jueves, 13 de mayo de 2010

Una copa para los niños del Aleti



Podía decir que los atléticos hemos disfrutado de este triunfo como nunca, pero no, lo hemos disfrutado como siempre. Da igual el tiempo, porque ese tópico del sentimiento atlético, anoche quedó muy claro que es verdad. Después de comerme las uñas durante más de dos horas, cogí el coche y me fui con mi hijo mayor a que viera qué pasa cuando gana su equipo. Echamos a andar por la calle de Alcalá y en seguida empezamos a ver gente de rojo y blanco. Yo me daba cuenta de que los ojos de mi hijo se iban agrandando y cuando llegamos a la Puerta de Alcalá casi se le salían de las órbitas. Iba callado, mirando a todo el mundo y alucinando, no sabiendo que se le venía encima. Hasta que se puso a nuestra altura un monovolumen con una mamá con seis o siete niño de no más de 9 años, que de repente se pusieron a gritar como locos Aleti, Aleti, Aleti. Y ese sentimiento atlético contagio a mi acompañante y ya no le paré casi hasta que nos volvimos a casa. Más Aleti, más voces y más desenfreno.

Esta copa es para esos niños que seguramente no se creían las hazañas del Aleti que les contábamos, de esas fiestas en Neptuno, de la grandeza de un equipo que era respetado y admirado por todo el mundo del fútbol. Si hijo, todo lo que yo te contaba era esto. Pero que nadie se equivoque, no somos del Aleti por estos triunfos, los triunfos vienen porque nosotros y muchas más familias como nosotros, somos de l Aleti.

El ser del Aleti es el orgullo del humilde que se codea con quien sea, como el bajito de las películas del oeste, que entra en el saloon y hace que se aparten todos los matones porque allí está él. Y todo esto ha llegado de la mano de un “vikingo”. Un vikingo que creo que ya está curado y que se siente tan atlético como el que más. Eso es el sentimiento atlético. De un equipo descuajaringado ha conseguido modelar a un campeón, ha hecho que jugadores preparados para el desguace o ancianos que ya no tenían nada en su futuro hayan levantado una copa europea, que llevan ganando desde hace varias eliminatorias. Sufriendo y peleando hasta el último minuto del partido, para explotar de alegría al final, eso es el sentimiento atlético.

Pues sí, esta copa es para nuestros niños, los niños del Aleti que hoy iban al cole con cara de felicidad, y reventando de orgullo su camiseta roja y blanca, que se durmieron pensando en como celebrar el título con sus compañeros, y que ya están pensando en el miércoles que viene. Y por supuesto que me acuerdo del Niño, que me habría encantado que ayer hubiera podido celebrar este título con nosotros, pero tuvo la mala fortuna de hacerse mayor y marcharse de casa para ganar títulos y que vio como su equipo de siempre se llevaba su ilusión de victoria para alborozo de todos los demás niños del Aleti.

14 comentarios:

David Campos dijo...

Enhorabuena Enrique. Espero que tu hijo sea más Atlético, si cabe, después de ver lo de anoche. Que sepa también que los Atléticos somos los de siempre, no los que esos periodicuchos madridistas nos quieren hacer ver con sus titulares. Como no han ganado nada de nada y se lo han gastado todo, pretenden hacernos ver que ellos también tienen sentimiento Atlético... ¡y una mierda!. Que los vikingos mendiguen en otro lado y nos dejen disfrutar de lo que, con mucho merecimiento, nos pertenece. ATLEEEEEEEEEEEEEEEEEETI. ¡Un abrazo!

Antonio Díaz dijo...

Pues yo hubo un rato (grande) que lo vi jodido. Y mira que los ingleses éstos eran malos, pero es que el Atleti tiene que ser fiel a su historia y filosofía hasta el final...


Enhorabuena y a disfrutarlo, que vete tu a saber cuando será la próxima.


Saludos

Enrique Martín dijo...

David:
Como atlético ya sabes que para esto hay que nacer y que no lo aguanta todo el que quiere, si no sólo el que lo siente. Un abrazo y disfrútalo. Aleeeeeeeeeeeeeti.

