucho mejor que otras veces, pero eso no quiere decir que estuviera ni genial, ni magistral.
Un saludo

Luis Cordón Albalá dijo...

Estimado Enriq... digooooo estimada Vane: Me alegro de que el cromañón de tu jefe incorpore savia nueva a su blog y se deje de mamarrachadas de que lo pasado fue mejor y la actual tauromaquia (a la que él llama chuscamente Tauromaquia 2.0) es una mentira. Por Dios, es de ser necios negar que hoy se torea mejor que nunca y que hoy se lidia el toro más bravo y más bonito de la historia. Afortunadamente, tú sí tienes la realidad entre ceja y ceja, y prueba de ello es tu maravillosa crónica sobre la monumental tarde que vivimos ayer. ¡¡Bieeeeeennjjjj por las buenas afisionadas al toreo como tú!! Sobre lo que piense Enrique, no te preocupes, no sabe ver que don Julián es un maestro poderoso, Manzanares está macizorro, y Perera cada día torea con más temple y verdad. ¿Qué sabrá él, si le gustan las ganaderías que no embisten y provocan tragedias? En fin lo dicho, un placer tenerte por aquí, a ver si te veo un día de estos y te invito a un ging - tónic, como grandes afisiionados que ambos somos.
PD. : No le enseñes esto a esa carroza de jefe que tienes, él todavía me toma como un talibán reventadores, pobre.
Un saludo, o qué ostias un beso!!

Anónimo dijo...

Una pregunta de alguien que lo ve desde lejos: ¿Por qué la afición dura se calla cuando torea Perera a diferencia de cuando lo hace Manzanares? Si ambas maneras de (des)torear no son tan diferentes.

Saludos,
Gustavo Ortiz.

Enrique Martín dijo...

Luis tío:
Muchas gracias. Ya ves, de ti me decía que eras un bicho, pero a mí me pareces muy simpático. A ver si me lo quito de encima un poquito y nos vamos los dos por ahí, ¿no te parece? Eso sí, que él no sabe dónde me siento, jijijiji. Que se quede con la duda.
Un beso guapetón

Enrique Martín dijo...

Gustavo:
Pues eso me gustaría saber también a mí, no te creas que eres el único que está desorientado con ciertos comportamientos, que se ve más claro con el caso de las ganaderías. Es verdad que Perera estuvo mejor que en otros momentos, pero tampoco fue para tirar cohetes. Y el toro es el mismo. Y que conste que yo entiendo las pasiones por un torero, pero cuando se instala en el truco, creo que ahí ya no caben predilecciones y en caso de duda hay que mirar por la Fiesta.
Un saludo y muchas gracias por esta observación tan aguda.

Anónimo dijo...

Enrique, vas a disculpar mi intromisión en tu conversación con Gustavo pero entiendo que no se puede ni medio comparar a Perera cono Manzanares. Perera tendrá sus defectos pero no destorea en la misma manera que lo hace el alicantino.

A Perera alguna vez le he visto hacer el toreo, aún recuerdo la que a mi juicio fue su mejor tarde, el 6 de Junio de 2008, un día después de que José Tomás saliera por la Puerta Grande en Las Ventas. A Manzanares nunca le he visto hacer nada ni medio parecido a eso. Perera podrá estar a veces descolocado y retrasar la pierna de salida pero casi siempre se los pasa cerca. Entre la muleta y Manzanares cabe un tranvía, siempre está fuera de cacho y siempre esconde la pierna.

El alicantino se encuentra cómodo en plazas donde no exigen colocación porque acompaña con elegancia la embestida del toro y liga los muletazos pero, cuando te exigen colocarte en el sitio para hacer el toreo, ahí ya no puede y no liga, con lo cual la faena queda deslucida. Eso sí, reconozco que matando posiblemente sea el número uno del escalafón.

Saludos
J.Carlos

Anónimo dijo...

Efectivamente J. Carlos, Perera del 2008 hacía el toreo bueno, daba gusto verlo, pero que distinto es al de hoy. Seguro que aún es capaz de hacerlo, pero en estos momentos le ganan los ánimos de aliviarse. La diferencia con Manzanares estaría en que éste último es más sinvergüenza, pero por el momento siguen en la misma línea.
Si tu quisieras Perera, si tu quisieras...

Saludos,
Gustavo

jose juan jimenez dijo...

MUY BUENO AMIGO FELICIDADES POR SU CRONICA ¡¡¡¡

Xavier González Fisher dijo...

Mire que es Usted desconsiderado. Mandar a una pobrecita becaria a ese "espectáculo"... ¿Acaso piensa dejar esta bitácora en manos de la encantadora Vane? Cuando vino aquí a Aguascalientes subvencionada, no quiso escribir una sola línea... prefirió hacer un curso intensivo de cata de tequila... Saludos.

Enrique Martín dijo...

J. Carlos:
Es verdad lo que dices, incluso yo deposité en él muchas esperanzas, pero ahora me parece que está en el mismo saco que todos. Incluso se podrían juzgar las diferencias entre unos y otros, pero a eso ya no llego. Cuando salga del pozo veremos, pero de momento no tengo ánimo.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Gustavo:
Ojalá quisiera, ojalá, pero no parece muy dispuesto.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

José Juan:
Muchas gracias.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Xavier:
¿Me está diciendo usted que Vane estuvo por allí exprimiendo botellas y botellas? Eso lo tengo que hablar seriamente con ella. tengo que saber de inmediato si los escritos los hace ella o el tequila. No se puede consentir que las escriba ella solita.
Un abrazo