Enrique Martín dijo...

Antonio:
Lo de cuando será la proxima vez no lo sabe ni el mejor adivino del mundo, así que como tú dices, hay que disfrutarlo ahora y dejarse de otras cosas. Muchas gracias.

Lucía dijo...

Cuánta pasión je je, siempre es bueno eso!!
Ya trajo mi padre apuntada el otro día la dirección de tu blog que le había pasado Rosa la del Casino de Tamames. Así q desd aquí te seguimos!!
Un saludo,
Lucía

Enrique Martín dijo...

Lucía:
Bienvenida a tu casa. Y si pudiera invitaría a todo Tamames. No te imaginas lo cerac que me siento de vosotros y lo que me viene a la memoria cuando oigho hablar del pueblo. Muchas gracias por tu seguimiento. Espero no defraudar.
Un saludo

Kolkod dijo...

Aleeeeeeeeeeeeeeeeti, ganamos algo nuevo y sin gastarnos un montón de dinero.Un abrazo colchonero.

David dijo...

Solo por haber tocado la gloria con la punta de los dedos, solo por esas lagrimas como garbanzos que rebosaron mis parpados al terminar el partido, solo por saber que muchos que no habian visto ganar, nunca, nada a este equipo (tu hijo por ejemplo) ya pueden decir, orgullosos, que han visto un triunfo grande de este glorioso equipo... Tan solo por todo esto merece la pena llevar grabado a fuego este bendito escudo, y sufrir y gozar y llorar y emocionarse y, sobretodo, sentirnos GRANDES, inmensamente GRANDES.

P.D. Siempre hemos sido GRANDES, lo que pasa es que en estos últimos años, nos habiamos bajado a comprar tabaco. Un Saludo, y hoy mas que nunca.
¡¡¡ATLEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEETIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!!

Enrique Martín dijo...

Kolkod:
Que no me entere yo que dejas de ser del Aleti: Cuando seas mayor espero que le cuentes a tus niños que una noche te acostaste muy tarde un día de cole, porque te fuiste con tu papá a celebrar esta copa del Aleti. Un beso del que te llevó a Neptuno.

Enrique Martín dijo...

David:
No te puedo contestar nada a lo que tú has escrito. Sólo me gustaría darte un abrazo, a tí y a todos los que hemos pasado el añito que hemos pasado, y gritar juntos Aleeeeeeti. Un abrazo que te pdio que también transmitas a tu padre, Antonio, Vicente, Ricardo, Raúl, Luís, su mujer, su hijo y a las chicas tan simpáticas que van de vez en cuando.

Luis Domínguez Barco dijo...

Qué bonito. Yo he sido soy y seré toda la vida blanquirrojo del Club Deportivo Logroñés, aunque hace varias temporadas que desapareció como tal, pero al leerle, me he sentido un poquito colchonero.
¡¡Aupa Atleti!!

Enrique Martín dijo...

Luís:
Como se dice vulgarmente, no le arriendo la ganancia, pero si le hablo con el corazón le diría que no hay mejor elcción y que bienvenido a una pasión. Eso sí, el que decide entrar ya no puede, ni quiere volver a salir. Que pena la desaparición del Logroñes y que buenos años tuvo en primera. La Rioja merece tener un equipo como aquel, en primera.

Angelote dijo...

TEEEEEEEE QUIEEEEEEEROOOOOOOOOOOO AAAAAAAAAAAAAAALEEEEEEEEEEEEEEEEETIIIIIIII LOLOLOLOLOLOOOOOOOOOOO

El jueves tu hijo va a tener fiebre y no va a poder ir a clase.....que el miércoles se viene conmigo a ponerle la bufanda otra vez a Neptuno....y si no nos dejan.....QUE LLAMEN AL ALCALDE!

Enrique Martín dijo...

Angelote:
Sólo le faltaría esto a mi atletiquito, que le dieran cancha para despistarse y que le ofrecieran más planes de los que ya se hace él solito. Pero si hay que volver a Neptuno, se vuelve.
Un beso